Volando voy

Si hace unos días hablaba de la pereza de los lunes, e intentaba arreglar el tedio madruganero con un pañuelo; hoy toca hablar de la maravilla de los viernes. Cerramos semana de nuevo, con un pañuelo. Ala, ala, alegría de fin de semana.

De los muchos beneficios que nos traen los días que no hay que laborar, está el de poder viajar. Y mejor aún, el de hacer una escapada. La diferencia entre un viaje y una escapada es que del primero se vuelve agotado. Por mucho que sea un período vacacional, la realidad es que volvemos tan cansados como cuando nos marchamos. Eso sí, nuestra mente viene despejadita y sin estrés. La escapada en cambio suele ser más cerca y menos días, a un lugar que más o menos conocemos o que no exige que le dediquemos demasiadas horas de investigación. Sobre esta última hablaremos hoy, ya que a las compañías low cost (qué eufemismo tan mono para no decir vuelos baratos) (que por otro lado, no siempre son baratos) se les ha dado por tirar la casa por la ventana en plena cuesta de enero y amargarnos/ponernos los dientes largos con las ofertas de viajecitos varios.

Ya hemos experimentado con un contenido de maleta más efectivo, así que ahora lo que queda es vestirse para viajar en un avión cómodamente y sin perder el estilo.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el confort manda. Los aviones son espacios reducidos en los que es difícil moverse con abrigos largos (que además, se arrugan en los poco amplios cajetines) o con tacones demasiado altos. Lo mismo en el asiento. Son pequeños y estrechos, y no será viable viajar con jerseys de lana gruesa porque pasaremos calor, y los movimientos para deshacernos del jersey pueden ser incluso, dolorosos. Sin contar con la repetición de golpes variados que repartiremos entre nuestros dos compañeros de fila. Otro asunto es el del bolso. Si es grande, más facilidad tendremos para llevar nuestras manos libres. Y si es de piel blanda, mejor lo acoplaremos a la parte inferior del asiento delantero.

Con esto, propongo:
  • un pitillo con elástico con botas amazona, camisa blanca amplia, cinturón en la cadera, capita de lana en gris y bufanda de lana larga, en color crudo. Un shopping bag o un XXL y algún broche de color en la capita si nos vemos demasiado neutras. Si nos apetece o nos resulta más cómodo, podemos sustituir el pitillo por un pantalón de corte masculino.
  • también darle otro aire con unos botines bajos de ante, en color verde oscuro. O sustituir la bufanda por un pañuelo grande al cuello, como el de la fotografía, en un aire más chic.

Vestidas así podemos aterrizar e irnos directamente o a conocer la ciudad, o a tomarnos una copa de vino con la maravillosa persona que nos haya venido a recoger.

No se te ocurra: ir en chandal. Repito: no. Creo que todavía no hay vuelos dedicados al ejercicio aéreo. Mientras no se invente el Pilates&low cost, dejaremos nuestra ropa deportiva para el gimnasio.
Viajar con botas demasiado ceñidas a nuestras piernas. El síndrome de la clase turista existe. No lo forcemos. Y sobre todo, no nos convirtamos en los primeros pasajeros que lo sufran en un trayecto de apenas una hora. Es muy importante que elijamos un calzado cómodo, tanto como si fuéramos a caminar.
Lo mismo con los pantalones. No llevemos corsés para muslos. Que de nada valdrá que nos gastemos altos porcentajes de nuestros sueldos en cremas anticelulíticas si luego no dejamos que los tejidos respiren.
Ponerte bufandas con flecos, borlas, pompones y demás elemento infantil. En este estilismo no pega. Dejémoslo para faldas o vestidos bohemios, katiuskas o looks más naif.

Lo encontrarás en: la capita es de Trucco. Los botines bajos de tacón, en ante y color verde, los tienes en Stradivarius.

Seguid tan guapas.

P.D. Siento haber estado desconectada estos días. El trabajo es lo que tiene. Absorbe. Gracias por vuestra paciencia.

