miércoles, 15 de agosto de 2012

¿Cómo me lo pongo?: Para bodas y algo más


Ojalá pudiese llegar a todas las consultas que me hacéis a través del correo electrónico. Pero como sabéis, las respuestas en el blog van por orden de llegada. Y hay ocasiones en las que el margen es tan pequeño que no da tiempo. Por eso he abierto los servicios on-line, para intentar que nadie se quede sin su solución. A la consulta de Ana no llego ya. Se trataba de una boda a la que quería llevar este vestido. De todos modos, aquí le dejo ideas para que lo aproveche igualmente.

El vestido de Ana es un corte túnica de manga francesa, estampado y con lentejuelas, en colores coral, azules, naranja, cobre... Ana se declara clásica. Vamos a ver cómo sacarle partido:
  • Una opción muy elegante, con el cobre. Dejar que sea el estampado del vestido el que brille, el que destaque. Y así combinarlo con una cartera de mano estilo clutch y sandalias en color cobre.
  • Si lo quiero llevar de cena, con amigos. Combinarlo con naranja, tanto en unos zapatos salón en naranja como en la cartera de mano de piel blanda del mismo color.
  • Y si me apetece para noches más tranquilas, las bailarinas en azul klein y un bolso pequeño, de cadena, al hombro, en fucsia.
Para el tema del fresquito, lo mejor será un abrigo tres cuartos, de manga francesa y cuello a la caja. En Suite Blanco hubo (y en alguna rebaja tardía todavía se ve) similar a piqué y en color verde menta. Si queremos algo más sencillo, una simple chaqueta de punto de seda de cuello a la caja en color tostado. Y para las más atrevidas, un blazer en fucsia.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: estampizar al extremo. El vestidito está servido. Tanto por dibujitos como por material. Así que déjalo tranquilo y no le vayas a meter al leopardo que tienes en el armario.
Unas bailarinas pueden quedarle bien. Pero no es una prenda informal. Así que no abuses de él y le pongas cuñas de madera, por ejemplo, porque no le pegarán nada.
Los abrigos siempre han de dejar a la vista un par de centímetros del vestido. No le pongas un abrigazo.
La vida de este vestido es larga y fructífera. No lo vayas a relegar al fondo del armario porque no tiene sentido. En otoño puede quedar estupendamente bien con una gabardina. Explota la posibilidad sin medias hasta que puedas.

Lo encontrarás en: el vestido de Ana es de Zara. La cartera de mano, de Hoss Intropia.

Sigue mi día a día en Twitter. Ésta es mi página de Facebook. Búscame en Instagram como @elestilario. O sígueme en Bloglovin.

 
 
 

2 comentarios:

  1. Este vestido lo vi en Rebajas unas cuantas veces.. tengo una boda en Octubre, en Valencia y estuve dudando. Espera que aún volveré a Zara al rescate, jajajaja!
    Espero que las vacaciones estén yendo genial, yo ya he vuelto!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Que bonito el vestido ...Lula combinación con la cartera en cobre me encanta....aunque las demás también ;-)...besos

    ResponderEliminar