viernes, 31 de diciembre de 2010

El Ideario: Bolsos fetiche

La última entrada del año no podría estar dedicada a otro asunto que no fuese una lista de deseos para el nuevo año, que bien podrían encabezarla los bolsos. Ana pide ideas para una buena inversión en este complemento. Y yo dejaré aquí mi particular lista de los imprescindibles.

Si queremos gastar dinero en un bolso, lo fundamental es que sea bueno, que responda a nuestras necesidades habituales, que tenga un color neutro o común en nuestro ropero y que funcione con nuestra fisonomía.

Con esto, la lista estaría encabezada por la joya de la corona: el modelo Birkin de Hermés. Un sueño dorado no tanto ya por lo que vale sino también por lo casi imposible de conseguir. Todo porque su corte es precioso, está impresionantemente bien rematado y además, es todo un clásico.
Nada que envidiarle a éste tiene el modelo Amazona de Loewe. Un clásico de la firma que este año cumplió sus 35 años y que se puede encontrar en múltiples acabados y tamaños, pero todos con el denominador común de su fondo rectangular, el asa corta, el logotipo de Loewe y el candado. Éste es más asequible que el anterior, y más fácil de conseguir.
Un hermoso capricho es también el Peek-a-boo de Fendi que para este año que entra será un furor seguro. Es una preciosidad, como todos los bolsos de Fendi, y como ya fuera el imitadísimo Spy al que cogí manía después de verlo en todos los top manta de la historia y del mundo.


Balenciaga es otro habitual de estas listas. Y más su bonito City que es muy adecuado para las que tengan un estilo mucho más informal y desenfadado.

Céline revisa uno de sus clásicos de esos que jamás pasan de moda. Para las que prefieran llevar bolso bandolera, no es necesario caer en el cutrerío. El Classic Box de la firma es un maravilloso bolso de correa larga y cuero rígido disponible en un montón de colores.
Y por último, también son importantes las carteras de mano, para situaciones más formales o para la noche. Una cartera de mano rígida y en colores sobrios o neutros siempre soluciona un problema. Como la Knot de Bottega Veneta, inconfundible por ese nudo que ejerce de cierre.
Se quedan muchos modelos y muchas marcas, como Tod's, Hogan, Coach, Mulberry, Miu Miu y muchos más. Tantos, como gustos existen.
Seguid tan guapas.
No se te ocurra: cuidadito con los bolsologo. Esos bolsos llenos de logos hasta en las esquinas aburren. Hay vida más allá de la tela o loneta impresa.
En Andy Bag de Carolina Herrera es un bolso muy bonito, pero demasiado visto. Como todos los de esta firma.
Personalmente, no puedo con los de Tous. Están tan imitados en el top manta que ya no compensa gastar lo que cuestan.
Lo mismo pasa con otras marcas y modelos, como Louis Vuitton o Chanel, que te gastas el pastón y da rabia ver tantas imitaciones. Lo cual no quiere decir que no se puedan comprar. Son bolsos muy bonitos, aunque demasiado míticos para mi gusto.
Si eres bajita, evita los bolsos muy grandes. Del mismo modo que si eres ancha de cadera.
Los bolsos bandolera es mejor llevarlos colgados de un único hombro. Así estilizan más que cruzados.
Si no te da para un bolsazo de los que hemos visto, no pasa nada. Con que sea de piel, aunque no esté firmado, ya será una buena pieza para muchos años.
Del mismo modo, es preferible tener uno de piel no firmado, que uno de tejido sólo porque es de marcaza. Está bien si tienes más de uno, entonces tener uno de tejido será una magnífica opción. Pero no como bolso único. Por mucho que sea de firma.
Imitaciones. Eso es la muerte. Es el cutrerío de la vida. Jamás. Mejor un bolso de mercadillo que una imitación de firma.

jueves, 30 de diciembre de 2010

El Espiario: Antonio García


Muy cerca del emblemático Hotel Colón de Sevilla, tan ligado a la tradición torera de la ciudad, se encuentra el estudio del diseñador Antonio García. Antonio, un maestro de los pocos que quedan en costura, tiene un maravilloso espacio que desprende su esencia.
Calidez es la palabra que mejor definiría el estudio. Una calidez que también tiene Antonio como persona. El suyo es el lugar en el que la belleza nace y se destila poco a poco en prendas hermosas y tan bien acabadas que se podría pasar uno la vida contemplándolas.
Pliegues, tules, sedas, vestidos, abrigos, túnicas, botones, faldas, piel, luz. Sus colecciones cuelgan de las perchas distribuidas en las diferentes estancias del estudio.
Fluyen. Y así vemos maravillosas prendas de piel, excelentes vestidos largos de fiesta y túnicas y blusas de seda.
Las creaciones de Antonio García solucionan cualquier situación que tengamos. Podemos sentirnos especiales en un día a día o elegir alguno de sus vestidos más sofisticados para deslumbrar. Todo hecho con la máxima dedicación y cuidado.
Por eso, pedir cita y acercarse a su taller es descubrir el valor de la moda, de la costura, de la magia de los maestros de la aguja tan difíciles de encontrar.


Lo encontrarás en Antonio García. c/San Pedro Mártir 2, bajo. 41001 Sevilla
Cita previa en 954 215 152
Prendas desde 200 euros.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

¿Cómo me lo pongo?: Todo vuelve

Casas enormes nos harían falta para poder almacenar todas las cosas que nos gustan pero que nos resistimos a tirar. La realidad, sin embargo, es otra: casas cada vez más pequeñas. Por lo que encontrarse una joyita de hace tiempo tiene ese doble placer de lo salvado y el ahorro de no tener que comprarlo. Laura se ha encontrado con unos pantalones pitillo en beige similares a los de la fotografía, que ya pertenecieron a su tía. Pero que no sabe cómo ponerse.

