5 zapatos para llevar pantalones anchos en invierno


Seguimos con la saga de los pantalones + sus zapatos ideales en invierno. Esta vez, es el turno de @castrosoy que pregunta cómo lucir bien bien con su calzado adecuado, los pantalones anchos (en concreto ella pregunta por lo de pata de gallo, pero aplica a cualquier estampado de este modelo). Este invierno estamos viendo extremos por doquier: o pantalones estrechísimos, o culottes y baggy que dejan los tobillos al aire o los super anchos en forma de pantalones estilo palazzo. Veamos qué zapatos son los idóneos para sacarles el máximo partido.
  1. Botines de tacón fino y punta afilada. Ideales para estilizar (estos pantalones no son precisamente los más adecuados para afinar siluetas). Si dejas que el pantalón quede a unos 3-4 centímetros del suelo (que no arrastre) favorecerá aún más. Su pareja ideal es siempre el jersey de punto fino y cuello alto o la blusa de seda.
  2. Deportivas. Le van a dar un aire más informal y te va a permitir restarle seriedad al pantalón (o al traje coordinado, incluso). Eso sí, añaden centímetros de ancho. Fantástico con camiseta y cazadora de cuero.
  3. Destalonados o salones de tacón ancho. Una versión más cómoda del pantalón, ideal para un día a día. Con camisa de corte masculino y cazadora vaquera para que no te sientas tan ultra-arreglada.
  4. Mocasines con hebilla. Como dejan algo de empeine al descubierto, lo feminizan y quedan muy bonitos. Me gustan con un siemple jersey de punto fino y cuello pico, pañuelo al cuello y chaleco o chaquetón de pelo.
  5. Bailarinas de punta. Son la mejor opción para ir de plano pero sin perder factor estilizante. Afinan el pie y ópticamente dan una sensación similar a los zapatos de tacón, pero más cómodos. Con una blusa de seda y un cardigan corto (de largo a la cintura), todo remangadito al codo, va ideal. 
Y como apunte final, si el largo de pantalón es justo al tobillo, que no cubre el pie por completo, entonces puedes llevarlo también con los botines de hebillas y tachuelas de aire cowboy que nos rodean por doquier.

No se te ocurra: este pantalón no es el mejor amigo de las chicas anchas. Porque eso de que mucha tela todo lo disimula no se cumple en absoluto.
Ponértelo con mules. Se te irá metiendo el pantalón todo el tiempo entre el talón y el zapato. Este tipo de calzado está hecho para que se vea entero. Así que con culottes o con pitillo, por ejemplo. No con esto.
Nada de llevarlo con botas de agua o botas grandotas, como las de suela track. Si el pantalón ya pesa de por sí, aligéralo en los pies. Busca siempre el contrapunto.
Con chaqueta de punto larga. Parecerás un saco. Siempre mejor con prendas que no sobrepasen la mitad de la cadera.
Arrastrarlo. Uy no. Por mucho que se vea en catálogos es una guarrería que además, no favorece. No juegues a la bayeta callejera.
Ojo a los zapatos masculinos. Que no sean muy masculinos. Que tengan un aire (como los mocasines, sí), pero los tipo oxford, de cordones, de cierre con hebillas laterales... no.

Lo encontrarás en: el pantalón de la izquierda es de Massimo Dutti. El de la derecha, de Comptoir des Cotonniers.

Comentarios

Publicar un comentario