lunes, 18 de noviembre de 2013

¿Cómo me lo pongo?: Boda post-parto


Ir de invitada de boda embarazada puede ser una faena. Pero lo es más ir de invitada de boda en modo post-parto y dando el pecho. Las opciones de vestir se limitan porque van en función de encontrar un escote cómodo para poder acomodarnos al momento lactancia sin tener que huir a escondernos a una habitación/baño pero al mismo tiempo, sentirnos guapas y elegantes. Neila tendrá una boda en abril, en esas condiciones, y busca ideas.

Las opciones para Neila son afortunadamente, bastante variadas:
  • Un vestido en escote cruzado. Si el escote no viene abierto de todo, podemos descoserlo y solamente colocarle un broche automático para poder abrirlo cada vez que sea necesario. Con manga francesa estilizamos la figura y ocultamos los brazos, que suelen "sufrir" con las oscilaciones de peso durante el embarazo. Si el vestido además tiene un leve fruncido delantero, disimulamos la barriguita post. Aunque ya sabéis que una buena faja ayuda y mucho.
  • El vestido camisero. Furor de la temporada que supone salvación absoluta. Un vestido de cuello camisero y botonadura delantera. Si además lo elegimos en corte túnica (es decir, no entallado) ayudará a disimular la figura.
  • Las opciones top y pantalón. Un pantalón en negro o marino, de panta ancha y tejido con caída tipo crepé. Y arriba, una camisa masculina pero en seda. Con conjunto con un aire muy Carolina Herrera.
Elige unos zapatos que te resulten cómodos (que cómodo no significa sin tacón) para no tener que renunciar a cambiártelos. Si por ejemplo tu opción es la del vestido camisero, puedes incluso arriesgar con zapatos planos. La cartera de mano puede resultar incómoda si acudes con carrito, bolsa de carrito y bebé. Así que, o bien sencillamente no la llevas. O bien escoges alguna alternativa a la cartera de mano como los bolsos pequeños de cadena que puedes llevar colgando de un hombro o incluso cruzados.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: si vas con un bebé, aléjate de mega pamelas y tocados excesivos si no quieres que acabe en accidente.
Ser práctica e ir cómoda no significa que tengas que descuidarte. Nadie dijo que arreglarse tenga que ser tan confortable como estar tirada en el sofá con la bata de guatiné y el pijama de Hello Kitty. Pero hay que hacer el esfuerzo. Verse guapa lo compensa.
FAJA por favor. Fundamental recoger la barriguita en la medida de lo posible. Te verás mejor y quedará mejor. No vale "bueno, es que acabo de dar a luz". ¿Y qué? ¿Significa que ya te vas a descuidar ya para el resto de tu vida?
Mejor evita excesivos complementos como collares o pendientes grandes. Por tu seguridad ante los tirones.

Lo encontrarás en: el vestido es de Hoss Intropia. Los zapatos, de Guess.


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

2 comentarios:

  1. Muy buenos consejos Rosa…que en una ocasión una amiga pasó esta situación y la pobre cada vez tenía que marchar al baño quitarse el vestido…bueno bueno…..me encantan las opciones que has dado….mamis ya no hay escusa para no ir de boda!!! besito

    ResponderEliminar
  2. Me quedo con la opción Carolina Herrera y el vestido de la primera foto. Monérrimas que pueden ir. Yo puedo entender que estando cansadísima y con las hormonas alteradas, dé más palo arreglarse, pero la dejadez que tienen algunas.. no es ni normal.

    Besos!

    ResponderEliminar