lunes, 31 de enero de 2011

El Recetario: Goulash de ternera

Existen otras maneras de preparar la ternera cortada para guisar que no sea alguna de las más clásicas en España, claro. Podemos inspirarnos en la receta del goulash de ternera húngaro y adaptarlo a nuestros gustos particulares, como en mi caso. Mismos ingredientes con alguna variación.

Ingredientes
Carne de ternera limpia cortada en trozos pequeños
Aceite de oliva
Harina de trigo
Pimentón dulce
Tomate triturado
Cebolla cortada en dados
Diente de ajo
Perejil
Laurel
Tomillo
Sal
Pimienta negra molida
Caldo de carne
Vino tinto

Preparación
1. Mezclar la harina de trigo con el pimentón (de cada 100 grs. de harina, 10 grs. de pimentón).

2. Salpimentar la carne de ternera.

3. Pasar la carne de ternera por la mezcla de harina y pimentón.

4. En una cazuela, poner un fondo de aceite y dorar la carne. Reservar.

5. Echar la cebolla y el ajo y rehogar durante unos 15 minutos.

6. Añadir el tomate triturado, el laurel, el tomillo y el perejil. Remover y dejar cocer a fuego medio durante 5 minutos.

7. Incorporar la carne y mojar con el vino. Remover y esperar a que se evapore.

8. Comprobrar sal y rectificar si es necesario.

9. Agregar el caldo de carne (hasta que la carne quede cubierta) y cocer a fuego suave durante unos 45 minutos. Hasta que la carne esté tierna.

10. Servir sobre arroz blanco con abundante salsa.

La variante
La manera original es con la cebolla entera. Sin embargo, en la variante que yo preparo (no me gusta la cebolla en grandes cuartos) paso por la batidora los ingredientes para que quede una salsa más fina.

viernes, 28 de enero de 2011

El Ideario: Co-protagonista


Co-protagonista porque está claro que el protagonista en el bautizo es la criatura. Pero no se puede negar que la madre de la ídem también tiene un papel señalado ese día. Charo pronto bautizará a la suya, y quiere alguna idea, porque además, no es tiempo el que le sobra.

Lo más cómodo es un vestido. Pero no tendremos que renunciar a los pantalones, si nos sentimos mejor con ellos:
  • Con un vestido de seda, de color liso, en granate, pero con algún adorno especial. Combinado con color gris antracita: medias tupidas en gris antracita, zapato de tacón en ante de igual color, bolso en plata, de colgar al hombro y abrigo negro. O chaqueta de pelo de largo a media cadera, por ejemplo.
  • Si preferimos los pantalones, podemos optar por un pantalón recto de largo al tobillo o largo simplemente (según nos favorezca más), con una chaqueta de doble botonadura y un zapato abotinado o un sencillo salón, y bolso también al hombro. Podría ser todo en negro salvo la chaqueta de color. O todo en camel, salvo la chaqueta de color.
Y a pasarlo bien.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: taconazos modelo andamio. Con un bebé en brazos tanto tiempo y caminando por iglesias empedradas podría ser de alto riesgo.
Las carteras de mano son bastante poco operativas. Mejor las que se puedan colgar al hombro.
Las medias de rejilla no las encuentro lo suficientemente decorosas. Así que olvidándose pero a la de ya.
Chales. Ejem. Al olvido junto con las medias transparentes.
Un bautizo suele ser un acto muy familiar (aunque cada vez los hacen más parecidos a las bodas) así que tampoco es necesario vestirse con gran ceremonial. Pero tampoco se trata de sacar el trapillo y lucir nuestros jerseys con sus mejores bolitas.
Ni ir en vaqueros.
Ni en zapatillas de deporte.
Ni en botas de agua.
Los collares. Un bebé en brazos puede convertir un collar en un arma de destrucción masiva.
El cabello hay que arreglarlo. Puedes llevar algún adorno, del estilo de una diadema o un tocado pequeño. Pero no te plantes ni tocados excesivos ni pamelas.

Lo encontrarás en: la primera fotografía es un vestido de Hoss Intropia y bolso de Uterqüe. La segunda, conjunto de Purificación García y zapatos de Cuple.

jueves, 27 de enero de 2011

Autopromo: tiempo de cambiar

Autopromo y aprovecho para agradecer a todas las que habéis confiado en mi criterio. Gracias, de verdad.

Y para las que os lo estéis pensando, os recuerdo mi servicio accesible de asesorías de imagen. Son de dos tipos:
  • Presenciales: contratáis el tiempo y lo usáis para lo que deseéis. Irnos de compras asesoradas por cambio de temporada o para una situación concreta, que organice vuestro armario, que os haga la maleta o que estudie vuestro estilo. Desde 28 euros.
  • On-line: para las que no vivís en Sevilla o no podéis desplazaros a esta ciudad. Los mismos servicios que los anteriores (todos)... sólo que a través del correo electrónico. Parece complicado pero es posible. Desde 30 euros.
Si tienes más dudas o quieres información, contacta en pregunta@elestilario.com

Empieza a sacarle más partido al otro lado del espejo.

* Y como va de autopromo, echad un vistazo a la gorra que me llevé de viaje. Está de rebaja en nuestra tienda on-line, lo cual es una buena oportunidad para invertir en un complemento que os aseguro que dará más que hablar la temporada que viene. Y si no os fiáis de mi capacidad de previsión, sólo tenéis que echar un vistazo aquí en 2008 donde apostaba ya por los zuecos, y aquí en 2010.

miércoles, 26 de enero de 2011

¿Cómo me lo pongo?: Con estos pelos

De entre las propuestas que se hicieron para esta temporada, los pelos ha sido de las más recurridas. No hablo de los pelos corporales. Hablo de las prendas de pelo, como por ejemplo, los chalecos de pelo como el que Beatriz no sabe si comprarse.

Beatriz duda si hacerse con un chaleco sin mangas (y aquí las susceptibles que no vengan a decirme que los chalecos son siempre sin mangas. Al sur me remito), de piel de conejo moteado en tonos marrones y tostados. Una prenda de calidad que puede conseguir por buen precio.

Es cierto que esta prenda no puede considerarse fondo de armario. Sí una prenda a la que sacarle partido, que podremos explotar, pero no es fondo de armario puesto que no es polivalente. Aclaración hecha, vamos a proponerle ideas a Beatriz para que se lo ponga evitando los vaqueros (que no puede llevar a trabajar) y para luchar contra el frío. Al no tener mangas, obviamente no es útil para inviernos hiperfríos y habrá que esperar a temperaturas más suaves. En cualquier caso, los jerseys de punto fino o chaqueta de punto fino con guantes maxi por encima son un buen recurso para evitar el frescor. O si disponemos de una cazadora de piel finita, podremos poner el chaleco por encima de ésta. En cuanto a ideas:
  • Con un pantalón sastre de corte masculino + zapato oxford de cordones (plano o de tacón) + blusa de seda de lazada.
  • Una bermuda + botas planas de caña alta + jersey de cuello redondo + foulard maxi
  • Falda lápiz (incluso de piel) + media tupida + salones de tacón alto y plataforma delantera + jersey de cuello alto.
  • Camisa blanca + pantalón baggy + mocasines.
  • Vestido de seda de estampado de flores + media tupida + sandalias de suela de goma.
  • Pantalón pitillo negro en terciopelo o similar + zapato abotinado + blusa amplia o camiseta.
Las combinaciones son infinitas, ya que es una prenda que se adapta a lo que nos pongamos: bien formal o más cotidiano.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: peluchos cutrones de esos que lloran sinteticidad desde la lejanía. Me parece muy bien el tema ecologista y no elegir pieles naturales. Lo respeto. Pero por favor, hay símiles y símiles. Quédate con los suavichis al menos.
Embutirte. Si tienes un frío de la muerte no te lo pongas. Pero ponértelo bajo cazadoras y plumíferos no, never.
Con un jersey gordo invernal. Eso está bien para el aprés-ski o para la chimenea. Pero debajo de esta prenda no, never.
La combinación con falda larga no termino de verla. Es un pelín "el plus pal salón" y no, never.
Si tienes mucho pecho, cuidado. Probablemente aumente ópticamente tu talla.
Hiper-recomplementarte. El pelo es suficiente, así que no te recargues en exceso con collares, pañuelos, medias del colorín y el dibujín y etc.
Si te pones una cazadora de piel debajo del chaleco, ha de ser fina, corta (que no salga por debajo de éste) y de estilo biker.

martes, 25 de enero de 2011

El Bellezario: Esos colores

Algún día tendría que hablar de mis amigas. Son un claro ejemplo de "qué mona va esta chica siempre". A Marta, la conocéis. Y en su blog cada día deja muy claro el estilo que tiene, del que soy su fan número 1. Pero las hay anónimas. Como M.V. que es la única persona que conozco a la que le perdono las UGG (principalmente a causa de sus piernas infinitas y torneadas que provocan que si se pone dos cubos a modo de zapato también le queden bien) y que siempre va ideal (su fondo de armario es de llorar. Ella diría lo contrario, pero os puedo asegurar de que sus vestidos, zapatos, abrigos, cazadoras... son para envidiar). O mi rubia, que es además una fuente inagotable de sabiduría.

De mi rubia aprendí el productito éste que os presento hoy. El truco perfecto para las que como yo odian maquillarse cada día pero tampoco quieren llevar esta cara de terror y susto: The Skincare tinted de Shiseido.

The Skincare Tinted de Shiseido es una hidratante con un SPF de 20 que aporta un ligero color a la piel, muy natural. Está disponible en varios tonos para elegir el que más se aproxime a nuestro tono, ya que la idea no es maquillarse: es disimular la palidez.

Se aplica sola o después del tratamiento habitual. Como una crema normal, extendiéndola en la cara de manera uniforme. Por encima, si lo deseamos, los polvos de sol. No es un producto barato (como suele ser habitual con Shiseido) pero es fantástica.

Seguid tan guapas.

La encontrarás en perfumerías que distribuyan Shiseido o en El Corte Inglés. El precio ronda los 40 euros, 50 ml.

lunes, 24 de enero de 2011

El Recetario: Pastel de manzana

Me pierde un dulce. Por eso en la cocina, disfruto especialmente con los postres. Este pastel de manzana además permite utilizar esta fruta tan de ahora, de que que nos aburrimos a causa de la poca variedad que hay en invierno.

Ingredientes
200 gr. de mantequilla
100 gr. de azúcar blanco
4 huevos
200 gr. de harina
2 cucharaditas de levadura
2 cucharaditas de zumo de limón
4 manzanas pequeñas
1 cucharadita de canela molida
2 cucharaditas de azúcar vainillado

Preparación
1. Poner el horno a precalentar a 180ºC.

2. Pelar las manzanas. Cortarlas en cuartos y sacarles el corazón.

3. En un cuenco grande (sólo si vamos a batir con batidor eléctrico se pueden mezclar ya todos los ingredientes juntos) echar la mantequilla, el azúcar, la harina, los huevos y la levadura. Batir durante al menos 2 minutos.

4. Añadir a la mezcla el zumo de limón. Volver a batir.

5. Engrasar un molde redondo con mantequilla y después enharinar para que no se pegue la masa (o utilizar un molde de silicona, como me recomendaron Pili, Cris y Laura).

6. Verter en el molde la masa.

7. Realizar pequeños cortes longitudinales en cada cuarto de manzana. Colocarlos sobre la masa, con los cortes hacia arriba.

8. Mezclar la canela con el azúcar vainillado y espolvorear por encima del pastel, por toda la superficie.

9. Meter en el horno y cocinar a 180ºC durante una hora aproximadamente, hasta que al pinchar salga la aguja limpia.

10. Antes de desmoldar, dejar reposar un cuarto de hora aproximadamente. Tomar una vez frío.

La variante
En el momento en el que espolvoreamos la canela con el azúcar vainillado, podemos espolvorear también una capa de almendras molidas, que luego quedarán crujientes.

viernes, 21 de enero de 2011

El Ideario: A flor de piel

El cuero está en invierno, pero también estará en primavera. Aunque hay gente que lo asocia al invierno, es cierto que puede resultar igualmente confortable con temperaturas más altas. Sin embargo, en este momento, vamos a ver alguna idea para combinar una falda de cuero, en función de su corte.

