jueves, 31 de enero de 2013

El Ideario: Jersey de ochos


Sí, amigas. Renovarse o morir. El Ideario cobra una nueva dimensión. Sucede que hay ocasiones en las que me resultaría más sencillo ilustraros las ideas que explicarlas. Pero también sucede que no se me da nada bien lo de posar. Así que me hallaba en una disyuntiva importante hasta que llegué a la conclusión del concepto maniquí blogger. Es decir, no soy exactamente yo, es simplemente mi cuerpo como percha para daros alguna que otra idea.

Por eso no sale mi cara. Porque lo que me interesa es que quede claro cómo combinar las prendas. No son cosas del otro mundo, sólo ideas reales y conseguibles. Como la filosofía que siempre ha seguido este blog. Y reseñaré solamente las prendas de temporada, que se pueden adquirir. Las que son de otras temporadas no tiene sentido indicarlas. Podéis sustituirlas igualmente por otras que tengáis en el armario.

El primero de los idearios de esta nueva etapa es un conjunto para ir a trabajar o para tomar algo con amigos. Un aperitivo de sábado, por ejemplo. Combinamos un jersey de ochos, en crudo, como tantos de esta temporada con una camisa básica de algodón. Shorts de piel en color toffee a tono con una cartera de mano en piel de potro. Para que el conjunto no quede tan soso, un collar en dorado, con monedas, o cualquier otro babero. Y para restarle ñoñerío, zapatos abotinados de tacón alto.


Dónde encontrarlo
Jersey blanco de ochos, con hilo dorado: Q2 para Goodchic
Zapatos abotinados: Blink
Shorts de piel: Massimo Dutti en Sevilla The Style Outlets
Cartera de mano: Laura Vela para Goodchic


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

miércoles, 30 de enero de 2013

El Estilario predice: Rayas no


Inundan escaparates. Las rayas verticales en bicolor parecen ser una de las tendencias estrellas del verano, y prometen bombardearnos. El uniforme tan de presidiario de película lo vemos en blazer, pantalones y lo que se tercie. Y desde aquí os digo que si os gusta os lo pongáis todo lo que podáis. Porque va a durar tanto como lo estáis viendo. No hagáis grandes desembolsos en ello... no permanecerá. No es un fondo de armario. Cansa y por tanto, irá muriendo. Os lo digo yo. Que tengo una bola de cristal.

La de la imagen es de Zara.



Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

martes, 29 de enero de 2013

El Bellezario: Vea Olio


En septiembre tuve un catarrazo de esos que te ponen la nariz como un tomatito, irritada de tanto sonarse. Aunque sé que lo suyo para eso es el LetiBalm, a mí no me gusta nada, porque me da sensación de picor. Así que me fui a mi farmacéutico amigo a preguntarle qué podía hacer para no tener esa pinta terrible. Y me recomendó Vea Olio.

Nunca había oído hablar de Vea Olio. Se trata de un aceite base, una crema entre acuosa y aceitosa, totalmente transparente y que es mágica. Calma el picor, hidrata, restablece la barrera natural de la piel, se absorbe rápido y se puede aplicar sobre mucosas. Es apta incluso para los bebés. No huele ni tampoco sabe a nada.

A mí la nariz me la recuperó en un abrir y cerrar de ojos. Pero además es ideal para las cutículas y las uñas estropeadas, para los pequeños eczemas por sequedad del frío (al superhéroe se la echo y le va muy bien), para el eritema del pañal de los bebés, y cualquier irritación esté en dónde esté. Un básico para tener en casa y llevar en el bolso.

La encontrarás en farmacias y parafarmacias. El tubo de 20 ml. cuesta algo menos de 15 euros.


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

lunes, 28 de enero de 2013

¿Cómo me lo pongo?: Boda en mayo



Alicia tiene una boda de tarde en mayo. Quiere ir muy guapa, gastar poco y reaprovechar el vestido. Y aunque parezca un imposible, todo ello se puede.

El vestido de Alicia es una pieza larga, sin mangas, con escote en pico. En color marino. Muy sencillo, vamos a darle un punto personal:
  • Ahora que estamos en rebajas, intentaremos aprovechar para hacernos con accesorios especiales que lo personalicen. Como por ejemplo, con un gran cinturón dorado. Los zapatos, en color burdeos. Y la cartera de mano, es estampado étnico. Para la iglesia y el fresquito, una chaqueta de punto fino, en dorado, remangadita en el antebrazo. 
  • Un cinturón de cadena dorada mezclada con piel en marino. Sandalias en azul marino. Chaqueta de corte bolero en mostaza y clutch en carey.
  • Un fajín hecho con un pañuelo de seda, en multicolor. Chaqueta de punto sencilla en azul marino. Sandalias en naranja y cartera de mano en naranja.
El peinado jugará un papel muy importante. Un recogido de trenzas de inspiración griega puede ser el punto perfecto, acompañado de unos llamativos pendientes.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: cazadora de piel. Será el complemento perfecto para socializar el vestido, pero no para la boda.
Un abrigo. Ese juego de largos es el horror. No, fatal.
No le vayas a poner unas medias tupidas. Ya es primavera, y el vestido es muy veranil. Así que de medias tupidas, nada.
Si tienes unas sandalias increíbles, olvídate de un cinturón estampado. O llama la atención una cosa, o la otra.
Blazer. Tampoco le pega nada. Bueno, le pega de todo menos lo agradable.
Si te apetece, no renuncies a ir en bailarinas. No tienes por qué dejar de ir elegante por llevarlas. Mejor eso que ir haciendo el primo de Chiquito de la Calzada.
Ahora, poder llevar unas bailarinas no significa que podamos ponerme cualquier calzado plano. Ojito a los mocasines o blucher. Ni de broma.

Lo encontrarás en: el cinturón es de Hoss Intropia. Y está de rebajas.

 
Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

viernes, 25 de enero de 2013

El Glosario: Fondo de armario


De los términos quizás más usados en el mundo de la moda, está el de fondo de armario. Y digo usado, porque es nuestra mejor disculpa cuando vemos en una tienda el capricho de nuestra vida, ése ante el que queremos justificar el gasto (a veces, sin sentido) que vamos a hacer autoconvenciéndonos al decir: "es que es un fondo de armario". Y claro está, a veces tenemos el armario relleno de fondos que no nos vamos a poner jamás. Así que, vamos a enmarcar bien el término.

La definición
El fondo de armario hace referencia a un conjunto de prendas atemporales, de calidad buena o muy buena, que por su diseño y color neutro se adapta a múltiples combinaciones y situaciones. Con esto, prendas en colores excesivos, estampados o adornos no serán consideradas como fondo de armario.

Un fondo de armario no se encuentra el primer día que salimos a la calle a comprar. Es un trabajo más de encuentros fortuitos. Se va construyendo poco a poco y que sea atemporal no significa que vaya a durar toda la vida. El fondo de armario hay que usarlo. Por muy neutras que sean las prendas, las modas cambian. Y los cuerpos, también.

Es importante también, tener en cuenta que no existe el fondo de armario tipo. Es decir, hay una serie de prendas que son las que lo conforman por definición pero que no implica que todos, obligatoriamente, tengamos que tenerlas en el armario. Siempre elegiremos las que se adapten a nuestro estilo de vida. Las que nos vayan a resultar útiles, que de eso se trata.

Qué es un fondo de armario
El fondo de armario clásico está formado por:
  • Un vestido negro estilo cóctel: es decir, un vestido de largo a la rodilla y no demasiado escotado. En función de la edad, será justo encima o justo debajo de la rodilla. Y por lo mismo, con manga o sin manga. Preferiblemente entallado (o con la forma del cuerpo, siempre en función de nuestra morfología) y de buena caída. Nada de brillantismos ni variados del cutrerío.
  • Unos zapatos negros, de corte clásico. Como no van a durar toda la vida (el fondo de armario está para usarlo) por una temporadas recomendaría un salón negro de ante.
  • Un pantalón negro. Dependiendo del cuerpo y el estilo, puede ser un clásico corte sastre, un baggy o incluso un pitillo negro. Un básico que combinar y poner para salvarnos de urgencias varias, que de eso se trata.
  • Una camisa blanca. Mejor de corte masculino, en popelín. Sin lycras ni historias raras.
  • Una falda negra. Igualmente clásica. Mejor corte tubo o lápiz. Siempre y cuando usemos falda, claro.
  • Unos pantalones vaqueros. Nunca son suficientes, es evidente. Pero un par al menos, hay que tener.
  • Un buen bolso, en negro o camel.
  • Un abrigo, en negro o camel.
Hay otras prendas que también serían consideradas fondo de armario, como un clutch o unas sandalias de fiesta.

