jueves, 30 de enero de 2014

¿Cómo me lo pongo?: Vestido mostaza



El color mostaza es de esos colores raros, que aún siendo tan extraños suelen quedar bastante bien a casi todas las pieles. El estar a medio camino entre los amarillos, naranjas y marrones facilita el asunto. Vanessa tiene un vestido en color mostaza para llevar a una boda. Y busca ideas para combinarlo.

El vestido de Vanessa es similar al de la fotografía, con la diferencia de que el suyo tiene la manga francesa. Veamos ideas:
  • Un bolero de plumas en color gris plata. Así los complementos pueden jugar con ambos tonos: unos grandes pendientes en plata y mostaza, cartera de mano en mostaza y zapatos en gris, de ante. Como punto genial, unos guantes maxi en ante gris.
  • Un abrigo de cuello a la caja, manga francesa y recto. Estampado, con tonos mostaza, dorado, fucsia (como la maravilla que me he comprado en Antonio García y que podéis ver en mi Facebook). Los zapatos y la cartera de mano, en fucsia. 
  • Una chaqueta de corte kimono en color verde agua. Si es de terciopelo, ya triunfa. El verde agua es un tono que aportará luz y equilibrio al conjunto. La cartera de mano, estampada, con estos tonos como guía, pero que ponga el punto de color. Y los zapatos, en sintonía con el vestido. O incluso, en bicolor mostaza y agua.
  • Si no queda más remedio que el negro, pues un chaquetón corto, de largo a la cintura, de pelo. Zapatos negros de corte salón con la puntera metalizada en dorado y la cartera de mano, también en dorado.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: no me pegan los charoles. No sé por qué, pero a este vestido no le pegan los charoles. No lo puedo explicar. Es un algo que llevo dentro.
Guantes de punto, ni de rejilla, ni de organza, ni inventos varios. Es que no me gustan nada. Es que me dan prurito.
Pelo sí. Peluche picantón, no. Ojo a la apariencia de la pieza, por favor.
A partir de una edad, las carteras de mano tienen que superar el ojo clínico. Que no se vean plasticosas.
Sandalias con medias transparentes, nunca. Las únicas medias que le encajan a las sandalias son las tupidas.

Lo encontrarás en: el bolero de plumas es de Adolfo Domínguez.


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

martes, 28 de enero de 2014

El Bellezario: La máscara de pestañas perfecta



Hace ya casi dos años, en una visita guiada al centro Sephora de Sevilla, nos contaron y explicaron las maravillas de los productos Benefit. En esa ocasión, pude conocer y comprobar las excelencias de la máscara de pestañas They're Real! de Benefit, mi favorita e indispensable desde entonces.

They're Real! de Benefit es una máscara de pestañas que incorpora un cepillo de cerditas de goma. Separa todas y cada una de las pestañas, hasta las más finitas; y las alarga de un modo muy muy natural. Es decir, pestañacas pero sin pegotes ni patas de araña. Además, para las que nos gustan las máscaras en negro, ésta lo es. Negro azabache que además se mantienen perfecta todo el día. No se seca ni acaba cayendo polvillo, ni el típico cerquillo incómodo rollo oso panda.

Se aplica siempre desde la base a las puntas de las pestañas. Peinándolas suavemente con movimientos en zig zag: así se consigue separar todos los pelitos y que luzcan más largas y más espesas. Y a pesar de que es una máscara muy negra, se retira perfectamente sin dejar restos, con el desmaquillante de ojos.

La encontrarás en centros en los que vendan Benefit, como Sephora o El Corte Inglés. El precio del tubo de 8,5 grs. es  de alrededor de 22 euros.


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

lunes, 27 de enero de 2014

El Recetario: Pastelitos de chocolate y mermelada de frambuesa


Estos pastelitos son para morirse del gusto. Están tan buenos, tienen una textura tan tan suave, que dan ganas de admirarlos a cada bocado. Además, son muy fáciles de hacer y quedan genial con cualquier relleno. Va la receta de los pastelitos de chocolate con mercelada de frambuesa.