  • Si la falda es entallada, estilo lápiz o tubo, podremos llevarla con un aire muy femenino si la combinamos con un zapato de tacón (un oxford o unos salones sencillos) + blusa de seda, de lazada. O con un simple jersey de cuello a la caja + foulard de seda. O con una camisa blanca + zapato plano de cordones para ponerle un punto masculino.
  • Si la falda es más corta y con vuelo, de inspiración 50's, podemos combinarla con unos zapatos peep toe con cuña, en ante + jersey de punto de amplio escote y manga japonesa (dentro de la falda) y el punto de unos panties de algodón para darle un aire más informal. Y si queremos arreglarnos, con una camiseta de algodón y raso + media tupida + zapato abotinado o botín.
Que sea de piel o cuero no tiene por qué darnos miedo. Sólo hay que tratarla como lo que es: una falda. Con sus peculiaridades particulares de corte, pero una falda al fin y al cabo.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: llevarla con una chaqueta blazer. No la veo. Es formalizarla demasiado y no le encuentro el punto.
Cuidadito con radicalizarla y parecer un poquito busconita. Es decir, con medias de rejilla o con calcetines a la rodilla.
No las veo con botas de borrego. En fin. Que alguien me explique el sin sentido.
El contrapunto es necesario. Va muy bien con prendas de punto, seda o algodón. Pero nadita de más cuero.
Medias de esas con agujeritos de niña pequeña. Ni de rombos. Ni de rayas. Ni nada parecido.
Una capa con una falda de vuelo ni en borrachera.

Lo encontrarás en: el look de la izquierda es de Blanco. El de la derecha, de Mango.

* El Jardín de Lulaila presenta su campaña para el día de San Valentín. Con el aire canalla que nos encanta, nada de ñoñeces. Hasta que la muerte nos separe. Aquí, para saber más.

jueves, 20 de enero de 2011

¿Cómo me lo pongo?: Las bodas

La temporada de bodas abarca el año entero. Es cada vez más común acudir a bodas en invierno. Lo cual es especialmente complicado para la mujer con eso de buscar ropa de abrigo, el vestido, las medias... Susana con el vestido lo tiene claro. Ahora desea ideas para darle un punto más personal.

El vestido de Susana es corto, de manga corta y con grandes cuellos redondos. Una pieza muy bonita en gris metalizado y negro. Susana quiere saber con qué colores combinarlo y que accesorios colocarle.

