¿Cómo me lo pongo?: Invitada de verde, perfecta


Hoy me he levantado sensible y os voy a dar las gracias a todas las que estáis al otro lado. Especialmente a las que seguís fieles desde hace tanto tiempo, que hacéis que todo esto tenga sentido. Gracias, de corazón. Y así, emocionada y agradecida, vengo a hablaros de un vestido verde, un wrap dress, que Diana llevará de invitada a una boda.

El vestido es una pieza larga, sin mangas, de color verde. Diana duda si llevarlo con unas sandalias negras o nude. Cualquiera de las dos estaría bien. Tampoco sabe si ponerle una chaqueta de lentejuelas en beige. Que también podría ponerle. Quedaría bien la chaqueta + las sandalias nude + una cartera de mano estampada como ésta + unos brazaletes dorados.
Otra sugerencia podría ser la siguiente:
  • Unas sandalias en varios tonos de verde, incluso con algún verde contraste. Acompañarlo de una chaqueta de crochet rígido en un beige dorado. Y en lugar de ningún broche o nada en la cabeza, unos pendientes protagonistas del conjunto. La cartera de mano, pequeña. En madera, nácar o dorado viejo.
No se te ocurra: cinturón. Sería una pena cargarse el cruzado del vestido, la lazada a un lado. No hagamos el mezcladillo.
La chaqueta que te vayas a poner, que toque la cintura. Al llevar la lazada a un lado si queda en modo bolero puede quedar rara. Como que hay mucho cuerpo y poco chaqueta. No lo veo claro.
Renunciar al plano. Si lo tuyo no son los tacones, ponte unas bonitas sandalias planas. Siempre mejor ir de plano (que ahora tienes infinitésimas opciones ideales) que caminar como si estuvieras subiendo la duna desértica más grande jamás vista.
Chales. No. Pues no. Una cosa es un mantón de Manila, que quedaría muy bonito. Otra muy distinta, el chal. vuelven los 90, sí. Pero no tanto, queridas. Keep calm.
Medias tupidas. Aunque estén cayendo los ocho mil fríos, nada de medias tupidas. Servidora lo ha visto. Compadeceos de mi sufrimiento visual.

Lo encontrarás en: el vestido de Diana es de Wild Pony. La chaqueta, de Uterqüe. Y las sandalias, de Menbur.


Comentarios