miércoles, 31 de agosto de 2011

¿Cómo me lo pongo?: Reptiles

De los estampados de la temporada, el de pitón se lleva la palma. Lo veremos en prendas y en complementos. Particularmente me gusta. Eso sí, es necesario llevarlo con cuidado para que no quede chabacano. Y si ese punto lo respetamos, podremos sacarle más partido del que pensamos. Como para una boda de otoño. Patricia, tiene una.

El vestido que tiene Patricia es sin mangas, de largo al tobillo, en gasa, con un estampado en pitón en el que predomina el rosa palo y los beiges. Sus dudas pasan por todo lo demás.

Para acompañarlo de manera ideal habrá que prestar atención a detalles:


  • El primero es que el vestido tiene un largo al tobillo. No es ni largo, ni midi. Por eso, lo perfecto será buscar un zapato que de alguna manera vista el empeine, y que tenga un aire años 50. Como una sandalia de tiras anchas con empeine en T. Si las elegimos en color crudo, beige o similar, mejor. Para que no atraigan la atención.

  • Lo segundo será el frío. Como la boda es en octubre, nos decantaremos por alguna de las dos opciones que esta temporada son estrella: o bien una estola o una chaqueta de piel de conejo, de manga corta y de largo bolero, de color negro. Con el negro dotamos al vestido la sobriedad que le hace falta para la boda.

  • Lo tercero, el bolso. Una cartera de mano, pequeñísima, joya, en negro también.
Por supuesto, no hay que olvidar ni el cabello ni el maquillaje, que puede destacar la mirada por encima de lo demás, con unos labios suaves, cremosos.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: tocado. Ni diadema ni horquillas. Ni similares. Con un estampado tan destacado no es recomendable desviar tanto la atención.
Bailarinas. Con vestido tobillero no lo tengo nada claro.
Tampoco zapatos abotinados.
Los salones sencillos no están mal pero no son lo mejor. Si no queremos llevar sandalias (porque haga demasiado frío y no nos atrevamos a llevar los pies al descubierto) el zapato pide plataforma delantera (tampoco demasiado exagerada) para que el pie vaya vestido.
Nada de chaquetas con lentejuelas. Que el estampado pitón ya cumple su función el solito in necesidad de recargamientos varios.
Los colorines, pues por lo mismo tampoco los veo.

Lo encontrarás en: el vestido de Patricia es de H&M. Los zapatos, de Steven Madden para Asos.


martes, 30 de agosto de 2011

El Bellezario: Esas manos

A mí las hidratantes a base de urea me van bárbaras. Tanto para el cuerpo, como para las manos. Como la crema hidratante de manos de Ureadin-Isdin.

La crema hidratante de manos de Ureadin-Isdin es perfecta para llevar en el bolso o para usar en verano, porque no es en absoluto densa ni grasa, se absorbe muy rápido y no deja esa sensación de manos pegajosas tan incómoda. Hidrata y regenera sin molestar.

Lo ideal es utilizarla cada vez que sintamos las manos secas. O después de haberlas humedecido. Pero si eso no es posible, es casi obligatorio echarse crema en las manos antes de dormir. Que las manos son una carta de presentación. Y llevarlas estropeadas, no da buena imagen. Por muy bien vestidas que vayamos.

Lo encontrarás en farmacias y parafarmacias. El tubo de 50 ml. cuesta alrededor de 5 euros.

lunes, 29 de agosto de 2011

El Recetario: Huevos escondidos

Plato calórico donde los haya. Pero no hay nada que no solucione una carrerita después por la playa. Caprichitos de verano, no todo va a ser operación traje de baño. A disfrutar los huevos escondidos. Sin remordimientos.

Ingredientes
Huevos
Jamón serrano en taquitos
Leche entera
Harina de trigo
Nuez moscada
Queso en lonchas, graso, tipo mozzarella
Patatas
Aceite de oliva
Sal

Preparación
1. Poner el horno a precalentar a 180ºC.

2. Pelar las patatas y cortar en panadera. Freír en abundante aceite de oliva. Dejar sobre papel de cocina para eliminar la grasa sobrante.

3. Preparar la bechamel poniendo en una cazuela 2 cucharadas de aceite de oliva (a mí la bechamel me gusta más con aceite de oliva, aunque lo habitual es hacerla con mantequilla). Cuando esté caliente, echar las 3 cucharadas de harina y remover con una cuchara de madera hasta que cambie de color. Bajar el fuego a muy bajo. Añadir los 2 vasos de leche y remover lentamente con la cuchara de madera, hasta que vaya espesando. Sazonar y echar una pizca de nuez moscada. En el punto en el que esté casi espesa la salsa, utilizar la batidora para deshacer los posibles grumos que haya.

