El Ideario: 5 looks de oficina


Vestirse para trabajar en una oficina no tiene por qué ser aburrido. Además, ahora hay tantas opciones que se puede ir más allá del típico traje de chaqueta + camisa y divertirse cada mañana. Mi querida Bebybo se encuentra en ese punto y busca ideas para vestirse e ir a la oficina. Veamos los básicos de un armario de invierno que dé el máximo juego sin perder ni la formalidad ni el estilo.
  1. La falda. Este año hay montones de opciones: de piel, plisada, tipo lápiz, de corte capa, pareo... busca la mejor te siente y combínala con un jersey de punto algo grueso para restarle formalidad (y no pasar frío). Otra opción son las camisetas básicas y los cardigan de punto o las americanas.
  2. El pantalón. Desde un baggy anudado a la cintura hasta los pantalones de cuadros. Elígelos en función de tu silueta: de corte capri, pitillo, mega ancho, recto masculino... Y la intensidad de los cuadros o el color de los mismos, también. Combínalos con un jersey de punto fino, algo ancho para jugar con los volúmenes (lo cual te favorecerá más).
  3. El vestido. Uno liso, recto, de corte túnica que se va a adaptar a todo. Ideal con botas de caña alta o mosqueteras, o con botines de media caña, o con mocasines y medias tupidas, o con un cardigan de lana...
  4. La americana masculina. Grandota, casi tipo chaquetón. Si es de cuadros, mejor. Me gusta especialmente con vaqueros y una blusa de lazada al cuello.
  5. La camiseta. Porque junto a la camisa y/o blusa y al jersey de punto va a ser otro imprescindible que se acopla muy bien y le da un punto de estilo al conjunto. Elígela en blanco con algún texto sencillo o simplemente blanca.
Y por supuesto, tus prendas de abrigo preferidas. Que este invierno han pensado especialmente en los sitios menos cálidos y el abanico de prendas exteriores es amplio. Tampoco te olvides de los zapatos. Opciones desde planas a medio tacón que te envitarán molestias dolorosas de mil horas de pie encaramada en los tacones. Bájate del andamio, camina fresca y sé más feliz.

No se te ocurra: ojo al punto grueso y mucho pecho porque te hará aparentar mayor peso. Ideal para equilibrar en siluetas de espalda y hombros estrechos y cadera ancha. Y recuerda siempre meter una esquina en los pantalones o falda. Que parezca que se ha metido pero no.
Los cuadros nos los podemos poner todas. Siempre y cuando utilicemos pequeños truquillos. Como elegirlos más ténues (menos marcados) si tenemos mucho muslo o somos muy bajitas.
La camisetas con mensaje pero no te pases. Mantén un poco el punto formal, no te pongas una camiseta de Mickey Mouse, de Hello Kitty o con una frase en una idioma que no controles y cuya traducción te pueda poner en un aprieto.
A trabajar hay que ir mona, con estilo. Pero piensa en que también tienes que estar cómoda, ya que te pasarás un montón de horas vestida así. Entonces piensa, sobre todo, en los complementos que te colocas o en los zapatos que eliges. Y lo contrario también. Que tengas que ir cómoda no significa que tengas que renunciar a vestir en condiciones.

Lo encontrarás en: la falda es de Massimo Dutti y el pantalón, de Zara.

Comentarios