5 claves para tener estilo


El estilo es algo así como el Santo Grial. Podemos hablar de moda, podemos controlar las tendencias al dedillo, pero el estilo resulta algo más complicado de definir. La fórmula mágica del estilo es complicada de acotar, y muchos apuestan a que o se nace con él o hay que darse por vencidos. Cierto es que hay gente que nace con estilo, que tiene ese "no sé qué" que provoca que todo le quede bien, que se adapte a todo. Pero también es cierto que tener estilo es más una suma de conocerse muy bien a una misma, de quererse, de autoestima y de sentido común. Es saber cómo somos, cómo vivimos y qué imagen queremos proyectar. Con estos pilares bien sólidos y estas 5 claves para tener estilo, es mucho más sencillo lograrlo, sentirnos nosotras mismas, con nuestra propia huella.

  1. Apuesta por los básicos. Tener un armario bien definido es la clave del estilo. La gran mayoría de las prendas que lo formen deberían combinar entre sí. Por eso, tener cada temporada los básicos fundamentales es esencial: unos vaqueros, un pantalón negro o marino, una gabardina o una americana, camisetas y camisas blancas, un vestido, unos salones o sandalias, deportivas y algo plano. Son los cimientos fundamentales sobre los que construir cualquier look. 
  2. Ten siempre complementos llamativos. Si a un conjunto sencillo como camisa/camiseta blanca + gabardina/americana + pitillo + mocasines/deportivas le pones un anillo grande, o unos pendientes diferentes, o una gargantilla poderosa, o un foulard con un estampado especial; el look pasará de soso a maravilloso.
  3. Apostar por prendas de calidad. Poco a poco vete renunciando a eso de tener mucho en pro de tener bueno. Intenta ir metiendo fondo de armario de mejor calidad.
  4. Tener unos zapatos y un bolso especial. Porque con estos dos complementos no te hará falta esforzarte mucho más. Siempre que se adapten a ti, a tu silueta, a tus gustos y preferencias (en lugar de unos tacones pueden ser unos mocasines, si nunca usas tacón), pero de buena calidad. De los que duran toda la vida.
  5. Pensar también en tu pelo y tu piel. La base del estilo eres tú. Así que un pelo sano con un bonito corte, una piel bonita y unas manos y pies cuidados son elementales. Pasa de vez en cuando por la peluquería, cómprate una crema adecuada a ti y maquíllate y desmaquíllate cada día, píntate las uñas o simplemente hidrátate manos y pies.
No se te ocurra: un armario lleno nunca es sinónimo de estilo. Un armario que acumula ropa de otras temporadas, prendas que ya no te valen, ropa vieja o antigua... nunca te ayudará a vestir con estilo. Es más probable que de todo lo que tengas colgado salgas más parecida a un Fraguel Rock que a Olivia Palermo. Empieza por minimizar y vete aumentando según tus looks vayan pidiendo prendas. Es mucho más sencillo.
Recargarte. Colocarte miles de pulseras, pendientes, gargantillas, brillos varios, purpurinas y explosiones de color como si fueras un unicornio a punto de entrar en el cielo de los unicornios. Simplifica siempre. Ante la duda, te lo quitas.
Pasarte con los logos. Me parece muy bien que esté de moda y todo eso, pero nunca será sinónimo de estilo ir ataviada como una valla publicitaria.
Apostar por prendas muy modernas como fondo de armario. No inviertas en algo que sabes que tiene menos vida que un juguete del chino.
Pasarte con el maquillaje. Di no al enfoscado de doble capa. Tapa defectillos, ilumina, arregla cejas, levanta pómulos, etc. pero todo de forma natural. Aunque vayas más maquillada que la Señorita Pepis tiene que parecer que te has levantado de la cama con esa frescura del cosmético.

Lo encontrarás en: el anillo es de Uterqüe. Los salones de ante, de Jimmy Choo.

Comentarios

  1. Estilo es que alguien de tu entorno te diga "qué guapa, tal prenda es muy tú". Ahí sabes que has acertado de pleno, lleves una chupa de cuero con tachuelas o unas bailarinas rosa fosforito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en linkedin