Primavera, destalonados y Semana Santa


"El tiempo está loco".¿EN SERIO? ¿En serio me van a decir eso? Es primavera, por el amor de Dios. PRIMAVERA. Ergo, sí: el tiempo está loco. Qué se le va a hacer. Empieza la temporada de caos en el armario: van entrando nuevas compras fresquitas a convivir con los jerseys de cuello vuelto, las botas de goma y la parka de 100 kilos de borreguillo. Todo así en una masa informe tan loca... pues como el tiempo. Y es que es todavía muy pronto para hacer un cambio de armario, ya que aún nos quedan días sorpresa de frío asolador. Así que paciencia y sentido común para vestirse.

La Semana Santa está a la vuelta de la esquina. Y tanto si te vas a echar a la calle o no, te dejo alguna idea para que la disfrutes o disfrutes los días de sorprendente primavera con un vermú fresquito, una cerveza, un vino, un agua, o una bebida carbonatada de tu gusto y elección.

Los zapatos (que ya os dije que esta temporada nos iban a dar una tregua) que sean cómodos. Pasarse de pie mucho tiempo, caminar, pasear; es un infierno innecesario con dolor de pies. Y como es aún pronto para sandalias, los destalonados son una opción estupenda. Un tacón cuadrado y algún detalle como la puntera bicolor o una lazada. Este tipo de zapato es muy agradecido, ya que al dejar el empeine al descubierto favorece mucho a la pierna: la alarga, la estiliza y para las que las tenemos con tendencia a torcidas, lo disimula ópticamente (a ver, no hace milagros. Pero algo ayuda).

Combínalos con unos pantalones tipo culottes o capri (más pegaditos al cuerpo) si el corte de los culottes no te favorece. Un kimono largo o tres cuartos y un top liso o lencero. Para días más informales, este conjunto es también acoplable a una camiseta marinera, o a una blusa blanca con chalequito de pelo.

Y aunque yo soy poco partidaria del exceso, recuerda siempre poner algún detalle especial que complemente. Como una gargantilla muy sencilla de cadenita de oro con un pequeño colgante. O combinar un par de ellas si llevas escote.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: A estas alturas de la vida, no creo que resulte una novedad pero me veo en la obligación de reseñarlo por si hay alguna despistada: el stick de Compeed. No saques tus pies a pasear al desnudo estrenando zapatos si no te has embadurnado bien antes con el stick anti rozaduras de Compeed. A saber de qué está hecho... pero funciona. Os lo dice una servidora que en el mundo indio sería conocida como Pies de Mantequilla.
Amigas, comienza la temporada de amor y cariño y dedicación y atención a los talones. Cremita diaria cada noche al acostarse y una pedicura a la semana (casera, en cabina, pero una a la semana) con especial atención a eliminar todas las durezas. Los pies arreglados y cuidados son el mejor complemento que podáis llevar. Lo demás es una cochinada de marca mayor.
Ojo al tema complejo de las medias. Ya sabéis mi opinión. Tampoco os voy a decir que os paséeis por los Pirineos en enero. Pero ahora que empieza la primavera, comienza eliminando calcetines y así te dolerá menos eliminar las medias. Sé que sacar las piernas a pasear puede resultar traumático, pero no hay nada que no disimule una capita de crema hidratante o un aceite en seco con iridiscencias. Bueno, doy por hecho que tus piernas son más tipo textura Barbie que Macario. Por favor, no me hagas arrepentirme de haberte dicho que te lanzases a las calles.
Los culottes son más favorecedores de lo que pensamos pero no valen para todo el mundo. Si eres muy ancha de cadera, te van a limitar más si tus hombros son estrechos (ya que harán parecer tu cadera más ancha). Busca siempre el equilibrio entre la parte superior y la inferior. Olvídate de tallas y pesos: no existe gente alta ni baja. Ni gorda ni delgada. Existen proporciones. Y es en ello en lo que tenemos que trabajar.

Lo encontrarás en: los zapatos son de Zara y son una estupenda ganga. Los culottes los tienes en Asos.

Comentarios