Recomendación verano: 5 maneras de llevar un chaleco


Nos sucede (y mucho) que en nuestra mente nos enamoramos de una prenda y nos visualizamos ideales con ella. Combinaciones posibles, momentos idóneos para llevarla... hasta que nos la probamos en el espejo y resulta que no. Que nos hace un flaco favor. Otras es al contrario, creemos que algo nos quedará fatal, dejamos de atrevernos con ello y es una pena. Porque nos quedaría maravillosamente bien.

Ana duda si hacerse con un chaleco. Por un lado, no sabe si le sacará partido, si continuarán viéndose. Y por otro, no está segura de que le quedase tan bien como ella se imagina. Ha visto el de la imagen de la izquierda y no sabe si lanzarse a por él.

En cuanto a la primera de sus dudas: sí. El chaleco se ha acomodado como un básico más en el armario. Es una prenda muy estilosa, ideal para entretiempos o veranos muy suaves. Con el largo adecuado a cada cuerpo, estiliza y disimula. Y se adapta a un montón de looks. Veamos 5 ideas para disfrutarlos al máximo:
  1. Chaleco + top + pantalón tipo palazzo: el equilibrio ancho del chaleco y ancho del pantalón funciona a la perfección. Si los brazos no son tu fuerte, entonces elige el top con manga francesa. Ancha o estrecha, pero con manga. Además, los chalecos son ideales para lucir todas esas mangas con volante que inundan tiendas y armarios y que son tan díficiles de embutir en chaquetas y demás.
  2. Chaleco + vestido de seda tipo túnica: el combo flojito es el que mejor le funciona al chaleco. Un sencillo vestido (con o sin manga) con unos mules planos o con cuñas de esparto y el chaleco. Y si quieres ir arregladita, ponle unas sandalias de tacón.
  3. Chaleco + pitillo + camiseta básica: la camiseta que no vaya pegada totalmente al cuerpo, te quedará mejor. El pitillo remangado al tobilo. Con mocasines, babuchas o unos zapatos de tacón cuadrado.
  4. Chaleco + boyfriend jeans + zapatillas: si eliges la versión corta (de largo tres cuartos) del chaleco, combínalo con un vaquero boyfriend + camiseta sencilla algo floja y unas zapatillas de deporte. Tobillos al aire para estilizar y un bolso estilo tote. Y si un día te sientes poderosa, cambia las zapatillas por unos salones de tacón y listo.
  5. Chaleco + jersey de punto fino + culottes: ojo, que este es un look apto para chicas proporcionadas. Los largos de chaleco y culottes desafinan la silueta, así que si lo que buscas es disimular, te va a costar más con este conjunto. Si no es el caso, ponte unos tacones (sandalias o salón), remángate un poco el jersey y siéntete el centro del universo.

No se te ocurra: si los brazos no son tu fuerte, no los enseñes. En lugar de llevarlo con prendas sin manga, busca mangas francesas o largas un poco remangadas. Pero no te pongas el letrero luminoso justo en donde te hace más flaco favor.
Si eres de cadera poderosa y curvas mi gente es latina, entonces evita el modelo más largo y busca el tres cuartos. El largo hará más campana y visualmente, una cadera mayor mami el negro está rabioso.
Llevarlo en rollo básico. En plan camisa blanca, pantalón negro, salón negro. No te aburras con la cocacola, mujer. No es necesario que te pongas a florearte, tampoco es eso. Pero es simplemente que una de las prendas tenga salsa: un pitillo algo remangado, un jersey de punto fino y escote pico en un color como mostaza con el resto de prendas en negro/vaquero, unos zapatos especiales... algo así.
El chaleco no se abrocha. Ojo al dato, señores, ojo al dato.

Lo encontrarás en: el de la izquierda es de Zara y el de la derecha, de Massimo Dutti.

Comentarios

  1. Bueno! me ha encantado! jamás me hubiera imaginado tantas formas de ponérmelo!! tampoco lo hubiera abrochado jamás en plan Diane Keaton.... corro a comprarme uno, q veo que tiene potencial. Muchísimas gracias!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario