12 sombreros y gorras para llevar por la calle


Protegerse la cara (y el pelo) del sol no solo es necesario en la playa. Hay determinadas pieles que lo necesitan también por la calle (y no hablo de factor de protección: eso lo deberíamos llevar todas, siempre). Para prevenir manchas, por ejemplo. Y hay tantas opciones como tiendas en el mundo: tanto gorras, gorros, sombreros... para lo único que es realmente necesario es paciencia para probar hasta dar con el modelo ideal (por talla, porque nos favorezca más). @lasnaranjasdelachina me pidió algunas ideas y aquí os dejo 12 sombreros y gorras para llevar por la calle.

Además de estas opciones, es importante no olvidarse del siempre clásico sombrero panamá. En sombrererías de toda la vida lo tenéis disponible. Y si bien el precio es algo más elevado, vale la pena si buscamos un sombrero con una buena horma, que perdure, que se adapte a nuestro contorno de cabeza, etc.

1. Una gorra marinera. Este tipo de sombrero exige un poquito de maña al colocárselo para no parecer un marinero. Pero en tejidos veraniegos es una alternativa ideal con looks de camiseta y pantalones tipo paper bag, por ejemplo. La tienes aquí.
2. Un sombrero de rafia. Las alas anchas favorecen en general a prácticamente todo el mundo. Es especialmente bonito con vestidos. Lo tienes aquí.
3. Un sombrero con cinta. Para no aburrirte de los típicos, estos sombreros tienen un punto. Con culottes y blusa blanca, ideales. Lo tienes aquí.
4. El tipo panamá. Es decir, el blanquito con la cinta negra. Me gusta hasta con un traje de chaqueta. El más elegante, sin duda. Lo tienes aquí.
5. El canotier. Más complicado porque no favorece a todo el mundo. Pero encaja perfectamente con los cuadritos vichy que siguen de moda este verano. Lo tienes aquí.
6. El sombrero en color. No tienen por qué ser siempre color paja. Con algo de color también funcionan. Y me gustan para animar un sencillo conjunto de camiseta básica y vaqueros. Lo tienes aquí.
7. El que tiene mucha copa. Son los que van como más encajados en la cabeza. Para cabezas pequeñitas es una buena opción para no sentirlos tan grandes. Lo tienes aquí.
8. La gorrita de rafia. Es una solución coqueta y perfecta para pelos más cortos. Con pantalón tobillero, mules planos y camisa blanca. La tienes aquí.
9. La gorra beisbolera. La de toda la vida, pero con aires de vestir. Póntela incluso con unos pendientes grandes y con un vestido y botas cortas. La tienes aquí.
10. La pamela. Si eres de las que tiene un estilo más clásico, atrévete con las alas grandes y redondas, con las pamelas. Ideal con faldas y vestidos de largo midi. La tienes aquí.
11. Otro tipo panamá. Aunque recalco que si quieres un panamá bueno, vayas a una sombrerería especializada... aunque valga diez veces más. Éste lo tienes aquí.
12. La gorra de ante. Y de nuevo, una gorra. Como las de publicidad, pero en bonito. Fantástica con melenas un poco más largas. La tienes aquí.

No se te ocurra: tener vergüenza. Llevar sombrero o gorra no debería dar vergüenza ya. Si te apetece, lo necesitas, te gusta... adelante. Aunque sea para cruzar la calle. Coge tu sombrero y póntelo.
Comprar sin probar. Salvo que tengas ya experimentadas las hormas (o puedas realizar devoluciones sin problema) un sombrero es mejor probárselo. Porque influye la cara, el pelo, hasta las ojeras.
Colócalo siempre en su sitio. Ni te lo cales hasta el duodeno ni lo lleves sobrevolando la coronilla. Cómodo para que no salga volando y que se te vislumbre algo el rostro.
Son como las gafas de sol: no hay límite. Pero tampoco te ciegues y te compres 64528590673629 sombreros. Tienes una cabeza.

Lo encontrarás en: en cada número, su link correspondiente.

Comentarios

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en linkedin