¿Cómo me lo pongo?: Sobriedad

Existen prendas que nos enamoran. Prendas de las que nos quedamos literalmente enganchadas, con las que nos imaginamos todo tipo de posibles usos, a las que deseamos rendir pleitesía desde hoy hasta el fin de los tiempos. Y aunque esto sea una exageración, sabemos con seguridad que encontrar LA prenda nos libra de más de un quebradero de cabeza. Así lo ha visto Patricia el día que se hizo con esta maravillosa blusa blanca.

Esta blusa, de seda y que cierra a la espalda, se puede convertir en un básico maravilloso. Es blanca, lo cual suma puntos para la candidatura. Y además, tiene un corte muy especial que la convierte en apetecible. La llevaremos de múltiples maneras:
  1. Para una noche de fiesta. Para ello, con una falda de paillettes, sandalia-botín, cinturón ancho cubriendo la cinturilla de la falda, chaqueta esmoquin y cartera de mano en color rubí.
  2. Para un día de trabajo cómodo. Con un pantalón de corte masculino pero tobillero. Botines altos de cordones o unos oxford y abrigo de grandes solapas, sin cinturón y sin abotonar.
  3. Para un día de trabajo elegante. Con una falda lápiz de lana fría en gris, cuñas de cordones, un chaquetón de astracán o trench, y guantes mini en verde jade.
  4. Para un día de trabajo relajado. Con unos pantalones harem y botas por la rodilla.
  5. Para una noche divertida: con una minifalda de cintura y vuelo, en seda rígida + media de minidots y salón negro con plataforma delantera. Bolso de cadena al hombro.
  6. Para un evento muy formal. Con una falda larga, de seda, en color carmín. Guantes midi de piel en negro (o de ante) y mini cartera de mano también negra.
  7. Para un día a día cualquiera. Con un pantalón pitillo negro o con una minifalda negra (+ media tupida) y capa de paño. Con el pitillo, botines de tachuelas. Con la mini, botas over-the-knee planas.
Un suma y sigue de miles de opciones. Una magia de la multiplicidad que tan sólo las blusas y camisas blancas poseen.

No se te ocurra: no la macarrices. Es decir, no te la pongas con un legging de vinilo y unas deportivas.
Al estar confeccionada en seda, exige respeto y cuidado. Nada de chabacanadas de botas de hiperpunta afilada y hebillas.
Con botas moteras o Doc. Martens. No le veo el punto.
Tampoco la enñoñices y no te limites a llevarla únicamente con chaquetitas rollo Chanel y perlas en las orejas.
Con un pantalón chino... y jersey a los hombros ya de paso.
Nada de cuadros tartán. Este año son muy Amy: no no no.
Recargarla. Es una pieza tan bonita que no necesita más amiguitos. De lo contrario te la cargarás. Va mucho mejor simplemente con un pantalón y un trench que si la empiezas a llenar de foulard, chaqueta de punto, cazadoras varias y apliques por todos los rincones.
Si tienes mucho pecho, olvídate de este corte. Mejor algo más escotado, es más agradecido.

Lo encontrarás en: el conjunto de la derecha es de Bimba&Lola.

Comentarios

  1. La verdad es que es preciosa, y me parece muy ponible!
    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  2. "guantes mini en verde jade"
    te parece bonito??? me pones esto y ahora quiero unos pero yaaaaaaaaaa!!!
    snif snif tengo una crisis ^^

    ResponderEliminar
  3. pero y a canmisa, de donde es?

    ResponderEliminar
  4. la blusa es preciosa!!!y tienes razon es un basico que permite mil combinaciones!!!

    quiero era blusa!!!

    que buenos consejos!!!

    la falda larga color carmin...que maravilla no?

    besos

    ResponderEliminar
  5. Las blusas blancas es que nos ofrencen las 100 y una posibilidad, es una pasada la cantidad de maneras de combinarlas que hay.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Aunque siempre hay que tener una camisa blanca básica, yo soy muy fan de las camisas/blusas blancas especiales, por la cantidad de juego que dan.

    ResponderEliminar
  7. Que preciosidad de camisa ¡¡me encanta!! La combinación que nos propones con el pitillo negro y botines de tachuela es ideal :)
    Saludos desde el tocador de Monique

    ResponderEliminar
  8. La camisa es una preciosidad. Es una joyita!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta todos los looks que pones propones!
    Cada vez que hablas de la falda lápiz o los trajes de chaqueta me dan ganas de lanzarme a comprarme todo eso! Pero por mi profesión iría un poco fuera de lugar.... Es lo que tiene trabajar en diseño gráfico...o trabajar en mi oficina :(

    ResponderEliminar
  10. Tienes toda la razón en cuanto a lo de LA prenda. Todavía ayer se lo comentaba yo a mi chico. A mi me salvan la vida en esos días de apatía que no sabes qué ponerte, ni tienes ganas de romperte mucho la cabeza pensándolo.
    Carola.
    Por cierto, ¿de dónde es la blusa?

