viernes, 5 de agosto de 2011

El Ideario: La boda de su hermana

Dan de sí mucho las bodas. Quizás porque es un momento especial, y más cuando es de alguien cercano, a quien tenemos especial cariño. Como una hermana. Mónica tendrá la boda de su hermana y quiere estar perfecta.

Para la boda tiene un espectacular vestido en color maquillaje, palabra de honor, que no quiere combinar con plata, ni plateados, ni similares. Llevará su melena pelirroja en un recogido. Y necesita ideas con los complementos.

El vestido es muy llamativo y muy especial, por lo que hay que tratarlo con cuidado, sin cargárnoslo con complementos excesivos. Él mismo es el que ha de brillar. Como no le gustan los plateados y su melena es rojiza, optaría por combinarlo con metalizados en cobre o en oro viejo. Una cartera de mano o bien rígida o de boquilla. Unos pendientes no demasiado grandes en oro rosa. Los zapatos del mismo tono que el vestido, con tacón, pero en el mismo color para que se mimeticen con él sin llamar excesivamente la atención. Y para cubrirse en la iglesia, si es invierno, una estola de piel en color visón que deje uno de los hombros al descubierto. Si es verano, bien un sencillo bolero de organza o de seda en color maquillaje como el vestido.

Nada más. No más estridencias. Que la que ha de acaparar las miradas es la novia. Es su día.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: pendientes exagerados. Aunque el cabello vaya recogido, el cuello es mejor que quede despejado. Es más elegante.
Sandalias metalizadas de escasita calidad. Aberración contra el vestido.
Colorines. Si el vestido es muy lavadito de color, pues haberlo pensado antes. Pero no es el momento de meter morados ni verdes. Ni el momento ni el tipo de vestido.
No desdeñes del punto. Una chaquetita de lamé en cobrizo, de largo a la cintura, con manga francesa puede ser un detalle con mucha clase. Para mí, la mejor opción.
El cinturón ha de ir acorde al vestido. Así que o encuentras uno en cobrizo o te olvidas de él.
Cuidado al elegir un vestido de invitada de boda. Nunca has de usurpar el protagonismo a la novia. Es un detalle de respeto y una muestra de cariño.

Lo encontrarás en: el vestido de Mónica es de Rosa Clará. La cartera de mano, de Uterqüe.

3 comentarios:

  1. ya se que no te gustan los chales , pero uno bien puesto en forma de capelina, que no se mueva,sujeto con un broche o una cinta que no se vea, quedaría perfecto
    lo malo es que la gente se empeña en llevar los chales dejados caer y luego se pasan en día recolocandolos, y eso está feísimo y es señal de poco estilo
    yo se los suelo dar a mis clientas ya preparados como se fuera una chaqueta, para asegurarme que van como deben

    ResponderEliminar
  2. Buenas ideas. Personalmente sigo prefiriendo los vestidos cortos.

    ResponderEliminar
  3. Es que ese es un vestidazo que ya va solo.. vamos, que luce por si solo, así que es mejor como dices tú: poquita cosa que ya de por si es muy princesa!!
    Un beso y buen finde!!

    ResponderEliminar