4. En una sartén echar una cucharada de aceite de oliva y cocinar los huevos a la plancha.

5. Preparar un recipiente de horno. Colocar una cama de patatas, sobre ella, los huevos. Después los tacos de jamón cocido (podemos saltearlos previamente, si lo preferimos). Finalmente, cubrir todo con la bechamel. Por último, colocar unas lonchas del queso graso.

6. Gratinar en el horno unos 4 minutos, hasta que el queso se haya dorado.

La variante
Los huevos se pueden escalfar en lugar de freír. Y si no queremos patatas fritas, pueden sustituirse por puré de patata espeso.

jueves, 25 de agosto de 2011

Yo recomiendo: naranja y dorado

Tampoco es que me vaya a poner a hacer ahora un repaso de lo que nos pondremos en esta temporada otoño-invierno. Seguramente ya tendréis esos lookbooks tan completos y detallados en los que no sé si nos lo aclaran todo o por el contrario nos lían más de pura saturación. Y ya nos olvidamos de lo que nos hacía falta, de lo que nos gustaba o de lo que queríamos.

Lo único que dejaré serán dos recomendaciones de buenas compras para la temporada. Dos colores que se llevarán pero que nos resultarán difícil de encontrar si no aprovechamos las últimas rebajas o esos avances de temporada que ya están en los montoncitos ordenados. Y esas dos recomendaciones son el naranja y el dorado.

El naranja ya hace tiempo que lo recomiendo. Este verano al fin terminó de establecerse, lo que hace pensar que en invierno dará de sí y mucho. Si no te atreves con jerseys, abrigos o pantalones; póntelo en complementos y zapatos. O un bolso.

El dorado (que parece que últimamente me dé a mí por el dorado, a tenor de las últimas entradas sobre el mismo) queda estupendo en amplios tops de hombro caído, minifaldas para llevar con las piernas desnudas o minivestidos. Las más experimentadas podrán radicalizarlo con botas cowboy y llevarlo también durante el día.

Lo encontrarás en: el conjunto de la izquierda es de H&M. El de la derecha, de Zara.

miércoles, 24 de agosto de 2011

¿Cómo me lo pongo?: El dorado



El dorado. Es llamativo, pero bien utilizado puede resultar de lo más elegante. Y una opción estupenda para una boda. María tendrá pronto una, de tarde.


El vestido de María es largo, con el cuerpo de lentejuelas y la falda vaporosa, de seda. El vestido lleva una lazada negra en la cintura. Sin embargo, para la boda (aún en temporada de verano), recomendaría un look total en dorado, mucho más fresco sin la sobriedad añadida del negro.


Para ello, hay que combinarlo con un cinturón estrecho, rígido, dorado. Una cartera de mano, pequeña, una limosnera, también en dorado metalizado. Sin pendientes o con unos muy pequeños y discretos. Un anillo grande y vistoso o una pulsera dorada con marrón o ámbar, colocada en el antebrazo. Y el cabello peinado, suelto, muy fresco, para que el vestido largo no se haga demasiado serio.


En los pies, un zapato o sandalia dorada o ámbar. Sin lentejuelas ni apliques, lisa.


Aunque suene demasiado a la conocida marca del cava, el efecto final funciona. Además, ese vestido no necesita más recargamiento: hay que dejarlo que se luzca por sí mismo.


Seguid tan guapas.


No se te ocurra: pasarte con combinaciones. Es lógico pensar que si no metemos color queda soso, o que pueda parecer que no sabemos combinar o vestir. Pero hay ocasiones en las que la mesura y el comedimiento son la clave de la elegancia. No lo vulgaricemos.

Zapatos de cuña. Totalmente impensable.

Con negro no queda mal. Pero es demasiado sobrio. Excesivamente sobrio.

Si nuestros pies no son nuestro fuerte, es mejor no dejar al descubierto los puntos débiles. Elegir sandalias con tiras más anchas o zapatos cerrados, será lo más recomendable.

Extraplataformas. Con un vestido tan largo es preferible un tacón muy alto. Pero no unas plataformas altísimas.