Sin duda, el negro es el color acierto. Según expreso deseo de Susana, no quiere que el negro sea el protagonista. Por eso, le recomendaría que si bien negro y gris son la base del conjunto, usase un tercer color como contrapunto, pero de modo muy sutil para que no se convierta en una fiesta del colorín loco. Por ejemplo, apostaría por el color morado (una especie de violeta oscuro, que esté más cerca del violeta que del negro). Según esto:
  • Para el frío, de las opciones que ella plantea (un abrigo de largo a media pantorrilla, negro; o una capa amplia, también negra y ribeteada en terciopelo) me quedaría obviamente con la capa. Para que no sentirse mayor con ella, el truco está en ponerle un broche grande en el hombro en el que enrolla finalmente. Como otras alternativas, una chaqueta de pelo, también en negro, de largo máximo a media cadera (el ideal: a la cintura, según el corte del vestido).
  • La media, negra y tupida.
  • El zapato, puede servir una sandalia en gris metalizado que Susana ya tiene. No pasa nada que el talón quede al aire, con la media tupida quedará bien igualmente. Y si no, un zapato en el tejido y color similar al vestido. Mejor no arriesgar en colores en este caso.
  • Si finalmente lleva la capa grande, quedará más juvenil una cartera de mano maxi, que no sea demasiado pequeña para no reforzar un look "señora en la ópera".
  • El color vendrá con los complementos. Por ejemplo, los guantes, que serán morados, de piel. En tiendas especializadas en guantes como Guante Varadé siempre los tienen a la venta, todo el año. Y en el cabello: bien un tocado, o bien una horquilla de bisutería, grande, también en morado.
A veces, desear arriesgar y ser diferentes hace que olvidemos que la elegancia de la sobriedad y ese toque especial que tiene una prenda se diluya y caigamos de cabeza en el otro lado, el del terror visual.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: un abrigo a media pantorrilla. En general, salvo para mujeres muy altas y estilizadas, no favorece en absoluto.
Tampoco abrigos que cierren con cremalleras. Se verán demasiado informales. De elegir un abrigo, mejor que sea una pieza con un acabado más festivo. Por ejemplo, brocado.
Los guantes de punto jamás en la vida. Ni los de rejilla. Muy cabareteros para una boda.
Las medias sencillitas. No inventemos. La elegancia es una actitud. No la fiesta del arbolito. No eres un maniquí para llevar todo lo que tienes encima.
El peinado y el maquillaje es un complemento. En ocasiones será más recomendable prestar atención a eso y no a experimentos varios.
Los bolsos. Podemos llevar una cartera de mano larga. Es más, le pone un punto a una ceremonia de mañana (de noche no es tan aconsejable). Pero un bolso grande, jamás.
Gargantillas o collares. Con este vestido, no. En todo caso, un anillo o una pulsera. Y nótese ése "o una pulsera". No te pongas todo a la vez.

Lo encontrarás en: el vestido de Susana es de Mónica Cordera. Los zapatos, de Pedro García.

* Con retraso, pero las circunstancias no me han dejado decirlo antes. Si queréis, podéis leer la entrevista que mi socia me hace en su blog. Y por cierto, estad atentas porque pronto dejará vernos (y comprar) MARAVILLAS que tiene en su vestidor...

lunes, 17 de enero de 2011

El Recetario: Bacalao a la bizkaina

Como chica dle norte que soy, el bacalao es de mis pescados favoritos. Y alguna que otra vez he puesto recetas que lo tenían como protagonista. Al horno y con tomate me gusta especialmente. Como la manera en que lo preparo al estilo del bacalao a la bizkaina.
Ingredientes
Lomos de bacalao desalado
Tomate triturado
Cebolla
Ajo
Aceite de oliva
Pan
Pimiento choricero
Preparación
1. Poner el horno a precalentar a 160ºC.
2. Cortar la cebolla en aros. Retirar el interior de los dientes de ajo.
3. En una cazuela, poner un fondo de aceite y echar los dientes de ajo y los aros de cebolla. Dorar lentamente a fuego medio sin que se quemen.
4. Añadir la carne del pimiento choricero y el tomate triturado. Cocinar lentamente durante unos 5 minutos.
5. En una sartén, freir las rebanadas de pan hasta que queden tostadas.
6. Incorporar a la salsa de la cazuela el pan tostado. Remover y dejar que se siga cocinando lentamente durante unos 15 minutos.
7. Colocar el bacalao en una fuente e introducir en el horno durante unos minutos, a 160ºC hasta que pierda agua. El agua que pierda, desecharla.
8. Cuando la salsa esté lista, triturar con la batidora y después pasar por el chino para que quede fina.
9. Napar los lomos de bacalao con la salsa y meter en el horno, a la misma temperatura, unos 20 minutos, hasta que esté listo.
La presentación
Si se desea, se puede presentar con perejil picado sobre la salsa.

jueves, 13 de enero de 2011

El Glosario: Cazadora Aviador

Justo al mismo tiempo en que las estanterías comienzan a llenarse de cartelitos que anuncian las nuevas colecciones, resaltaremos una prenda que ha sido protagonista esta temporada y que seguramente se quedará alguna más. Se trata de la cazadora aviador.

La definición
La cazadora aviador o estilo aviador, se trata de una prenda (en concreto, una cazadora, con lo que ello significa), de piel, forrada por dentro de borrego. Con solapas y cremalleras que recuerdan a una Perfecto pero de interior más abrigado. Es una prenda inspirada en las que los aviadores de los años 40 solían vestir, y que este invierno tiene sentido teniendo en cuenta el rescate que de esa década se ha hecho en cuestión de tendencias.

Como combinarla
La idea es que la llevemos totalmente descontextualizada. Es decir, de por sí es una prenda muy informal. Por eso, deberíamos evitar combinarla con vaquero y deportivas. Lo recomendable es darle un aire mucho más femenino al llevarla con vestidos de seda. O con faldas lápiz y blusas muy muy femeninas. O con un sencillo jersey de cuello alto, pegado al cuerpo, y pantalón de cintura alta, muy amplio.

Importante reseñar la deferencia de los diseñadores al pensar en que los seres humanos en invierno tenemos frío. Y de hacer algo bonito para ello. Que no siempre se consigue.

No se te ocurra: en plan machito. Evita llevarla con botas moteras. Mejor las botas de cordones, abiertas, y un pitillo.
Que se pueda llevar con un vestido de seda no significa que se pueda llevar a una boda o a una cena formal.
Cuidadito con aparecer tan malotamente en una primera cita de trabajo, o de algo en lo que las primeras impresiones cuenten. La neutralidad nunca falla si desconocemos el terreno.
Si no te da el presupuesto para una muy buena, es aceptable una que lo parezca. Pero los plasticamientos y los algodonales sintéticos que dan repelús sólo con la vista, mejor evitarlos.
Cazadora es cazadora. Es decir, llega como máximo a media cadera. A partir de ahí deja de ser una cazadora.
Aviador es un concepto peligroso. Olvídate de llenarla de parches variados. Demasiado ochentero Top Gun. Y la idea son los años 40.

Lo encontrarás en: el estilismo es de Burberry Prorsum

miércoles, 12 de enero de 2011

¿Cómo me lo pongo?: De puntillas


Caprichos. Cuidado, porque a veces nos ciegan y no vemos más allá de nuestras posibilidades. Cuidado, porque las rebajas son una época peligrosa para este tipo de tropelías. Sara lo ha vivido con este vestido beige, que le encanta, pero que no tiene ni idea de cómo llevar.

El vestido es una pieza de manga corta, en color beige, con puntillas y volantes. Podríamos llevarlo tanto para ocasiones más formales como para momentos más cotidianos:
  • La opción más sencilla es la de utilizar el vestido para bodas o similares. Para ello, habrá que buscar un zapato especial, joya, y un abrigo de cuellos redondos y largo tres cuartos, en mikado, por ejemplo. Los colores podrían ser la gama de verdes, de azules, de berenjenas, los dorados. Y si no nos apetece arriesgar, siempre servirá el negro.


  • Para situaciones intermedias como cenas o fiestas, con un abrigo sin cuello en tweed, de corte masculino para informalizarlo. Los zapatos, desde un salón sencillo, de ante; hasta zapatos abotinados. La media, siempre negra y tupida.
  • Si lo que queremos es llevarlo en un día a día, podremos combinarlo con una chaqueta gruesa de punto y zapato plano de cordones. O con botas planas de media caña (o caña alta) y chaleco de pelo. O con una cazadora estilo aviador y botas moteras o botas de caña alta y tacón cuadrado. ¿Los colores? Desde el negro o marrón como básico, hasta el gris.
Tan sólo es cuestión de sentarse ante el armario e ir sacando prendas hasta dar con lo que el vestido y la situación, requieren.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: Calzado demasiado informal como las deportivas o similares. Nadie saldría corriendo o a saltar vallas con esta prenda.
Atención a las tonalidades. El beige es un color muy complicado por todas las gamas que existen, así que compruébalo bien. Y ante la duda, mejor colores contraste, más oscuros.
Este color favorece mucho más a las chicas de piel clara. A las morenas, sólo con excepciones.
Las mosqueteras. Y menos esas planas con nudito trasero que tiene todo el mundo. Hace mil años que se llevan las mosqueteras. No son ninguna novedad ya.
Con leggings. Vale que lo desees informalizar, pero no le va nada nada a esta prenda.
Si tienes frío, puedes ponerte un plumífero. Pero siempre y cuando éste sea negro. No vayas a darle al colorín de la vida en plan rollo Jhota de GH.
Botas sí. Pero no valen todas. la suela siempre fina, y la bota que sea de ligera, muy femenina.
No a las medias transparentes. Tres años diciendo lo mismo. Y no me cansaré nunca.

