Mi día B: Complementos

Os hablé de mi tocado que sustituía al tradicional velo. Pero fueron más los complementos que hubo... y los que no estuvieron.

Entre los que hubo, los zapatos. Miles de zapatos y de zapaterías pasaron ante mis ojos. Pero no los quería blancos. Tampoco podían ser de colores porque no iban con el estilo del vestido. No los buscaba muy altos y en cambio los escaparates estaban llenos de colecciones de taconazos imposibles y ese día, de alturas nada, que un entorno de piedra y campo no es apto para una torpe con tendencia a caerse por los rincones como soy yo. Nada de sandalias, ni pedrería... en fin. Hubo un momento en el que pensé que no los encontraría nunca. Hasta que de casualidad, y sin buscarlos, encontré los que finalmente fueron. Altura ideal. Tacón comodísimo. En plata gastada. Clásicos y ponibles afterboda. De Sacha London a un precio fantástico.


Lo que no hubo fue liga. Ni medias. Pero sí guantes. Me fascinan los guantes así que no renuncié a ellos en ese día. Un guante midi, de piel blanca, maravillosos.

Ya falta menos para el vestido. Lo prometo.

Comentarios

  1. Que guantes ooooh!!! y eso de que los zapatos luego los puedas aprovechar y cada vez que te los pones podrás contar que son los de tu boda :) genial!

    ResponderEliminar
  2. Estoy deseando verte enterita!!! con guantes ohhh!!!!

    ResponderEliminar
  3. Bueno, bueno, bueno... si es que ya lo digo yo... no hay zapato blanco bonito... no lo hay.... aunque sean de la mejor piel, siempre acaban pareciendo plasticuchi baratuchi... no sé porqué...

    No me puede gustar más tu sabia elección... y sé por experiencia que la marca es cómoda, comodísima.

    Los guantes... tengo que verlos puestos con todo el conjunto... no me hago a la idea....

    Besos divina

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. estoy enamorada de tu blog.
    a q no lo sabias?
    Nieves desde Dubai

    ResponderEliminar
  6. La idea de llevar guantes me encanta!!
    Lo que pasa que claro, te los tendrias que quitar a la hora de poner la alianzas en la iglesia,no? Y luego a volver a ponerlos,no?
    Ese es el único "problema" que le veo.
    Por lo demás dan un toque tan especial...

    ResponderEliminar
  7. por ahora ,e gusta todo, me recuerda a mi boda, yo tampoco use liga, ni medias, ni velo, ni tarta, espero impaciente el vestido. bsos desde vigo

    ResponderEliminar
  8. Anita: ya me los he puesto dos veces desde entonces. Muy rentables, la verdad

    Baballa: yo estoy deseando ver las fotos del fotógrafo

    Nimenos: a ver qué te parece al ver el conjunto final...

    Nieves: qué ilusión!!!!!!! no me digas?? no sabes las ganas que tengo de verte!

    Lissa: pues sí, para la alianza hay que quitarlos, lógicamente. En cualquier caso, en cuanto me senté me los quité. Cuando terminó la ceremonia me los volví a poner. Pero ese juego también es el interesante con los guantes ;)

    Anónima viguesa: a ver si te gusta el vestido, entonces!

    Besísimos

    ResponderEliminar
  9. yo me casé civil, en un jardin con altar y decorado todo con flores blancas y velas, digo esto por que aunque una boda sea civil no tiene por que no ser bonita.
    un saludo y estoy deseando ver tu vestido
    viguesa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario