miércoles, 3 de agosto de 2011

¿Cómo me lo pongo?: Verde y morado

Las mezclas de color poco habituales son aciertos cuando se realizan con seguridad y con mesura. Con seguridad me refiero a que si nos miramos al espejo y nos sentimos más payaso que otra cosa, por mucho que se la hayamos visto a otra persona, en nosotras no funcionará. Y con mesura, quiero decir que mezclar está bien. Colorear en modo indiscriminado no está nada bien. Pero nada bien. Eretza ha elegido una preciosa combinación para un vestido de una boda. Y quiere alguna idea más.

El vestido de Eretza es verde menta, de seda. Lo llevará con un gran tocado en morado adornado con pluma de faisán. No quiere dar demasiado la nota y al mismo tiempo, ir muy cómoda.
  • La combinación de verde-morado es acertada. Y el hecho de que haya elegido un gran tocado como protagonista, también. Los zapatos que recomendamos son de medio tacón (cómodos y refuerzan ese aire lady del vestido), en ante morado. Con una cartera de mano pequeña en madera (en consonancia con la pluma de faisán). Y para el fresco, recomendamos una chaqueta-capita de seda en el mismo tono que el vestido, para que se mimetice con él.
  • Si a este vestido queremos sacarle más partido para otras situaciones como bautizos o comuniones, lo podemos combinar con un fajín no demasiado ancho también en morado, como los zapatos anteriores. Sin tocado, pero con unos bonitos pendientes en dorado. O, si es posible, unas esmeraldas.
  • Y por qué no, con bailarinas y una sencilla chaqueta de punto de cuello a la caja y bolso bombonera. Y las gafas de sol. En este caso, indispensables.
Seguid tan guapas.

No se te ocurra: medias de rejilla, ni dibujadas y mucho menos, tupidas. Es verano. Y aunque caigan las temperaturas a barbaridades extremas, no te pondrás medias.
El bolso siempre discretito. Que no se coma el conjunto. Y en el caso de las carteras de mano, es importante que si no nos vamos a gastar una barbaridad en una, por lo menos que sea lo suficientemente aparente. Cutradas no.
No le pongas una blazer a este vestido. No al menos para temas formales.
Si tu fuerte no son las piernas, evita que el largo del vestido no sobrepase la rodilla.
Nada de guantes de rejilla. Es un invento que tiene su momento, pero desde luego ésta no es la ocasión.
Si lo combinas con dorado, lo mismo. Que sea un dorado aparente. Que no se vea a la legua el doradein del cutrerío.

Lo encontrarás en: el vestido de Eretza es de Carolina Herrera. Los zapatos de la derecha, de Miu Miu.

10 comentarios:

  1. Hola! Como siempre aprendiendo de tus sabios consejos! Una duda que me ha surgido...cuando dices que si tus piernas no son tu fuerte el largo no debe ser mas abajo de las rodillas??? No lo entiendo...si son gorditas las pantorrillas, el largo ideal del vestido cual sería?
    Gracias.
    Ana.

    ResponderEliminar
  2. la primera vez que me pidieron una combinación como esa miré raro a mi clienta , pero después tengo que reconocer que es una combinación perfecta , aunque no para todos los públicos
    para Septiembre me han encargado un vestido y chaquetita en morado , en un estilo COSTURA,en otomán de seda y la clienta ya se compró unos zapatos verdes, veremos como queda, ya lo pondré en mi blog

    ResponderEliminar
  3. preciosísimo vestido!!! con morado yo creo que queda genial, pero con naranja, como las sandalias de la foto también.

    ResponderEliminar
  4. La combinación verde y morado siempre me ha llamado la atención, igual que el morado y el rojo... Los colores son imprescindibles para un buen look ;)

    ResponderEliminar
  5. Me gusta la mezcla de colores... en otras. Precioso vestido.

    ResponderEliminar
  6. Precioso vestido!!!
    Es increible como cambian las modas.
    Hace un tiempo,ir a una boda sin medias,era inmpensable y ahora...
    Me gusta mucho el tocado con la cartera de madera a juego con la pluma
    Sabio consejo!!!

    Bss

    ResponderEliminar
  7. No se me hubiera ocurrido mezclar estos dos colores.

    Zepequeña.

    ResponderEliminar
  8. Di que si, a innovar!
    Con dorado también me pega, pero es eso, si has de hacer una inversión, la haces, pero nada de cutreríos por favor!
    Y las medias de rejilla sólo las puede llevar Cayetana de Alba, a las demás, prohibidas ;)
    Un beso =)

    ResponderEliminar
  9. Anabel: da igual el tipo de piernas que se tengan. Siempre que éstas no sean de las perfectas, de las torneadas, lo recomendable siempre es un largo que quede entre un dedo por encima de la rodilla y máximo un dedo bajo la rodilla, entre ambas medidas. Todo lo que quede a media pierna ópticamente no favorece a piernas no torneadas.

    Anilegra: eso! y lo vemos

    Marta: sí, con naranja también es bonito

    Armand Skarlett: combinaciones arriesgadas que a veces funcionan

    Clara: me ha encantado lo de "en otras"! en serio, fundamental verlo así. No tiene nada que ver que guste a que nos lo pondríamos. bravo!

    Her: gracias!! sí, las medias son un debate complicado, sobre todo con las bodas...

    Zepequeña: realmente son favorecedores

    Audrey: jajajajaja! sí! a la Duquesa se le perdonan, pero es que a ella le quedan hasta bien!


    besíiisimos a todas

    ResponderEliminar
  10. Gracias por ver que os gustó el modelito. Los zapatos que proponéis me parecen preciosos, mucho más bonitos que los que llevé, pero es que encontrar un calzado morado que tenga un precio asequible después de gastarme el dinero en el vestido y tocado no fue tan fácil. Elegí gastar en lo que más se veía y el zapato, morado pero discreto. Ya sé que no os gustan los chales, pero no veía yo mucho lo de la capita o similar y elegí un chal de gasa de seda muy fina en verde menta y degradado hasta morado que tenía desde hace mucho (una seda preciosa que compré por metros e hice rematar). El tocado causó furor. Muy llamativo pero para nada ridículo, un poco teatral, por decirlo de algún modo. Le encantó a todo el mundo. Hay que decir que me veía bien, y eso es lo importante. Gracias por vuestras sugerencias.

    ResponderEliminar

También estoy en Twitter · Ésta es la página en Facebook de El Estilario · Y aquí, me verás en Bloglovin