Lo encontrarás en: el vestido de Sara es de Stradivarius. El conjunto de la derecha, de Valentino. Y el de abajo, de Bimba y Lola.

martes, 11 de enero de 2011

El Bellezario: Manos limpias


Mi piel es seca. La de las manos se resiente mucho más ya que inevitablemente las mojo muy a menudo. Y el agua del grifo es el enemigo público número uno de mi piel. Por eso, haber encontrado el jabón de manos al aceite esencial de lavanda de L'Occitane en Provence ha sido lo más parecido a un milagro.

Se trata de un jabón de manos al uso, con su dosificador. Pero lleva aceite esencial de lavanda que consigue que las manos queden muy suaves, además de limpias. Una pequeña cantidad es suficiente ya que hace mucha espuma. Lo mejor es también, el maravilloso aroma a lavanda que deja, que a mí, particularmente, me encanta.

Lo encontrarás en las tiendas de L'Occitane en Provence. Su precio es de alrededor de 10 euros el dosificador de 250 ml.

* Noticia: hoy comienzan las rebajas de El Jardín de Lulaila. Hasta un 15% de descuento en piezas de la nueva colección.

lunes, 10 de enero de 2011

El Recetario: Vieiras a la gallega

Volvemos a la rutina habitual después de este descontrol de fechas, de viajes, de visitas. Y antes de volver a todos esos propósitos de vida sana y comidas ligeras tras los excesos, haremos un pequeño homenaje a las cenas navideñas con algo típico que se puede preparar en cualquier otra fecha del año. Homenaje que también va por extensión al año que se ha acabado, al Xacobeo, que para mí además ha tenido connotaciones especiales. La receta en cuestión es la de las vieiras a la gallega, que yo he aprendido de mi abuela (las suyas son las mejores que existen) y que cocino tal y como ella me ha enseñado.

Ingredientes
Vieiras. Se pueden comprar frescas en su concha o congeladas.
Jamón serrano
Cebolla
Huevos cocidos
Vino blanco
Caldo de pescado
Pan rallado
Aceite de oliva

Preparación
1. Si las vieiras están frescas, es necesario hacer como con todos los bivalvos: dejar en agua con sal durante al menos un día para que beban y así expulsen la arena que puedan tener dentro. Si están congeladas, habrá que dejarlas simplemente descongelar en el frigorífico, para que el cambio de temperatura sea menos agresivo y no afecte ni al sabor ni a las condiciones.

2. Poner el horno a precalentar a 220ºC.

3. Picar la cebolla en brunoise: muy pequeña y muy fina. Reservar.

4. Picar el jamón serrano en taquitos muy pequeños. Reservar. (Si el jamón está muy salado, es necesario desalarlo previamente dejándolo 24 horas a remojo en leche).

5. Picar los huevos cocidos, muy pequeños.

6. En una sartén, poner dos o tres cucharadas de aceite de oliva. Rehogar la cebolla hasta que esté transparente.

6. Echar los taquitos de jamón y remover a fuego suave.

7. Cuando ya esté casi cocinado, añadir el huevo cocido. Es importante que la mezcla no quede muy seca.

8. En cada concha con su vieira (si los bichos son pequeños, colocar al menos dos en cada concha), echar el rel
leno de manera que cubra el bicho.

9.
Hornear a 180ºC durante 15 minutos.

10. En una taza, poner caldo de pescado templado y un chorrito de vino blanco. Mezclar bien. Servirá para humedecer las vieiras y que el pan rallado no quede demasiado seco.

