viernes, 30 de septiembre de 2011

El Ideario: En blanco y negro


El protocolo dice que el color negro no es el adecuado para asistir de invitada a una boda. Sin embargo, si éste va suavizado por otros colores que lo complementan, y con un corte apropiado, y además, no tenemos un elevado índice de parentesco y/o compromiso con los contrayentes; podremos lucirlo perfectamente. Maite tiene un vestido en el que predomina este color pero que resulta perfecto para una boda.

El vestido de Maite es en blanco y negro, con un tejido rico, levemente dibujado, y las manguitas murciélago con encaje. Dispone de una cartera de mano joya de color negro y busca zapatos también en ese color. El modelo de zapatos glitter de Zara le encanta pero no son los más recomendables por el estampadito que ya tiene el vestido. Sin embargo, no tiene por qué renunciar a llevar brillo en los pies. Unos salones de lentejuelas le darán un toque simpático y acorde al estilo de la prenda.

Para el fresco piensa en un blazer negro. Algo que no le recomiendo. Primero, por ser excesivamente sobrio para la pieza. Mejor es una chaqueta con un punto más informal y del mismo estilo que el vestido. Con una chaqueta de cuello a la caja, de corte capa y manga francesa. Puede ser negra, igualmente. Y adornarla con un broche de pedrería con color, como el fucsia, por ejemplo, para alegrarla.

El cabello tampoco sabe cómo llevarlo. Es rubia, con el pelo rizado que suele llevar a las bodas, peinado y suelto. Yo le diría que se hiciese una trenza de lado, muy romántica, aprovechando el rizo natural de su pelo. O una coleta baja, si lo quiere llevar liso. Pero siempre aprovechando ese punto coqueto que le da la gran lazada frontal al vestido.

Más color podría ir en unos guantes mini, de piel, también en fucsia, que funcionan a la perfección con la chaqueta de manga francesa. Pequeños detalles de color que no se coman el protagonismo del vestido, que es el que importa.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: un peinado rígido. Es decir, un moño italiano o similiar, algo demasiado repeinado. Te hará mayor y no irá nada con el vestido.
Zapatos estampados. Aunque el vestido lo veamos en blanco y negro, el tejido habla. Si está dibujado cuenta como color. Y hay que respetarlo.
Si lo de la chaqueta tipo capa no te convence, no vuelvas al blazer. Es mejor entonces una chaquetita de encaje, o algo similar.
No te pases con el maquillaje. Este vestido pide naturalidad, brillo en los labios, rubor... nada de mujeres fatales.
Si la cartera de mano es totalmente opuesta a los zapatos, olvídate de ella. Lo ideal sería llevar una que también fuese de lentejuelas, para acompañar al binomio.

Lo encontrarás en: el vestido de Maite es de Mónica Cordera. Los zapatos, de Zara.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

¿Cómo me lo pongo?: El mono negro


Como novedad, una entrada de esta sección que no va de bodas. Si bien es cierto que la prenda en sí (quizás no tanto por el color) podría usarse también para asistir de invitada. Se trata de un mono, de color negro. Es de Cristina, y necesita ideas para sacarle partido.

El mono tiene un escote a la caja delantero, pero la espalda está descubierta. De pierna larga y color negro, podrá servir como básico estupendo a adaptar según la situación:
  • Para llevar en noches informales en las que me siento diva: con unas sandalias altas, en color tostado. Junto con un exagerado abrigo de pelo en idénticos tonos, de aire 70's. Y cartera de mano de piel blanda.
  • Si lo que prefiero es llevarlo en un día a día que quizás termine en tapeo sin horario, con sandalias de suela de madera, cinturón estrecho en cuero natural y cazadora de piel de largo a la cintura, también en cuero. 
  • También me puedo animar y llevarlo a sitios más formales, como una cena elegante. Para ello, le pondré unos peep toe joya en algún color como el turquesa, cinturón de pedrería estrecho y una maxichaqueta en punto de seda con brillo, remangada al codo. Con cartera de mano pequeña y metálica.
  • O ser la reina de la noche. Y entonces calzaré unos zapatos de estampado de serpiente, a juego con la cartera de mano modelo sobre. Al mono le puedo poner un fajín de piel negro algo más ancho, en la cintura. Y cazadora estilo Perfecto.
Y si lo que quiero es sacarle algo más de partido con el resquicio de buen tiempo que aún tenemos, echaré un vistazo a esta entrada, en la que también había monos. Y negros.

Seguid tan guapas.