Son estas prendas, aderezadas con los accesorios convenientes, podríamos pasarnos el invierno (y casi la primavera) perfectamente bien vestidas. Eos sí, si nunca tenemos ningún acto festivo, ni cenas, ni salidas; el vestido negro no será necesario. O si nunca vamos en falda, ídem con la falda.

Qué NO es un fondo de armario
  • Las prendas cutrerío. No hace falta que vayamos a grandes firmas, pero las prendas que lo conformen han de ser aparentes. Con una buena caída y evitando los charoles y plastiquetes en zapatos y bolsos.
  • Prendas capricho con tachuelas o estampados de temporada. No van a permanecer mucho en el armario, así que no les llamemos fondo de armario.
  • Tampoco las prendas básicas. Una camiseta blanca o una chaqueta de punto son básicos, no fondo de armario. 
  • No renovar prendas porque son fondo de armario. Ojito, que fondo sí, pero no inmortal. También envejece y pasa de moda.

Lo encontrarás en: el vestido de cóctel es de Purificación García. Los salones, de Zara.

Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

jueves, 24 de enero de 2013

El Espiario: Desfilando por la moda


El mundo de la moda es mucho más que frivolidades de ropas y complementos. Es una profesión compleja, con su propia historia, sus personajes relevantes y su terminología. Si te gusta la moda, nunca está de más conocer algo quién es quién de ese mundo, y sobre todo, dominar el vocabulario aprendiendo a usarlo con propiedad. Si lees esto y te sientes identificada, "Desfilando por la moda" es tu libro.

"Desfilando por la moda" es una obra escrita por Laura Martínez. A lo mejor así no os suena tanto. Pero si os digo que es Chloe, editora de Me paso el día comprando y Trendencias, quizás ya os suene más. Laura ha escrito una obra amena e imprescindible para obtener conocimientos básicos y aprender curiosidades y anécdotas del mundo de la moda. Nos lo enseña de forma interesante y amena, con un formato diferente, y no es más que el fruto de su larga trayectoria como profesional reconocida en moda.

Si os pica la curiosidad, podéis leer el primer capítulo aquí. Y si os ha gustado, compradlo aquí o aquí.


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

miércoles, 23 de enero de 2013

¿Cómo me lo pongo?: De rockera a una boda


El eterno dilema de ir de negro a una boda. Que si se puede, o se debe o no. Si no sobrepasas los 40, puedes ir perfectamente de negro. Si tienes más de 40, también puedes ir si no eres una invitada muy allegada a los novios. No es recomendable el negro a partir de esta edad porque supone un extra de sobriedad que quizás no te favorezca. Pero el protocolo ya es más blandito con eso del color negro y no pasa nada porque vayas de negro. Mayte tiene una boda en abril, con bastante fresquito. Tiene un vestido negro y quiere darle un punto rockero.

El vestido de Mayte es de corte lady, sin mangas. Negro, quiere combinarlo con unos zapatos negros. Y le gustaría llevar una cazadora de piel negra. El tema está en que la cazadora negra no es la prenda adecuada para una boda. Por mucho que le queramos dar un aire más canalla al vestido, una cazadora de cuero no se lleva a una boda. Vamos a intentar domar el aire lady, pero de otro modo.
Lo primero, es meter algo de color al conjunto. Si el vestido es negro, las medias son negras, y los zapatos también, buscaremos una chaqueta y una cartera de mano en color. Por ejemplo:
  • Con un clutch rígido, en color ciclamen o fucsia. Con algún detalle, como un cierre diferente. Un abrigo en bicolor, de mangas en piel, y escote a la caja. Peinado recogido, con ondas al agua, y una horquilla en fucsia.
  • Con un blazer de lentejuelas en oro viejo y cartera de mano de piel blanda en color topo. Cabello suelto, peinado con onda.
  • Con una chaqueta de pelo rizado, tipo cordero, en color verde, y cartera de mano en dorado. Cabello recogido tirante.
El maquillaje jugará un papel superimportante. Con una piel limpia y labios protagonistas, para radicalizar aún más el vestido. ¿Qué tal en fucsia?