Comentarios

  1. Una vez mas: genial. Toda la razón los vuelos de bajo coste son cada vez de mas coste y menos espacio. El atuendo fantástico. Ah , y me ha gustado mucho eso de alegrarlo con un broche de color ....efectivamente una gran idea, ja, ja. Besos, Lu

    ResponderEliminar
  2. Hola!estoy planeando una escapada a Madrid para cambiar de aires..tomo nota!besos

    ResponderEliminar
  3. Q acertado, cuantas veces me ha pasado q me caliento la cabeza de mala manera cuando tengo q coger un avión, si es q se puede ir propia y cómoda a la vez.

    Un besete.

    ResponderEliminar
  4. Tienes toda la razón, a veces se ve cada look..Recurres muchisimo a la camisa blanca,eh??nunca falla, a mi tb me encanta. Xcierto, estas de nuevo nominada!!!

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo, yo añadiría que en avión nunca con camisa, llega como un acordeón!

    ResponderEliminar
  6. Bueno Coco, aunque ya tomé buena nota de los consejos para el viajes, este post sobre el vuelo me viene que ni pintado. Como siempre genial y como comprenderás cambiaré el broche por algún collar, jajajaja.
    Magnifica como siempre.
    Muchos besos, Bea.

    ResponderEliminar
  7. Hola Coco. Acabo de ver que me has linkado y me ha encantado el nombre que le has dado. Eres un sol. Muchas gracias. Como siempre de lo más original.
    Mil besos, Bea.

    ResponderEliminar
  8. Con camisa blanca, cómo no :) das en el clavo chica!! Bicos!!

    ResponderEliminar
  9. Genial la idea. Arreglada pero chic. No soporto la gente que se pone de tiros largos, como si fuera a una boda, para viajar en avión y se pasea por el aeropuerto con las gafas de sol (es que los focos deslumbran mucho).

    Ahora, yo tengo algunas reticencias con respecto a las capitas. Me parecen preciosas. Pero el problema es que la mayor parte de ellas se cierran con botones arriba. Y a las que tenemos algo de pecho, nos hacen mucho más gordas de lo que somos, ya que el resto de la capa cae suelta. ¿Podría valer como alternativa una americana ceñida debajo del pecho o una gabardina?

    ResponderEliminar
  10. Por cierto, ya he vuelto a reactivar mi blog. Te invito (y a todas las/los comentaristas del Estilario) a que lo visitéis.

    ResponderEliminar
  11. Lu: por supuesto, esos broches famosos son ideales en cualquier momento ;)

    Miss M: eso, eso!! el cambio de aires siempre sienta bien. Irás guapísima, como siempre.

    Sandra: pues sí, es como hacer la maleta. Le damos demasiadas vueltas a las cosas. Muchas veces, es porque estamos cansadas de ver siempre lo mismo en el armario. A veces con jugar con algún complemento más, podemos convertir en diferente, un atuendo más que utilizado.

    Moon y M.: sí, se nota que me encantan las camisas blancas... me parecen un básico imprescindible. En mi armario tengo alrededor de 15 de todos los cortes (blusa, blusón, entallada, masculina, de esmoquin...)

    Paupe: gracias!!

    Raquel: oh, sí, depende de la camisa. Del tejido y del corte. Camisetas de algodón o jerseys de cuello vuelto, son otras alternativas.

    Bea: o por unos pendientes!! (ah, y de nada)

    Roxana: totalmente de acuerdo. De hecho, ayer en el aeropuerto viajaba una señorita con sus botas altas con tacón de 10 cms. Vestido corto y ultramaquillaje. No es operativo ni cómodo realizar un viaje de tal guisa (teniendo en cuenta que era un vuelo europeo) y menos, llevar la piel tan sobrecargada. El cambio de presión es lo suficientemente dañino. De todos modos, lo de siempre: respeto totalmente la opción de cada uno. Siempre y cuando, sea una expresión de su propia esencia.
    Y tu blog, totalmente recomendable.

    Muchos besos a todo/as

    ResponderEliminar
  12. Una pregunta, ahora que hablas de las camisas de esmoquin.... ando detrás de una, y me gustaría consejo. Te la compraste en una camisería de hombre? o mejor una de mujer?

