martes, 30 de septiembre de 2014

¿Cómo me lo pongo?: Combinando con negro


En ocasiones le damos demasiadas vueltas a eso de encontrar el look perfecto como invitada de boda. Queremos ir guapísimas, sentirnos ideales, lucir especiales y no nos damos cuenta de que la mayor parte de las veces eso se consigue sin tanto esfuerzo. Sin imposiciones. Sin poses. Cuanto más naturales y evidentes seamos, mejor vamos a lucir. Amaya tiene una boda en octubre. De mediodía. Para ella se ha comprado un vestido de corte lady con detalles en color negro. Y tiene algunas dudas.

Amaya me cuenta que tiene cadera y pecho, y duda si el vestido podrá quedarle bien. Sin ver una fotografía es difícil emitir una opinión tajante al respecto, ya que el vestido luzca o no bien es más una cuestión de proporción, de ancho de hombros y de estatura. Es decir, por mucho que habitualmente se diga que el vuelo no favorece a las chicas anchas de cadera, hay otros elementos que hacen que ópticamente quede bien la prenda. Si eres bajita, de hombros caídos y sin cintura, entonces este vestido no te quedará bien. Si tienes la cintura marcada, mides más de 1,65 cm. y tu talla de pecho y cadera están equilibrados (es decir, no tienes más cadera que pecho), entonces te quedará bien.

Otra de sus dudas está en qué ponerle al vestido para darle un toque de color. Le apetece el color mostaza. El mostaza es un tono precioso, alegre, que aporta mucha luz. Pero no a todo el mundo... Depende mucho del equilibrio de color de pelo y piel. Las tonalidades de piel muy extremas (bien por muy blancas, bien por muy oscuras) no son las que mejor se llevan con este color.

Por otro lado, tampoco hay que obsesionarse con meter color cuando llevamos algo negro. Este vestido es estampado. Si es estampado ya funciona bien por sí mismo sin necesidad de meter más color. Yo optaría por unos zapatos diferentes en cuanto al corte (salir de habituales como salones y peep toe) y con algún detalle como un tacón dorado, por ejemplo. Así la cartera de mano podrá ser en dorado. Incluso unos clásicos salones nude, con la punta redondeada.

Si queremos meter color, tenemos opciones como el azul pavo real, el verde oscuro o el morado (además del mostaza), que yo recomendaría utilizar en la chaqueta. Sí voto por una chaqueta de color en lugar de negra.

Sea como fuere, siempre intentar arriesgar de menos que de más. Que sea el peinado, un bonito maquillaje o unos buenos zapatos los que hagan explotar el conjunto.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: sandalias trepadoras o rollo jaula. El efecto parece un botín pero ay amiga es una sandalia, no te va a favorecer con un vestido de estas características. Acortará la pierna y te hará parecer más bajita.
De plano, never. Si lo tuyo no son los tacones, apuesta por un tacón midi (kitten heels o tacón pequeñito), muy 50. Pero nada de bailarinas o sandalias planas. Demasiado You're the one that I want.
Una americana. O sea, ¿perdona?. Mejor una chaqueta de manga francesa y largo a la cintura.
Muerte a los boleros. No a esas canciones románticas y tal. NO. A las chaquetillas sobaqueras que me quiero morir.

Lo encontrarás en: los zapatos son de Zara.



Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Planazo en Sevilla: Live the Roof con Georgina (y llévate dos entradas)


Live the Roof es una iniciativa estupenda apoyada por Licor 43 que nació de un grupo de gente que ama la música. Inspirados por una idea de Los Beatles, llevan todo el verano llenando de buenos directos las terrazas más bonitas de media España. Este jueves 25 de septiembre vuelve a tocarle a Sevilla y en este caso, será la preciosa Georgina la que llenará de sonidos y palabras mágicas la noche sevillana.

El jueves 25 de septiembre se subirá a las alturas del Hotel Inglaterra (en Plaza Nueva) para volver a los escenarios en un concierto muy íntimo, solo para los privilegiados que consigan una entrada. Escucharla muy cerca, con la Giralda iluminada a tan solo unos pasos de su espalda, será tan bonito como lo es su voz. Y yo estaré allí para vivirlo y me muero de ganas.

Las entradas para escucharla pueden conseguirse en la web Live the Roof. Pero están agotadas ya. Sin embargo... uno de vosotros + acompañante podrá ir gratis al concierto. En mi facebook te cuento cómo.

Y si quieres conocer más a Georgina, pasa por su facebook o síguela en twitter.

¿Nos vemos allí?


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

jueves, 18 de septiembre de 2014

El Espiario: Las Pléyades de La Condesa



De La Condesa admiro todo. En realidad debería decir que de Marina Conde lo admiro todo. Ha pasado mucho tiempo desde que la conocí, en una cena de bloggers incipientes, en Madrid. Mucho antes de los showrooms y los open day y los canapés y regalos gratis. Una tía con la cabeza muy bien amueblada, inteligente. De esas personas que sabes que están en un sitio porque no pasan desapercibidas. Con un estilo particular y una personalidad arrolladora. Y lo admiro, sí. Lo admiro porque ella misma, todo su Conde lo ha trasladado envuelto en el mejor de los papeles seda, a La Condesa. Porque La Condesa respira como lo hace Marina Conde.


Su trabajo es artesanal. Alta Costura de atelier, de la de verdad. Diseña una a una, primero sus famosas chaquetas, y ahora una colección completísima, entera, que ha recibido el nombre de Pléyades. Y así de luminosa dejó la pasarela de MFShow en Madrid.
 

Su colección Pléyades se completa más allá de las chaquetas. Pudimos ver vestidos, tops, faldas, pantalones... e incluso los complementos. Todo Made in Spain del de verdad.


Tejidos que van desde el cuero y el algodón hasta el chantilly y las lentejuelas. Un choque de estilos que tanto caracteriza a Marina, capaz de lucir deportivas y perlas e ir maravillosa. Así es la mujer que dibuja La Condesa.


Prendas absolutamente versátiles, muy combinables y rentabilizables, de las que dan de sí temporada tras temporada. Buenas inversiones que herederarán nuestras hijas, sobrinas o el museo al que donemos nuestras preciadas joyas a nuestra muerte.


Un maravilloso espectáculo del que me fascinaron los estilismos y el maquillaje, con las Pléyades en el rostro de las modelos. Y es que todo bueno se puede esperar de alguien que, como yo, adora el champagne por encima de (casi) todas las cosas.


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

martes, 9 de septiembre de 2014

El Espiario: Eklektika de Antonio García

 

Un año más, los hermanos sevillanos Antonio y Fer García presentaron sus propuestas para la próxima temporada de verano en la MFShowWoman de Madrid. Una colección que respondía a la perfección al nombre que los diseñadores eligieron para la misma: Eklektika.


En el Museo del Traje de Madrid presentaron anoche un desfile que confirma una vez más mi rendida admiración a su trabajo: elegancia y sencillez de la mano en prendas sin más estridencia que la prenda en sí misma. Un manifiesto basado en la importancia de un buen tejido, de un buen patrón y del gusto exquisito de ambos hermanos.


Eklektika es una colección basada, obviamente en el eclecticismo. En una mujer de glamour discreto pero que al mismo tiempo disfruta con prendas más llamativas. Ropa que se amolda a diferentes situaciones y momentos del día.


Antonio y Fer García no pierden sus señas de identidad, como los colores. Siempre el protagonista negro, acompañado de nude, hielo, rosa pastel con otros más intensos en este caso, como el turquesa o el calabaza.


Vestidos largos y cortos, pantalones, juegos de transparencias... en raso grueso, punto de neopreno, satén, gazar... y en ocasiones, con bordados de paillettes.


En los estilismos, destacaron los zapatos. Salones reinventados en línea con el concepto de la colección de los García y diseñados por Eva Ontanaya, que juega con diferentes texturas y colores.

* A Antonio y Fer García los podéis encontrar en su atelier de Sevilla (Calle San Pedro Mártir, 2, 41001 Sevilla. Teléfono:954 21 51 52). Si vas a casarte, te recomiendo una cita con ellos. Sus novias siempre dejan con la boca abierta.



Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

domingo, 7 de septiembre de 2014

El Glosario: Normcore


Últimamente el término Normcore lo leemos hasta en la sopa. Una nueva tendencia que defiende que la gente vaya vestida, pues eso, de normal. Que al parecer para ser chic no es necesario llevar altos tacones ni prendas únicas. Que el glamour se encuentra igualmente en una camiseta y un vaquero. Pero señoras y señores, no confundamos.

Cierto es que el glamour y el saber llevar nada tienen que ver con la indumentaria en sí misma. Alguien con estilo innato, destilará igualmente estilo por los cuatro costados con las prendas más básicas del armario del mundo. Pero cierto es también, que lo que es feo lo seguirá siendo por los siglos de los siglos por muy cómodo que sea y por mucho de moda que lo quieran poner. El chándal es feo y las chanclas de piscina de los 80 son feas. Y punto.

No veo la necesidad de diferenciarse por llevar prendas que no favorecen. No veo la necesidad de sacrificar la feminidad de mujeres icono como Grace Kelly, divinas con sus guantes y sus cómodos tacones midi. No entiendo la búsqueda de diferenciarse a toda costa en pro de la comodidad extrema (ojito, que a ver si por querer ser tan cómodos volvemos a caer en el extremo grunge y además de salir en chándal y chanclas a la calle, vamos dejando de lavarnos el pelo...)

Que yo, señores, soy de las que piensa que para ser guapa hay que sufrir. Y gracias a la moda ya no hay que sufrir tanto. Sólo perder un poco de tiempo, disfrutar delante del espejo, vestirse con ganas y con gusto. Y seguir siendo NORMALES. Porque todas somos normales. Pero ojo: normales divinas. Las más divinas del reino de nuestra casa.


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.