Joyas del plastiquete. Si el presupuesto no nos da para joyas buenas, hay opciones en bistería estupendas. Plastiquismos, never.

Tocados no son aptos. En todo caso, una diadema muy finita, estrechita, colocada a modo de tiara o de bandeau. Pero muy discreta.


Lo encontrarás en: el vestido de María es de Tintoretto. La limosnera, de Miu Miu.

martes, 23 de agosto de 2011

El Bellezario: Para los labios

Que no. Que no voy a hablar de higiene bucal, ni mucho menos. El tema va de labios, de labios suaves. De cómo pintarse los labios con colores densos y mates sin que queden horribles. Lo que quiero es contar cómo me exfolío yo los labios.

Para exfoliarme los labios y así poder pintarlos sin que se vean grietas ni pellejitos de lo más terrible, utilizo un cepillo de dientes. Uno cualquiera (que no usemos ya). Lo mojo levemente con agua y froto sin presionar, haciendo círculos, los labios. Quedan super suavitos. Perfecto para poder pintarlos como más nos apetezca. Así de rápido, de cómodo y de baratito.

lunes, 22 de agosto de 2011

El Recetario: Pechugas de pollo Villeroi

En vacaciones tenemos algo más de tiempo para pasar en la cocina, y no tener que abusar de la pasta o de las ensaladas. Para hacer platos de esos que llevan su tiempo. Como las pechugas de pollo Villeroi, rellenas de bechamel.

Ingredientes
6 filetes de pechuga de pollo, no demasiado finos
3 cucharadas de harina
2 vasos de leche entera
Leche entera
Nuez moscada
Mantequilla
Aceite de oliva
Harina
Pan rallado
Huevos

Preparación
1. Poner las pechugas de pollo en un recipiente hondo y cubrirlas con leche. Dejar en remojo al menos durante una hora. Pasado ese tiempo, retirar y colocar sobre papel de cocina para que escurran bien.

2. Para la bechamel: en una cazuela echar 2 cucharadas de aceite de oliva (a mí la bechamel me gusta más con aceite de oliva, aunque lo habitual es hacerla con mantequilla). Cuando esté caliente, echar las 3 cucharadas de harina y remover con una cuchara de madera hasta que cambie de color. Bajar el fuego a muy bajo. Añadir los 2 vasos de leche y remover lentamente con la cuchara de madera, hasta que vaya espesando. Sazonar y echar una pizca de nuez moscada. En el punto en el que esté casi espesa la salsa, utilizar la batidora para deshacer los posibles grumos que haya.

3. Hundir los filetes en la bechamel hasta que queden bien impregnados de ella. Colocar en un fuente untada con mantequilla para que no se peguen.

4. Enfriar en el frigorífico. Han de estar bien frías, por lo que al menos necesitarán dos horas de frío.

5. Rebozar en harina, huevo y pan rallado con ayuda de unas pinzas para que resulte más sencillo. Freír en abundante aceite de oliva muy caliente.

El consejo
Cuanto más consistente esté la bechamel, y cuanto más tiempo hayan estado las pechugas en bechamel en el frío, más sencillo será manipularlas y rebozarlas.

jueves, 18 de agosto de 2011

Para no perdérselo: Mr & Mrs Calamity Cool

Tampoco quiero hablar en exceso porque es algo que es necesario leer y disfrutar. Que con palabras y descripciones varias me quedaría corta. Ahora que el veranito deja más tiempo libre, tienes que descubrirlos (si no lo has hecho ya). Hablo del matrimonio mejor avenido y con más criterio de esta nuestra blogosfera: Mr & Mrs Calamity Cool.

Detrás de los Calamity Cool hay dos pedazo de bombones que ni los Brangelinos. María y Alfredo, que tienen sentido del humor, inteligencia y mil recursos para hacernos reír, para hacernos pensar, para que nos demos cuenta de lo que nos rodea. De los aciertos y los descalabros de lo que nos rodea.

Plumas afiladas e ironías de las selectas que los convierten en una rara joya de esas que casi no hay. Entre tantos mundos rosas y de nubecillas con olor a talco y sabor a cupcake aparecen ellos. Auténtico chili con carne. O salmorejo. O yo qué sé. Lo son todo. Los adoro. Y os recomiendo que comencéis a visitarlos. Así me entenderéis.