No se te ocurra: el mono es una prenda "moderna". Vamos, que de clásica tiene poco. Así que mezclarlo con otras de ese palo, en plan abriguito preppy es un pegote sumo.
Botas. Ni por dentro, ni por fuera del mono. No se me ocurrirían jamás. Pero de todo hay.
Estampado serpiente sí. Pero plastiquismos malos, cutres, que chirrían de lejos, no. Jamás. Tampoco os pido que tengáis unos zapatos auténticos, pero que lo parezcan.
Lo mismo con los abrigos de pelos. El sintético está estupendo. Siempre y cuando sea suavito. No como si lleváramos puesto a nuestro peluche de la infancia. En el mismo estado de deterioro capilar.
Calcetines transparentes. Si te lastiman las sandalias o los zapatos, con tupidos siempre. Y si no, no te los pongas. Tíralos, quémalos, véndelos, regálalos. Calcetines transparentes, y aún peor, pimkies (¿¿¿!!!!) no, never. Tú te haces tus apañitos como quieras, pero que nunca se vean.

Lo encontrarás en: el mono de Cristina es de Zara. Los zapatos de la derecha, de Hoss Intropia.

martes, 27 de septiembre de 2011

Tentaciones al 50%


Estas cosas se avisan. Porque oportunidades de este tipo sólo pasan una vez, en un momento, y o se cogen o se pierden. El Jardín de Lulaila abre el destockaje de sus complementos y tocados con el 50% de descuento. Sólo, por unos días, hasta el viernes 30 de septiembre.


Ayer comenzamos, y en unas horas se agotaron las pulseras con calavera de la colección Faubourg, los colgantes especiales, los colgantes con calabrote... pero tranquilas. Que no cunda el pánico. Todavía estáis a tiempo de haceros con pulseras canallas de la línea Daily a tan sólo 12 euros.



O los tocados de la colección Musas, con la dalia (con lo que se llevan ahora eso de las flores maxi en el pelo) por 40 euros.


Sin olvidarnos de las gorras de pana, que prometen ser el furor del invierno, y que sólo hasta el viernes estarán a 19 euros. ¡¡19 euros!!

Y más. Porque hay horquillas, gemelos, gargantillas, más tocados... pasen y vean. Pero no se demoren. Las buenas oportunidades sólo se presentan una vez. Hasta el viernes 30 de septiembre.

Está aquí. En la tienda on-line de El Jardín de Lulaila.

lunes, 26 de septiembre de 2011

El Recetario: Leche frita


Los postres, los dulces me pierden. Por eso, no me importa pasar horas en la cocina si el objetivo final es disfrutarlos. Para estos días que hace todavía algo de calor, un postre fresquito apetece. Como la leche frita.

Ingredientes
3 huevos
90 grs. de azúcar
60 grs. de harina tipo Maicena
2 cortezas de un limón
1/2 l. de leche
1 ramita de canela
azúcar vainillado
harina de trigo
aceite de oliva
azúcar
canela en polvo

Preparación
1. Mezclar en un cuenco el azúcar, la harina tipo Maicena y la mitad de la leche, hasta que esté bien disuelto.

2. Añadir dos huevos y mezclar nuevamente.

3. Calentar el resto de la leche junto con la canela, el azúcar vainillado y una de las cortezas del limón sin llegar a ebullición.

4. Incorporar la mezcla del azúcar + leche + Maicena y seguir cocinando a fuego lento removiendo hasta que espese.

5. Retirar la ramitra de canela y la corteza del limón.

6. Una vez que esté espeso, si vemos que tiene grumos, pasar la batidora.

7. Pasar la crema a una fuente y dejar que enfríe. Primero, a temperatura ambiente. Cuando esté templada, pasar al frigorífico. Dejar hasta que sea consistente.

8. Cortar la masa en cuadrados al gusto.

9. Pasar cada cuadrado por harina y huevo batido.

10. Calentar abudante aceite de oliva con una corteza de limón.


11. Freír cada cuadrado, poco tiempo por cada lado, hasta que estén dorados. Con cuidado porque se queman con facilidad.


12. Dejar sobre papel de cocina para que escurran el aceite sobrante.


13. Mezclar canela con azúcar.


14. Rebozar cada cuadrado en esa mezcla.


15 Servir fría.


El acompañamiento
Está riquísima con natillas o crema inglesa.

viernes, 23 de septiembre de 2011

El Espiario: Cristina Piña


Éste no es un post sobre la semana de la moda de Valencia. Tampoco es una entrada más sobre la primera colección presentada en desfile por parte de Cristina Piña. Es simplemente, una oda personal a un trabajo que me ha encantado y que me apetece hacer llegar a todo el mundo. La colección primavera-verano 2012 de Cristina Piña: Copacabana.



Escuchar Copacabana es sentir verano, brisa de mar, playas infinitas, caipirinhas, curaçao, bossa-nova, mujeres increíblemente femeninas, sedas... es pensar en una época dorada del Brasil más sofisticado. Del lugar exótico con el que las mujeres europeas soñaban. Es pensar en décadas tan bellas como los años 40 o los años 70, en el que la mujer era mujer, segura de sí misma, bella y elegante.




