8 pares de zapatos para este entretiempo que vendrá


Queda todavía mucho para eso, pero como ya empezáis a preguntar por el tema, os dejo ya 8 ideas de zapatos que pueden funcionar muy bien en esos momentos de locura climática llamada entretiempo: hace sol, llueve, fresco mañanero, llovizna, sale el sol de nuevo y así en bucle. En algunas zonas de España, esto no es entretiempo sino verano. Pues para esas también valdrían este tipo de recursos.
  • Unos botines de piel (1). Sean de cordones (ese aire militar que hemos visto ya este invierno), lisos, de cremallera. Tanto en color negro o camel, como estampados en print animal o en algún color de temporada como el verde. Si llueve, nos salvan la vida y funcionan incluso con vestiditos.
  • Unos botines de ante (2). Si son media caña y de aire cowboy, quedan estupendos tanto con vaqueros como con vestidos (cortos, midi, largos...) Favorecen a las piernas más de lo que pensamos.
  • Unas deportivas (3). Vete un poco más allá de las Converse y experimenta con las nuevas siluetas. Ideales con pantalones tobilleros o culottes.
  • Unos mocasines (4). Son los que nunca fallan. Y van bien tanto con un pantalón sastre como con vaquero y camiseta de rayas.
  • Unas bailarinas de piel blanca y escote en punta. Tanto básicas de color negro (5) como en algún color como el hielo o el nude (6). Y por qué no: estampadas. 
  • Unos mules planos (7). Fantásticos sobre todo con pantalones palazzo, culottes o cualquier tobillero algo ancho. 
  • Unos destalonados (8). Planos o con tacón: la alternativa perfecta a las sandalias.

No se te ocurra: comprar sin pensar. Usa la cabeza y el sentido común. Si en tu ciudad llueve muy a menudo, evita el ante. Porque no lo podrás usar apenas. Prioriza el calzado de piel que te permita rentabilizarlo más y por tanto, frustrarte menos a la hora de vestirte.
Pensar en modo catálogo. Looks que en tu cabeza postureante quedan genial pero que no tienen sentido en tu día a día: como tacones imposibles o zapatos ultra planos, si tanto una cosa como la otra te resultan incómodos.
Piensa siempre en calidad. Es mejor tener dos pares que treinta pero malos. Menos cantidad muy combinable: ocupa menos espacio, lo usarás más y te dará menos dolor de alma sustituirlos cuando te apetezca tener otros. Habrán cumplido su ciclo vital.

Lo encontrarás en: en cada punto, su link.

Comentarios

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en linkedin