6 cazadoras de verano que combinan con todo




Si estás en busca y captura de la chaqueta que te sirva para solucionar tu verano sin tener que llenar el armario más de lo necesario, te propongo 6 cazadoras muy monas y apañadas para todos los gustos.
  1. La que repele el agua. Si lo tuyo no es la gabardina (porque no va con tu estilo o porque no te ves con ella), no pasa nada. Para eso están las cazadoras perfectas para veranos más húmedos y que no pierden ni un poquito de estilo.
  2. La que parece vaquera pero no lo es. También corta pero en lugar de ser denim, es de color. Si tienes mucha cadera, procura ponértela con vestidos sueltos (así acentúa la cintura) o con una prenda algo más larga (por ejemplo, una camisa más larga que la cazadora, por fuera del vaquero). Esas asimetrías estilizan.
  3. La de ante. Cuesta invertir en una, pero si vives en un clima seco y fresco, hazte con una porque la amortizarás años y años. Nunca pasa de moda.
  4. La de lino. El lino es forma de cazadora es mucho más divertido que la vaquera aburrida de siempre y es perfecto para climas más calurosos.
  5. y 6. La sahariana (5 y 6). Más o menos ligera, ese rollo sobrecamisa será la solución al noséquéponerme de cada día.

No se te ocurra: ante y lluvia. Si vives en un lugar muy lluvioso, olvídate del ante.
Gigantonas. Siempre de tu talla. Una cosa es oversize y otra, que te quede grande.
Tampoco enanas. Que se te vea atrapada en ellas no queda en absoluto bien y distorsiona la silueta. Olvídate del número y fíjate solo en que encaje bien en ti.
Tener 826438290389 miles de cazadoras y chaquetas. Si vives en donde hace calor, con una tienes más que suficiente. Y si hace fresquito, es obvio que necesitarás más pero tampoco como para vestir a todo tu vecindario y a los ciudadanos del mundo.

Lo encontrarás en: en cada punto, su link.

Comentarios

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en linkedin