martes, 12 de marzo de 2013

¿Cómo me lo pongo?: De cena de gala


Ese momento en el que recibes una invitación para ir a una cena de gala, con un protocolo indicado de etiqueta. En la que no quieres desentonar, pero tampoco gastar innecesariamente. Y así se encuentra Cristina.

Cristina tendrá una cena de gala a la que quiere llevar un vestido de tirantes finos, corte bailarina, de bonita caída, largo y de color negro. Su idea pasa por combinarlo con un blazer de aire kimono. Veamos ideas:
  • Con el blazer de aire kimono irá perfecto. Le va a dar un toque actual, muy fresco. Además, si el blazer es de fondo claro, le aportará también luz al conjunto. Podemos combinarlo con unos zapatos de color negro y cartera de mano en verde oscuro, para que la atención se concentre en la parte superior. Pendientes discretos, maquillaje incidiendo en la mirada y las melenas largas en un recogido tirante; las cortas, con un brushing sencillo.
  • Si no queremos problemas con las tiendas low cost, por eso de no coincidir, lo mejor será buscar prendas sin estampados muy marcados. Por ejemplo, una chaqueta de lentejuelas. Si la buscamos en negro, entonces pondremos un bonito collar babero en piedras rojas, pendientes pequeños y zapatos también en este color. La cartera de mano, en negro o en negro y plata. El cabello, con volumen.
  • El punto fino y el de seda son también una buena alternativa. O las chaquetas de chiffon. Con ellas, lo ideal es explotar la sencillez. Podemos elegirlas en color o en metálicos. Y al cuello, una muy sencilla cadena dorada con algún colgante pequeño. Incluso sin pendientes. Inspirándonos en el look bailarina. Los zapatos en negro y la cartera de mano sí puede aportar color en la línea del elegido en la chaqueta. El cabello en recogido bajo si es largo. Y si es corto, una melena natural.
Seguid tan guapas.

No se te ocurra: Zapatos abotinados, botas de media caña ni botas. Olvídalos. Es una cena de gala y hay que respetar el protocolo. Otra cosa distinta es ponerse una bailarinas. Si no te gustan los tacones, no tienes por qué sacrificarte. Podrás ir ideal de plano.
Cazadora vaquera o de piel. Por muy buenísima que sea la perfecto, no la pasees por las cenas de gala.
Si eres alta y delgada, puedes llevar el bolsito pequeño de cadenas cruzado. Se está viendo mucho, aunque sólo llévalo si eres de silueta fina y larga. Si no, olvídate.
Gala sí, pero si no conocemos en profundidad el entorno en el que nos vamos a mover, es mejor no pasarse arriesgando. Mejor mesura.
A cualquiera de los looks que se proponen arriba NO le pega en absoluto unos guantes largos. Así que, olvídalos.
Por lo mismo, no caigas en lo Gilda, por favor.
Descuidar peluquería o maquillaje. Sólo hay que echas la vista atrás hacia los Goya. La mayoría de las críticas iban destinadas a los peinados. Es tan importante como el vestido o zapatos que hayas elegido.

Lo encontrarás en: la chaqueta de lentejuelas es de Mango.


Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

6 comentarios:

  1. Rosa mira lo he pensado...el problema del kimono es que si lo compras en plan barato lo puedes encontrar repe...y eso al menos a mi me da mucha rabia....pues mejor gastarte algo mas y asi ya lo tienes....las segunda opción me encanta y la tercera no se decirte porque lo de la chaqueta de chiffon no se de que va???? un besote

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que, ante la duda hay que tener presente que "menos es más". Besos

    ResponderEliminar
  3. que buena idea!!! me la apunto, porque tengo pronto una cenita y no sabía como vestirme

    ResponderEliminar
  4. yo también me pondría el conjunto del pantalón de piel, quizás menos apropiado pero con unos stilettos... jeje

    http://blog.conideasyaloloco.com
    www.conideasyaloloco.com

    ResponderEliminar
  5. Lentejuelas forever. Y en cenas de gala, más aún.. ¡que seguro que es un acierto!
    En el look bailarina me plantaba un moño tirante, tirante pero bajo.. me viene a la mente una vez que vi a Laura Ponte con uno.
    La verdad es que las cenas de gala son un compromiso en toda regla. Yo, si alguna vez me tocase, procuraría ir discreta, es mejor ir discreta y segura que no dando el cante por patosismo..
    ¡Besos!

    ResponderEliminar