    Fdo: Apasionada de las Camisas Blancas :D

    ResponderEliminar
  13. hola, hola!!!!

    me vas a permitir una puntualización...algunas propuestas no son compatibles con las actuales normas de seguridad, seguramente todos tenemos miles de anécdotas sucedidas en el odiado scanner, pero te aseguro que la mia en la T2 en Barajas fue surrealista... Daniela durmiendo en el carrito... me mandan descalzarme, sacar todo lo sacable y ponerlo en la bandeja (como una es previsora, no llevaba nada más que la ropa y las botas, es que me gusta ir calzada, mira tú) ... y la niña, claro.. llevaba un bebé de 8 meses durmiendo.. pues mi bebé.. que siguió durmiendo, pasó de brazo en brazo de agentes de seguridad..porque tuve que encartar la silla y meterla en el scanner!!!(era nuestro cuarto viaje en avión y la primera vez que me pasa) asi que.. el cinturon, el broche, los yoyerios, las botas con algún detalle .. os juro que me entran escalofrios (no se me va la imagen de la pobre Daniela durmiendo con la cabeza colgando porque a la de seguridad no se le ocurrio que era un bebé, ella debió pensar que era un cojín de los de ver pelis de terror!!)
    besos aéreos!!!!

    ResponderEliminar
  14. JA,JA,JA...me muero con lo del ejercicio aereo,la verdad es que nunca se me habría ocurrido expresarlo así...Y lo del Pilates&Low cost,a eso me apunto.
    Por cierto en mi ultimo viaje iba asi vestida...telepatia.Aunque sustituí camisa por camiseta de algodón y capita por biker negra...un poco más casual.

    ResponderEliminar
  15. María: es totalmente cierto! jajajajajajajajajajajajajajaja, pobre Dani........ jajajajajajajajajajajajaja! a mí me pone de muy mala leche lo de las normas de seguridad. Y que te lo repitan treinta millones de veces: saque el ordenador de su funda. Saque el ordenador de su funda. Saque el ordenador de su funda. QUE YA LO HE OÍDO!!! y lo de que te descalcen, me mata. En Ibiza el verano pasado, iba feliz en mis sandalias, y tuve que descalzarme y ponerme unas funditas modelo hospital y pasar descalza pq mis sandalias planas (¿?) pitaban.
    Buena puntualización lo de las normas...
    besos guapa

    yose: por cierto, Moon ha dejado en su blog, hace algunos post, recomendaciones sobre ropa deportiva. Que habías preguntado, no?

    Roxana: me olvidaba. Para chicas con mucho pecho, la mejor opción es un chaquetón cruzado estilo army. Las blazier tienden a abris en el medio si nosn cruzadas, y lo resaltarán más. A no ser que busques ese efecto! si quieres disimular, opta por trench o por chaquetón cruzado.
    besos

    ResponderEliminar
  16. María: es totalmente cierto! jajajajajajajajajajajajajajaja, pobre Dani........ jajajajajajajajajajajajaja! a mí me pone de muy mala leche lo de las normas de seguridad. Y que te lo repitan treinta millones de veces: saque el ordenador de su funda. Saque el ordenador de su funda. Saque el ordenador de su funda. QUE YA LO HE OÍDO!!! y lo de que te descalcen, me mata. En Ibiza el verano pasado, iba feliz en mis sandalias, y tuve que descalzarme y ponerme unas funditas modelo hospital y pasar descalza pq mis sandalias planas (¿?) pitaban.
    Buena puntualización lo de las normas...
    besos guapa

    yose: por cierto, Moon ha dejado en su blog, hace algunos post, recomendaciones sobre ropa deportiva. Que habías preguntado, no?

    Roxana: me olvidaba. Para chicas con mucho pecho, la mejor opción es un chaquetón cruzado estilo army. Las blazier tienden a abris en el medio si nosn cruzadas, y lo resaltarán más. A no ser que busques ese efecto! si quieres disimular, opta por trench o por chaquetón cruzado.
    besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario