martes, 30 de noviembre de 2010

El Bellezario: Pa fuera lo que sobra


De entre las normas para tener la piel sana y suave, se encuentra la de beber agua y la de hidratar. Pero es fundamental reforzar cualquiera de estas acciones con la exfoliación. Según el tipo de piel se hará con mayor o menor frecuencia (siendo la piel grasa la que más necesita de esta acción). El gustazo de la exfoliación lo es más todavía si lo hacemos recreando los sentidos, como con el Body gommage au sucre de Sephora.

Este exfoliante es lo más parecido a exfoliarse la piel con azúcar moreno. Es dulce, huele de maravilla y deja la piel muy suave gracias al aceite de almedras dulces, aceite de albaricoque y aceite de yoyoba. Lo ideal es aplicarlo por el cuerpo antes de la ducha, con la piel seca. Se puede frotar directamente con la mano o con la ayuda de un guante de crin, prestando siempre especial atención a los codos y a las rodillas y con cuidado en la piel más delicada del escote. Después, eliminamos los restos con agua y nos duchamos con normalidad. Al salir, veremos que la piel está tan suave como si ya nos hubiéramos echado la crema hidratante.

Lo encontrarás en Sephora. El tarro de 200 ml. cuesta aproximadamente 11 euros.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Como yo lo hago: Salsa de champiñones

El denominador común de todas las entradas de esta sección es que resulten fáciles de hacer, sean rápidas y además, que nos dejen quedar bien sin complicaciones. Así pasa con esta salsa de champiñones, que funciona de acompañamiento en mil opciones.

Ingredientes
Champiñones frescos
Nata para cocinar
Vino blanco
Ajo
Pimienta negra molida
Perejil
Aceite de oliva
Sal

Preparación
1. Lavar los champiñones y retirar el tallo, dejando sólo el capuchón.

2. Escurrir bien los champiñones. Laminarlos finamente.

3. En una sartén a fuego alto, poner una cucharada de aceite de oliva y el diente de ajo. Dorar.

4. Cuando esté dorado, echar los champiñones y remover constantemente hasta que vayan perdiendo volumen.

5. Empezarán a echar agua. En ese momento, salpimentar y espolvorear el perejil picado. Seguir removiendo.

6. Bajar a fuego medio. Añadir un chorrito de vino blanco. Esperar a que se evapore el alcohol.

7. Cuando los champiñones estén tiernos, incorporar la nata de cocina. A fuego bajo removemos lentamente para que se espese la salsa.

8. Apagar y dejar reposar unos minutos antes de servir.

El acompañamiento
Si esta salsa acompaña a una pasta, estará muy buena si añadimos un toque de orégano. Pero también está riquísima sobre unos simples filetes a la plancha.

viernes, 26 de noviembre de 2010

El Ideario: Bolsos en tiempos de crisis


Cuando el tema económico no está especialmente positivo y el futuro no nos deja experimentar riesgos excesivos, no es momento de hacer locuras. De todas es sabido que un buen bolso es importante, es un fondo de armario imprescindible. Pero si esta temporada no podemos lanzarnos a por la gran inversión, y el del año pasado lo tenemos más que aburrido y visto, la alternativa estará en echarle algo de imaginación.

Para ello, los llaveros de la colección Faubourg de El Jardín de Lulaila son el remedio infalible. Están hechos a mano, con un mosquetón dorado que es una preciosidad y que engancha fácilmente en cualquier asa. Están adornados con las míticas calaveras de la colección, piezas doradas (una medalla de angelote o una jaula) y perlas. Y se pueden encontrar en todos los colores de cuero de la colección, para que resulte más sencillo combinarlo con el bolso.

De este modo, renovamos una pieza, estrenamos otra y dotamos a nuestro bolso habitual de un toque diferente y más original. Además, ahora que se acercan las Navidades, es un regalo estupendo para esa amiga/madre/hermana que tiene de todo.

Los llaveros Faubourg están aquí. Son de la nueva colección de El Jardín de Lulaila.

jueves, 25 de noviembre de 2010

El Glosario: Richelieu


Suena a Tres Mosqueteros, a la Francia de pelucas blancas. Pero en realidad hablamos de un tipo de zapato. Los zapatos estilo Richelieu, que contribuyen a rizar, más si cabe, el rizo de los zapatos de cordones.

La definición
Los zapatos Richelieu son un tipo de zapato que no son exactamente oxford porque no tienen todos los agujeritos que tienen que tener, ni en la disposición adecuada; ni tampoco blucher porque la suela es muchíiisimo más fina que la de estos. Son sencillamente unos zapatos de cordones, de suela fina, piel blanda, y más flexibles en cuanto a diseño: con tacón, planos, con punta redondeada, punta afilada... también se caracterizan por dejar el empeine más descubierto que los anteriores.

Como combinarlos
Las versiones planas son las nuevas bailarinas. Es decir, se adaptan a todos los estilismos con los que llevaríamos bailarinas dotando el look de un aire más original y personal. Por ejemplo, con un baggy y una blusa de seda. O con un vestido negro para informalizarlo. También con bermudas y un jersey de cuadros en aire de colegio inglés. Y perfectos con pantalones pitillo tobillero y camisa blanca.

Las versiones con tacón son perfectas para el invierno. El pie va más cubierto que con un salón y mantiene un punto a medio camino entre lo formal y lo cotidiano. Por eso, podemos lucirlos con un traje de chaqueta; con una falda lápiz y un jersey de cuello vuelto para que el estilismo parezca menos básico; o con un pantalón sastre, de pata ancha y cintura alta.

Las medias ayudarán a que se vea un estilo más o menos informal. Eso sí, con las versiones planas, siempre tupida.

No se te ocurra: al tener la suela fina, son totalmente desaconsejables para días intensos de lluvia.
Media tupida sí, pero panties de lana y rayitas, como que no.
Como siempre, olvídate de las medias transparentes.
Las versiones planas nunca con pantalón de pata ancha. Para estos, sólo con tacón.
El Richelieu es un zapato fino que exige lo mismo, finura. Aunque es de cordones, siempre aportará un cierto aire elegante. Por eso, al mezclar, desradicalizará la prenda. Por ejemplo, con paillettes o con vinilo, dejará de ser roquero para pasar a romántico. Lo que por cierto, me recuerda al concurso que El Jardín de Lulaila ha organizado con Chicisimo. Si quieres ganarte una pulsera Faubourg, aprovecha y cuelga tus looks en Chicisimo. El más chic, o el más canalla.


Lo encontrarás en: los Richelieu son de Repetto. El look de la derecha, de Hoss Intropia.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

¿Cómo me lo pongo?: Lady diaria

Un vestido es una de las piezas de ropa con más posibilidades y que además nos soluciona las mañanas aburridas, ya que con una única pieza nos elimina tres problemas de golpe. Mamen se ha comprado éste, de aire muy romántico, que quieres aprovechar sobre todo, para trabajar.

Este vestido es una prenda muy polivalente que tanto puede funcionar en situaciones serias como más ociosas.
  • Para trabajar, funciona con un zapato estilo jazz, plano, en gris + media tupida en gris antracita + chaqueta de punto gruesa y larga. O con unas botas de tacón y caña alta + media tupida negra + cazadora de piel negra. También con bota de caña alta, plana, de ante + chaqueta de punto corta estilo bolero, muy floja. Y la opción de los botines de suela de tocino (que son esos como de suela de goma) + trench + maxipañuelo al cuello.
  • Para momentos o trabajos más informales, funcionará genial con unas botas de media caña y de cordones, estilo oxford, mal anudadas + abrigo de corte masculino + maxi cuello de punto.
  • Para la noche, con unas sandalias de tacón y tiras anchas + media tupida + blazer.
La idea es que esta pieza tan romántica y sofisticada, adquiera un punto mas diurno con el apoyo principal del calzado. Y el resto, ya es cuestión de juego.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: una capa. Al tener el corte de la cintura tan alto, y algo de vuelo, con la capa quedará demasiado juego de volúmenes.
Bailarinas. Es que ya es rizar el rizo de más. Muy almibarado.
Cuidadito con las mezclas de estampados. Ni cuadros, ni animalitos, ni otras ideas del estilo.
Las medias, por la misma razón, jamás estampadas, ni de rejilla, ni de encaje, ni de nada que no sea liso.
Apartado propio merecen las medias transparentes. Ni de broma. Y mucho menos con botas de caña alta.
Las botas mosqueteras. El vestido no tiene el largo apropiado para llevarlas.
Atención a las botas de caña alta. Siempre con el tacón cuadrado, olvida ese tacón afiladito y tachuelas variadas que merece la ejecución. Además las tachuelas están al fin ya muertas.
El bolso, liso. Nada de bolsos de tejido y muñequitos, no le pega.
Un jersey de cuello vuelto debajo. Si tienes frío, espera a que el tiempo mejore. O llena tu interior de camisetas. Pero cuello vuelto bajo este vestido = muerte.

Lo encontrarás en: el vestido de Mamen es de Poète. El look de la derecha, de Hoss Intropia.

martes, 23 de noviembre de 2010

El Bellezario: Fuera coloretes


El invierno es el contraste. Frío mortal en la calle, calefacciones en el interior, agua caliente extrema en la ducha, frío en la calle y vuelta a empezar. Obviamente, la piel lo sufre. Y más si es delicada. Pero hay una pequeña solución que previene contra las molestas rojeces y los posibles capilares rotos. Es la hidratante anti-rojeces Rosaliac XL de La Roche-Posay.


La hidratante anti-rojeces Rosaliac XL de La Roche-Posay es una crema muy ligera, de color verdoso, para que al mismo tiempo neutralice el color coloradito del rostro, que hidrata y previene para que los capilares no se rompan ni la piel se ponga roja con todos esos cambios de temperaturas tan extremos. Además, está hecha a base de agua termal de La Roche-Posay.

Lo ideal es aplicarla después de la ducha o del baño, o cuando sufrimos un cambio muy extremo de temperatura. En una semana más o menos ya se notan los cambios.

La encontrarás en farmacias y parafarmacias. El bote de 40 ml. tiene un precio aproximado de 20 euros.

* Y una gran noticia. Marta, mi socia, ha abierto un blog nuevo, más personal. Estoy encantada con ese nuevo blog porque en él nos va a dejar ver su particular visión sobre la moda (que a mí me encanta, porque entiende, y mucho). Nos dejará cotillear en su armario (que os puedo asegurar que es apasionante). Habrá entrevistas. Estudiará en profundidad el estilo de personajes que le encantan... y que le horrorizan. Estoy segura de que no va a dejar indiferente a nadie. Que será como es ella: interesante, inteligente, apasionante y con un sentido del humor de los que no abundan. Por eso será lo más difícil de encontrar: especial. Sólo queda adentrarnos en el fondo de su armario y disfrutar. ¡Suerte, Marta!

lunes, 22 de noviembre de 2010

Como yo lo hago: Solomillo de cerdo con salsa de mostaza

Otro plato muy sencillo, rápido de hacer... y muy aparente. Además es perfecto para que el cerdo, muy seco, resulte más jugoso. El solomillo de cerdo con salsa de mostaza.

Ingredientes
Solomillo de cerdo en filetes
Aceite de oliva
Sal
Pimienta negra molida
200 ml. de nata para cocinar, espesa
Vino blanco
6 cucharadas de mostaza de Dijon

Preparación
1. Pasar los filetes de solomillo por la plancha, hasta que estén hechos. El cerdo no debe dejarse demasiado crudo. Salpimentar y reservar.

2. En un cazo, echar un chorrito de aceite de oliva, la nata, un chorrito de vino, una pizca de pimienta negra molida, sal y las cucharadas de mostaza de Dijon.

3. A fuego lento, remover poco a poco con una cuchara de madera hasta que se vayan mezclando los ingredientes y vaya espesando.

4. Cuando comience a hervir levemente, retirar del fuego. Rectificar de sal si es necesario. Dejar reposar.

5. Servir los filetes con la salsa por encima. Presentar la salsa sobrante en una salsera.

La alternativa
Si no tenemos solomillo de cerdo, se pueden hacer con filetes de lomo de cerdo. También está muy buena con la ternera.

viernes, 19 de noviembre de 2010

El Ideario: Bucólicas montañas

Fin de semana en la nieve, sin esquiar pero con paseos, con la familia. Un plan más que apetecible, con tardes de chimenea y frío fuera. Ésa es la escapada perfecta de la que va a disfrutar M. con su familia. Pero necesita alguna idea para sentirse guapa y no demasiado sport.

Si bien es cierto que no hace falta ir en chándal, también es verdad que el concepto "arreglada" de montaña en invierno es bastante relativo. Todavía recuerdo mi luna de miel en el incipiente invierno argentino perdida por el sur al más puro estilo exploradora patagónica. Pero es lo que toca. Todo lo demás será estar fuera de lugar.

Para que resulte más sencillo, lo mejor será diferenciar entre los looks de interior y los de exterior.
  • Para estar dentro, podemos elegir pantalones vaqueros, incluso algún corte más arriesgado estilo baggy o harem. Con jerseys de lana de motivos invernales que tanto vienen y unas botas siempre de suela de goma, con borreguillo visto. O con unos leggings muy gruesos con las botas de aprés-ski + camiseta de algodón + maxi chaqueta gruesa + cuello falso de punto.
  • Para estar fuera, aunque no esquiemos, lo mejor será llevar unos pantalones de nieve con las botas de aprés-ski + forro polar + plumífero + guantes. Es fundamental que nos aislemos del frío y sobre todo, que podamos caminar y jugar con comodidad en la nieve sin miedo a mojarnos o enfriarnos.
Los grandes aliados serán las prendas térmicas, como calcetines y camisetas, que nos permitirán vestirnos más o menos guapas cuando estemos dentro, sin tener que estar enfundadas en el pantalón de nieve. Lo ideal es encontrar ese punto intermedio entre el confort y el sentirse femenina sin salirnos de contexto ni pasar frío.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: tacones. De ningún tipo. El que se va a una cabaña a la montaña sabe a lo que va. Así que metas ninguna pieza de tacón, ni siquiera una bota. En todo caso, podría ser admisible una bota de cuña de suela de tocino. Sólo para el interior.
Suelas de cuero. Demasiado frías.
Guantes de lana. Mojaditos al segundo uno. Siempre específicos.
Botas de lluvia. Si hay nieve, es mejor olvidarse de ellas. Se pueden convertir en un arma mortal, además de ser auténticos congeladores. El calzado ha de ser adecuado al medio. Si no encuentras unas botas de aprés-ski, quédate con unas de trekking, que también son válidas.
Mocasines, bailarinas y similares. Síndrome dedos muertos pero ya.
Pieles. El medio montaña es más de parkas y plumíferos.
Cuidado con el bolso. Que sea una pieza informal que precisamente funcione con el total que llevamos.
Todo el día en polar. A ver, es muy calentito. Pero tampoco hace falta enchandalizarse. Hay ropa de nieve preciosa.
Chándal y deportivas para caminar por la nieve. Como que no.

Lo encontrarás en: las botas son de Oysho. El look de la derecha, de Zara.

jueves, 18 de noviembre de 2010

El Espiario: Una tienda muy cercana


Hoy una de autopromo. Espero que no os moleste. Pero trabajar cada día con ganas y con mucha ilusión para ofrecer lo mejor y dejarlo guardado, sin que nadie lo conozca, tampoco es lo apropiado. Así que valga esto como una información, más que como una promoción. Comunicación, que es de lo que finalmente se trata.

Como sabéis, soy la otra mitad de El Jardín de Lulaila. Marta es la artista, la que da vida a las piezas que salen del taller. Yo me encargo de otros temas como el de la, precisamente, comunicación. Así que tenía que contaros algo que pasará este sábado, y que probablemente os apetezca.
El Jardín de Lulaila va a abrir su primera Pop-up Store, esto es, una tienda totalmente efímera. Un espacio con fecha de caducidad. El nuestro abrirá el sábado 20 de noviembre a las 10 y media de la mañana y estará abierto a todas las que queráis venir a vernos hasta las 21.30 h. En la c/Marcial del Adalid 8, de A Coruña. Entráis, cogéis el ascensor y subís al 8ºD, a contemplar las maravillosas vistas sobre el Puerto y a ver nuestras colecciones, a conocerlas de primera mano, a probártelas.
La oportunidad es breve. Unas horas para conocernos de cerca o para adelantar las compras de Navidades con piezas diseñadas en exclusiva para esta Pop-up Store, además de nuestras colecciones habituales y de nuestros tocados. Y, en exposición por primera vez, los tocados que diseñamos en exclusiva para Ion Fiz.

Recuerda:
20 noviembre
de 10.30 h. a 21.00 h. de manera ininterrumpida
c/Marcial del Adalid 8, 8ºD (entre Plaza de Vigo y Juan Flórez)
A Coruña

¿Nos vemos?

miércoles, 17 de noviembre de 2010

¿Cómo me lo pongo?: De lady a plebeya


Una prenda que nos enamora nos persigue hasta que la compramos. Pero hay ocasiones en las que se viene a casa y después no encontramos la manera de sacarle el partido máximo. Ana tiene este vestido y necesita más ideas para socializarlo y usarlo en un día a día o de un modo menos formal.

Sus ideas siempre pasan por darle un aire lady, con salones de tacón y plataforma. Pero le gustaría ponérselo para un día a día o por la noche.

Para la noche va muy bien con unos botines cortos (o de casi media caña, si las piernas nos lo permiten). Los botines pueden ser lisos o atrevernos con algún estampado animal print (ya sabéis que el leopardo no es mi devoción... pero en cambio me maravilla el pitón). Nos atrevemos con una media de encaje para darle un punto 80's + un trench si llueve. O un abrigo negro.


Para una tarde de paseo, las botas planas de piel blanda son preciosas. De caña alta, de color para que no quede un total black tan serio. Las combinamos con una chaqueta de punto gruesa, con cinturón. O con un chaleco de pelo a la cintura.


Para un día de tapas, con unos botines de cordones (con tacón o planos, estilo oxford) y calcetines por la rodilla, levemente arrugados + cazadora de piel. También es posible llevar un cinturón ancho para marcar cintura.

El truco está en descontextualizarlo, dejar de verlo como un vestido de muñeca y ayudarse de los complementos para darle el aire que realmente nos apetezca.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: mosqueteras. Las botas por encima de la rodilla no le van nada a este estilo de vestido, con este largo. Puede parecer demasiado agresivo.
Las zapatillas de deporte no son para este vestido. No lo veo como para prepararse y salir corriendo.
Leotardos de rayas y cosas similares. No por disfrazarnos de Teletubbie vamos a ir más informales.
Las levitas y abrigos muy rectos que no se anuden en la cintura pueden quedar extraños con el volumen de la falda. Pruébalos antes.
Leggings. Jamás de los jamases.
Ni tampoco encima de unos pantalones.
El cinturón para marcar cintura está bien. Pero nunca con cinturones finitos o cinturones más propios de un vaquero.

Lo encontrarás en: el vestido de Ana es de Zara, al igual que el calzado. Salvo las botas en color caldero, que son de Bimba&Lola.

martes, 16 de noviembre de 2010

El Bellezario: Nunca es tiempo de naranjas

Vive conmigo desde mi tierna adolescencia. Tanto tiempo, que ya no me imagino sin ella. Suena romántico, pero hablo de celulitis y piel de naranja. Es cierto que los milagros no existen, pero es igualmente cierto que con ejercicio, una dieta equilibrada y constancia se pueden conseguir notables mejoras. Y más, con la ayuda de la crema anticelulítica de Thiomucase Acción 3.

Hace muchos años, en el día 1 de mi celulitis, mi madre (que es mi auténtico gurú en esto de la belleza. Ella sí que sabe, y siempre acierta) me trajo un tubo de Thiomucase, que yo miré escéptica y olvidé en algún estante del baño. Bastantes años después, lo redescubro y me acuerdo de la sabiduría de madre a la que no hice caso (cuánto daño me habría ahorrado). Es maravilloso.


Se trata de una crema fácil de aplicar, que se absorbe rápido con un ligero masaje y que funciona. Actúa contra la celulitis, contra la piel de naranja, y además hidrata la zona. Es ideal para después de la ducha, aunque si la celulitis es muy acusada se recomienda mañana y noche.

Estoy tan contenta con sus resultados (y afirmo que soy una excelente catadora de ungüentos similares) que sólo es comparable al Body Creator de Shisheido. Y a un precio considerablemente mejor.

Lo encontrarás en farmacias y parafarmacias. El bote de 150 ml. cuesta alrededor de 20 euros.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Como yo lo hago: Bacalao con pimientos asados

El arroz es de mis preferidos, ya lo he dicho por aquí más veces. Pero el bacalao... tampoco se queda atrás. Me gusta cocinado de mil maneras. Pero ésta es muy sencilla, suave y ligera. Bacalao a la plancha con pimientos asados.

Ingredientes
(para 2 personas)
1 lomo de bacalao (desalado)
1 Pimiento rojo grande
Cebolla
1 diente de ajo
Vino blanco
Aceite de oliva
Sal

Preparación
1. Preferiblemente el día anterior, o por la mañana, asar los pimientos. Para ello, lavar y cortar por la mitad transversal (por el lado más largo del pimiento). Mientras, precalentar el horno a 200ºC. Eliminar las semillas y las tiras blancas del interior. Preparar una bandeja de horno. Colocar las dos mitades apoyadas por la parte del corte para que estén más estables. Rociarlas con aceite de oliva. Asar en el horno durante unos 20 minutos a 200ºC, hasta que el pimiento esté blando. Una vez transcurridos el tiempo, sacar del horno. Antes de que se enfríen, con ayuda de unas pinzas para no quemarnos, retirar la piel de los pimientos. Dejar enfriar y reservar.
2. Ya en el momento en que cocinemos el bacalao, lavar antes de nada el pescado, y colocar sobre papel de cocina para que absorba toda el agua.
3. Pelar el diente de ajo y reservar.
4. Picar la cebolla (cantidad al gusto) en brunoise, muy bien picadita. Reservar.
5. Cortar los pimientos asados en tiras alargadas.
6. Preparar una sartén. Echar aceite de oliva y esperar a que se caliente.
7. Echar el ajo y la cebolla. Rehogar lentamente (con el fuego medio) hasta que la cebolla está transparente.
8. Incorporar el pimiento asado en tiras, también con el fuego medio. Remover lentamente. Echar la sal.
9. Añadir un chorrito de vino blanco. Subir el fuego para que el vino se evapore, sin dejar de remover.
10. Mientras, prepararmos la plancha, a fuego alto.
11. Cortar los lomos de bacalo en tiras anchas, por el lado estrecho, para que queden unos lomitos más pequeños.
12. Cuando esté muy caliente la plancha, poner el bacalao, sin salar.
13. Dejar que el bacalao se cocine primero por un lado, durante unos 5 minutos. Después voltear. Estará listo cuando suelte el agua que tenga dentro y esté dorado.
14. Servir el bacalao. Colocar el lomo y sobre él, la guarnición del pimiento asado y la cebolla.

La alternativa
Si no podemos o no nos apetece asar los pimientos, podemos usar pimientos del piquillo en conserva.

viernes, 12 de noviembre de 2010

El Ideario: Frío en el cuello. ¡Y la ganadora del sorteo!