Aquí están para vuestro deleite. Ya me contaréis. Especialmente recomendable no perderse esta entrada. Ni mucho menos, ésta.

miércoles, 17 de agosto de 2011

¿Cómo me lo pongo?: Nude y lentejuelas

El nude (o variantes como el beige) es un color muy elegante. Muy fino, que diría mi abuela. Y si va en prendas cuyo largo no arrastre para no competir con la novia, y con algo de adorno como las lentejuelas, resulta estupendo para bodas de verano en las que no queremos arriesgar ni dar la nota discordante por ser de ésas complicadas. Con complicadas me refiero a las que exigen algo de mesura porque se prevé que el nivel estilístico será de alto a superalto. Supersonic Girl tiene una. También tiene un conjunto nude.

El conjunto de Supersonic Girl es nude, de falda larga adornada con lentejuelas doradas y un top sin mangas, de excelente caída. Su idea pasa por combinarlo con unos peep toe en animal print de leopardo + una cartera de mano en colores brillantes como el fucsia, por ejemplo.

Sin embargo, para una boda en la que no queremos destacar en exceso, es mejor optar por algo más comedido. Lentejuelas + animal print pueden resultar excesivo. Por eso, la opción neutralidad es la más adecuada. Como por ejemplo, con un zapato en color coral y joyas en dorado con esmaltado en coral, igualmente. Las lentejuelas de la falda mandan, y ellas serán las que asuman todo el protagonismo.

También resulta adecuado combinarlo con tostados. Por ejemplo, una sandalia en color tostado, cartera de mano rígida dorada, y un tocado con pluma de faisán y tul nude.

Si el protagonismo lo tiene la prenda es mejor no complicarse. Simplemente acompañarla. Los complementos sólo servirán para reforzarla, nunca para crear estilismos paralelos.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: con dorado. No queda mal, conste que no es ninguna aberración. Pero es la parte evidente y además puede resultar precisamente demasiado evidente.
La norma número uno para que las cosas funcionen es siempre detectar qué será lo protagonista. Y si lo tenemos ya, dejar que brille. No comenzar con mezclas imposibles que nos harán sentir inseguras.
Mezclar estampados, acabados, tejidos... exige un poco de cuidado y atención. Y mucha maestría. A veces vemos cosas en revistas que quedan estupendamente pero que no tienen por qué necesariamente quedarnos bien a nosotras. Una sesión de espejo, y dudas resueltas.
Si la falda es de largo midi, evitaremos sandalias abotinadas o cualquier zapato que suba por la pierna, ya que ópticamente la harán más corta.

Lo encontrarás en: los zapatos de la derecha son de Asos.

martes, 16 de agosto de 2011

El Bellezario: Olores ricos

Antes de nada: esta entrada no está patrocinada, ni pagada. Es una visión totalmente personal. Con esto de los perfumes es fácil confundirlo, pero en este caso es absolutamente libre.

Hace tiempo que soy muy Dior para esto de los olores. Miss Dior Chérie L'eau ha sido el que he usado durante bastante tiempo. Pero ahora, en el verano, me apetecía cambiar. Y el elegido ha sido Escale à Pondichéry, de Dior.


Escale à Pondichéry es una de las tres fragancias que forman parte de una serie inspirada en lugares exquisitos junto con Escale a Portofino y Escale aux Marquises, cada una con aromas que recuerdan a esos sitios. Escale à Pondichéry recala en una antigua colonia francesa de la India. Por eso, tiene toques de sándalo, jazmín y té negro que dan como resultado una fragancia cítrica, muy fresca. Como las que me gustan a mí.

No me cansa. Es muy de verano, para llevar tanto de día como de noche. Y el bote sin extrañas formas exageradas es de lo más cómodo para viajar. Lástima de mansión en Pondichéry.

Lo encontrarás en perfumerías especializadas. El bote con vaporizador de 75 ml. tiene un precio entre 50 y 60 euros.

lunes, 15 de agosto de 2011

El Recetario: Strudel de manzana

Hoy las Marías están de santo. Así que lo vamos a celebrar con un postre de origen austriaco-alemán que se puede tomar frío. El strudel de manzana.

Ingredientes
1 lámina de masa de hojaldre
120 grs de azúcar blanco
2 manzanas grandes
2 cucharadas de canela
1 vasito pequeño de pasas
30 grs de mantequilla
pan rallado
almendras picadas
1 huevo batido.

Preparación
1. Precalentar el horno a 200ºC.

2. Remojar las pasas en agua.

3. Estirar la masa de hojaldre, de manera que quede del tamaño suficiente como para que quepa el relleno dentro y rodearlo con la masa.