11. Cuando falten unos minutos para que finalice el horneado, espolvorear el pan rallado por encima y añadir la mezcla del caldo y el vino, salpicando simplemente con los dedos. Gratinar unos 5 minutos con cuidado de que no se quemen.

12. Servir calientes.

El vino
Por supuesto, un buen vino blanco gallego. Hay vinos que no defraudan, como el clásico Terras Gauda. U otros más nuevos y divertidos como el Paco & Lola.

miércoles, 5 de enero de 2011

¿Cómo me lo pongo?: Piel negra


Existen prendas con tanta fuerza que nos resulta complicado encontrarles otro modo de disfrutarlas. Así le pasa a Beatriz con este vestido de piel negro.

El vestido en cuestión es una pieza de escote asimétrico, en color negro. A pesar de no ser estampado, el hecho de estar confeccionado en piel exige cierta precaución a la hora de combinarlo, para no cargarnos su protagonismo.

El juego nos lo dará bien un bolso muy original, una cartera de mano diferente combinada con una media tupida negra y un zapato negro, de corte salón.

La otra opción es arriesgar con el zapato.

Además del clásico salón con plataforma, el peep-toe o el tacón medio, podemos recurrir a los zapatos abotinados. Si son negros, los podemos llevar bien con una media negra, bien con una media de encaje o estampado similar. Para el frío, un abrigo o una capa de pelo.
Arriesgaremos con un zapato fantasía. Bien con cristales de colores, con strass o incluso en dorado o plateado. La media entonces muy discreta. Una tupida siempre es un acierto. Para el frío, un abrigo estilo yeti. Algo de inspiración 80.
Y si nos va mucho más el aire rockero, un zapato con plataforma (incluso en versión abotinada). Si queremos salirnos del negro, podemos arriesgar con el topo. La media, también negra, pero no tan tupida. De abrigo, un trench.

En realidad es muy sencillo. No tenemos que prestar más atención que a los complementos.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: ponerle cinturones ni fajines. No lo veo, la verdad.
Olvida las botas mosqueteras. Deja que se te vea algo de piel.
Botines o botas de pelo o borreguillo. Está claro que esta prenda de diurna tiene poquito.
Mocasines. Innovar con el calzado está bien. Cometer tropelías, otra muy distinta y terrorífica.
Este vestido, tanto por el corte como por el material, tiene un aire canalla que explotar. Así que nada de merceditas. En todo caso, una bailarina. Y aún así, no termino de verlo.
Botas de agua, UGG o calzado similar que sirva para la lluvia o el frío. Si lo hace, pues a aplicarse eso de que para estar guapa hay que sufrir.
Una prenda de abrigo de piel negra. Piel al cuadrado es fatal.

Lo encontrarás en: el vestido de Beatriz es de Jimmy Choo para H&M. Los zapatos, de Asos.

martes, 4 de enero de 2011

El Bellezario: Pereza


Estas noches son de maquillaje, fiesta y horas intempestivas de llegada a casa. Lo que supone una pereza horrorosa y pocas ganas de rituales de belleza. Aunque no sea algo de lo que se deba abusar, siempre será mejor que irse maquillada a la cama, así que como alternativa están las toallitas desmaquillantes, por ejemplo, las de Sephora.


Las toallitas desmaquillantes de Sephora son perfectas incluso para pieles sensibles (eso sí, no pueden convertirse en un hábito diario). Son grandes, están impregnadas de una crema muy suave, arrastran perfectamente el maquillaje (incluso los lápices de labios fuertes y las máscaras de pestañas) y huelen de maravilla.

La manera ideal de desmaquillarse los ojos incluye un poco de paciencia. No es conveniente frotar, porque es una piel muy delicada, y es mejor dejar la toallita unos segundos sobre el párpado. Después arrastramos suavemente y ya se irán los restos de manera más sencilla.

Las encontrarás en Sephora. El precio de un paquete con 25 unidades es de aproximadamente 6 euros.
También estoy en Twitter · Ésta es la página en Facebook de El Estilario · Y aquí, me verás en Bloglovin