Dice que su estilo es muy hippy, y que en cambio se los imagina siempre con estilismos más formales muy alejados a como ella se siente más cómoda. Sin embargo, un pantalón de este corte es totalmente básico, y se amolda a la perfección a como lo queramos llevar.
  • Con botas planas en color cuero natural, jersey de cuello vuelto y capa. Y una gorra o sombrero.
  • Con zapato de cuña, de cordones, en verde caqui o marrón chocolate + maxijersey con motivos invernales.
  • Con botín plano de ante, con cordones + camisa en denim y plumífero con pelo en el borde de la capucha.
  • Con bota plana con borreguillo + jersey de punto fino, amplio + maxipañuelo al cuello + trench.
  • Con mocasines + camisa blanca masculina + guantes cortos de piel, de color verde, por ejemplo.
  • Con deportivas + camiseta blanca de algodón + abrigo de pelo.
Y así podríamos estar hablando hasta el año que viene. Que aunque suene exagerado, tampoco lo sería tanto teniendo en cuenta la fecha de hoy.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: reciclar sí, está muy bien. Pero siempre con sentido común. No se trata de que todo lo que nos encontremos por los rincones tenga que ser útil.
Llamarle vintage a las cosas de otras épocas o años. No por llamarle vintage va a ser de mejor calidad o nos va a quedar mejor. Lo vintage se gana a pulso, con años de reposo, calidad y firma.
Cuidadín con el borreguillismo masivo. Si llevamos unas botas, no nos pondremos también una aviador. Que de eso al disfraz más famoso de la temporada, hay un paso.
Calcetines, medias, calentadores o similares sobre el pantalón. Y mucho menos si son de muñequismos varios.
Ojito a la ropa interior. El pantalón beige no perdona.
Tampoco perdona la piel de naranja. Así que si pertenecemos al género corcho trasero, mejor optar por prendas superiores que nos cubran las vergüenzas.
Y si nuestras piernas son de muslo ancho y pantorrilla palillo, entonces mejor las botas o los botines, que disimulan y mejoran visualmente.

Lo encontrarás en: ambas imágenes son de Zara.

martes, 28 de diciembre de 2010

El Bellezario: Mascarilla de aguacate

Mi madre está divina. No es amor de hija, es la verdad. Y eso es estupendo, porque a mimarido un día le dijeron "si quieres saber cómo será tu mujer de mayor, no tienes más que mirar a su madre. Así no te llevarás ninguna sorpresa". Ahora entiendo por qué se casó conmigo.

Alguna vez he dicho por aquí la enorme sapiencia de mi madre en cuestión de belleza. No es de las que se tiran de cabeza a la alta cosmética, ni tampoco tiene un armario infinito lleno de potingues. Pero sabe, y lo más importante, con sus consejos acierta. Así que cuando me recomendó la mascarilla de aguacate (que ella practica desde tiempo ha) no dudé en probarla.

Ya es sabido que mi piel es seca y sensible. Por eso, sobre todo en invierno a causa de los extremos cambios de temperatura entre el exterior y el interior, necesita un plus de hidratación que esta mascarilla casera le proporciona.

Para hacerla, es necesario un aguacate a temperatura ambiente (muy frío puede irritar la piel), leche y aceite de oliva. Se vacía el aguacate y se pisa la pulpa hasta que quede completamente deshecha. Se mezcla con un chorrito de leche entera y otro de aceite de oliva hasta que quede una pasta uniforme. Y de ahí, a la cara y cuello que previamente hemos limpiado. La mantenemos 20 minutos y la retiramos con agua tibia. Es aconsejable aplicarla dos veces al mes.

Si nuestra piel es excesivamente sensible y con tendencia a tener rosácea, entonces no añadiremos ni la leche ni el aceite de oliva. Simplemente con el aguacate.

Fundamental, aplicarla en soledad. Porque aunque el resultado es estupendo (una piel muy muy suave), el aire de novia de Shreck no nos lo quita nadie.

Seguid tan guapas.

lunes, 27 de diciembre de 2010

El Recetario: Quiche Lorraine

Navidad es igual a exceso. Así que no está de más preparar algo ligero y que además no nos ocupe demasiado tiempo en la cocina. Que aún nos quedan días de comidas copiosas por delante. Por eso, una quiche Lorraine puede ser una buena opción.

Ingredientes
Masa quebrada
100 grs. de bacon o de jamón cocido
Cebolla
2 huevos grandes ó 3 pequeños
1 cucharada de harina de repostería
150 ml. de nata para cocinar
50 ml. de leche
Sal
Pimienta molida
Nuez moscada
Queso gruyére

Preparación
1. Descongelar la masa quebrada.

2. Precalentar el horno a 180ºC. Mientras, picar la cebolla en dados muy pequeños. El bacon o jamón cocido, en tiras.

3. En un molde previamente enharinado (el habitual es de borde rizado, pero vale cualquier otro), extender la masa quebrada. Se pueden recortar los bordes o dejarlos que sobresalgan del molde.

4. Rellenar el interior del molde con pesos o garbanzos, para que la masa quebrada no suba.

5. Hornear a 180ºC durante 20 minutos.

6. En un bol, batir los huevos.

7. Añadir la cucharada de harina de repostería y mezclar hasta que se haya disuelto por completo y quede muy suave.

8. Incorporar la nata y la leche, salpimentar y añadir la nuez moscada. Batir de nuevo.

9. En una sartén con una cucharada de aceite, saltear el bacon o el jamón cocido junto con la cebolla.

10. Cuando estén hechos, incorporar a la mezcla del huevo. Batir bien nuevamente.

11. Retirar los pesos o los garbanzos de la masa quebrada y rellenar con la mezcla, con cuidado para que quede igualada.

12. Rayar el queso o colocarlo en tiras sobre la mezcla.

13. Meter la quiche en el horno, de nuevo a 180ºC unos 40 minutos, hasta que esté horneada.

14. Desmoldar en cuanto se enfríe o servir directamente del molde.

El vino
Un vino tinto es un buen acompañamiento. Por ejemplo, el Pagos del Galir, D.O. Valdeorras que descubrí gracias a mi amiga María. Y que es absolutamente recomendable.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Un deseo