Esta estampa maravillosa la refleja a la perfección Cristina Piña en esa colección Copacabana, y nos hace soñar con georgettes, sedas y algodones en blanco, amarillo o azul como protagonistas; que se transforman en vestidos, túnicas, culottes, faldas, blusas... entre las que es difícil quedarse sólo con una.



Viendo la colección podemos hacer encajar perfectamente uno de sus vestidos es una boda de verano.




O vestirnos incluso de novia, para eso que llaman novias poco convencionales. Con el turbante y todo, me lo pondría yo.




Y para una boda de noche. Ir de largo sin caer en ranciedades, con un punto diferente.



Sin olvidarnos de ser las reinas de la noche. Qué belleza...

Y si queréis conocer su colección para este invierno, no dejéis de pasar por su web. Cristina Piña es de esas diseñadoras que acaba de aterrizar pero que va a dar mucho que hablar. Las cosas bien hechas así lo merecen.

* Todas las fotos son de Mario de la Renta, cuyo trabajo como fotógrafo tenéis aquí. Para saborearlo.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Combinando: Por maderas


Me encantan los zuecos. No hace falta que os lo diga porque son muchas las entradas que les he dedicado. Como ésta, o ésta en la que os enseñaba unos rojos que me fascinan y que se vinieron conmigo desde Buenos Aires, o ésta otra, ya de 2008 con mis botitas de suela de madera. Por eso, cuando la gente de Gunnel's Zuecos me envió información sobre su marca, caí rendidita a sus pies. Un mundo entero de suelas de madera con excelente cuero y diseño maravilloso.

Gunnel's Zuecos son auténticos zuecos de Suecia. Un amplio catálogo de sandalias, zuecos y botas todos con el denominador común de la suela de madera y de su piel de calidad. En la tienda on-line se pueden ver todos los modelos. Disponen de un sistema de ayuda para averiguar la talla que nos corresponde y conocer exactamente el tipo y altura del tacón de cada modelo. Elegir ya es otra cosa. Yo me los quedaría todos.

Como yo ya tengo zuecos y botas, me decanté por una sandalia de puntera cerrada, nobuk de color natural, con tacón medio. El modelo Queen 3086 nobuk marrón/MC. Puedo asegurar que es comodísima y que además puedo combinar:
  • Para ir más arreglada, con unos pantalones de pata ancha o acmpanados, que este año vuelven de nuevo; y una camisa de estampado serpiente. Otra de mis debilidades, el estampado serpiente.
  • Para pasear por la ciudad, con una falda de corte tulipa y una camiseta blanca de algodón + maxicardigan de manga remangada.
  • Para tapear con amigos, con un vestido de seda, estampado, con un cinturón fino en la cintura.
  • Para salir de noche, con unas bermudas vaqueras XL + top dorado, amplio, desestructurado.
Si empieza el frío, me los seguiré poniendo con medias de punto. O con pantalones pitillo y calcetines + maxijersey de ochos. Y suerte si no me los pongo para dormir.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: los zuecos son muy cómodos pero no valen absolutamente para todo. A una boda o a un evento formal no están invitados.
Con la lluvia es mejor no sacar las suelas de madera a pasear, por seguridad. Aunque también es cierto que los Gunnel's Zuecos traen una suela de goma dentada que los agarra al suelo.
Con medias de rejilla ni con medias transparentes. Se llevan mucho mejor con las tupidas, y sobre todo con las de punto. Pero de mezclas raras de terror sobrehumano, nos olvidamos mejor.
Si es en sandalia, puedes llevarlos con pantalón ancho. Pero las botas mejor siempre con prendas que las dejen al descubierto.
Nada de temas deportivos. Ni simulando deportividad.


Lo encontrarás en: los zuecos son de Gunnel's Zuecos (y también tienen modelos para hombre). Los puedes comprar aquí. No dejes de seguirlos en su blog o en Facebook. El look de la derecha es de Zara.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

¿Cómo me lo pongo?: De clarito en otoño

Las fechas trampa: ésas a medio camino entre el calor y el posible frío. Incluso la lluvia. Ésas que están en lo conocido como entretiempo que si nos vuelven locas para el día a día, en cuestión de bodas más nos marean. Cristina tiene una boda en otoño. Y busca con qué abrigarse y qué calzarse.

