¿Cómo me lo pongo?: aprovechar al máximo las sandalias Birkenstock


Han pasado ya más de 10 años desde que se pusieran de moda los que en su momento se llamaron Ugly shoes. Zapatos (seamos sinceros, aunque nos hayamos acostumbrado a verlos, son feos) que son sandalias, pensadas en llevar a nuestros pies hasta el súmmum de la comodidad. Ahora ya no las vemos ni feas. Y llegaron con mucha polémica pero han conseguido quedarse y mantenerse por los siglos de los siglos. A pesar de que internet está lleno de ideas de cómo llevar sandalias Birkenstock, @_pilarina pregunta por ideas para lucirlas. Así que aquí van algunas llevadas por las gemelas Olsen, Alexa Chung, Jessica Alba, Sara de Collage Vintage, Victoria Beckham... entre otras.
  1. Con un vaquero de corte boyfriend + camisa masculina + tote bag. La idea es que el tobillo quede al aire. Ese punto del vaquero algo más flojito coordina muy bien con la esencia de la sandalia.
  2. Con un mom jean + camiseta marinera + bolso de cruzar. Lo mismo: el tobillo queda al aire. Y se mantiene un extraño equilibrio entre lo chic y lo vagabundero.
  3. Con short de seda + blusa + shopper. Una blusa algo amplia para contrarrestar el equilibrio de short.
  4. Con un vestido o falda de largo midi. Informaliza cualquier prenda de aire algo más arreglado. 
  5. Con un pitillo y camiseta. Intenta que el pitillo quede tobillero. Y dale el punto con un bolso estilo camera bag, como el que te pondrías para salir.
  6. Con un pantalón tipo baggy + camisa masculina. Los baggy, culottes o paper bag pants son fantásticos con este estilo de calzado, ya que dejan el tobillo al aire... y esa es la clave.
  7. Con un short vaquero o falda vaquera + blusa tipo boho + cesto de rafia. La versión más playero - informal, la más cómoda. O con un vestidito corte, veraniego. Y quizás la más evidente pero no por ello menos válida.
  8. Con aire masculino. Si te atreves, pónselo a un conjunto de traje masculino. Con pantalones más anchos (aquí sí tapando el tobillo), en blanco y negro, pero con una cartera de mano grande, blanda, estampada... que le ponga el punto femenino.
No se te ocurra: pies desastrosos, ropa desastrosa... confundir el aire boho con el cutrerío máximo o el look peregrino.
Para ir arreglada. No caben en absoluto en lo formal.
Caer en la comodidad que te brindan y ya no querer usar nada más. Está bien usarlas, tenerlas, exprimir sus ventajas... pero que no te absorban hasta el punto de que no quieras usar nunca nada más.
Dejarlas solo para la playa. Atrévete a llevarlas a la calle, a incorporarlas a looks algo más elaborados. Tienen también su punto.
Intenta que el conjunto funcione. Es decir, no te las pongas en plan pegote como te pondrías cualquier otra sandalia. Mírate al espejo, prueba. Quizás a ti con vestido no te funcione pero si con pantalones... o viceversa. Siempre es cuestión de probar.

Lo encontrarás en: las sandalias Birkenstock son estas.




Comentarios

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en linkedin