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: hemos dicho no a una cazadora, pero también diremos no a las botas. Nada de botas, ni siquiera de media caña. Tampoco zapato abotinado. Es una boda, mantengamos siempre la línea festiva de la misma. Tiene que diferenciarse de cualquier sábado que nos arreglemos. Aunque el vestido sea apto para ambos momentos.
El abrigo tampoco vale el que llevas cada día con los vaqueros. Primero, porque se verá viejito y estropeado. Segundo, porque los tejidos cantan mucho cuando no son festivos. Que sea algo aparente.
Ojito con las gabardinas. Tampoco es el momento de llevarlas.
Apuesta por los pendientes grandes, o un anillo increíble. También son geniales los brazaletes anchos. Pero siempre de una calidad aceptable. Plastiquismos no. Esos collares baberos que simulan las joyas de Liz Taylor pero con el más tremendo plastiquete, no se llevan a una boda. Salvo que den el pego, claro.
Lo encontrarás en: el vestido de Mayte es de Blanco. El clutch, de Parfois.

Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

martes, 22 de enero de 2013

El Espiario: la revolución de las compras



He de confesar que soy adicta a las tarjetas de fidelidad. A ésas con las que acumulas puntos para beneficiarte de descuentos, por ejemplo. Ésas que me encantan y que de repente me olvido el día que voy a esa tienda en cuestión. Por eso, la propuesta de Sevilla The Style Outlets me parece de lo más interesante. Y tenía que compartirla.

La semana pasada, el gerente del centro (Ignacio Lobatón) e Inma Alonso, la personal shopper de Sevilla The Style Outlets, nos explicaron en qué consistía la Style Card. Una iniciativa pionera que consiste en una tarjeta de fidelidad, con la que acumular puntos, pero que no te olvidas. Puesto que está dentro de tu móvil. Han ideado una app gratuita que simplemente hay que descargar de la Apple Store o de Google Play y que sirve para escanear un código QR.


Tan fácil como que cada vez que gastemos 30 euros o más en una de las tiendas de Sevilla The Style Outlet, nos darán un QR que al escanear e introducir el número de ticket, nos suma puntos en nuestra Style Card. Y así, al llegar a los 40 puntos, nos regalan un chque de 20 euros para gastar en las tiendas Sevilla The Style Outlet.

Cómodo, rápido, no ocupa sitio en las carteras, no se pierde ni se arruga, no hay que cambiarle el domicilio cada vez que nos mudemos y nos reporta beneficios en forma de cheques regalo. Una idea perfecta.

En este vídeo os lo resumen todo de manera muy clara:


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

lunes, 21 de enero de 2013

Manual de instrucciones: cómo actuar de invitado/a en un desfile




La semana pasada escribí en mi cuenta de twitter lo que veis en la imagen. Decía que ahora que estamos con las semanas de la moda, que aquí en Sevilla se avecina SIMOF o por lo que surja, en medio de un desfile no se aplaude.


Al hilo de lo dicho, mi querido y elegante Alfonso Candau preguntaba si no se hacía ni siquiera en el caso de que nos sorprendiese. Al mismo tiempo que pedía un post estilo manual de instrucciones. Sus deseos para mí son órdenes, y aquí va un NO SE TE OCURRA de lo que no hacer en un desfile. Tomémoslo con humor, como siempre. Que cada uno luego haga lo que le apetezca o le guste. Yo sólo digo lo que es correcto.

En primer lugar, un desfile es el momento en el que un diseñador muestra el resultado de muchos meses de trabajo. Suele ser un acto social de interés al que acude lo mejorcito y las más relevantes personalidades, además de la prensa. Ahora, con esto de los blogs y del boom del streetstyle, se ve también como una ocasión para figurar y tener cierto minuto de gloria. Lo cual es lícito y respetable. Sea como fuere, el que acude quiere ir vestido de forma apropiada. Tanto para no meter la pata como para acaparar miradas. En cualquier caso, hay cosas que NO deben de hacerse. Por ejemplo, ir vestido de invitado/a de boda. Ni sacar los rasos (bueno, y ya si me sacas los vestidos tiros largos de la boda de tu hermano, me quiero morir), ni los moños de peluquería. Por supuesto, el cómo vayamos vestidos depende de la hora del desfile (hay desfiles a las 10 de la mañana a los que no vamos a ir vestidos como si fuesen a las 9 de la noche) o si en la invitación nos indican algún tipo de código, que puede darse también el caso. Con todo, no nos disfracemos. Seamos naturales, fieles a nuestro estilo. Y si tememos meter la pata, tiremos hacia lo básico y neutro con algún detalle que nos deferencie. Por ejemplo, las mujeres con un total look en negro y zapatos diferentes. O los hombres, con una bonita corbata (si van de traje) o una chaqueta de calidad (si no lo llevan).

Una vez que nos adentramos en el recinto en que se celebre, no se puede hacer el alimaña. Las personas encargadas del sitting, prensa o relaciones públicas serán las que nos indiquen dónde tenemos que sentarnos. Apechugarnos como quien no quiere la cosa para quedar en front row evidencia que no somos font row y nos cuelga el cartel de advenedizo. Es lo peor.

La pasarela NO se pisa. Si no queda más remedio, pues se pisa. Hay ocasiones en las que el trayecto discurre entre las filas de asientos, por lo que es inevitable. Pero si no es el caso, no se pisa. No se dejan huellitas en ella. No importa que atravesarla sea el camino más corto para pasar al otro lado. NO SE PISA.

Cuando el desfile ya ha empezado, hay que guardar silencio. No se habla (y mucho menos, por el móvil) y el móvil tiene que estar en silencio. Dejamos de ser protagonistas para pasarle el relevo a las estrellas de la situación, que son los diseños de quien presenta.

Por esta misma razón, no se aplaude. Por mucho que nos sorprenda, nos encante, nos fascine, le tengamos un cariño inmenso, tenga una trayectoria tremenda, etc., no se aplaude. Aplaudir interrumpe, solapa la música, rompe el ritmo de desfile y desconcentra a los modelos. Se aplaude al final, y si nos ha encantado, ovacionamos, nos ponemos de pie... ya lo que nos salga. Aunque tampoco es necesario montar allí el final de un concierto, pero bueno. Que ya hay más margen de actuación.

Tampoco se echan piropos a los modelos. Que eso lo he escuchado yo. No se dice nada ni a las chicas ni a los chicos que desfilan. Que están trabajando. Que están haciendo el papel que se les ha pedido y en ocasiones, sobre una superficie hostil y con zapatos imposibles muchas veces que no son de su talla. Otro asunto es que en nuestro fuero interno pensemos que le pondríamos un piso en la playa y lo que surja. Pero no en voz alta, por favor.

Y ya al terminar, desalojamos el espacio lo antes posible. Que normalmente hay que adecuarlo para otro desfile que le sucede. No nos quedamos a recoger lo que sobre. Y nos vamos al kissing room o al espacio que se haya acondicionado para felicitar al diseñador (aquí es el momento adecuado para manifestar ese aplauso), aquí es su momento. Durante el desfile, él está dentro, coordinando las salidas, supervisando cómo salen las modelos... le importa poco que aplaudan fuera. No está ahí. Su momento es al final del desfile y en el kissing. Y por cierto, en el kissing tampoco hagamos el momento me arrechicuelo a lo María Jesús Ruiz para salir en las fotos de photocall. Si tenemos que salir en ellas, nos buscarán. No os preocupéis.

Como siempre, el triunfo está en la naturalidad. En que si no tenemos ni idea de qué hacer o de cómo actuar correctamente, pues intentar ser discreto. En fijarnos para aprender para nuestra próxima vez.


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

jueves, 17 de enero de 2013

El Bellezario: Para pieles sensibles


Hace unos meses me dieron la oportunidad de probar el tratamiento completo Diadermine Alta Tolerancia: la novedad de la marca para pieles sensibles e irritables. Y no quería hablaros de él hasta haberlo probado lo suficiente.

Las que me léeis por aquí sabéis que mi piel es seca y sensible, con tendencia enrojecerse cuando no le sienta bien un tratamiento. No puedo usar una gran cantidad de cremas porque me resultan agresivas. Así que cada vez que pruebo algo nuevo, lo hago con un poco de miedo y respeto. Sin embargo, estoy completamente segura de que Diadermine Alta Tolerancia no os va a defraudar. Llevo dos meses usándolo y me está sentando muy bien. No se me irrita la piel, ni me pica. Además de que la noto hidratada.