Su punto de partida es un vestido de escote palabra de honor, entallado hasta la cintura y con volumen años 50 en la parte posterior. En crudo con estampados en azules y grisáceos. Un vestido a priori de aire veraniego que hay que encajar en una estación algo más fresca.
  • Para abrigarnos podemos optar por la consabida y siempre triunfante chaqueta de escote a la caja y manga francesa. De largo máximo a la cintura. En punto de seda con algún hilo dorado, de color crudo. O la mejor de las ideas, teniendo en cuenta el corte del vestido, un bolero de plumas, de marabú, en crudo, cerrado con una lazada en terciopelo, por ejemplo.
  • De zapatos, elegiremos o un salón, o un peep-toe o una sandalia más sofisticada. Ideal si es en alguno de los tonos en azul del vestido, o del grisáceo de sus estampados. El toque lo ponemos si elegimos las medias en el mismo tono que el zapato.
  • Como cierre perfecto, el tocado, que aúne tanto el crudo como todas esas gamas de los estampados del vestido. Que además creará un precioso conjunto con zapatos y medias.
  • La cartera de mano discreta. Una limosnera en terciopelo en crudo. O rígida, dorada.
  • Y joyas muy sencillas, en dorado. Una pulsera fina, unos pendientes discretos con alguna pieza en azul.
Si arriesgamos con la prenda habrá que arriesgar con todo el conjunto. O parecerá que nos falta algo.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: con tanto vuelo en la falda, nada podrá llegar más allá de la cintura. Por eso los boleros, toreras, estolas y semejantes son lo más sencillo y con lo que resultará casi imposible meter la pata.
Ojito a las medias. Experimentos no. Y ya es otoño, así que no pasa nada por aparecer con medias tupidas.
Colorines es complicado. Si el vestido ya está dibujado, no inventemos metiendo rosa fucsia ni leopardismos.
Si nos apetece llevar guantes, que sean de piel y mini. Nada de guantes de organza. Ni de rejilla, tan de traje regional.
Presten atención en sus casas a los escotes palabra de honor: tienen que quedar siempre en su sitio. Si vas a tener que estar tirando continuamente de él hacia arriba, olvídate de llevarlo. Tampoco lo vistas si tienes mucho brazo, muy ancho. Se evidenciará más. Y si es éste el caso, no cubras tampoco el brazo con un bolero hiperceñido en el mismo.
Chaquetas de lentejuelas. Batiburrillo horroris.

Lo encontrarás en: los zapatos de tacón son de Lodi.

martes, 20 de septiembre de 2011

El Bellezario: Leche

Creo que mi obsesión por los pies presentables y bien hidratados ha quedado patente en más de una ocasión. Sea verano o sea invierno, debemos llevarlos siempre impecables. Hay cremas estupendas, hay exfoliantes, hay centros de estética para conseguir que estén estupendos. Pero también hay trucos caseritos. Como el de la leche.

Para que los pies estén suaves, muy suaves, y las uñas vuelvan a lucir rosaditas, no viene nada mal de vez en cuando sumergirlos en leche de vaca, entera y templada. Para ello, calentamos (sin llegar a hervir) un litro de leche entera y dejamos los pies en remojo alrededor de 20 minutos. Después continuamos con el proceso habitual. Y se nota.

Es baratito, gustosito, y funciona. Ya me contaréis.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Combinando: De rayas. (Y una ganadora)

Hace unos días os hablaba de un descubrimiento. Se trataba de la tienda on-line del diseñador Marco Gubaira, que como valor añadido nos ofrecía la posibilidad de personalizar sus diseños en cuanto a estampados y algún que otro detalle. Y hoy os enseño mi elección. Un vestido que no me he quitado de encima y que promete todavía en estos últimos coletazos de verano que tenemos en el sur. Un vestido de aires marineros.

El vestido es palabra de honor, con un único tirante en color rojo. Lleva un corte en la cintura y está confeccionado en algodón, lo que lo hace comodísimo. Se puede llevar:
  • Con unas simples bailarinas y una chaqueta de punto de largo a la cintura y manga francesa, para las tardes fresquitas.
  • O con sandalias de suela de madera y un cinturón fino en rojo, para cenas informales.
  • Y con botas planas de media caña, de cuero natural, cinturón algo más ancho también en cuero, y una cazadora vaquera. Un estilismo perfecto para seguir poniéndolo en el inicio de un otoño suave.
El modelo del vestido es el Zarita. Y mi elección fue en rayas. Pero no os perdáis las otras muchas, miles, que tiene Mixy Dress en su tienda on-line. Como éste, por ejemplo.

Y a partir del 20 de septiembre, atentas, que colgará las novedades de otoño-invierno con una línea Special Night. Promete, y mucho.

Seguid tan guapas.



No se te ocurra: el corte con goma en la cintura, medio ablusonado es perfecto para las chicas que no tienen la cintura y la cadera demasiado mercadas, que son más rectitas. Así que aprovecha este tipo de trucos y no te enfundes en prendas hiperceñidas que lo único que hacen es poner de manifiesto lo que quieres esconder.
Alpargatas con lluvia. No vayamos haciendo el contrario por la vida. Cuando no llovía y el calor era modo insufrible te obsesionabas con las botas. Y ahora que comienza pronto el otoño, te plantas las alpargatas. Entonces te va el peso en los pies. Sudor o agua. Pero pesados al fin y al cabo.
Si los brazos no son tu fuerte, las chaquetitas de manga francesa son tus aliadas del amor. No vayas luciendo morcillas si no te gustan.

