6 looks de madre de comunión


Pues resulta que este post se borró... y con blogger es casi misión imposible recuperarlo. Así que aquí está vuestra Estilaria fiel reescribiéndolo para que no os lo perdáis. Fue una petición de @threebrightstars. El resultado: 6 looks de madre de comunión con mucho estilo.
  1. Un vestido entallado. El clásico vestido es siempre un acierto seguro. Si además tiene manga francesa y algún detalle que lo haga distinto (como unos apliques de plumas), mucho mejor. Aprovecha para lucir colores que normalmente están vetados en las bodas: como los nude o los blancos. A un vestido entallado y sencillo, dale protagonismo a los complementos (unas sandalias vistosas, una cartera de mano). El vestido es de aquí.
  2. Lunares. Este verano es el de los lunares. En cualquiera de las opciones. Y especialmente maravillosos si los combinas con rojo, mostaza o verde botella. El vestido, aquí.  
  3. Un vestido con encaje. El encaje es un clásico, pero además es que esta temporada de verano sigue sido la estrella. Personalmente, mejor que un vestido completo en encaje, me gusta esta versión en blanco con detalles. Ideal con complementos en dorado o incluso con cuñas de esparto de Castañer (en versiones más informales). El vestido, lo tienes aquí.
  4. Una falda tipo pareo y un top. Si lo tuyo no es arreglarte demasiado o es un evento planteado mucho más informal, elige un conjunto así, con un bolsito cruzado y unas sandalias de tacón cuadrado o incluso de plano. Lo tienes aquí.
  5. Un vestido camisero. Y si tiene algo de aire kimono, mucho mejor. Tanto con sandalias altas como con mules bajitos. Ideal, y es de aquí.
  6. Con pantalones. Tanto uno palazzo, unos pitillo cortitos como unos culottes. Con un top o una blusa de seda. Tanto de plano como de tacón. Un aire igualmente sofisticado sin que tengas que renunciar a tu estilo. Disponible aquí.

No se te ocurra: Echarte años innecesariamente. Que decidas gastarte unos eurillos para un día tan especial no significa que tengas que parecer Isabel II en sus años mozos.
Entaconarte si nunca lo haces. No es necesario ni que sufras ni que te pases el día en modo pato mareado o caminando sobre brasas encendidas. Sé fiel a ti misma. Hay opciones maravillosas en plano o con poquito tacón.
Y por supuesto, siempre siempre piensa en cómo te vistes habitualmente. Si nunca nunca te pones vestido o no llevas estampados, no experimentes con gaseosa. Dentro de tu propio estilo busca siempre algo más arreglado. Pero en tu propio estilo.
Nada de ir de negro. Si lo tuyo es ir siempre de oscuro, pues me pàrece bien. Pero en lugar de quedarte en el negro, pásate al marino por ejemplo.

Lo encontrarás en: en cada punto, el link correspondiente.

Comentarios

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en linkedin