Hoy es una noche mágica. Diferente. Por muchas razones. Una noche en la que nos ponemos melancólicos y echamos la vista hacia el pasado y analizamos el año. Entonces, nos alegramos por lo vivido y nos ponemos tristes por otras razones.
Lo que está claro es que 2010 ha sido un año difícil. Pero a fin de cuentas, tenemos que sentirnos felices por seguir aquí, por seguir saltando vallas cada día. No estoy hablando de que haya que conformarse con lo que viene, pero sí de intentar que cada día, que cada dificultad sea una prueba más que superar. Porque lo que viene siempre será mejor.
Y ése es nuestro deseo. El de El Estilario y el de El Jardín de Lulaila.
Felices fiestas. Feliz noche.
Y seguid tan guapas.

jueves, 23 de diciembre de 2010

¿Cómo me lo pongo?: Entre amigas

Las Navidades son momentos de reencuentros. Con la familia y con los amigos. Cenas en las que nos ocupamos de aumentar la profundidad de nuestras patas de gallo por las risas de los recuerdos revividos. Carolina tiene una cena con sus amigas, a las que hace tiempo que no ve.

Para esta cena, dispone de una vestido con vuelo, de escote asimétrico, en color negro. Quiere saber cómo combinarlo para la ocasión de una manera adecuada.

Lo sencillo es combinarlo con una simple media tupida negra y un zapato salón negro. Pero podemos jugar un poco más.

Por ejemplo, con una media de encaje negra (si las piernas no son nuestro fuerte, nos olvidamos de la opción y nos quedamos en la media tupida) y sandalias también negras, de alta plataforma delantera.

Las sandalias las puedo sustituir por un zapato con pulsera al tobillo, o un zapato abotinado de tacón alto.

Para romper el punto de color negro, utilizaremos otro color complementario. Por ejemplo, el rojo sangre, que puede ir en una gruesa chaqueta de punto, maxi, para darle un cierto aire informal (que no se vea demasiado arreglado teniendo en cuenta que se trata de una cena entre amigas). También en el cinturón. El cinturón tiene que ser un estilo fajín, también en rojo sangre, ancho.

Los complementos son fundamentales. Como un brazalete en cada muñeca, ancho, en oro viejo. Y grandes pendientes. Y en la mano, una cartera de mano de piel blanda, larga, que funcionará muy bien con la chaqueta de punto gruesa.

Para ocasiones como ésas sí que vale la pena arreglarse. Para pasarlo bien.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: media color piel. El pavor de la noche. Y menos en invierno. Es aterradora. Esa imagen de piernas invernales en medias transparentes me persigue en mis peores pesadillas. Y en bermudas ya me deja al borde de la convulsión.
Disfrazarte en modo invitada de bodorrio. Una cena informal es eso, una cena informal. Así que no te pases con las perlas en el moño y el vestido largo de muselina.
Cuidadín con el cinturón. Mejor ancho. Con un cinturón finito puede verse el vestido un poco desencajado, con los pliegues del vuelo de la falda que por algunas partes se perciban saliendo del cinturón, sobre todo cada vez que éste se mueva.
Chaqueta de punto gruesa es una cosa y manta zamorana llena de bolas, otra. El punto este año es uno de los protagonistas de la temporada, así que afánate en encontrar el que mejor te vaya y el que mantenga un cierto aire formal.
Chaqueta larga y sobre la misma, una cazadora corta con el faldón chaquetero asomando. ¿Es una broma o algo?
Botas de goma. Aunque esté cayendo el diluvio universal y veas ya a los animalitos preparados de dos en dos, a una cena no se llevan las botas de agua.

Lo encontrarás en: el conjunto de la derecha es de Hoss Intropia.

martes, 21 de diciembre de 2010

Y otra que vendrá

Hace un mes que abrimos nuestra primera Pop-up Store. Y fue una experiencia tan positiva que hemos decidido abrir la segunda, también en A Coruña. El tiempo lo pide. Las Navidades a la vuelta de la esquina y la necesidad de encontrar algo original, diferente, especial y al mismo tiempo, bien de precio, aumentan. El Jardín de Lulaila cumple todos y cada uno de los requisitos.

La II Pop-up Store de El Jardín de Lulaila en A Coruña será el 23 de diciembre, en la c/Marcial del Adalid 8, 8ºD (en el portal enfrente a Berna). La colección Faubourg al completo (con los nuevos colores de sombreros y gorras), Tolentina, Les Petites... regalos maravillosos que podemos adquirir desde 19 euros. Y además, si nuestra compra es igual o superior a los 120 euros, nos llevaremos un regalito. Es decir, un regalo más que solucionaremos.

Las gominolas y yo os esperamos. En A Coruña. Y sólo el 23 de diciembre.

II Pop-up Store de El Jardín de Lulaila en A Coruña
23 de diciembre de 12 a 21 h. (horario continuo)
c/Marcial del Adalid 8, 8ºD (enfrente a Berna)

*Si queréis ver fotos de nuestra primera Pop-up Store, las tenéis aquí.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Cosas pendientes

Hoy sé que tocaría una receta. Pero hay algunos temas que se han quedado atrasados y que merecen su propio protagonismo. Por ejemplo, el nuevo número de la Revista Atelier.

Sé que cada vez que sale me repito una y otra vez. Pero es que Beatriz se supera. Cuando parece que va a ser imposible, sale el nuevo número y nos deja a todos con la boca abierta. Porque esta vez, ha hecho un especial invierno digno de una gran publicación. Muy completo, con mucha moda, muchas entrevistas, excelentes recomendaciones...

Version:1.0 StartHTML:0000000169 EndHTML:0000002654 StartFragment:0000001801 EndFragment:0000002618 SourceURL:file:///Users/peter/Desktop/C%97digos%20bloggers.doc

En este número 6, la sección en la que yo escribo, la Entrevista con el armario, también se viste de especial. Un especial invierno que recomienda los imprescindibles de un armario en tiempos de crisis y de frío. Consejos que además nos pueden servir de guía para regalar a otros o para ir elaborando nuestra lista de las rebajas. Ya me contaréis qué os parece.