Lo encontrarás en: el modelo Zarita de Mixy Dress está en la tienda on-line del diseñador Marco Gubaira.


* Y finalmente, ya tenemos ganadora del sorteo para las clientas de las Asesorías on-line de El Estilario, en el que Showroomprive.es regalaría una entrada doble para disfrutar del Cibelespacio en la CMFW. Me habría encantado que os tocara a todas. Pero sólo ha ganado una. Y se las ha llevado Sandra F. ¡Enhorabuena! Gracias por confiar en El Estilario, y espero que te lo pases estupendamente. Y que encuentres miles de gangas en Showroomprive.es

miércoles, 14 de septiembre de 2011

¿Cómo me lo pongo?: Vintage

Rescatar prendas del armario nos da casi tanta satisfacción como ir de compras. Y si esas prendas se rescatan del armario de nuestras progenitoras, mayor aún es esa sensación. Zelia ha recuperado un vestido de su madre y lo quiere llevar a una boda de tarde.

Una manera, sin duda, muy diferente de ir a una boda. Que bien llevado puede resultar muy llamativo. El vestido es en marrón y fucsia, tiene la manga murciélago, la cintura alta y marcada y el largo de los 70: por los tobillos. Este largo lo aprovecharemos con unos zapatos que valga la pena lucir, que se tengan que ver.

Lo fundamental es inspirarse en la época del vestido pero no disfrazarnos, puesto que se trata de una boda. Si bien tiene una socialización muy sencilla (con plataformas de madera, por ejemplo) para la boda tendremos que mantener ese punto elegante. La prenda ya es lo suficientemente diferente. Según esto:
  • Elegiremos unos zapatos con el empeine cubierto, tanto en T como con pulsera. Se verán y mejor es que los podamos lucir. Si además optamos por un tono en cobre, nos dará más juego con el resto de elementos.
  • En la cintura aprovecharemos el pequeño fruncido para colocar un cinturón bien fino, bien midi, en color fucsia, como los estampados del vestido.
  • La cartera de mano, en madera o en los tonos del zapato. Preferiblemente, discreta.
  • En los hombros (la boda es en otoño) una estola de pelo, de color visón, a tono con los zapatos y en la gama del marrón del vestido, como nexo de unión entre ambos.
  • Y el cabello será el que ponga el punto 70. El pelo suelto, retirado en la frente, a lo Sharon Stone en "Casino", con una diadema en fucsia.
  • Pendientes sencillos, cayendo ligeramente del lóbulo. Y una pulsera en cobre colocada en el antebrazo. Si no quieres llevar pulsera, busca unos guantes de piel en fucsia. Llamarán la atención.
Y que la originalidad la ponga el vestido.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: disfrazarte. Vas a una boda. No abuses de abrigos maxi de pelo, sombreros de ala ancha, plataformas y tacones cuadrados... que si bien van genial con el vestido, no son lo recomendable para una boda.
Tampoco meter anacronías en plan una chaqueta americana o una con lentejuelas. No pegan nada.
Cuidado con los mix de estampados. Nada de animal print ni tampoco tejidos con relieves como el jacquard.
Un abrigo con este largo es impensable. A no ser que sea un abrigo largo, lo cual resulta excesivo para el otoño.
Botas. Ni botines.
Un moño italiano. Ejem, ¿cómo? no pega nada aquí.

Lo encontrarás en: los zapatos son de Pedro García.

martes, 13 de septiembre de 2011

El Bellezario: Pupita

Después de tanto sol, de sal, de cloro, de todos esos agentes que tienen tan poca compasión con nosotros; urge algo más de cuidado. Los labios tienen la piel delicada y normalmente reclaman atención específica, que podemos darles con Ceralip crema reparadora de labios de La Roche-Posay.

Ceralip crema reparadora de labios de La Roche-Posay es una crema muy suave, espesa e incolora (e insípida también) capaz de regenerar hasta los labios más castigados, sea cual sea el motivo. Es hipoalergénica, lo que la convierte en apta para cualquier persona, y trae un aplicador cómodo que hace innecesario el uso del dedo para extenderla.

Podemos echarla tantas veces como deseemos a lo largo del día. Y la mejoría es inmediata. Además, no deja los labios blancos y el aspecto es muy natural, casi como un brillo. Que se agradece en este tipo de tratamientos.

Lo encontrarás en farmacias y parafarmacias. El tubo de 15 ml. tiene un precio de unos 15 euros. Aunque existe una versión en bálsamo labial (que no he probado) más barata, de unos 6 euros.

lunes, 12 de septiembre de 2011

El Recetario: Pollo a la cerveza

Hoy algo ligerito. Y además muy de verano por uno de sus ingredientes, tan de chiringuito y calor. Vamos a comer pollo a la cerveza.

