8 pares de vaqueros fundamentales para la nueva temporada


Porque es evidente que al final siempre acabamos tirando de vaquero, va a ser buena idea que al menos no todos los que tengamos sean idénticos. Si bien lo lógico es apostar por el modelo que sabemos que a ciencia cierta nos favorece, hay otros cortes que nos sorprenderían y que le darían un poco de aire fresco a nuestro armario y a nuestros conjuntos diarios. Seguro más de uno de estos 8 pares de vaqueros que triunfarán en invierno también lo harán en nuestras vidas.
  1. El relaxed: a medio camino entre flojo y boyfriend, con ese corte que favorece a las caderas anchas, a las chicas más rectas, a los culos respingones...
  2. El baggy con cinturón: para caderas anchas pero con pecho equilibrado, para altas y bajitas, para chicas rectas sin cintura... que quede siempre a la altura del tobillo para ayudar a estilizar y nunca con la prenda superior por fuera. 
  3. El slouchy: la estrella de la temporada, muy favorecedor sobre todo en chicas anchas de cadera, pecho y espalda, porque afina silueta. Disimula también culos planos o falta de cintura. Siempre con la prenda superior por dentro y de largo al tobillo.
  4. El tapered: ancho y flojo arriba y cada vez más estrecho hacia el tobillo. La versión menos floja de los slouchy. Para las chicas más menudas que se vean nadando en las holguras de los otros.
  5. El mom fit: un clásico. Ya han sido protagonistas de algún post aquí
  6. El culotte: o tobillero, de cintura alta. Al ser ancho de pierna favorece también a las caderas más anchas. Estiliza y alarga la figura.
  7. El pitillo clásico: se lleve o no se lleve, es un fondo de armario que quieda bien a todas. 
  8. El pitillo negro: otro fondo de armario indiscutible. De los que salvan en los días más aburridos.

No se te ocurra: los relaxed son muy informales, así que evítalos si los quieres para situaciones más arregladas.
Las cinturas muy altas para chicas de cadera ancha, culo y poco pecho. Acentúa más la diferencia de volúmenes.
Cuando te los compres, mírate. Mírate por delante pero también por detrás. Y prueba tantos como sea necesario. El perfecto está esperándote, pero hay que tener paciencia y probar muchos.
Renegar de un modelo solo por cómo le queda a la de la foto. No te fíes de los vaqueros y las fotos de las modelos. Por alguna razón llegan muy cansadas y desganadas al momento de las fotos con los vaqueros. Así que el efecto real solo lo verás probándolos en ti misma.

Lo encontrarás en: en cada punto, su link.

Comentarios

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en linkedin