El tratamiento que yo he probado está compuesto por una hidratante antiarrugas de día y otra específica de noche. Son muy ligeras, se aplican y se absorben con rapidez y carecen de olor. Vienen en un tarrito de cristal, que con las hidratantes de cara es algo que me encanta.


También probé la leche limpiadora desmaquillante. Particularmente, no me gusta. Sencillamente, porque estoy acostumbrada al uso de lociones para desmaquillarme. Y las leches me resultan excesivamente espesas.

Como veredicto final, sigo usando ambas hidratantes. Me gustan y las recomiendo. Si tenéis que cambiar ahora de hidratante para descansar de la que estéis usando, o para pobar; Diadermine Alta Tolerancia es la opción perfecta.

Lo encontrarás en perfumerías. Las hidratantes (tarro 50 ml) tienen un precio aproximado de 6 euros. La leche limpiadora (bote 200 ml), inferior a 4 euros.


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

miércoles, 16 de enero de 2013

¿Cómo me lo pongo?: Una boda en abril


Las Navidades relajaron un poco el tema de las bodas. Pero ahora, con el nuevo año, salen las invitaciones a relucir y con ellas nuestro pánico en el armario. Ana tendrá una boda en abril, de día. Abril es un mes complicado para las bodas. En según qué partes todavía hace un frío tremendo. En otras, no se sabe si lloverá mucho o hará frío o saldrá el sol... sin embargo, huele ya a primavera. Con todo, vamos a actuar como en invierno con pequeños guiños a la nueva temporada.

El vestido de Ana tiene el cuello a la caja y manga larga. Un pieza en tres tonos, neutra, que ofrece posibilidades de combinaciones. Por ejemplo:
  • Que el toque de color lo pongan los accesorios. Entonces, elegiremos un abrigo en azul marino (un color que esta temporada ha dado mucho de sí). Un buen abrigo. El color lo pondremos en zapatos y cartera de mano. Colores como el burdeos, el rojo vino, el azul añil o el naranja (que con el marino hacen un conjunto perfecto) en zapatos y en cartera de mano. Busca un zapato especial, diferente, ya que serán los protagonistas del conjunto. Las medias, tupidas en azul marino, sin problema. Y si te gustan y te atreves, prueba con un tocado especial, en marino y el color que elijas para el resto de los complementos. Decántate por un peinado muy lady y discreto, para que sigan brillando los complementos por encima de lo demás.
  • La otra opción está en que el toque lo pongan las piezas que elijas. Es decir, una chaqueta torera o abrigo corto de pelo, en color nude. Medias tupidas en marino o marrón chocolate y zapatos en marrón oscuro o topo, más acordes con la cinturilla del vestido. El punto lo pondrán una cartera de mano de piel blanda a todo color (como el fresa, burdeos o naranja) y el tocado del cabello. Ahora sí puedes atreverte a llevar la melena totalmente al viento.
  • O colocarte una capelina color visón y los complementos, en tanto que zapatos y cartera de mano, en print serpiente. Las medias, entonces, en chocolate. Colócale un broche a la capelina y olvídate del tocado.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: cutrerío cutrerío. Abrigo de paño pseudopaño y pelos de peluche afectado NO. Antes prefiero una simple chaquetita de punto que es todo un acierto. Los quierosynopuedos son de terrores nocturnos.
Ojitoss a los zapatitoss. Elige el tacón con el que puedas caminar con soltura, no te encarames a los andamios del señor para luego emular a Chiquito de la Calzada en sus mejores tiempos. Y recuerda que las mega plataformas delanteras acortan la pierna.
Medias transparentes evítalas por encima de todas las cosas. Llevar una prenda de abrigo de invierno y unas piernas que quieren ser de verano, es como haberse equivocado de trozo de maniquí al montarlo.
Si llueve a cántaros te coges un paraguas. Aunque sea tamaño sombrilla de playa. Pero evita ir de gabardina a una boda. Y menos de botas de agua. La salvedad está en que la boda sea en Glastonbory, en el festival.
Se llevan y mucho. Pero a este estilo de vestido no le veo yo un turbante. No hagas experimentos que no sean con cocacola.

Lo encontrarás en: el vestido de Ana es de Mango. El abrigo, de Mademoiselle Tara y lo tienes aquí. Los zapatos azules, de Gianvito Rossi; y los naranjas, de Jimmy Choo.

Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

martes, 15 de enero de 2013

El Estilario predice: lo que podrías comprar en rebajas

 Chaquetón de Zara

Si a mí una lectora fiel, de ésas que están por aquí desde hace ya años (ay, por cierto, que este blog ha cumplido ya un lustro) como es el caso de Cici, me pide algo; yo lo hago. Porque cómo no concederos un deseo si sois el alma de este blog. El caso es que Cici pedía ciertas orientaciones de compras estrella para las rebajas. Y yo saco mi oráculo y os dejo un listado de lo que El Estilario predice que sacaréis mucho partido en lo que queda de invierno y en el que viene.

El primero, un chaquetón estilo militar y marinero. Hace mucho tiempo ya que lo recomiendo, pero lo seguiré haciendo. Son diversos los cortes y los precios, para que se adapten a la usuaria. Con los botones dorados, aún mejor. Es ideal para poner con los pitillos de colores y mocasines; o con los jerseys de punto y faldas de piel.

Camisa vaquera de Bershka

Otra recomendación es la sempiterna camisa denim. Una camisa vaquera o tejana, entallada. En el tono que te guste. De las que están y seguirán. Como las de cuadros rollo leñador.

 Botines hebillas Zara

Seguiremos viendo hebillas y tachuelas. Eso sí, las tachuelas en complementos y determinados apliques. Hebillas las veremos aún mucho más.

Chaqueta esmoquin Massimo Dutti
 
Las chaquetas de corte esmoquin. No sólo para el invierno que viene. Si te la coges ahora también la usarás en verano. De cara al invierno únicamente, las de terciopelo también se seguirán usando.

Jersey de punto Pull&Bear

Los jerseys gorditos. Uno bien gordito para usar de contraste con cuero o con lentejuelas. Cuanto más neutro mejor. Corre corre a por uno.

Falda de lentejuelas de Pull&Bear
 
Las lentejuelas, que adoro con todo mi ser, son ya un básico clásico. Y no sólo para salir. Para la calle, también. Búscalas en pantalones, en blazers, en faldas, mocasines o carteras de mano.


 Camiseta Eleven Paris. Las tenéis en Mordisco de Mujer

Camisetas con diseños de animales, con mensajes, con dibujos... El básico desastrado que se combina con prendas monas de salir y se convierte en un acierto.

Otras recomendaciones incluyen los abrigos envolventes de corte albornoz, las cazadoras de piel estilo biker o perfecto, los salones clásicos de ante, turbantes, las prendas de pelo, las slippers que seguiremos viendo y usando... Una lista que siempre tienes que adaptar a tu estilo de vida y al estilo de prendas que tienes en el armario. No vayas a comprar una prenda suelta que te encanta y que luego se convierte en un lastre en el armario.

Lo que NO te recomiendo que compres, o el no se te ocurra de las rebajas, viene definido por el camuflaje. Una tendencia que murió casi antes de instalarse. Así que no vayas a caer con ella. Los brocados no tengo yo muy claro que vayan a seguir, así como el tema barroco. Tampoco lo veo un fondo durable, así que por si acaso, yo lo dejaría quietecito. El encaje cansa ya un poco, así que déjalo descansar. Y lo mismo me pasa con los cuellos camiseros abrochados hasta el último botón, que me cansan un pelito.

Seguid tan guapas.

Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

lunes, 14 de enero de 2013

Sucedió en Sevilla: Lina Esencial


We Love Flamenco fue el evento que se celebró en Sevilla este pasado fin de semana. Organizado por Go! Eventos y a beneficio de diferentes asociaciones como la AECC, Nuevo Futuro o la Fundación San Juan de Dios, aglutinó en dos días lo más granado de la moda flamenca. Lina fue la encargada de abrir la pasarela, con su desfile Lina Esencial.