Ingredientes
1 pollo limpio y troceado, preferiblemente en trozos pequeños
1 botellín de cerveza
Perejil
Aceite de oliva
Sal
Pimienta negra molida

Preparación
1. Precalentar el horno a 200ºC.

2. Salpimentar y echar el perejil picado sobre el pollo. Rociar con aceite de oliva y colocar en una bandeja de horno. Hornear a 200ºC entre 30-40 minutos.

3. Echar la cerveza y dorar durante unos 5 minutos más. Si se seca, rociar con los propios jugos del pollo.

El acompañamiento
Una comida muy ligera y muy sana que se puede acompañar de una ensalada y patatas asadas en el horno.

viernes, 9 de septiembre de 2011

El Ideario: Dos bodas en una

Seguro que a más de una le ha pasado eso de que la inviten a una boda, y al día siguiente o a la semana siguiente, a otra. La suerte es que los invitados no coindidan... y podamos reaprovechar. Laida tiene dos bodas en otoño, una casi tras la otra.

Para la boda, Laida tiene un vestido negro que en otra ocasión lució en combinación con gris plata. Y quiere otras ideas.
  • Podría combinarlo con algún color fuera de esa gama, como el verde aguamarina. Con un cinturón estrecho de piel, de lazada frontal también en piel. Para combinar con unos zapatos de color negro (si tienen algún detalle en dorado o en aguamarina, perfecto). Cartera de mano también en aguamarina. Y el abrigo de largo tres cuartos y manga francesa, en idéntico tono.
  • Otra opción es combinarlo con la gama del ámbar/dorado/visón. Es decir, con una estola de piel en tono visón (en el norte en otoño, una estola será bienvenida). Cinturón dorado, algo ancho, o ámbar. Guantes cortos en piel natural. Cartera de mano dorada. Y zapatos en negro, para que sólo los complementos llamen la atención.
  • Por último, podemos decantarnos por meter algo de color. Como con un cinturón de seda salvaje en rosa fucsia, formando una lazada frontal. Sandalias con tacón, de tiras anchas, en fucsia y negro (con media tupida negra, aunque sean sandalias), cartera de mano muy pequeña (limosnera) en fucsia y una chaqueta bolero en negro.
Es la ventaja del negro. Cualquier cosita que le eches se lo come tan tranquilo. Y tan bien que se queda.

Seguid tan guapas.
No se te ocurra: sandalias y media tupida sí. Sandalias y media transparente, no.
Mantón de Manila. No para una boda (salvo excepciones) y no con este vestido.
Bolsos grandes. Con una cartera de mano es más difícil meter la pata.
Chaquetas que tengan el largo a la cadera. Al tener marcada la cintura y las caídas de gasa, no es aconsejable. Por el bien de nuestra figura.
Cuidado con los recogidos. Excesivamente marcados, según con qué estilismos hacen mayor.
Y de la misma manera, llevar el pelo suelto no significa aparecer rollo California beach. Péinense, por favor.
Lo encontrarás en: el cinturón es de Zara.

jueves, 8 de septiembre de 2011

¿Cómo me lo pongo?: Tableado

Temas formales en la frontera del verano y del otoño son complicados. Mucho más según en qué parte de nuestro país. Lo único que tenemos que hacer para no meter la pata es prestar atención al sentido común y al mapa de temperaturas. Así sabremos si nos tenemos que abrigar o todavía podemos arreglarnos con las cosas del veranito. Como le pasa a María, que tiene un bautizo, del que será madrina, ahora en septiembre.

El bautizo al que irá María es en el sur y técnicamente aún es verano. Técnicamente y por lógica, que parece que el verano ha vuelto con fuerza. El vestido que tiene María es de tirante ancho, tableado, de gasa y en color empolvado. Por lo que descartamos la opción de una chaqueta de terciopelo que ella propone. Será excesiva.

Lo ideal para la iglesia será buscar algo para cubrirse los hombros, que no abrigue en exceso y que tampoco sea superformal. No deja de ser un bautizo. Por ejemplo, una chaqueta de punto de seda, de manga francesa, largo a la cintura y escote a la caja. Los colores para combinar pueden ser de la misma gama de los pasteles, como el gris. Los zapatos que continúen esa línea suave y romántica, sin excesivo tacón para caminar con seguridad con el bebé en brazos. Y precisamente por esta razón, nos olvidamos de carteras de mano y escogeremos un bolso pequeño para llevar colgado al hombro, como los acolchaditos de cadenas.

Si queremos un punto personal, podemos poner un bonito broche con piedras rosadas en la chaqueta. O un anillo grande. O una bonita horquilla en un semi-recogido con unas pulseras en plata vieja.