Version:1.0 StartHTML:0000000169 EndHTML:0000002676 StartFragment:0000001801 EndFragment:0000002640 SourceURL:file:///Users/peter/Desktop/C%97digos%20bloggers.doc

Pero es que además, entre las páginas me encuentro a mi querida socia. A las manos y la creatividad genial de El Jardín de Lulaila, a Marta Ortiz de Zárate, de paseo por Bilbao. Enseñando rincones a tener en cuenta cuando uno vaya de visita a la ciudad.

Version:1.0 StartHTML:0000000169 EndHTML:0000002676 StartFragment:0000001801 EndFragment:0000002640 SourceURL:file:///Users/peter/Desktop/C%97digos%20bloggers.doc

Fijaos bien y veréis que en una de las fotos lleva varias de nuestras pulseras Faubourg...

Y mucho más, como la entrevista a Custodio Pastor, la oportunidad de conocer de cerca a Cristina Piña, la nueva tienda concepto Speed&Bacon... o la página de publicidad en la que sale El Estilario. Para no perdérsela, desde luego.

Y ya que estamos afanados con la lectura, os recomiendo el último número de la revista Léptica, de la que forma parte una de mis alumnas. Léptica es un movimiento, un grupo, un conjunto de ideas sobre miles de temas que se manifiestan de diversas maneras, usando el camino en el que el manifestante se sienta más cómodo. Así, podemos encontrar ilustración, poesía, diseño gráfico... en torno a un concepto. Y en este último número, son los lunes. Que tanto pega hoy. La podéis leer aquí. Y saber más sobre Léptica, aquí.

Por último y no por ello menos importante, recordaros que hoy y mañana estará El Jardín de Lulaila en el mercadillo solidario en el Hotel Alfonso XIII de Sevilla (Sala Hispalis). El acceso es libre y gratuito. En horario de 12 a 21 h.

viernes, 17 de diciembre de 2010

¿Cómo me lo pongo?: Reciclaje navideño


Ahora estamos con las comidas y las cenas de Navidad. Todo va por rachas, como cuando comienzan las temporadas de bodas y esto se llena de consultas sobre el tema. En este caso, ambas se unen, ya que se trata de un vestido que usó para una boda y al que Araceli quiere sacar también partido para estas fiestas.

El vestido es una pieza con encaje cobrizo sobre raso gris, de manga corta. Para combinarlo, en este caso podremos usar elementos más festivos, atrevernos un poco más con otros elementos.
  • Si es una celebración de día, podremos combinar el vestido con una media gris perla + bailarinas + chaqueta de punto grueso, larga y brazaletes de plata vieja en las muñecas.
  • Si es de día pero es formal, con una media del tono del encaje y un zapato gris, alto + chaqueta de pelo en tono grisáceo igualmente.
  • Si es una celebración de noche, nos pondremos un cinturón ancho, en un color contraste como el morado que acapare la atención junto con unos guantes de piel del mismo color. La media y el zapato, en negro, para que se mire hacia la parte superior.
Y así, le damos un nuevo recuerdo a una prenda dormida del armario.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: más encajismos. Si ya lleva tanto el vestido, cuidadín con mezclar más o dejará de ser elegante.
Encaje + lentejuelas son difíciles de ver. Así que no le pongas una chaqueta tal.
Tampoco con crochet. La reencarnación de la mesa camilla en plan cuento de Navidad terrorífico, no por favor.
Botas moteras no. El corte del vestido no lo permite.
Tampoco con botas mosqueteras, ni siquiera con botas planas, y mucho menos, con esas botas terribles de taconcito de aguja y chapitas.
Nada de tachuelas. Aparte de que son un puñetazo contra este vestido, están muertas.
Recuperar y reutilizar prendas de bodas está muy bien y sale rentabe. Pero no vale todo. Esos vestido tan superboda, de gasas de seda, largos, etc. no tienen reaprovechamiento informal. Son de fiesta y punto.
El bolso en este caso ha de ser muy discreto. No por tamaño, ya que puede ser una cartera de mano larga, sino por acabado. Mejor tonos neutros u oscuros sin exceso de abalorio.

Lo encontrarás en: el vestido de Araceli es de Mango. El conjunto de la derecha, de Hoss Intropia. Los zapatos, de Zara.

jueves, 16 de diciembre de 2010

¿Cómo me lo pongo?: Brindando


Y seguimos con esta semana particular, sin respetar las habituales secciones. Pero tengo el correo que echa humo, y me gustaría poder atender a todas vuestras preguntas. Casi todas, giran en torno a las comidas de Navidad. Como la de Ainhoa.

Tiene este vestido de seda arrugada, el suyo en malva. Ainhoa suele jugar con los colores, huye de lo estándar, así que vamos a intentar que disfrute con él sin renunciar a su estilo. En cuanto a colores, si el vestido es malva, lo podremos combinar con marrón, con verde, con rosa intenso, con gris... Y combinaciones posibles para la comida de Navidad y para mil ocasiones más:
  • Con media gris y zapato abotinado de cuña en negro.
  • Con media negra, botas moteras negras y chaqueta de punto verde.
  • Con chaqueta de lentejuelas en cobre u oro viejo, media negra y botín de tacón alto con cremallera también dorada.
  • Con gabardina en beig, media marrón y bota plana de caña alta en color cuero.
  • Con unas bailarinas verdes o rosas y medias blancas, muy tupidas y abrigo de grandes solapas en color camel.
  • Con chaleco de pelo, media marrón chocolate y botín camel de cuña de tocino.
Otra opción es arriesgar menos en las medias y el calzado y apostar por una cartera de mano diferente, un sombrero, un tocado o un gran broche. Es otra manera de personalizar un conjunto.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: el colorín está muy bien, pero antes hay que practicar delante del espejo o tener maestría porque sea algo que hagamos a menudo.
Si jugamos con colores, hay que limitarse con los estampados. Nada de meter estampado animal de ningún tipo, y cuidado con flores y cuadros, lunares, etc.
Para situaciones festivas, nada de calcetines por la rodilla, ni de calcetines con sandalias, ni similares.
Ni renuncies al plumífero. Si es negro, y con un corte bonito, puedes ir perfectamente abrigada. Eso sí, no te vayas a colocar la braga polar que tampoco creo que la noche esté de remontes.
Gorritos de punto. Lo mismo, para la montaña o para los vaqueros. Nada más.

Lo encontrarás en: el vestido de Ainhoa es de Étoile de Isabel Marant. Los zapatos, de Alexander Wang.

* Y más mercadillos. Esta vez, solidario y en Sevilla. El 20 y el 21 de diciembre, El Jardín de Lulaila estará en el Hotel Alfonso XIII desde las 12 hasta las 21 h. colaborando con la Asociación Española contra el Cáncer. La ocasión ideal para adquirir a Tolentina, la Lulaila contra el cáncer de mama, cuyos beneficios se destinan a la lucha contra la enfermedad. Y además, en esta ocasión, también la colección Faubourg se suma a esta iniciativa.

Una oportunidad perfecta para hacerse con regalos ideales.
Cuándo: del 20 al 23 de diciembre (El Jardín de Lulaila estará el 20 y el 21 de diciembre)
Dónde: Hotel Alfonso XIII en Sevilla, de 12 a 21 horas.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

¿Cómo me lo pongo?: Empiezan las fiestas


Antes de nada, pediros disculpas. Me he dado cuenta de que mi gran amigo blogger no publicó tal y como estaba preparado. Cosas del diferido, supongo. En fin, continuemos con lo presente. Empiezan ya las cenas de empresa y se aproximan las comidas de Navidad y fiestas varias, así que habrá más de una entrada sobre el tema. Ésta en concreto, es para Susana.

Susana tiene este vestido sin mangas, corto, de estampado de leopardo (aquí suena sintonía Psicosis. Sabéis que no me gusta pero el vestido no es mío, es de Susana, y lo respeto). Quiere lucirlo en varias ocasiones diferentes: como comidas con amigos, cena de Nochebuena o comidas familiares. Veamos cómo.

En primer lugar, es fundamental tener presente que el protagonista será el vestido. Al tener un estampado tan potente (pasaría lo mismo si fuese brocado, por ejemplo), todos los accesorios irán siempre en torno a esta pieza. Por ejemplo:
  • Para una cena informal con amigos: con unos botines en color negro. Puedo atreverme con una media de encaje (si las piernas me lo permiten) y así le doy un aire 80 que le pega al vestido. Para el frío, una cazadora de piel negra.
  • Para una comida informal con amigos: al mediodía, algo más suave. Por ejemplo, un zapato de tacón medio, los llamados kitten heels, con media tupida negra. Chaqueta de punto negra, con la manga francesa, y un cinturón de aire algo naïf, con una flor, por ejemplo. Para el frío, abrigo y boina + maxibufanda de punto.
  • Para una comida informal en casa de familiares: combinado con color contraste, como el morado, por ejemplo, que podremos llevar en una bailarina y una chaqueta de punto.
  • Para una cena festiva, como la de Nochebuena: le puedo dar un aire más solemne con un cuello de plumas. Zapato salón con plataforma y media tupida.
Otros complementos que pueden funcionar muy bien son unos guantes cortos de piel en negro. O un tocado que aporte color contraste como el berenjena o el morado.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: más leopardo. Es decir, ni bolso, ni zapatos, ni nada más que lleve leopardo. No necesita más amiguitos, no juguemos a la sabana africana.
Combinarlo con rojo. En realidad, este estampado funciona muy bien con este color, queda muy vistoso. Pero en un vestido, y para momentos tan familiares, quizás sea demasiado agresivo.
No lo lentejuelices. Y si lo haces, con cautelita. Que no sea demasiada fiesta del estampadoabaloriotodobrillayrefulge.
No dejes de jugar con el cinturón. Experimenta con esa parte fundamental del vestido, ya que marcar su cintura es un punto fuerte. Así que busca cinturones que refuercen el estilo que buscas.
Cuidado con los largos de las prendas de abrigo. O cazadora o tres cuartos. Pero que siempre se vea algo del vestido. Acuérdate de la metedura de pata de Carla Goyanes en la boda del retoño de Naty.
No botas de agua. No medias transparentes. No medias de rejilla. No barbaridades para mi ser.
Cuidadín con las mosqueteras. Particularmente ya les tengo tirria sensorial de tanto verlas. Se me hacen populares, demasiado vistas. Ergo, en mi particular mundo de la manía precoz, dejo de soportarlas. Pero aparte de esto, en este caso quedarían pelín busconcita.

Lo encontrarás en: el vestido de Susana es de Zara. Los zapatos, de Nine West. El cuello de plumas, también de Zara.

* De entre las jugadas de blogger, está la de no publicar esto. Si estáis por Bilbao, no os lo podéis perder.

martes, 14 de diciembre de 2010

El Espiario: Cityshopping

Dos mujeres se unen y generan una idea. A esa idea le dan vueltas y la convierten en un concepto. Así nace Cityshopping, de la mano de Elena e Isabel, dos profesionales de la comunicación. Cityshopping es una empresa que va más allá de la asesoría de imagen o el personal shopping. Organizan cursos, rutas de compras y ventas especiales. Como el II Showroom Fashion & Style de Bilbao.


Firmas como Babybaballa, Tremenda Miranda, El Armario de Lulú, Sita Bamboo, Zepequeña, El Jardín de Lulaila, Coconó, Olivia Jabones de Cuidado, las mostazas de La Ballena Elena... una lista más que inetresante para disfrutar de una jornada de moda, estilo y gourmet. Y así solucionar los regalos de estas Navidades con ideas diferentes, originales y exclusivas.

