9 cinturones que solucionarán tus looks este invierno

 

Después del último #noseteocurra quedó claro que os apetecía un post con propuestas para renovar el cinturonario de vuestro armario. Por eso, he recopilado 9 cinturones que solucionen vuestros looks este otoño-invierno.

  • Los de color negro y ancho normal. Perfectos para los pantalones y faldas negros, pero también con vaqueros si vamos en tonos oscuros. La hebilla es lo más potente, lo que centra la atención. Así que busca una pieza en la resalte esta. Para que con cualquier jersey sencillo y pantalón, el look gane en enteros. (Hebilla ovalada (1), doble hebilla redonda (2) y hebilla de concha (3).
  • Los marrones o color cuero. Son los perfectos para los vaqueros, pero también con faldas y pantalones de cuadros, por ejemplo. Le dan un aire más informal al conjunto. Tanto con hebilla dorada (4) como en la misma piel (5).
  • Los anchos y distintos. Son perfectos para poner en los vestidos, sobre un abrigo, ciñendo una chaqueta de punto o un chaleco, encima de una americana, sustituyendo la lazada o el que venga de serie con un paper bag... Tanto de color negro (6) como en ante de cualquier otro tono (7) para personalizar más tu conjunto.
  • Los tipo fajín. Hechos para brillar. Se usan para colocarse sobre las prendas, como centro absoluto de atención. Se ciñen a vestidos, se colocan sobre faldas, jerseis de punto, chaquetas... Tanto en color cuero (8) como en negro (9).

No se te ocurra: renegar del poder de una hebilla. Haz la prueba en un espejo: con y sin cinturón. Y verás el poder del amor de una hebilla. Visualmente aligera la silueta y le da ese punto especial a cualquier conjunto normalito que lleves.

Buscar el estrambotiquismo si lo que buscas es algo perenne. Diferencia entre tendencia o básico. Un básico es uno de piel y hebilla dorada lisa (o forrada en piel). Tanto en piel lisa como en coco. Esos persuran siglos y siglos.

Fajines y siluetas de cadera ancha y espalda estrecha. Si bien es cierto que marca la cintura y la afina visualmente, también acentúa el efecto embudo entre la parte superior del cuerpo y la infierior. Y si hay mucha diferencia de proporción entre una y otra, no será lo más reomendable.

Creer que porque tienes barriga no puedes usar cinturón. El truco es la hebilla: elígela algo más grande, para que se coma la atención, y deja que la parte superior quede ablusonada, solo con el piquito central dentro del pantalón. Te aseguro que funciona.

Lo encontrarás en: en cada punto, su link.

Comentarios

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en linkedin