La colección que pudimos ver en uno de los salones del Hotel Alfonso XIII no podía llamarse de otro modo. Porque Lina se mostró fiel a su historia, a su trayectoria y las líneas y tejidos que la han convertido en un referente de la moda flamenca.


Lina es esencial. No necesita artificios, porque su confección y la perfección de sus volantes se mueve con ritmo suficiente. Quien lleva un traje de Lina huele a feria, se convierte en gitana.



Zapatos de Castañer y complementos de Dublos acompañaron a los clásicos trajes canasteros que presentó en suaves rosas, crudos y aguamarinas.


No se olvidó de sus clásicos blancos perforados, ni por supuesto, de la belleza del lunar galleta. El negro y el rojo como protagonistas con largos perfectos para enseñar los zapatos y no ensuciar los bajos de los trajes.


Desde los colores pasteles al rojo rotundo. Una mujer más atrevida en un total look de rojo que mantiene la clase y la elegancia. Un equilibrio complicado que Lina logra a la perfección.

 

Lina demostró una vez más por qué sigue siendo Esencial en moda flamenca, por qué desde 1960 sigue siendo un referente. Demostró una vez más que un traje sencillo, tradicional, sin adorno puede emocionar y llenar una sala de aires de feria.

* Las fotos son de El Estilario.

Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

domingo, 13 de enero de 2013

El Espiario: Smellsphere


Si sois de las adictas al perfume pero llevarlo en el bolso os resulta algo engorroso, hay un invento que os puede solucionar el problema. Se trata de una patente, de un invento que viene de la mano de tres jóvenes emprendedores: Smellsphere. Una pulsera que se puede recargar con tu perfume favorito.

Éste no es un post patrocinado ni nada por el estilo. Es el apoyo a una idea, a una ilusión y a un proyecto en el que tres personas han puesto sus ganas y su trabajo. Smellsphere es una novedad en forma de una bonita pulsera como tantas del mercado, con la novedad de incorporar un espacio que llenamos con nuestro perfume. Así, según va pasando el día, podemos girar una rosca y la pulsera soltará una dosis de nuestro aroma favorito. Una idea genial para los días que estamos fuera de casa.

Además de las rellenables con nuestro perfume, disponen de otra gama de aromaterapia con aceites esenciales 100% naturales.

Toda la información la tienes en su web.
  
Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

viernes, 4 de enero de 2013

El Estilario predice: una cazadora perfecto


Sí, señoras, no es nada nuevo. Hace ya unas cuantas temporadas que nos acechan. Pero no lo dejen escapar más. Si están ahí tanto, es por algo. Una cazadora de corte perfecto o biker es fundamental. Perfecta, sí, para darle un toque menos formalito a los vestidos de seda. Para macarrizar las falditas de lentejuelas. Para que no parezca tan soso un conjunto de camiseta y pitillos. Así que láncense a las rebajas, a lo loco, en busca y captura de la suya. Hay tantos modelos y colores como gustos.



Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

jueves, 3 de enero de 2013

El Bellezario: para la rayita del ojo



Hace un par de semanas, Anitta Ruiz estuvo aquí en Sevilla en el córner L'oréal. Una oportunidad estupenda para conocer los productos y sobre todo, cómo usarlos. Por supuesto, no iba a desperdiciar yo la oportunidad. Y como el tema de la raya del ojo era de mis asignaturas pendientes, le pedí ayuda. Así descubrí Super Liner Gel Intenza de L'oréal.

Super Liner Gel Intenza de L'oréal es un gel que viene en un tarrito. Se aplica con un pincel sobre las pestañas del párpado superior. Es muy cremoso, por lo que se desliza estupendamente. Muy cubriente, así no deja huequitos blancos (tan típicos con los lápices) y el efecto es maravilloso. Es más sencillo de usar de lo que parece y al aplicarse con pincel, permite dibujar ojos estilo años 50. Perfectos para los labios rojos.

Aunque no lo he probado para eso, también puede usarse para conseguir un look de ojos ahumados. Habrá que atreverse un día.

Lo encontrarás en perfumerías. El pack incluye un tarrito de 2,8 gr. (que dura y dura) y un pincel profesional para aplicarlo. El precio es inferior a los 9 euros.

* Hoy hace un año de esto.

Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

También estoy en Twitter · Ésta es la página en Facebook de El Estilario · Y aquí, me verás en Bloglovin