Y mucho orgullo. Para disfrutar de un día tan especial.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: el calendario puede decir que es otoño, que si la temperatura está rebelada nos tendremos que olvidar de pieles, medias tupidas y similares.
El vestido, al tener vuelo y ese corte en la cintura, prefiere chaquetas de largo precisamente a la cintura. Blazers y similares no le van a favorecer en absoluto.
Cuidado con las medias. Nada de estampados ni experimentos. Y si no queda más remedio que ponerlas transparentes, ya sabéis las normas: ni brillos, ni de bronceado y nada de ponerlas con sandalias.
Adornarse la cabeza está bien. Con horquillas, diademas, un tocado pequeñito. Pero sin pasarse. Tocados de boda, no. Que es un bautizo.
Las carteras de mano en los bautizos incomodan a todas las que tengan que prestar atención al bebé o llevarlo en brazos.

Lo encontrarás en: el vestido de María es de Zara. Los zapatos, de Pura López.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Para daros las gracias

Esto de los sorteos no es algo que me encante especialmente, ya lo sabéis. Sin embargo, en este caso tenía que hacer una excepción. Eso sí, una excepción con sus particularidades.

La primera de todas es que es un sorteo orientado solamente las que habéis confiado en mi criterio contratando alguno de los diferentes servicios de asesorías de imagen. Tanto las presenciales, las on-line, las expres... Una manera de agradeceros la confianza. Y el premio no podía ser otra cosa que algo relacionado con la moda.

Así que, gracias a la colaboración de Showroomprive.es (que dicho sea de paso, es totalmente recomendable eso de darse de alta por allí, por eso de los descuentazos que nos ofrecen) una de vosotras, de las clientas, con un acompañante que elijáis, podrá pasar un día en el Cibelespacio de la Cibeles Madrid Fashion Week.
Seguro que no os hace falta que os explique qué es la CMFW. Y el Cibelespacio es el lugar en el que se mueve el ambiente de Cibeles. No son las pasarelas. Es la parte comercial, en la que encontrar diversos stands, ver gente conocida, respirar el ambiente de Cibeles... si nunca se ha estado en un evento de estas características es bastante sorprendente e interesante.


Para llevársela sólo tenéis que recibir un mail mío en el que os cuente las instrucciones. Que básicamente consisten en que os registréis en Showroomprive.es Tenéis hasta el día 14 de septiembre. El 15 de septiembre se lo comunicaré a la ganadora y Showroomprive.es le hará llegar su premio. Para que pueda irse a Ifema, a respirar un poquito de Cibeles con quien elija.

martes, 6 de septiembre de 2011

Cuenta atrás

Si ayer me alegraba por algo que me había hecho especial ilusión, hoy lo hago por una persona que apostó por lo que soñaba y además sabía hacer tan bien: crear. Crear prendas bellas, diseñar moda. Materializar su exquisito gusto en vestidos, en blusas, en faldas... en su firma. Ella es Cristina Piña.

Para conocer lo que hace se puede pasear por su web y picar en su tienda on-line. O mejor aún, disfrutar del privilegio de disfrutar de su debut por la puerta grande. Y es que formará parte de la Valencia Fashion Week. El día 8 de septiembre a las 23.30 h. se podrá ver en primicia su colección Copacabana, para la que cuenta con colaboraciones como la de Havaianas. Todo promete. Y mucho.

Yo no podré ir... y me da mucha pena. Pero no quería dejar de desearle toda la suerte del mundo en uno de los días más bonitos de su vida. En el primero de muchos. Saldrá por la puerta grande. Eso seguro. Felicidades, Cristina.

* Podéis seguir todos sus pasos en la VFW en twitter. En el hashtag #cristinapinaVFW

lunes, 5 de septiembre de 2011

En la revista Cuore


Las que me seguís en Twitter ya lo sabéis desde la semana pasada. Y es que me llevé una agradable sorpresa cuando me dijeron que éste, mi blog, salía como recomendado en la sección Agenda de la revista Cuore.


No tenía ni idea de ello, así que para mí fue ilusionante. Qué queréis que os diga. Que el trabajo que cada día hago desde este espacio salte a un rinconcito de papel de una revista pues emociona. Que no lo pongo en un marco y lo cuelgo en la pared del salón de milagro.


Sea o no para tanto (sí, es mi primera vez, supongo que se vive así) os dejo con la reseña. Y todas corriendo a comprar la Cuore. Y a ellos: GRACIAS!

viernes, 2 de septiembre de 2011

El Ideario: Azul y mostaza





Sí, otra boda en otoño. En este caso con un bonito vestido azul marino que Ana quiere combinar con sus sandalias color mostaza.








El vestido de Ana tiene el largo un poco más abajo de la rodilla. Ella, por su estatura (es bajita) pregunta si debería cortarlo o no. Como el vestido lo va a combinar con unas sandalias altas de color mostaza, hay dos opciones:








  • Con una inspiración años 40: en lugar de cortar los bajos del vestido, sería mejor estrecharlo levemente, entubarlo. Así, lo combinamos con una chaqueta de largo a la cintura en terciopelo mostaza, como las sandalias.