El Jardín de Lulaila acudirá con su colección Faubourg al completo. Presentará nuevos sombreros y gorras y además de las pulseras Faubourg Daily: ideales para detalles o para ese regalo de amigo invisble: son aptas para todas las tallas, unisex, quedan muy bien con el reloj y sólo cuestan 20 euros. Más no se puede pedir. Como en el II Showroom Fashion & Style de Cityshopping.

Cuándo: 15 y 16 de diciembre
De 17 a 21.30 horas

Dónde: 2º planta del hotel López de Haro
c/ Obispo Orueta 2-4
Bilbao


viernes, 10 de diciembre de 2010

¿Cómo me lo pongo?: Recién llegado


Sé que hoy tocaría una de Ideario, pero son tantos los correos acumulados de ¿Cómo me lo pongo? que voy a intentar ponerme al día con ellos. Por ejemplo, estaba éste de M., que pronto tendrá un bautizo.

Para acudir al bautizo tiene este vestido en negro, con estampado en beige. Lleva un bonito adorno en las mangas y una lazada a la cintura. Para combinarlo, podría llevarlo con media en negro con el zapato del mismo color que la media para estilizar visualmente las piernas.


M. prefiere no llevar demasiado tacón, así que el zapato podría tener aire de colegio para inspirar el resto del conjunto.

Para que no quede un estilismo demasiado monótono en negro, podríamos poner un abrigo en color tostado.


Y el punto personal lo tienen el resto de los complementos. Por ejemplo, una banda de pelo, en negro. Y si no me atrevo, una diadema de plumas planas, en tonos negro, tostado, beige, etc.

La idea es que el conjunto quede más personal, con algo que nos defina. Darle el aire que realmente nos apetezca.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: mucho colorín. El punto fuerte lo tiene el vestido y es alrededor del que tienen que moverse todos los elementos.
El bolso, muy sencillo. Nada de bolsos grandes.
Las medias totalmente lisas. Que con el estampado del vestido y además un zapato bajo, no nos harán ningún favor.
Los sombreros caben, igual que las boinas. Pero no valen los gorros ni boinas de punto, tampoco los borsalinos. Demasiado informales. Bueno, y de lejos las pamelas. Terror en la vida.
Al vestido no le pega un tocado excesivo, ni un bandeau, ni una diadema de elementos que vayan en alto.
El abrigo es negro o tostado. Pero no más colorines ni ideas de bombero.
Si quiero llevar algo al cuello, que sea un foulard sencillo. Pero no abuses de las lentejuelas y aléjate corriendo y huyendo de las bufandas de punto.
El maquillaje hay que cuidarlo, siempre. En este caso, al tratarse de un bautizo y con este tipo de zapatos y corte de abrigo, algo suave, de mejillas sonrosadas. No te marques un agresivo de mujer en la noche.

Lo encontrarás en: el vestido de M. es de Almatrichi. El abrigo, de Asos. Los zapatos, de Zara. Y la banda de pelo, también de Asos.

jueves, 9 de diciembre de 2010

El Glosario: Paillettes

Puede que sea un poco pesada si vuelvo a decir que el objetivo de este glosario es el de definir términos que nos encontramos en publicaciones de moda y que en ocasiones no ubicamos, y también el de dar el nombre en español a otro términos que de manera tan técnica (y que suenan un tanto snob fuera de ese contexto técnico) usan un idioma foráneo para determinarse. Pero por si acaso, lo vuelvo a decir. En este último apartado de enmarcarían las paillettes.

La definición
Paillette es una palabra francesa que siginifica escama pero también lentejuela (que en un tejido, tienen el mismo efecto que las escamas de los peces). Por lo que podemos usar perfectamente el de lentejuelas, puesto que es exactamente lo mismo. Es decir, se trata de un tejido adornado por pequeñas piezas brillantes que van cosidas sobre él, y que le dan una textura y un brillo diferente, festivo y que recuerda a los años 80.

Cómo combinarlas
Las lentejuelas (o paillettes) llegaron a nuestra vida de nuevo en el momento en el que comenzamos a recordar los años 80, y ya se han quedado. Las vemos en vestidos, bolsos, leggings, faldas, camisetas... y se han convertido en un estampado más que habitual. Sí es cierto que aunque podemos combinarlas de múltiples maneras (que parezca más o menos radical) siempre mantienen cierto aire de fiesta que es preciso tener en mente.

Por ejemplo, un vestido de lentejuelas puede funcionar tanto con unos tacones salón como con unas botas moteras. Un bolso de lentejuelas convierte un sencillo vestido negro en una pieza más arreglada para la noche. Unas bailarinas con lentejuelas le dan un punto a un pantalón baggy negro combinado con un sencillo jersey de cuello vuelto.

En estos días tan oscuros, en los que el invierno parace haberse adelantado, aportar un poquito de luz nunca está de más.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: enlentejuelizarte hasta las cejas. El truco está en llevar una sola cosa. No en parecer una bola de Studio 54.
Si tu trabajo tiene un código de vestir serio, no aparezcas con una falda de lentejuelas. Ni siquiera con una camiseta.
Vestidos y faldas de lentejuelas mejor para la noche.
En las bodas... cuidadín con el lentejuelismo. Es importante la mesura, no está mal que la prenda lleve lentejuelas, pero tampoco que sea excesivamente brillante. Por supuesto, en una boda de mañana ya ni de broma.
Si llevas vestido o falda de lentejuelas, ojo a las medias. No estampadas. Y también aviso, tampoco te pongas tu par más valioso y querido porque suelen sufrir bastante con el roce.
El tamaño de las lentejuelas influye. Si eres bajita, o gordita, o ancha de cadera, o con mucho pecho, la lentejuela grande no es la que te haga más favor. Mejor la pequeñita.
Todo vale. No. Deportivas y lentejuelas son demasiado Missy Elliot para mi gusto.

Lo encontrarás en: el bolso es de Massimo Dutti. El vestido, de Almatrichi.

* Para las que estáis en Sevilla, hoy comienza el III Showroom Renovarse o Morir, con jóvenes diseñadores y sus propuestas de lo más interesantes. Estará Balbina, de Zarzaparrilla. Yo no me lo pienso perder.

Renovarse o Morir es en Sevilla, en el espacio Cobertura Photo, c/Narciso Campillo- 4.
Hoy desde las 18.30 h.
Y de viernes a domingo de 11.00 h.-14.30 h. y de 16.30 h.-21.30 h.
Perfecto para regalos de Navidad originales.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

¿Cómo me lo pongo?: Con mucho frío y aire libre

Las bodas en invierno tienen un encanto especial. No es que sean mejores ni peores que las demás, pero si es cierto que son diferentes. Y más cuando están muy ligadas a las fiestas de Navidad, Fin de Año y demás. Sonia tiene una que además de ser en el norte (con su frío) será al aire libre.

Para esta boda, que es muy especial para ella, Sonia quiere ir estupenda. Tiene las cosas bastante claras. Su punto de partida es un precioso vestido en color beige, en crepe, con un cinturón negro y adornos en negro. Lo va a combinar con unos salones de tacón y plataforma interna de color negro.

El hecho de que sea en el exterior y al aire libre obliga a abrigarse y que lo que llevemos de abrigo sea visible, porque formará parte del conjunto durante gran parte del evento. Por eso, me decantaría por la capa, en negro, para potenciar ese aire tan "Alicia en el País de las Maravillas" que tiene el vestido. Como la capa deja los brazos bastante al descubierto, aprovecharía para colocarme unos guantes largos, preferiblemente de piel (y si no, semilargos, arrugados en el antebrazo), que además pongan un punto de atención para que no quede demasiado monótono el conjunto. Por eso, el color para los guantes podría ser bien en un rojo muy oscuro, bien en color caramelo (que personalmente considero más adecuado).

La cartera de mano, sin embargo, dejará que los guantes sean protagonistas. Por eso, será de color negro. Como las medias, también negras. A elegir entre unas clásicas tupidas o unas más finas, pero también negras.

Sonia quiere llevar tocado. Su idea inicial es un sombrerito de copa. Particularmente no lo veo, sin embargo es una cuestión personal porque no tiene por qué quedar mal. Desde mi punto de vista, sería más apropiado un recogido despeinado con un tocado en negro adornado con piedras color ámbar y tonos próximos al caramelo.

Y si hace frío, no hay problema. No hay nada con lo que una copa de vino no pueda.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: medias de piel de gato. Sonia pregunta por ellas y yo le digo que no. Que para una boda está prohibidas. Está claro que a las bodas ya no se va de tafetanes ni rasos brillantosos, que no hace falta ir de largo si es de noche o que si pasamos de sombrero a mediodía no hay nadie que nos obligue a ello. Pero es importante mantener cierto nivel de festividad, aunque las prendas parezcan más sociales.
Guantes de punto, medias transparentes y bolso de colgar al hombro. Es el trío dolor mental.
La prenda exterior en este caso es fundamental, porque lucirá tanto tiempo como la interior, así que es muy importante no descuidarla. Que no esté excesivamente vieja o rozada.

Sobra decir que nada de anoraks, parkas, plumíferos y similares. Si se va a hacer eso, es preferible ponerse una camiseta térmica debajo del vestido que no salir con el nórdicos a cuestas.
Estampados animalísticos. No, jamás para una boda.
Bueno, y ya ese momento bufanda de cuadros, de lana de colores o ese foulard del top manta que para diario está muy bien pero para una boda, repito, para una boda, no.

Lo encontrarás en: el vestido es de Sonia es de Mónica Cordera. La capa, de Zara.

* Si te gusta la pulsera Azahar de Mango, que lleva Olivia Palermo en el catálogo de la firma, la puedes conseguir en el sorteo que organiza Veva en su blog. Desde el front row cumple un año, y lo quiere celebrar por todo lo alto. Además, vale la pena pasarse. Tiene una entrada, precisamente sobre guantes, de lo más interesante.

martes, 7 de diciembre de 2010

El Bellezario: Melena suave

Hace algunas entradas, hablé sobre un producto milagroso para tener el cabello suave y proteger las puntas para que no se abrieran. Hoy comento otro indispensable que ayuda a que las puntas no se estropeen, pero sobre todo, a que con esta humedad el pelo se encrespe menos y parezca siempre recién peinado. Es el sérum terapia antienvejecimiento de I.C.O.N.

Se trata de un sérum, una crema acuosa, que protege las cutículas contra las puntas abiertas, suaviza el cabello y le aporta brillo. Aunque el bote es pequeño, cunde mucho porque es suficiente con una pequeña cantidad. Lo ideal es aplicarlo después del lavado, con el cabello húmedo. En la palma de la mano echamos una cantidad equivalente a una moneda de 1 céntimo. Frotamos las palmas de ambas manos y lo extendemos por todo el cabello. Después, secamos con normalidad.


Si queremos que además de nutrir, hidrate; lo ideal es mezclar el sérum con otra pequeña cantidad de la crema hidratante Antidote Crema Revitalizante también de I.C.O.N. Se notará aún más.

Normalmente, suele aguantar el cabello sin encresparse hasta el siguiente lavado. Pero de no ser así, el sérum puede aplicarse igualmente con el cabello seco. Por esta razón, también es perfecto echarlo después del planchado o el rizado. Queda mucho más bonito. Como recién salidas de la peluquería.

Lo encontrarás en peluquerías y centros de estética que distribuyan productos I.C.O.N. Los 30 ml. cuestan alrededor de 30 €.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Como yo lo hago: Zanahorias encurtidas

Un día festivo como hoy, con un tiempo pésimo, sólo vale para recrearse poniendo el árbol, misterio y adornos navideños; y para hacer lo que a una más le guste y apetezca. La cocina puede ser una de esas cosas. Y sobre todo, para hacer esas cosas en la cocina que normalmente no realizamos precisamente porque son extras. Uno de ellos, de carácter innecesario pero muy rico, son las zanahorias encurtidas. Que sirven tanto para picar (como los pepinillos) como para acabar con un exceso de zanahorias en la nevera. Están muy buenas y son sencillíiisimas de hacer.

