jueves, 17 de marzo de 2011

El Espiario: Antonio García



La moda, ese ejercicio con mayúsculas que nos recuerda a las casas de costura, de alta costura francesa. A una maison, a un hombre dibujando, a un espacio hermoso y con solera. La moda, ese ejercicio que tenía como resultado piezas de extraordinaria belleza, confeccionadas en maravillosos tejidos y tan sencillas que rozaban la perfección. Esa capacidad de hacernos soñar a las mujeres con un simple trozo de tela en la mano. Esa magia que sólo los maestros podían conseguir.


Ya hay poca de esa magia. Y es una pena. Se quiere todo rápido y ya. Y venga colecciones de primavera-verano, de otoño-invierno y cruceros de arriba a abajo. Colaboraciones, colecciones, más colecciones, más prendas, más transiciones de colecciones transición. Espiral del mareo que se aleja de la verdadera esencia de la costura. Por eso, cuando me encuentro a un maestro, cuando consigo respirar un poco de esa esencia de la moda clásica, de la moda de cimientos, puedo emocionarme. Tener una prenda suprema en las manos, con buena caída y totalmente atemporal, hace que siga creyendo en la moda.


Antonio García es un maestro. Un hombre sencillo, tímido, simpático. Esa clase de persona que uno ve y se queda prendado de ella. Porque emana belleza. Todo lo mira con belleza, por eso de sus manos salen sólo cosas bellas. Hace muy poco acaba de presentar su nueva colección Princess Portraits en Sevilla. Fuera de circuitos, en un salón. Como siempre han hecho las grandes casas.

La colección es un homenaje a la mujer. A la mujer femenina que se quiere. A la princesa del día a día. No la del pueblo, no nos confundamos. La mujer que se sabe y se siente princesa, la reina de su propia vida, con todo su poderío. Para ello, tejidos como el gazar (con unas caídas impresionantes), el tul, el raso, el otomán, la seda... y colores desde los más ácidos hasta los más suaves para dibujar siluetas en las que la mujer es la absoluta protagonista. Así, tanto se ciñen cinturas como se despejan las espaldas de manera sugerente.

Foto de Fernando Mañas
Los complementos son de Esther Amo


Belleza sencilla que es la que roza la perfección. Y la que nos hace soñar con fiestas, con bodas (tanto siendo la novia como la invitada), con cenas. En ser el centro de atención de allá a donde vayamos. En tener en el armario una pieza que jamás pasará de moda. Porque propuestas como las de Antonio García hacen que las mujeres nos convirtamos en princesas. Pero en princesas que no necesitan corona para ser reinas.


Con qué me quedo: con el maravilloso vestido gris con cola trasera. O con la falda topo y la blusa. O con el abrigo de mil tules en verde, de cremallera dorada frontal...

Lo encontrarás Antonio García en su estudio en la C/ San Pedro Mártir Nº2 Bajo - 41001 Sevilla - (+34) 954 21 51 52. Llámalos y concierta una cita.

3 comentarios:

  1. de las fotos que cuelgas.. me quedo con todos.. es posible?? ;)

    besos

    ResponderEliminar
  2. Yo me quedaría con el mono nude de la segunda foto, es precioso!!!
    Voy a investigar puntos de venta, porque la verdad es que no lo conocía y ya lo he visto en varios blogs estos días...
    Biquiñosss

    ResponderEliminar
  3. He visto en otros blogs más fotos y, la verdad, todos los vestidos tienen una caída de impresión..
    Que tiemblen los grandes, que por abajo les siguen muuy de cerca los talones!!
    Un besito!!

    ResponderEliminar