  • Luciéndolo tal cual: entonces lo cortamos con el largo justo en donde empieza la rodilla. Para estilizar la figura podemos lucir un colgante largo, en plata vieja con un detalle en mostaza (como un pompón de piel, como los de Rita Pajarita). La chaqueta, en punto de seda en plata oscura o gris plata, con la manga francesa. También es adecuado un abriguito justo un par de centímetros sobre el largo del vestido, igualmente con manga francesa.




  • En modo estampado: con el vestido suelto, sin marcar cintura, podemos llevar un abrigo brocado, o jacquard o similar en tonos marino y mostaza. Un abrigo con capa, no entallado, y sin cuellos, de aire Jackie Kennedy. Si conseguimos además forrar nuestra cartera de mano con el mismo estampado del abrigo, habremos dado en el clavo.




  • O marcando cintura: si nos ponemos un cinturón metálico ya subirá de largo al ablusonarlo en la cintura. El cinturón puede ser de plata vieja, no muy ancho. Para el fresco, una estola ancha, de pelo, en mostaza.




En cualquiera de los casos podemos aprovechar para lucir un tocado. Un casquete sencillo, de base azul marino y elementos en dorado, plata vieja y mostaza, como resumen de nuestro estilismo.








Y el elemento común para todas las opciones salvo la del abrigo estampado, será una cartera de mano metálica, con detalles en marino, en plata vieja y en dorado que ayuda a crear conjunto entre los tonos del vestido y de los complementos. Y que además es lo suficientemente especial para destacar sobre todos ellos.








Seguid tan guapas.








No se te ocurra: botas. Ni botines, ni similares.




Los zapatos de tacones exageradísimos y grandísimas plataformas comienzan a aburrir. Quizás hayan saltado ya a las esferas de lo vulgar y por ello les esté comenzando a coger manía.




Con un vestido liso es el momento de que los complementos jueguen el papel estrella. Así que hay que elegirlos con sumo cuidado. Eso sí, que uno, tan sólo uno, sea el protagonista. Tampoco hay que extraadornarse.




Un cuello de pelo no lo veo. Es demasiado pronto, no hace tanto frío. Y el vestido tiene un escote excesivamente cerrado para ello.




Siendo como es este vestido, con las opciones de abrigo que ofrece, nos olvidamos de un chal.




Tampoco blazer ni chaquetas americanas amplias.




Una cazadora de piel es demasiado informal. Es cierto que el vestido tiene muchas posibilidades y que se puede socializar fácilmente, pero el tema que nos ocupa es el de la boda. Algo más formal.








Lo encontrarás en: el vestido de Ana es de Mango. La cartera de mano, de Topshop.

jueves, 1 de septiembre de 2011

El Espiario: Mixy Dress





Tener una prenda única en el armario seguramente es algo que a todas nos gustaría. Pero claro, en ocasiones el precio que hay que pagar por ello, a veces no nos lo podemos permitir (sobre todo, si no es para una ocasión especial). O no encontramos quién nos la pueda hacer. Y sin embargo, resulta que hay alguien, un diseñador, al que se le ha ocurrido que ni tiene por qué ser caro, ni tenemos que esperar a una ocasión especial, ni tampoco ha de ser complicado. Él es Marco Gubaira. Y su concepto prendas únicas y exquisitas lo materializa en su firma Mixy Dress.



Top Loret. Las combinaciones son infinitas. Y el precio, para permitírselas todas.


Es tan sencilla de entender la filosofía de Mixy Dress como escuchando simplemente el eslógan: "¿Como tú? Ninguna..." Y ya nos crece el ego. Mixy Dress es una firma joven, centrada en ofrecer prendas que podemos personalizar. Es decir, paseamos por su tienda on-line, buceamos entre los tops, las faldas o los vestidos; y podemos decidir si elegir uno tan cual lo vemos. O cambiar el estampado, pedir una nueva talla, etc. Adaptarlo a nuestro gusto. Sólo tenemos que comentarlo en el formulario de pedido. Después contactan con nosotros y comienzan con nuestra prenda.




Vestido Lola. Fantástico con taconazo, cartera de mano y bolero de piel.



Si os hablo de Mixy Dress es porque lo he probado. Yo ya tengo el mío. He experimentado el proceso y es así de sencillo. Lo realmente complicado es elegir entre el catálogo de prendas disponibles. Porque además los precios, son para permitirse un capricho único de vez en cuando.


Vestido Jhoa. Quédatelo con este estampado, o elige otro.




Puedes encontrar Mixy Dress en su web o en su tienda on-line. Y si deseas comprar un vestido, haz clic en la imagen de abajo.




También estoy en Twitter · Ésta es la página en Facebook de El Estilario · Y aquí, me verás en Bloglovin