La transición: de las medias... a las piernas


Salen los primeros rayitos de sol y los termómetros se disparan. Está aquí la primavera que la sangre altera pero estamos más blancas que la leche. Entonces, nos damos cuenta de que hay que empezar a enseñar piel y nos entran las urticarias del dolor intenso. Corremos a refugiarnos en los vaqueros y no hay quien nos mueva de ahí. PUES NO, amigas. Pues no. Hoy os traigo truquitos para poder pasar de llevar medias más opacas que una puerta de madera de pino a enseñar las vergüenzas en forma de epidermis.

La primera y más importante (que bien podría ir en los "No se te ocurra" pero que ya la adelanto): olvídate de complejos y vergüenzas. Si tu piel está hidratada, exfoliada y suave lo demás NO IMPORTA. Nada de tonterías en forma de "estoy muy blanca", "tengo unas venitas muy feas", o cualquiera de esas disculpas. NA-DA. Destierra esos pensamientos porque no es necesario tener las piernas de Naomi Campbell para sentirnos las reinas del cotarro.

Dicho esto, lo ideal para que te vayas deshaciendo del miedo a enseñarlas o para sobrellevar el fresquito (sobre todo en el norte, en donde la primavera dura incluso el verano entero) es lo que sigue:
  1. Lo primero y más importante, es exfoliar la piel. Si bien es algo que hay que hacer todo el año (al igual que hidratar), en el momento en el que empiezan los tiempos de lucir piernas es fundamental. 
  2. Como transición (y también idóneo para las zonas a las que el calor llega más paulatinamente), vete deshaciéndote de los calcetines (o póntelos transparentes). Prueba con culottes, pantalones tobilleros o faldas midi. Con zapato cerrado, mocasines, mules, deportivas, bailarinas, destalonados... vete enseñando poco a poco algo de pierna para que el cambio no sea tan brusco y poco a poco te vaya apeteciendo enseñar pierna.
  3. Si tienes las piernas muy blancas y te genera inseguridad (repito, tenerlas blancas no es nada que debe limitarte. Es una tontería monumental), tienes varias opciones. Una es la del autobronceador. Pero exige saber hacerlo para que no queden manchas. Así que si no te atreves, siempre puedes echar mano de productos que maquillan tus piernas de manera muy natural y que ayudan a eliminar el blanco nuclear tipo calamar de potera. Mi preferido sin duda es el Hoola Zero Tanlines de Benefit. Un gel que se aplica con una esponja y que maquilla la piel del cuerpo. Solo hay que dejarlo secar unos 5 minutos después de aplicarlo y ya te puedes vestir. 
  4. Si con todo sigues sin atreverte o sigues teniendo frío, entonces (y muy a mi pesar, que sabéis que soy del SINMEDIASTEAM) ponte unas medias transparentes. Y cuando digo transparentes, digo TRANSPARENTES. Completamente invisibles y de color natural, como estas de Calzedonia. Allí también tienen a la venta unos panties también invisibles pero con una raya trasera en negro muy 50's que tienen su punto (y me lo chiva por el pinganillo mi querida @ssaramoreno).
  5. Otra opción para el frío es aprovechar para llevar botas cortas (sin medias) o zapatos de corte masculino (también sin medias). Al llevar los pies abrigaditos se sufre menos (y si eliges una prenda que te cubra las rodillas, todavía mejor. Así no tendrás que ponerte medias).
No te limites. Disfruta el tiempo nuevo que acaba de entrar. No te escondas, sal de tu huevo en forma de miles de capas de ropa. Ponte derecha, da un golpe de melena y cómete el mundo, muchacha.

No se te ocurra: ya lo he dicho pero lo vuelvo a decir. Hidratación y exfoliación es clave. Nada de piernas con caspilla.
Vale que claudique con que te vayas a poner medias transparentes, pero siempre y cuando NO tengan nada de color. Si quieres que tus piernas estén morenas sin sol, te las maquillas. Pero no te pongas esas medias oscuras más falsas que un billete de 30 euros. Son patas de Doña Rogelia. Olvídalas.
Ojo con los remedios tipo la tan de principio de los 2000 caña de azúcar. Todo lo que te ponga naranja va a quedar peor a que estés más blanca que una sábana.
Atención a la demarcación. Short y medias transparentes NUNCA será una buena idea. Es más bien una idea terriblemente espantosa. Todo lo que sea de verano es de verano. No hagas medias tintas.
Lo mismo medias y sandalias. Si no hay más remedio de que te las pongas, entonces elige unas medias sin puntera. No a los dedos disfrazados de atracador de banco.

Lo encontrarás en: el look de la izquierda es de Cos y el de la derecha, de &Other Stories.

Comentarios

  1. Oh Rosa!! Me encanta leerte...¡Qué buen rato me haces pasar! jajaja

    Viva El Estilario!!

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias, Rosa, por tus consejos! Reconozco que soy friolera y blanquísima, por tanto del TEAM medias... pero poco a poco. De momento voy sacando zapatos más escotados y algún pantalón tipo culotte... y así vamos haciéndonos! Muy de acuerdo contigo en todo! Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Este post (como todos) se debería enmarcar, colgar de la nevera o tatuarlo jajaja

    Es cierto que la transición es dura y los cambios de temperatura durante el día no ayudan! Así que es mejor empezar un domingo (por ejemplo) o cualquier día que sepamos que volveremos a casa "pronto" o con posibilidad de cambiarnos.

    Yo ya he empezado con la exfoliación e hidratación a tope en pies y piernas... este año vamos a hacerlo bien desde el principio! A mi me ayuda mucho empezar con vestiditos + botines o botas bajas... al menos por el frío (y porque no queda tan veraniego). A ver si me animo a combinar los vestidos o faldas con deportivas :P

    Y por favor chicas... nada de complejos, somos como somos y somos preciosas!!

    Besos!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario