lunes, 30 de diciembre de 2013

¿Cómo me lo pongo?: De dorado a una boda


A puntito de terminar el año, un post de dudas para bodas. En este caso, Ana tenía una boda de tarde. Para ella, un vestido en blanco y dorado que quería combinar con una chaqueta blanca entallada. Vamos a ver cómo lo solucionamos.

Antes de nada, es muy importante que cuando vayamos de invitadas a una boda, recordemos un punto fundamental: intentar escapar del color blanco. El blanco es un color reservado a la novia. Es ella la que puede decidir si ir o no de ese color. Pero como invitadas, es mejor reservarlo para ella. En este caso, como el vestido tiene dorado, para neutralizar la presencia del blanco, la chaqueta blanca no es la mejor opción. Vamos a intentar seleccionar complementos y prendas que potencien más el lado dorado que el blanco.

Así, alguna idea:
  • El color verde esmeralda marida a la perfección con el dorado. Así, verde en unas bonitas sandalias altas, de ante; y en una chaqueta de corte recto y cuello a la caja. La cartera de mano, en dorado. Y los pendientes, grandes, en dorado y verde.
  • Neutralizamos con colores más fríos como el marino. En una chaqueta de lentejuelas en este color. Cartera de mano pequeña, tipo clutch, en marino. Y las sandalias, clásicas, de tiras, en color dorado.
Ana tiene además una bonita melena muy rizada. Así que para potenciar el aire griego de las prendas doradas, retiramos el cabello en la frente y le damos todo el volumen que nos permita el cabello rizo. De este modo, los pendientes cobran protagonismo y podemos elegir piezas grandes con pedrería, o aros.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: recuerda siempre lo del color blanco. Y si no queda más remedio, intenta que pase lo más desapercibido posible.
No te quedes en el binomio de color. Hay ocasiones en las que la prenda pide un color de apoyo para romper y pasar de "qué guapa" a "o sea estás increíble chata".
Eso sí, si lo tuyo no es mezclar colores, quédate en el binomio. Experimentos, los justos.
Si no queda más remedio que llevar media (primavera o verano) porque hace fresco, recuerda: que no se note, que no brille y di adiós al efecto piernas morenas. Para eso es mejor utilizar pinceles o autobronceadores.

Lo encontrarás en: el vestido de Ana es de Oki Coki. Los zapatos, de Casadei.


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

4 comentarios:

  1. ¡Con verde me parece un maridaje perfecto!
    Fíjate que no llevaría pendientes grandes y me pondría el collar y el brazalete que lleva la modelo de la foto..
    ¡Besos y feliz entrada de año!

    ResponderEliminar
  2. Como me gustan tus post....pues me quedo con las dos opciones....no sabría cual elegir....las sandalias verdes me parecen preciosas...beeesos

    ResponderEliminar
  3. Me encantan las dos opciones!!, Feliz Año 2014

    ResponderEliminar
  4. Desde que Sara Carbonero va a las bodas de blanco la gente le ha perdido el respeto a ese color. Ni blanco ni dorado tan claro ni beige claro. Huid de esos colores por favor. He visto "derrames accidentales de copa de vino tinto" como venganza justa.

    ResponderEliminar