Ingredientes
250 grs. chocolate negro postres
100 grs. mantequilla
5 huevos
100 grs. azúcar
50 grs. harina de repostería
Mermelada de frambuesa

Preparación
1. En el microondas y durante un minuto y medio, derretir el chocolate cortado en trozos con la mantequilla.

2. Separar yemas de claras. Montar las claras a punto de nieve.

3. Añadir el azúcar a las claras y montar hasta conseguir un merengue consistente.

4. Precalentar el horno a 180ºC.

5. En un bol, batir el chocolate derretido con las yemas.

6. Añadir a las yemas el merengue. Remover con ayuda de una lengua de goma.

7. Incorporar la harina removiendo lentamente hasta que quede una masa uniforme.

8. Poner papel de horno en una bandeja de horno. Formar discos separados entre sí.

9. Hornear unos 10-15 min. hasta que el palillo salga limpio.

10. Dejar enfriar en una rejilla. Rellenar dos pastelitos con mermelada de frambuesa y servir.

La variación
Puedes rellenarlo con natillas o con crema de queso. ¡O comerlo solo!                     


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

martes, 21 de enero de 2014

Sucedió en Sevilla: We love Flamenco


Entre los días 16 y 19 de enero se celebró en el Hotel Alfonso XIII de Sevilla la segunda edición de la pasarela de moda flamenca We Love Flamenco que viene impulsada por Go! Events. Cuatro días intensos en los que pudimos ver una buena selección de nuevas tendencias en flamenca: muy interesantes propuestas y con gran calidad en general.

Esta pasarela (en realidad, como todas) ha tenido también su punto de polémica. Con redes sociales incendiadas por uno u otro tema. Y aquí, en este mi cortijo, dejo yo mi opinión. Que para eso esto es un medio de comunicación (con lo que conlleva el término comunicación: no es objetivo, no es noticia, no es periodismo. Digamos que soy una publicista. Que comunico lo que veo, lo que vivo y siempre desde mi subjetividad. Un blog no está catalogado como medio de información periodística. Por ello me puedo permitir esa licencia. Y por ello también, por respeto a sus orígenes -José Luis Orihuela así me lo explicó en una de las asignaturas sobre blogs que allá por 2003 me impartió en mi curso de doctorado- ya que se trata de una bitácora. De un diario de vivencias público. De un espacio totalmente libre en forma y contenido que cada cual puede utilizar como desee. ¿Que por qué se acreditan a los bloggers a estas cosas? Pues porque da la casualidad de que dan apoyo y cobertura. Apoyo y cobertura que en muchas ocasiones (quizás porque no pueden acudir a todo lo que se les convoca) los medios de comunicación tradicionales (y por ende, los periodistas) no acuden. Máxime cuando quien desfila es alguien que no lleva VIPS o cuya trayectoria es aún poco o nada reconocida. Podemos ponernos a analizar la calidad de un blog (sí, ahí habría para largo y tendido. Faltas de ortografía, mala redacción, fotos de pésima calidad, etc.) pero sea como fuere, lo que publican queda en la red. Y todos los que tenemos un negocio conocemos la importancia de dejar rastro en internet.

Otro tema es el comportamiento de la gente en un desfile. Esta edición de We Love Flamenco se caracterizó además por sucesos de lo más surrealista. Pero todos sin duda, como consecuencia de la escasa formación en cuanto a saber estar en desfile. En un desfile no se aplaude hasta el final, no se habla, no se conversa por el móvil, no se cruza la pasarela, no se cambian las sillas de lugar, no se sienta uno sin haber comprobado que ése es su sitio... En realidad, viviremos situaciones de este tipo siempre y cuando la entrada se pueda comprar, ya que da acceso a gente con desconocimiento de todo esto. Considero que no es nada en lo que la organización tenga que ver. ¿Qué pueden hacer? ¿Echar a cada uno que se salta las normas de saber estar en un desfile? La entrada está al alcance de todo el mundo, se puede comprar. Y eso da lugar a que cualquiera (sepa o no estar) pueda entrar en el desfile. ¿Eliminar esto? No creo que sea posible... a fin de cuentas, el diseñador quiere que se vean sus creaciones, llegar a la mayor cantidad de público potencial (aunque muchos de los de allí estaban más preocupados por "copiar" que por comprar).

