De compras: los zapatos para esta temporada


Está muy bien eso de que te encanten los zapatos. Es que además, un buen look empieza y termina por una muy buena elección de lo que lleves en tus pies. Son la guinda del pastel, y tener una buena selección de piezas que se adapten a nuestro estilo y a nuestro ritmo de vida es fundamental. Esto no significa que tengamos que tener ochentamillones de pares de zapatos. Significa que los que compremos han de estar meditados en tanto que:
  • combinen con todo lo que tenemos en el armario
  • nos resulten cómodos
  • nos los podamos poner cada día
  • sean de nuestro estilo, nos identifiquemos con ellos
Por supuesto que podemos tener piezas más de capricho, especiales, para ocasiones... pero esas serán las menos. Acumular no enriquece.

El listado que aquí os traigo es un ejemplo lo más neutro posible, para construir el fondo de armario de esta temporada primavera-verano 2017 y pensando en que estas piezas seguirán estando el verano que viene. Palabra de Estilario que no se equivoca. Sabéis que hay determinadas tendencias que me gustan y que creo que tienen futuro y otras que servirán para divertirnos esta temporada pero que morirán con los resquicios de verano. A mí esas últimas no me interesan.

De entre las tendencias en zapatos que considero más ponibles y aprovechables, destaco:
El calzado viene cómodo. Esta temporada hay mucho zapato plano en multitud de versiones. Yo te recomiendo las sandalias tipo pala (si tu espalda no te lo permite, añade una tapita al tacón y una tira en el talón), los mules y los mocasines de ante. Detalles como las lazadas y nudos, estampados como el pitón y colores como el rosa en sus gamas (yo apuesto por el rosa palo) serán los leitmotiv más repetidos.


Cómodo también será al tacón. Además de los kitten heels (los taconcitos de aguja pero bajitos), están los tacones cuadrados en diferentes alturas. Tanto en sandalias como en salones. Si tus pies no te gustan demasiado, esta temporada estás de enhorabuena: no tienes por qué llevarlos completamente al descubierto. Si te decantas por un salón, elígelo en colores intensos como el mostaza. Y si te decides por unas sandalias, puedes quedarte en el negro o atreverte con el dorado (este es un verano muy dorado).


El negro. Sí, el negro viene mucho. A mí en verano, en los pies, me parece muy interesante y elegante. Me fascina especialmente en mules de tacón medio (tan de los 90, me traslado a mis casi 20 años OMG) o en calzado de esparto. Si te decantas por el esparto, este verano viene en modo clásico: con cuña (o flatform) y tiras subiendo al tobillo.

Añade también unas botitas cortas por si llueve y unas chanclas bonitas para la playa. Que las chanclas también hay que renovarlas, por muy poquito que las uses cada año.

No se te ocurra: zapatos sucios. El estilo empieza por unos zapatos que tienen que ir impecables. Además, si los cuidas, más te van a durar.
Elegir unos zapatos incómodos. Una cosa es que tengas los pies sensibles (que ya os comenté que no hay nada que se resista al stick anti rozaduras de Compeed) y otra distinta, que te pruebes unos zapatos y que sepas que van a ser una auténtica tortura inquisitoria por los siglos de los siglos. Con 20 años no hay dolor. Pero según van pasando las décadas, o sea, LOS TIRO A LA BASURA Y ME IMPORTA CERO PATATERO NO HABERLOS NI ESTRENADO MIRA A MÍ NO ME VAS A MACHACAR MÁS LOS PIES, ME ENTIENDES, ¿NO?
Obsérvate. ¿Qué haces cada día? Caminas mucho o no, estás mucho tiempo de pie o no, te arreglas mucho o no... Eres una persona. No un personaje. Elige siempre los zapatos que van con tu estilo de vida, los que vas a aguantar cada día, los que vas a destrozar de tanto ponértelos. Está muy bien concederse un capricho, pero no está bien llenar el armario de caprichos. De lo contrario te pasarás los días diciendo que no tienes nada que ponerte.
Ir a la playa en Crocs. Salvo que te obligue la salud o el trabajo, las Crocs no son de adulto. Hablo del modelo estándar, del zueco. Todo el estilo que puedas llevar en todo lo que lleves de rodilla para arriba, muere ipso facto al llegar a tus pies.

Lo encontrarás en: los zapatos de las imágenes por orden de izquierda a derecha, son los siguientes: pala fucsia de Zara, pala de lazo de Zara, mule de piel grabada de Uterqüe, zapato mostaza de Zara, sandalia combinada de Massimo Dutti, mule negro de Uterqüe y cuña de yute de Uterqüe.

Comentarios

  1. Y yo que me quería comprar unos Oxford en metalizado o en tonos rosas suaves! Con las mules no me termino de ver....

    ResponderEliminar
  2. Oh Rosa! estoy esperando a que venga el buen tiempo porque me compraría un montón de zapatos esta temporada pero como tengo el pie grande (ande o no ande) y en las rebajas encuentro mucho, a ver si divido compra... ejem...
    Yo digo SON NECESARIAS unas sandalias en negro... no puede existir zapatero de verano sin sandalias negras

    Biquiños

    ResponderEliminar
  3. Las sandalias planas "joya" y las cuñas cómodas son mis aliadas casi todo el verano!! Este post me ha creado la necesidad de ponerme en busca y captura, porque cada verano tengo que renovar calzado... le doy mucho tute!!

    Me ha encantado el post, tus consejos son sabios Rosa!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la información Estilario, pues te iba a preguntar de donde eran las cuñas negras últimas, son las que me faltan esta temporada.
    ;)
    www.aspiranteamissdivina.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario