jueves, 30 de enero de 2014

¿Cómo me lo pongo?: Vestido mostaza



El color mostaza es de esos colores raros, que aún siendo tan extraños suelen quedar bastante bien a casi todas las pieles. El estar a medio camino entre los amarillos, naranjas y marrones facilita el asunto. Vanessa tiene un vestido en color mostaza para llevar a una boda. Y busca ideas para combinarlo.

El vestido de Vanessa es similar al de la fotografía, con la diferencia de que el suyo tiene la manga francesa. Veamos ideas:
  • Un bolero de plumas en color gris plata. Así los complementos pueden jugar con ambos tonos: unos grandes pendientes en plata y mostaza, cartera de mano en mostaza y zapatos en gris, de ante. Como punto genial, unos guantes maxi en ante gris.
  • Un abrigo de cuello a la caja, manga francesa y recto. Estampado, con tonos mostaza, dorado, fucsia (como la maravilla que me he comprado en Antonio García y que podéis ver en mi Facebook). Los zapatos y la cartera de mano, en fucsia. 
  • Una chaqueta de corte kimono en color verde agua. Si es de terciopelo, ya triunfa. El verde agua es un tono que aportará luz y equilibrio al conjunto. La cartera de mano, estampada, con estos tonos como guía, pero que ponga el punto de color. Y los zapatos, en sintonía con el vestido. O incluso, en bicolor mostaza y agua.
  • Si no queda más remedio que el negro, pues un chaquetón corto, de largo a la cintura, de pelo. Zapatos negros de corte salón con la puntera metalizada en dorado y la cartera de mano, también en dorado.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: no me pegan los charoles. No sé por qué, pero a este vestido no le pegan los charoles. No lo puedo explicar. Es un algo que llevo dentro.
Guantes de punto, ni de rejilla, ni de organza, ni inventos varios. Es que no me gustan nada. Es que me dan prurito.
Pelo sí. Peluche picantón, no. Ojo a la apariencia de la pieza, por favor.
A partir de una edad, las carteras de mano tienen que superar el ojo clínico. Que no se vean plasticosas.
Sandalias con medias transparentes, nunca. Las únicas medias que le encajan a las sandalias son las tupidas.

Lo encontrarás en: el bolero de plumas es de Adolfo Domínguez.


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

5 comentarios:

  1. queda genial esta combinación!! besos

    ResponderEliminar
  2. nunca había pensado en este color pero ahora me apetece un monton tener algo.

    ResponderEliminar
  3. Es verdad...un color especial...todas las combinaciones me parecen una pasada...pero me quedo con la primera y la segunda...la primera con el bolero de plumas y los guantes ohhhhhh y la segunda con esos colores y esa maravilla de abrigo uuuuaaauuuu.......el no se te ocurra es genial Rosa....es un algo que llevo dentro....con lo de peluche picanton estoy totalmente de acuerdo....y lo de las carteras....es que me parto pero es que tienes toda la razón del mundo...a cierta edad cualquier cosa vale...si se lleva bien...pero a partir, sobretodo de los 40, realmente te sientan mejor ciertas ...prendas...teniendo el mismo tipo...nada tiene que ver es el no se que...como dices tu un algo que llevo dentro.....je je je...vamos un , como me lo pongo genial!! Beeesos

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias! Me encantan todas tus propuestas, la primera opción con gris no se me habia ocurrido y me parece fantástica!
    Los ni se te ocurra....jajaja buenisimos y muy ciertos! Besos
    Vanessa

    ResponderEliminar
  5. A mi me encanta. De hecho, muchas personas de mi círculo me asocian con ese color, yo lo encuentro súper favorecedor.
    No acabo de ver el color verde agua en el conjunto, pero si que le daría un puntazo el abrigo que cayó en tus manos, porque chati, menuda compra! <3!
    Al ver el vestido de corte tan sencillo, me ha apetecido un montón añadirle un buen tocado y unos guantes largos.. muy diva. ;)
    Besos!

    ResponderEliminar