    ResponderEliminar
  11. Qué manía con los "eventos". Los sudamericanos lo han puesto de moda decir y lo repetís todos como loros.Tener pensado un modelito para un evento es, como poco, complicado.
    La blusa de ASOS es muy bonita y muy elegante para ir a trabajar.

    ResponderEliminar
  12. Tienes razón, una camisa blanca tiene mil y una posibilidad, pero también tienes que tener estilo para proponer looks tan acertados. No dejas de sorprenderme reina...

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  13. Pues sí, es casi como una escultura esa camisa.... me gustan los consejos para ella....

    ResponderEliminar
  14. me encantan tus consejos!!!
    besines guapa

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado lo de no lo "macarrices". La blusa es una monería.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. La blusa es preciosa!!!creo que quiero hacer todas esas combinaciones yaaaaa!
    Bikiñosss!!!

    ResponderEliminar
  17. Gracias guapa! :-)

    Pues sí la blusa es preciosa, como se diría ahora es LA blusa.
    Espero poder probarla con casi todo lo que dices. Es de Reiss (una de mis marcas favoritas).

    Quería contestarle a Anónimo, que la palabra evento está perfectamente usada. Viene del latín, "eventus" y significa acaecimiento, que a su vez significa, cosa que sucede. El español es muy rico y tenemos múltiples sinónimos: acontecimiento, suceso, hecho, etc. Lo digo porque cualquiera vale para definir lo que quiere decir Rosa, o sea, acto, evento o "chámalle equis".

    Perdonad por el inciso pero es deformación profesional.

    Lo dicho, muchas gracias!

    Patricia

    ResponderEliminar
  18. ¡Bien dicho, Patricia! A mi también me gusta la etimología y no soporto a las listillas.
    Y muchas gracias por la información de la tienda. Le he echado un vistado a su web y he visto alguna cosilla interesante.
    Carola.

    ResponderEliminar
  19. Una blusa muy bonita. Tus consejos, como siempre, fantásticos!

    Besos,

    ResponderEliminar
  20. Pareces un diccionario de la Real Academia. Sí, evento proviene de la palabra latina eventus, sustantivo que significa "resultado". Incluso la palabra eventum que como verbo significa "ocurrir o suceder", pero siempre con connotación de posibilidad, nunca de seguridad.
    Otra cosa es que comúnmente se utilice y se acepte pulpo como animal de compañía. Es más, ahí está mi crítica, más que en la utilización correcta o incorrecta de la palabra es en el hecho de que se pone de moda decir algo y parece que ni nos planteamos la posibilidad de que esté mal dicho.
    He de decir qie si lo he comentado en este blog y no en los 300.000 otros en los que lo he leído ha sido porque considero que la autora se caracteriza por su maravilloso uso del castellano y quizás supiera apreciar la intención con la que le hacía la puntualización. En ningún caso buscaba ofender a nadie ni provocar respuestas tan agrias por parte de nadie. Releyendo mi comentario reconozco que la forma no fue la mejor, pero después de leer tantísima patada al diccionario a uno ya le duelen los ojos y posiblemente me desfogué en el lugar que menos indicado, pues repito que la autora de este blog se caracteriza por el cuidado de su expresión casi tanto como por su elegancia innata.
    Espero que ella se tome mi comentario con otro humor y si se siente ofendida le pido disculpas, pero mantengo mi opinión sobre la palabra en cuestión.

    Un saludo y relajad que no ha sido para tanto.

    ResponderEliminar
  21. La camisa es preciosa, y con todas las propuestas que nos haces, me dan ganas de comprármela a mí también.

    ResponderEliminar
  22. Querida "Anónimo":

    Coincido contigo en el amor hacia nuestra lengua, y sí, es verdad, por desgracia escasea en la blogosfera gente que escriba tan bien como la autora de este blog.
    No creo que mi respuesta haya sido agria, y si te lo ha parecido no era mi intención.
    No soy tan purista como tú. Sólo pretendía decirte que si bien es cierto que el uso que le damos a esa palabra en España, viene de sudamérica también es verdad que las lenguas están vivas y evolucionan y que precisamente por eso van extendiéndose al habla coloquial palabras como evento, con el significado que le damos ahora.
    Pero insisto, no me parece tan incorrecta. Ya puestos, hay cosas mucho peores, como los anglicismos, por ejemplo. No me digas que no te parece horrible, decir "outfit", "low cost", "must have", "it", "look", etc., etc., cuando nuestro idioma es tan rico.

    Pero bueno, pelillos a la mar. No vamos a polemizar ahora por una palabra.

    ¿La blusa es o no preciosa? y lo mejor, después de leer estos consejos tan fabulosos, ¿a quién no le apetece tener una? :-)

    Biquiños,

    Patricia

    ResponderEliminar

Publicar un comentario