4. Espolvorear el interior de la masa con el pan rallado, que servirá para absorber los jugos de la manzana.

5. Cortar las manzanas en láminas no muy finas.

6. Mezclar en un bol las manzanas con el azúcar, la canela y las pasas escurridas, hasta que quede todo impregnado de la pasta de azúcar y canela.

7. Extender el relleno sobre la masa sin llegar a los bordes ni a la parte que ha de cubrir el relleno.

8. Cerrar el strudel como si fuese una especie de paquete o de rollito, sellando los bordes enrollándolos hacia dentro como con las empanadas.

9. Pintar con huevo batido la superficie del hojaldre, para que se dore.

10. Espolvorear las almendras picadas y el azúcar.

11. Colocar en una bandeja de horno sobre papel de horno.

12. Hornear entre 30-40 minutos a 200ºC, hasta que el hojaldre esté dorado y crujiente.

El acompañamiento
Con helado de vainilla está riquísimo.

jueves, 11 de agosto de 2011

Sígueme


Sí, El Estilario está en twitter. Cada día un buen grupito de gente (más de 1370, a todos os doy las gracias) sigue mis pequeñas y particulares teorías sobre el mundo y la vida a través de esta especie de chat para monologar.

Y si os lo cuento precisamente ahora es por esto de las vacaciones. Que sí, que esto se sigue actualizando. Pero en viva voz estaré allí. Cada día un poquito. Nos vemos en twitter, en @elestilario. Y buen verano a todos. Con o sin vacaciones, pero verano al fin y al cabo.

miércoles, 10 de agosto de 2011

¿Cómo me lo pongo?: Con mucho volante

El protocolo de las bodas cada vez es más relajado, lo que permite que podamos introducir prendas que no son las habituales, para composiciones un poco más originales y que se adapten más a nuestro estilo. O aprovechar la prenda de las que nos enamoramos pero a la que aún no le hemos encontrado lugar. Como la falda que María quiere llevar en una boda muy especial para ella.

La falda de María es de color nude, larga, con mucho peso por la gran cantidad de volantes que lleva. María quiere algo que vaya con su estilo. No es nada clásica y suele atreverse con casi todo.

Lo fundamental, ante todo, es pensar en el estilo de la falda en sí. Si la falda demanda una combinación concreta, habrá que dársela:




  • Con un aire entre preppy y niña mala si la combinamos con una blusa de seda en color coral. Algo con los cuellos claudine o escote a a caja, en manga francesa. Pero elemental, con una buena caída. Para meter dentro de la falda. El punto niña mala lo pondremos con un cinturón ancho tipo fajín para cubrir la cinturilla de la falda. Un cinturón ancho que combine cuero (de color cuero con dorado) con piezas doradas, o totalmente dorado (incluso rígido). Zapato de tacón en el mismo tono que la falda, para que ópticamente haya conjunto. Cartera de mano dorada. Anillo grande en el índice en dorado y coral. Cabello recogido muy informal, con onNegritadas muy sueltas (como el que Tiziana Domínguez llevó en su boda, por ejemplo), una horquilla con forma de mariposa en color dorado y coral en el recogido.



  • Más atrevidas si nos ponemos un top asimétrico, en raso de seda, completamente liso, de color gris perla. Con varios brazaletes de plata vieja en el lado del hombro descubierto. Zapato igualmente nude. Cartera de mano de piel blanda en tamaño medio, también en gris. Y el cabello suelto, con la onda peinada, marcada, y recogido ligeramente sólo de un lado. Los pendientes, en este caso, algo mayores a lo habitual.
Y al igual que nos atrevemos con las faldas, por qué no también con los pantalones. Pantalones en las bodas me encantan, particularmente. Y bien combinados pueden ser de lo más elegante.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: más nude. No por nada. Simplemente porque es una boda y a una boda no se va de colores casi blancos en un total tan clarito.
Más volantes. Que la falda los tenga, que la boda sea en Andalucía y mil disculpas más, no permitirán llevar exceso de volantes nunca. No es un traje de flamenca.
Por la misma razón, olvídate de plantarte una flor de flamenca en el pelo. Es tan años 90...
Los tocados no caben con esta falda. Ni siquiera las diademas, ya que corres el peligro de parecer demasiado ñoña.
Cuidado con el largo. Siempre ha de llegar al menos a la mitad del tacón. Ni dejar el pie al aire ni tampoco pisarse la falda continuamente. Busca una altura que sea la adecuada.
No te sobrerrecargues. Con los volantes es fácil pasarse la línea de lo elegante y saltar a lo mundano.

Lo encontrarás en: la blusa color coral es de Sandro.

martes, 9 de agosto de 2011

El Bellezario: Después del sol

Otra de las divinas recomendaciones de mi sabia madre. Lo de hidratar la piel especialmente después de tomar el sol lo sabemos desde ni se sabe. Antes, había ese famoso Aftersun que era la única opción específica para tratar la piel después de un día de baño solar. Ahora, son muchos más los productos. Pero a destacar especialmente la Emulsión reparadora para después del sol de Avéne.


La emulsión reparadora para después del sol de Avéne es una crema hidratante muy muy ligera, que se absorbe instantáneamente (fundamental para no sentir la sensación de agobio que da la crema hidratante en verano), que huele de maravilla, y que deja la piel muy elástica y muy suave. Con una apariencia muy bonita. Al mantener la piel hidratada, el bronceado se mantiene durante más tiempo (y mucho más si hemos usado protección solar, porque si no la usamos, o es bajita, pasa eso de ponerse morena hiperrápido y acto seguido, "pelar" para perderlo tan rápido como llegó). Es de Avène, lo cual supone un importante voto de confianza en su efectividad y en el cuidado para las pieles sensibles.

Lo recomendable es aplicarla cada vez que volvamos de un baño de sol. Después de la ducha, deja la piel fresquita, es perfecta para las pieles sensibles que repone de todo lo que han perdido durante el tiempo de exposición solar. Y se queda una tan agustito.

Lo encontrarás en farmacias y parafarmacias. El bote de 150 ml. con difusor tiene un precio de unos 11 euros.

lunes, 8 de agosto de 2011

El Recetario: Canelones de carne

Me encanta la pasta. En todas sus variantes. Y si va con su bechamel y su tomate, aún más. Como en los canelones de carne.

Ingredientes
12 láminas para canelones
500 grs. de carne picada (de cerdo, de vacuno o mezcla de ambas)
1/2 cebolla pequeña
100 grs. de queso rallado
250 grs. de salsa de tomate triturado
2 vasos de leche entera
3 cucharadas de harina de trigo
Nuez moscada
Aceite de oliva
Sal
Perejil picado
Pimienta negra

Preparación:
1. Las láminas de los canelones: llevar a ebullición abudante agua en una cazuela ancha. Echar la sal. Introducir una a una las láminas de los canelones, con cuidado para que no se peguen. Cocinarlas tanto tiempo como requieran (suelen ser entre 10-15 minutos). Cuando estén listas, colocar sobre un paño limpio, separadas entre sí. Esperar a que enfríen.

2. El relleno de los canelones: poner dos cucharadas de aceite de oliva en un sartén. Cuando esté caliente, echar la cebolla muy picada, y rehogar a fuego medio. Añadir la carne. Subir el fuego y remover hasta que cambie de color. Echar el perejil picado y la pimienta negra. Sazonar. Cuando la carne haya perdido su jugo, añadir la salsa de tomate (reservar una pequeña parte). Remover y bajar el fuego a medio-bajo. Dejar que se cocine lentamente unos 20-30 minutos al menos.

3. La bechamel: en una cazuela echar 2 cucharadas de aceite de oliva. Cuando esté caliente, echar las 3 cucharadas de harina y remover con una cuchara de madera hasta que cambie de color. Bajar el fuego a muy bajo. Añadir los 2 vasos de leche y remover lentamente con la cuchara de madera, hasta que vaya espesando. Sazonar y echar una pizca de nuez moscada. En el punto en el que esté casi espesa la salsa, utilizar la batidora para deshacer los posibles grumos que haya.

4. Poner el horno a precalentar a 200ºC.

5. Con ayuda de una cuchara pequeña, rellenar los canelones con la salsa de tomate y la carne.

6. Colocar los canelones con la abertura hacia abajo (para que no se abran) en una fuente levemente engrasada con aceite (para que no se peguen).

7. Bañar los canelones con la salsa bechamel. Echar sobre la bechamel la salsa de tomate que hemos reservado. Por último, el queso rallado.

8. Gratinar en el horno unos 5 minutos, aproximadamente.

Las variaciones
A la carne se le pueden añadir champiñones picados o apio. La bechamel a mí me gusta con aceite de oliva, pero suele hacerse con mantequilla.

viernes, 5 de agosto de 2011

El Ideario: La boda de su hermana

Dan de sí mucho las bodas. Quizás porque es un momento especial, y más cuando es de alguien cercano, a quien tenemos especial cariño. Como una hermana. Mónica tendrá la boda de su hermana y quiere estar perfecta.

Para la boda tiene un espectacular vestido en color maquillaje, palabra de honor, que no quiere combinar con plata, ni plateados, ni similares. Llevará su melena pelirroja en un recogido. Y necesita ideas con los complementos.

El vestido es muy llamativo y muy especial, por lo que hay que tratarlo con cuidado, sin cargárnoslo con complementos excesivos. Él mismo es el que ha de brillar. Como no le gustan los plateados y su melena es rojiza, optaría por combinarlo con metalizados en cobre o en oro viejo. Una cartera de mano o bien rígida o de boquilla. Unos pendientes no demasiado grandes en oro rosa. Los zapatos del mismo tono que el vestido, con tacón, pero en el mismo color para que se mimeticen con él sin llamar excesivamente la atención. Y para cubrirse en la iglesia, si es invierno, una estola de piel en color visón que deje uno de los hombros al descubierto. Si es verano, bien un sencillo bolero de organza o de seda en color maquillaje como el vestido.

Nada más. No más estridencias. Que la que ha de acaparar las miradas es la novia. Es su día.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: pendientes exagerados. Aunque el cabello vaya recogido, el cuello es mejor que quede despejado. Es más elegante.
Sandalias metalizadas de escasita calidad. Aberración contra el vestido.
Colorines. Si el vestido es muy lavadito de color, pues haberlo pensado antes. Pero no es el momento de meter morados ni verdes. Ni el momento ni el tipo de vestido.
No desdeñes del punto. Una chaquetita de lamé en cobrizo, de largo a la cintura, con manga francesa puede ser un detalle con mucha clase. Para mí, la mejor opción.
El cinturón ha de ir acorde al vestido. Así que o encuentras uno en cobrizo o te olvidas de él.
Cuidado al elegir un vestido de invitada de boda. Nunca has de usurpar el protagonismo a la novia. Es un detalle de respeto y una muestra de cariño.

Lo encontrarás en: el vestido de Mónica es de Rosa Clará. La cartera de mano, de Uterqüe.

jueves, 4 de agosto de 2011

El Espiario: Miscelánea

Ahora que estamos de vacaciones y que hay más tiempo, es un buen momento para descubrir nuevos lugares, aunque sea por esto de la red.

A Lusi hace tiempo que la sigo, casi siempre en silencio. Me gusta su fotografía, me gusta su concepción de lo bello, del espacio. Me gusta cómo mira los objetos. No es fácil encontrar gente que sepa mirar los objetos, a mí que tanto me gustan.

Ahora su blog es una Miscelànea. Sí, variado. Pero siempre de esas cosas bonitas que da gusto mirar.

Y os recomiendo que os acerquéis por allí. Sobre cuando tengáis uno de esos días malos y feos. Ya veréis como lo vuelve todo precioso de repente.

Lusi está aquí.

miércoles, 3 de agosto de 2011

¿Cómo me lo pongo?: Verde y morado

Las mezclas de color poco habituales son aciertos cuando se realizan con seguridad y con mesura. Con seguridad me refiero a que si nos miramos al espejo y nos sentimos más payaso que otra cosa, por mucho que se la hayamos visto a otra persona, en nosotras no funcionará. Y con mesura, quiero decir que mezclar está bien. Colorear en modo indiscriminado no está nada bien. Pero nada bien. Eretza ha elegido una preciosa combinación para un vestido de una boda. Y quiere alguna idea más.

El vestido de Eretza es verde menta, de seda. Lo llevará con un gran tocado en morado adornado con pluma de faisán. No quiere dar demasiado la nota y al mismo tiempo, ir muy cómoda.
  • La combinación de verde-morado es acertada. Y el hecho de que haya elegido un gran tocado como protagonista, también. Los zapatos que recomendamos son de medio tacón (cómodos y refuerzan ese aire lady del vestido), en ante morado. Con una cartera de mano pequeña en madera (en consonancia con la pluma de faisán). Y para el fresco, recomendamos una chaqueta-capita de seda en el mismo tono que el vestido, para que se mimetice con él.
  • Si a este vestido queremos sacarle más partido para otras situaciones como bautizos o comuniones, lo podemos combinar con un fajín no demasiado ancho también en morado, como los zapatos anteriores. Sin tocado, pero con unos bonitos pendientes en dorado. O, si es posible, unas esmeraldas.
  • Y por qué no, con bailarinas y una sencilla chaqueta de punto de cuello a la caja y bolso bombonera. Y las gafas de sol. En este caso, indispensables.
Seguid tan guapas.

No se te ocurra: medias de rejilla, ni dibujadas y mucho menos, tupidas. Es verano. Y aunque caigan las temperaturas a barbaridades extremas, no te pondrás medias.
El bolso siempre discretito. Que no se coma el conjunto. Y en el caso de las carteras de mano, es importante que si no nos vamos a gastar una barbaridad en una, por lo menos que sea lo suficientemente aparente. Cutradas no.
No le pongas una blazer a este vestido. No al menos para temas formales.
Si tu fuerte no son las piernas, evita que el largo del vestido no sobrepase la rodilla.
Nada de guantes de rejilla. Es un invento que tiene su momento, pero desde luego ésta no es la ocasión.
Si lo combinas con dorado, lo mismo. Que sea un dorado aparente. Que no se vea a la legua el doradein del cutrerío.

Lo encontrarás en: el vestido de Eretza es de Carolina Herrera. Los zapatos de la derecha, de Miu Miu.

martes, 2 de agosto de 2011

El Bellezario: Adiós cabello seco

Creo que ya es de sobra conocido que mi cabello es fino, seco, delicado y con tendencia al encrespamiento. Que le presto mucha atención. Y que I.C.O.N. es mi debilidad. Todos sus productos me dan el resultado que necesito. Lo mismo me sucede con el Cure Spray Revitalizante, de I.C.O.N.

El Cure Spray Revitalizante, de I.C.O.N. es un spray especialmente delicado para reconstruir o "curar" el pelo seco, estresado, dañado. Lo hidrata y lo acondiciona para el peinado posterior con sus proteínas de seda y aloe, porque ayuda a que las fibras del cabello no se encrespen. Por eso, finalmente queda con un aspecto sedoso y muy suave. También es importante tener en cuenta que es un producto que colabora con la lucha contra el cáncer de mama, con la AECC. Y eso, cuenta.

Una vez que el cabello ya está lavado, le quitamos la humedad con una toalla. Aplicamos el spray Cure y lo masajeamos por puntas y medios (sin aclarado posterior). Después desenredamos. Y para terminar, aplicamos la mezcla del Antidote y sérum, ambos de I.C.O.N. Finalmente podemos secar. Con la constancia se nota. Y funciona.

Lo encontrarás en peluquerías y centros de estética que distribuyan productos I.C.O.N. Los 250 ml. cuestan alrededor de 25 €.

lunes, 1 de agosto de 2011

El Recetario: Tallarines a la crema

Con esto de las vacaciones, apuramos el contenido del frigorífico al máximo, y la última semana que pasamos en casa es casi como de inanición. Menos mal que la pasta está ahí para salvarnos, y que con dos cositas más, podemos currarnos un platito muy rico y sencillito. Los tallarines a la crema son un ejemplo.

Ingredientes
400 grs. de tallarines
250 grs. de nata para cocinar
4 yemas de huevo
Sal
Aceite de oliva
Queso rallado

Preparación
1. En una cazuela poner agua a hervir. En cuanto comience, echamos la sal y la pasta. Dejar que la pasta se cocine el tiempo necesario (entre 9 y 15 minutos según marca y tipo).

2. Escurrir la pasta.

3. Mezclar la nata líquida con las yemas de huevo, con ayuda de una cuchara, hasta que quede homogéneo.

4. Poner una sartén al fuego con dos cucharadas de aceite de oliva. Cuando esté caliente, echar la pasta y saltear unos instantes.

5. Precalentar el horno a 200ºC.

6. Añadir la mezcla de huevo y nata. Bajar el fuego a muy lento para que no hierva. Remover constantemente durante unos 4 minutos, hasta que semi-cuaje.

7. Colocar la pasta en una fuente para horno, con el queso rallado espolvoreado abundamente por encima. Meter en el horno a 200ºC durante 2-3 minutos más.

La variante
Puede hacerse igualmente con otro tipo de pasta como las cintas o los spaghetti.
También estoy en Twitter · Ésta es la página en Facebook de El Estilario · Y aquí, me verás en Bloglovin