18 zapatos planos o de tacón bajo para eventos


18 pares de zapatos. 18 pares de zapatos sin tacón o con un tacón bajo, en todo tipo de precios, de marcas y de hormas. Porque no es necesario tener que sufrir subida a unos tacones si no es lo tuyo o si por salud no te lo puedes permitir. He puesto 18 pero la selección podría ser mucho mayor. Porque esta temporada especialmente es la del tacón bajito en todas sus variantes y del mule y sandalia plana. Así que aquí van mis 18 propuestas (muchas de ellas disponibles en más variedad de color):

1. Unas bailarinas planas de abertura lateral. Si las elegimos en raso o en algún tejido similar, tendrán ese punto de zapato arreglado que creemos que solo se consigue con el tacón. Con un sencillo vestido entallado de largo midi queda igualmente elegante. Lo tienes aquí.
2. Unas sandalias de pulsera y tacón cuadrado. Un tacón cómodo de llevar y además, al llevar pulsera, sentirás el tobillo más sujeto. Con una falda o un vestido de falda con algo de vuelo, quedará ideal. También con culottes o pantalones tobilleros. Aquí.
3. Unos destalonados planos en rejilla. Fantásticos con todo tipo de versiones de pantalones (palazzo, culottes, tobilleros...), con un traje de chaqueta (atrévete a ir a una boda de pantalones, es lo máximo elegante) o con prendas largas tipo vestido o falda. Encuéntralos aquí.
4. Unos mules de raso en color brillante. Ideales con todo. Incluso con una falda larga y una blusa blanca. Disponibles aquí.
5. Otra opción en mules de raso. Los mules se adaptan a absolutamente todos los estilos. Estos son de aquí.
6. Una sandalias doradas atadas al tobillo. Tacón mínimo, pie desnudo y las tiras al tobillo: muy favorecedoras. Con un sencillo vestido wrap-dress estampado y una cartera de mano ya tienes el look. Las sandalias, aquí. 
7. Unas sandalias de rejilla. Este año siguen con fuerza. Con un vestido entubado midi quedan perfectas, al igual que con una falda y un top. Son de aquí.
8. Unos zapatos de ante. Con un tacón metalizado, fantásticos con pantalones anchos o con vestidos largos, o con un mono, o un vestido asimétrico. Aquí.
9. Una sandalia básica pero de tacón cuadrado. El comodín del público que vale absolutamente para todo, como un salón. Aquí.
10. Una sandalias de aire japonés. Porque también hay estilos en los que encaja un zapato de este estilo. Por ejemplo con cualquier prenda que quede a media pierna. Encuéntralos aquí.
11. Unas bailarinas joya. De plano, con el detalle de la joya en el empeine. Encajan con todo. Y las tienes aquí.
12. Unos destalonados planos. Disponibles en montones de colores para adaptarlos a tu look. Con el detalle de los metalizados en la punta quedan arregladitos sin sufrir dolor de pies. Aquí.
13. Unos destalonados bicolor. Al ser cerrados en el empeine, me convencen con las opciones pantalones en todas sus versiones, vestidos y faldas largas o asimétricas. Lo tienes aquí.
14. Un mule de ante. Los mules también me encantan con vestidos de aire kimono, o corte túnica. Lo puedes encontrar aquí.
15. Una sandalia años 20. La típica pero con tacón bajito. Ideal incluso para novias. Y es de aquí.
16. Un salón de tacón cuadrado. Y al tener los laterales transparentes estiliza tanto como si tuviese el tacón fino, pero es más cómodo. Lo tienes aquí.
17. Un destalonado con detalle. El clásico, pero con un punto. Porque ir de plano no significa tener que renunciar al estilo. Aquí.
18. Unas bailarinas con broche. Otra opción que podrás ponerte con todo e ir divina. Encuéntralas aquí. 

No se te ocurra: no usar tacones por vaga. De vez en cuando (y salvo que nunca hayas sabido andar en ellos, o la salud ya no te lo permita) hay que subirse a unos. Tampoco hay que caminar sobre Goldengates, pero un poco de tacón anima y estiliza.
Quedarte en modo comodona. Es decir, llevar esos zapatos incómodos por altos o feos porque son del catapún por no buscar alternativas. Hay MILES de opciones esta temporada. De todos los precios, estilos y hormas. Incluso para chicas con pies más problemáticos. Así que no consiento protestas de "no encuentro nada". Es mejor ser sincera y decir "no miro nada".
Llevar zapatos feos. No es necesario. Hay muchas alternativas y las hay igualmente elegantes. No es necesario sufrir, ni disfrazarse. Pero tampoco hay que quedarse en lo cómodo por no molestarse en mirar. El estilo es también cuestión de costumbre, de ojo que siempre busca, que se fija.

Lo encontrarás en: en cada número encontrarás el link correspondiente.

Comentarios

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en linkedin