El diez se lo doy a los diseñadores participantes. Muy buena calidad en general. El suspenso, al lugar. El Hotel Alfonso XIII es maravilloso. Pero su salón es pequeño y resulta agobiante, imposible de ver el desfile más allá de la primera fila (lo que provoca que la gente, lo vea de pie. Más leña al fuego). Mucho mejor el Casino de la Exposición, por ejemplo.

Y después de despacharme aquí con mis libres opiniones, porque no es todo tan blanco ni tan negro, que tenemos que ver los grises, ser más condescendientes con el trabajo de los demás, y dejar de mirar tanto al prójimo. A veces, de tanto mirar de soslayo, se nos olvida ver lo que tenemos delante. Pues eso. Vamos a lo que de verdad importa. Una breve selección de lo que se pudo ver en We Love Flamenco.


En We love Flamenco hubo espacio también para los diseñadores emergentes. Con un premio que reconoció el trabajo de Eloy Enamorado. Bajo mi punto de vista, merecido. Impresionantes trajes con increíbles volúmenes e inmensamente trabajados.


El primer día comenzó fuerte, con dos de los desfiles más esperados. Por un lado, Nuevo Montecarlo con Dublos: sus trajes son de los más imitados, aunque es imposible conseguir unas faldas canasteras con el volumen tan bonito y el movimiento de Nuevo Montecarlo. Un diez como siempre para sus trajes negros. Flamenca Pol Núñez tampoco defraudó llenando de colorido la pasarela, con ese inconfundible toque hippy de mezcla de tejidos y preciosos mantons floreados.


El día lo cerraron Ángela y Adela de Taller de Diseño. Un maravilloso desfile de trajes cuidados hasta las enguas. Con tejidos muy ricos, encajes hasta en los mantones. Propuestas muy románticas en las que los materiales tienen todo el protagonismo.


El viernes FlamenCoco vistió a los más pequeños. Recupera los trajés clásicos de la infancia con pequeños toques de modernidad. Sin olvidar que los niños quieren correr, quieren moverse con comodidad. Se atreven con el negro para las niñas, en trajes tan coquetos que nos hacen olvidar la sobriedad de este color.


El sábado empezó con una de las veteranas: Ángeles Verano, con más de 20 años en moda flamenca. Trajes de corte clásico en los que arriesgó en los materiales novedosos, como el lúrex. Interesantes las propuestas en gris para la noche. Ángeles Verano además otorgó el premio Flamenca con Arte a Laura Sánchez.


Los trajes canasteros de Carmen Acedo la mantienen fiel a su estilo. Eso sí, este año innova introduciendo más colorido. El resultado son preciosos vestidos y muy ponibles para pasear una mañana de feria.


El diseñador gaditano JLu Zambonino fue uno de los más aplaudidos. Una selección de trajes para Feria y Rocío en los que recupera los cortes clásicos de los 60 y los 70 que confecciona utilizando tejidos increíbles, mezcla de estampados y adornos como el fleco y las plumas.

Sorprendente también fue el desfile de María José Collantes, que propone una flamenca muy sensual, de increíbles espaldas descubiertas. Trajes inmensamente trabajados, con pedrería, y propuestas para la noche mucho más arriesgadas.

El desfile más emotivo fue el de Rosalía Zahíno, que celebraba diez años en las pasarelas (la foto es la que abre el post). Un desfile como siempre lleno de espectáculo, fiel a su estilo canalla, que levantó a todo el mundo de la silla, en aplausos.

Faltan muchos, muchas fotos. Faltan reseñas de los complementos (que esta edición fueron importantes, muy protagonistas). Por eso, so recomiendo que visitéis a Cayetano Gómez y Claudia Alfaro, cuyos resúmenes son los más completos de la red.



Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

jueves, 16 de enero de 2014

¿Cómo me lo pongo?: Sacando partido a una Belstaff


Belstaff es una marca que ha popularizado un estilo de cazadora hasta el punto de que a ese corte de prenda ya se le conoce como estilo Belstaff. Se trata de una cazadora con aires a medio camino entre una prenda de lluvia y una prenda de moto. Con cinturón y cuello cerrado, de aspecto encerado y cremallera delantera; es bastante informal y habitualmente se viste como tal. Patricia tiene una cazadora Belstaff, en color rojo sangre, a la que quiere darle una vuelta de tuerca y aprovecharla al máximo.

Vamos a ver ideas para exprimirla en el mayo número de ocasiones:
  • La más sencilla: combinarla con un jersey de punto fino, maxi, y pantalones pitillo. Explotamos el punto masculino con unos zapatos estilo oxford, planos, de cordones. Y de bolso, un estilo bowling.
  • La tendencia: tiramos de furor de pantalones de cuero o leggings de ídem. Con una camisa masculina, o un jersey XXL. Zapatos abotinados tanto planos como con tacón (con algún detalle tipo tachuelas. O en rollo chelsea boots) y de bolso, un tote.
  • La femenina: dale un punto más femenino combinándola con un vestido de seda y media tupida. Con botas planas, de tacón cuadrado o incluso, de agua.
  • Para el trabajo: con una falda de seda o con una falda lápiz. Media tupida y zapato de tacón cuadrado. Top de seda, jersey fino de punto o una sencilla camisa en la parte superior.
  • Y de noche: quizás es la mezcla más arriesgada. Pero le restará formalidad a un vestido negro con slippers para las noches menos protocolarias. El punto perfecto lo pondrá una cartera de mano de tela como las de Zubi.
Un cuello de pelo le dará un aire más arreglado al conjunto, mientras que un gran foulard será el punto más informal.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: cuello de pelo sintético, vale. Pero aparente. No a los peluches picajosos.
Aunque esté diluviando lo más grande del universo, ni se te pase por el entendimiento llevarla a una boda o cualquier otro evento formal.
Quedarte en el look moterito: jersey, vaquero y botas moteras. Experimenta más, porfis.
Nada de plantarle un vestido lencero. No perdamos el norte con ello.
Vale que te la pongas para salir. Pero elige entonces un bolsito pequeño con cadena, para llevar al hombro, como el minichic de Lacambra. No le vayas a plantar una cartera de mano festiva o un clutch. La única cartera de mano que admite, son las estilo By Iria Lepina o Zubi.

Lo encontrarás en: la cazadora de Patricia es Belstaff. El conjunto de la derecha, de Comptoir des Cotonniers.


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

martes, 14 de enero de 2014

El Recetario: Tofu con sésamo


Me gusta el tofu. Ahora demás, lo venden en supermercados (como Mercadona. No por nada especial, pero a mí me queda muy a mano). Así que resulta más sencillo encontrarlo. Y prepararlo, también. Porque es sencillísimo de hacer y rico rico. Como este tofu con sésamo.

Ingredientes
Tofu
4 cucharadas de salsa de soja
2 cucharadas de azúcar
Harina
Semillas de sésamo
Aceite de oliva

Preparación
1. Lavar el tofu, escurrir y secar con un papel de cocina.

2. Cortar en dados.

3. En un bol, mezclar la salsa de soja con el azúcar. Marinar el tofu en esta salsa durante al menos 30 minutos.

4. Mezclar la harina con las semillas de sésamo. Pasar los dados de tofu por esta mezcla hasta que se hayan impregnado bien.

5. Calentar aceite de oliva. Freír unos minutos hasta que esté dorado.

6. Servir caliente acompañado de salsa de soja.

La variante
Añade unas ralladuras de jenjibre a la salsa de soja y el azúcar. Le da un punto aromático delicioso.



Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

lunes, 13 de enero de 2014

El Espiario: Nena, tú vales mucho


Nena, tú vales mucho es una frase FUNDAMENTAL en nuestras vidas. La frase que la madre de mi queridísima Lucía Baballa le repite desde niña. Toda una inyección de autoestima esencial para quererse mucho, para luchar contra viento y marea cuando las cosas se ponen menos bonitas. Y es esta frase maravillosa la que da vida al nuevo proyecto de Lucía. "Nena, tú vales mucho" es otra forma de regalar. De regalar a otro o de regalarse a sí misma.

Cuatro diseñadoras gráficas (María Verín, Pepa Sastre, La niña sin nombre y Pepa Cobos) han dado vida a la frase "Nena, tú vales mucho" y la han convertido en cuatro preciosos modelos de postales que se pueden adquirir en packs a un precio estupendo (desde tan sólo 6,50 euros el pack de 5 postales).


Así que para esa persona que necesita un achuchón pero está lejos y no puedes dárselo de manera personal, envíale su postal de "Nena, tú vales mucho". Para la que está pasando una mala racha laboral o personal, enmárcale una postal de "Nena, tú vales mucho" y regálasela porque sí. Para la novia o esposa que está de capa caída, déjale en la almohada una postal de "Nena, tú vales mucho". O para ti, que por fin has decidido mirarte al espejo con ganas, con fuerza, con ilusión renovada por quererte y ser feliz, ponte tu postal en el espejo del baño, en la puerta del armario, con un imán en el frigorífico. Y píntate los labios, vete a la peluquería, date un caprichito aunque sea en Primark y quiérete mucho. Porque "Nena, tú vales mucho".

Mi aplauso para Lucía. Para su maravilloso proyecto. Le deseo todo el éxito que se merece. Yo ya tengo la mía. Las que me seguís en instagram lo habréis visto. Está en el punto de mira de mi estudio, para recordármelo en las infinitas horas de trabajo. Porque sí, yo valo mucho. MUCHO. Y el que diga lo contrario, miente.

* Las postales podéis comprarlas aquí. Ahí tenéis toda la info, los diferentes modelos y un botón estupendo para encargarlas.

SEGUID TAN GUAPAS.


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

viernes, 10 de enero de 2014

Qué comprar en las rebajas de invierno 2014



Las rebajas están hechas para completar el armario. Si hay suerte y suena la flauta, pues cazar al vuelo algún básico. Para estas rebajas de invierno 2014, os dejo las inversiones estupendas a las que sacaréis ultra partido esta temporada y también la siguiente:
  • Vaqueros desgastados o descosidos. Si el DIY no es lo tuyo, no te preocupes. Que los hay que vienen rotitos de fábrica. Ideales con sudaderas, con camisa XXL o con contrastes de largos en las prendas superiores. Con abrigo de pelo o cazadora perfecto, ya lo bordas. El de la foto es de Zara.
  • Prendas en cuero. Tanto si es una falda, vestido como un pantalón, busca una en negro. Se adaptan a los looks formales de tacones como a los más sport con deportivas o botines. El pantalón de la imagen es de Pull&Bear.
  • La falda lápiz. Que no deja de volver. Pero esta temporada se atreve y se combina con botines, con deportivas, con abrigos de pelo, con jerseys de ochos, gorditos... Una vuelta de tuerca más a una prenda que sienta genial. La falda de la foto es de Bimba&Lola.
  • Botines. Si son de tacón cuadrado, mejor. Pero botines al fin y al cabo en todas sus versiones. Y para llevar con todo. Hasta con los vestidos más formales (eso sí, para momentos poco formales. No vayamos a hacer mejunje innecesario). Los botines del ejemplo son de Zara.
  • Abrigos de pelo. Elige el largo y espesor que más te guste y vaya a tu silueta. Tanto si son de colores como más clásicos, los vas a poder llevar absolutamente con todo. Todos los abrigos de la imagen, a la venta en Mordisco de Mujer. Si no eres de Sevilla, escríbele un mail a mordiscodemujer@gmail.com
Y no se te ocurra lanzarte a gastar como las locas. Hay tu lista premeditada, pensada frente al espejo. Busca básicos pero no te agobies si no los encuentras. Eso sí, no te lleves algo que no te enamore pensando que será un básico. Para los caprichos, los que son muy de temporada, no te gastes una fortuna. Espera a que se rebajen todo lo posible.


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

jueves, 9 de enero de 2014

El Bellezario: Bálsamo para los labios



No soy NADA fan de las vaselinas ni cremitas varias para poner en los labios, de las que se aplican con el dedo. Tampoco de los gloss ni brillos. Como sabéis, a mí me va mucho más el tema mate y rojo. Sin embargo, este hallazgo ha sido todo un flechazo que llevo usando más de un año y que os tenía que recomendar. El Lip Balm de Bobbi Brown.

Se trata de una preciosa cajita redonda, metálica, que se abre a rosca. Contiene el Lip Balm de Bobbi Brown que es una especie de crema poco untuosa, casi sólida, pero que se aplica con facilidad y que deja un aspecto natural/pintado en los labios maravilloso. Me refiero a que no da un brillo impostado. Es un brillo muy natural. Y al mismo tiempo, alisa el labio. Ópticamente quedan perfectos, con un aspecto labios jugosos pero sin efecto gloss. A mí me encanta para cuando voy sin maquillar o cuando no es ocasión de llevar los labios rojos a muerte.

Además, actúa como bálsamo reparador. Cuando tengo los labios agrietados o secos, lo aplico y por arte de magia mejoran al instante. Para mí es indispensable: no brilla, pero se nota. Protege y repara. Tiene una textura ideal no pringosa. Y el packaging es bonito y práctico.

Lo encontrarás en tiendas y distribuidores Bobbi Brown. El precio de la cajita de 15 gr. es alrededor de 21 euros. Pero compensa.


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

miércoles, 8 de enero de 2014

¿Cómo me lo pongo?: De boda, de negro, y algo de color


Cada vez que recibo un correo de alguien que sigue este blog, de esa gente que está al otro lado y que le da sentido a todo esto; cada vez que llega un mail de alguien que te cuenta su historia, que expone sus dudas, que habla con tanta confianza y con tanto cariño; me emociono. Me emociona que estéis ahí, me emociona que compartamos este espacio y que haya esa confianza extraña de quien nunca se ha visto pero se conoce y se entiende. GRACIAS. Así me ha pasado con el correo de Carmen. Me da pena no haber llegado a tiempo para su consulta (¡lo siento!), y le agradezco infinito todo lo que ha escrito. Leyéndola me la imaginaba sentada enfrente de mí. Ella escribió con dudas para combinar un vestido negro para acudir de invitada a una boda.

Carmen se define como grande. Yo la definiría como estupenda. Alta, con porte. Rotunda. Mujer de las de aquí estoy yo. Señoras, eso es envidiable. Cuarentañera, con las ventajas de una edad en la que puedes resaltar toda la elegancia que da la madurez. Para esta boda tiene un vestido en negro, al que ha pensado añadir unas mangas en gasa u organza para minimizar la presencia de los brazos, que no son su punto fuerte. Lo que considero un total acierto. De complementos, tiene un conjunto con esmeraldas. Y a partir de ahí, sus dudas:
  • ¿Tocado sí o no? Dice que no quizás por edad o por el corte alargado del rostro... y yo le digo que sí. Los tocados no tienen edad y se adaptan a prácticamente todos los estilos. Si su rostro es alargado, es recomendable que busque una figura que no sea igualmente alargada, ni hacia arriba. Mejor una pieza redonda, para ejercer cierto contraste. Si el tocado lleva plumas de pavo real, estamos incluyendo el negro, suavizándolo y dándole protagonismo a las esmeraldas de sus complementos.
  • ¿Y los zapatos? ¿En negro? No pasa nada porque los zapatos sean de color negro. Si la boda fuese en invierno, con media negra fina (o tupida, según gustos), mejor en negro. De este modo, se estiliza la pierna por la uniformidad entre zapato y pierna. Si fuese en primavera o en verano, recordad una media transparente de las que no brillan ni son bronceadas. Y en este caso, el zapato puede ser de color. Un tono acorde al tocado. En este caso, azul añil o en verde esmeralda. 
  • ¿Qué color en la cartera de mano? Acorde a los zapatos. Y así el vestido negro rompe su sobriedad. Mejor siempre una pieza pequeña y rígida. Los bolsos, cuanto más pequeños, mejor se llevan con las tallas grandes. Recordad que en Parfois siempre hay clutch salvadores para todo tipo de bodas y fiestas varias.

Y siempre el maquillaje. Una cara bien maquillada, resaltando los pómulos y con puntos de atención en mirada o en labios, es el mejor de los complementos.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: embutirte. Nada de apretujamientos innecesarios. No hace falta que vayas como Demis Russos (luce tus curvas con orgullo, que suerte que las tienes) pero siempre en tu talla.
Ojo al largo de las prendas. Ni te pases y te vayas al midi; ni tampoco vayas minifaldera. A la altura de la rodilla es lo ideal para estar guapa guapa.
Los zapatos de empeine despejado estilizan mucho más las piernas.
Evita los bolsos de cruzar. Aumentan ópticamente la talla. Por mucho que se lleven.
Cuellos cortos y anchos, alejados de gargantillas y collares pegados al escote. Se acentúa el efecto.

Lo encontrarás en: el tocado es de Mieji Collection. Disponible aquí.


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

miércoles, 1 de enero de 2014

Bienvenido, 2014

A mí no me gusta eso de decir adiós. Así que en lugar de preparar un post de bye bye 2013 prefiero que sea de HOLA 2014. Porque es un año a estrenar. Y las cosas nuevas siempre molan más y hacen mucha más ilusión.

A lo tonto, a lo tonto, ya son 6 años compartiendo las campanadas con vosotros. En 6 años me ha cambiado un montón la vida, claro está. Cambiado tampoco. Se me ha ido modificando la vida. Porque una ya no tiene los veintimuchos con los que empezó y ya se acerca más a los 40 que a los 30.

2013 ha sido un año estupendo, se ha portado bastante bien. Con sus miles de complicaciones y quebraderos de cabeza, pero con un final feliz. Que al final es lo que importa. Para mí, y para los míos. Al 2014 que estrenamos hoy le pido CORDURA. Para todos. Cordura para no cometer locuras, para tomar las mejores decisiones, para no desesperarme cuando las cosas se tuerzan. Cordura para seguir educando a mi superhéroe, enseñarle los valores de la vida.

Me gusta compartir cosas con vosotros así como lo hago. Medio en la sombra. Soy mucho más que la tía sarcástica que está detrás de los No se te ocurra de El Estilario. Pero me gusta pensar que esa mujer de verdad, con sus cositas variadas, es el regalo que se llevan los que me conocen en persona. Así que espero que este año nuevo nos veamos, nos conozcamos y nos demos un abrazo sin tonterías virtuales ni cibernéticas ni leches. Feliz 2014.

Y gracias por estar.

Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.