Ingredientes
Zanahorias frescas
Agua
Vinagre de vino
Sal

Preparación
1. Pelar las zanahorias y lavarlas.

2. Cortar las zanahorias en tiras. Y después, del largo máximo que tenga el bote de cristal en el que las vamos a meter.

3. Colocar las zanahorias en tiras dentro del bote. Llenar la mitad con agua. Y la otra mitad, con el vinagre. Salar al gusto.

4. Agitar enérgicamente el bote y dejar reposar en la nevera al menos un día antes de consumir.

El apunte
En un bote cerrado aguantan varias semanas en el frigorífico.
Son perfectas para un picoteo. Y muy sanas.


viernes, 3 de diciembre de 2010

El Ideario: En el norte más helado


La lluvia y el frío están hecho para estampas bucólicas frente a la chimenea. Pero desde luego que no son lo más apetecible para tener que madrugar, salir a la calle y ganarnos el pan. Eso sí, ya no está tan claro eso de que tenga que ser con el sudor de tu frente. Amparo vive en un lugar extremadamente frío, en el norte de Europa, rodeada de nieve. Tiene un trabajo muy informal, hay nieve y además, sus pies delicados no le permiten arriesgar demasiado con el calzado.


La idea fundamental entonces es la de abrigarse por dentro y protegerse por fuera para poder vestirse de manera más habitual y con menos limitaciones. Una camiseta térmica y unas mallas térmicas serán de obligado cumplimiento. Al igual que un buen plumífero en algún color sobrio (para que sea más combinable) y unas botas que nos aíslen de la humedad y del frío. No por ello tenemos que renunciar a ir guapas.

Protegidas como acabamos de ver, ya podremos usar vaqueros (si la nevada es muy intensa habrá que ponerse un mono impermeable también), jerseys de punto, camisas, pantalones de corte masculino por dentro de las botas... cualquiera de los estilismos que se proponen aquí cada semana. Una propuesta podría ser un vaquero pitillo con un minivestido de seda + chaqueta gruesa de punto. O un baggy en color tostado con una camisa azul y una chaqueta de motivos invernales en azul marino. Y por supuesto, bufandas, gorros (geniales los andinos) y unos guantes impermeables, serán elementales. Complementos con los que jugar, por lo que se pueden tener en diferentes colores y estampados para animar cada estilismo.

Frío sí. Pero antes muertas que sencillas. Aunque suene a topicazo.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: por eso de que hace frío, descuidarte. Nada de botas estilo Chiruca o Solomon. Están bien para un momento dado, pero no las conviertas en un habitual o te amasculinizarás y te olvidarás de cómo se viste una señorita.
Prendas de cuero. Son muy frías para el invierno tan duro. Sólo si están forradas por dentro.
Zapatos de suela de cuero. Siempre de goma. A no ser que quieras probar la resistencia de tu coxis contra el suelo helado.
Los plumíferos del colorín. Ideales para esquiar, para perderse por la nieve y que te encuentren a mil millones de kilómetros de distancia. Pero difíciles de combinar para sentirse mona.
Bermudas, shorts, minifaldas y minivestidos así, a pelo. Bien si es una cena, una fiesta. Pero para trabajar ya son ganas de pasar frío del terror.
Huye como las locas de las prendas sintéticas de dudosa calidad. Pero huye. No abrigan nada de nada.
El calzado es una inversión. Vale la pena tener un único par pero tiene que ser extraordinario.

Lo encontrarás en: las botas son de UGG Australia. El plúmífero, de The North Face.

jueves, 2 de diciembre de 2010

El Glosario: Botas safari

Seguimos por la parte inferior de nuestro cuerpo humano, vistiéndonos por los pies. Será que en los zapatos de cordones se pararon más tiempo y por eso existen tantas maneras de denominarlos. Otro de los modelos que esta temporada está en re-auge son las botas Safari.

La definición
Las botas safari son unos botines sencillos, de suela de goma, realizados en ante, de colores y con dos agujeros para cordones. Una pieza tan antigua como la vida, casi. Lo habitual es encontrarlas precisamente en los colores considerados como "safari": arena, beig, verde, marrón. Pero ya es muy normal verlas en azul marino o rojo, entre otros. Y para la mayoría de nosotros, son los pisamierdas o carapijos de toda la vida.

Cómo combinarlas
Es el calzado ideal para caminar, puesto que son comodísimas. Es cierto que esta temporada fueron propuestas para chico, pero yo las recomiendo igualmente para chica. Pueden ser originales con un baggy en una versión más informal. O con pantalón de pata ancha y camisa de cuadros + maxichaqueta. Incluso con faldas o vestidos si usamos unos calcetines muy gruesos y arrugados sobre el final del tobillo, como haríamos con las botas de aire militar.

Y a recordar el pasado. Que seguro que al ponerlas se nos pasa por la cabeza algún momento de los años 80.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: con faldas así tal cual. Es un zapato original, pero seamos realistas: no es el colmo de la belleza y a las piernas no favorecerá especialmente.
Con medias sofisticadas. Es informal. Así que nada de encajes ni estampados. Si nos apetece experimentar, en todo caso con unas plumetti. Que dicho sea de paso, las considero muertas de tan cansinas que fueron el año pasado.
No las vayas a combinar con prendas como un vestido de lentejuelas o una falda de cuero. Es para salir huyendo de terror, espanto y pánico generalizado.
Tampoco explotes el hecho de que sean muy informales y ya te pases, y aparezcas con la sudadera megagigante, de capucha. No-no-no.
Para llevarlas con pitillo hay que tener unas piernas como para llevarlos y un poquito más cerca de largas que de cortas. Al ser planas y altas en el tobillo no van a disimular demasiado.

Lo encontrarás en: las botas son de mercadillo, así de sencillo. El look de la derecha, de Zara.

También estoy en Twitter · Ésta es la página en Facebook de El Estilario · Y aquí, me verás en Bloglovin