Oficialmente todavía es otoño. Pero basta con salir a la calle para sentir un frío invernal. Este año, con eso de que se lleva la inspiración aprés-ski, disponemos de variadas opciones para salir más abrigadas a la calle. Los jerseys de motivos invernales inundan escaparates, pero para determinadas ocasiones son demasiado informales. Las pieles no son del agrado de todo el mundo, por ciertas connotaciones. Y la moda yeti, reconozcámoslo, es difícil. Pero hay una pieza que puede resultar bastante comodín para diferentes estilos, que abriga más que un foulard y es un poco más formal que una bufanda. Es el cuello alto de punto.

Existen versiones más holgadas y las hay completamente pegadas al cuello, más altas, y que dan más calor. Esta temporada, nos beneficiamos del protagonismo del punto que además se reviste de fiesta, y se convierte en un apto para todo.
  • Para momentos informales, va muy bien sobre uno de los jerseys de cuello a la caja + pantalón masculino y botines de aire militar, de cordones.
  • Para la oficina, con un traje sastre y blusa de seda, sin cuello + salones de tacón.
  • Para arreglarse por la noche, con un vestido de seda + chaqueta de punto fino + sandalias con plataforma en T
El cuello se puede poner por encima del abrigo, como una bufanda. Y seguirá quedándose con nosotras cuando nos desprendamos del abrigo. De ahí su magia. Tan calentita.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: más cuellos por debajo. El único que vale es el cuello cisne o vuelto, pero no cuellos camiseros ni similares. Emulando Fernando Alonso, pues no. Y no lo digo por su capacidad de conducción.
Con prendas de pelos o de piel. Si ya llevas un chaleco de pelo, que ya tiene su volumen no sigas sumando puntos hacia el muñeco Michelín. La idea es que el cuerpo vaya bastante en plano y que el volumen lo ponga el cuello.
Elige el que vaya a tu temperatura corporal. Más flojo o más alto según tu nivel de friolerismo.
Mejor si el tono que buscas es de contraste. Si vas de negro, pues en gris. Si vas de camel, pues en gris. Pero si vas de gris, mejor no en gris.
Nunca con muñequitos. Al menos si lo que quieres es que sea polivalente.
Esta pieza no vale para fríos polares. Vale para el frío, pero para temas extremos, mejor los cuellos eso, polares. Que ya la palabra lo indica.
Atención al maquillaje. Todo lo que pueda ir muy pegada a la cara hay que cuidarlo. No lo guardes con pegotitos.
El punto tiene que ser bueno. El punto sintético, por muy grueso que sea, no abriga.

Lo encontrarás en: el cuello de la izquierda es de Oysho. El look de la derecha, de Hoss Intropia.

* Y ahora con el sorteo de la paleta de sombras. Antes de nada, agradecer la participación, que me ha dejado totalmente sorprendida. ¡Gracias a toda por pasar por aquí!
Las que me seguís en Twitter, os enterásteis antes que nadie... la ganadora es...

¡Anastasia Langa! ¡Enhorabuena! Espero que te gusten y que las disfrutes. Me pongo en contacto contigo para que me digas a dónde te las enviamos.

* y por último, ¿queréis saber quién habla de El Jardín de Lulaila? Echad aquí un vistazo... Recordad que muy pronto, en A Coruña, se celebrará la primera Pop-Up Store de El Jardín de Lulaila y que yo estaré allí. ¡Espero que podamos conocernos!

jueves, 11 de noviembre de 2010

El Glosario: Blucher

Los términos en otro idioma a veces tienen un significado. Normalmente está relacionado con su origen y da sentido al por qué de llamarlos de manera tan extravagante. Está claro que podemos sustituirlo por una adaptación en español, nadie nos obliga a utilizarlos. Pero que sepamos el origen de las cosas nunca está de más. Así pasa con los zapatos Blucher.

La definición
Los zapatos Blucher son un modelo de zapato muy parecido al oxford, pero más ancho, mucho más informal y normalmente con la suela de goma (aunque la hay de cuero). Lo podemos encontrar igualmente con los punteados típicos de los brogue o liso.

Su nombre viene del general prusiano y duque Von Blücher, que ayudó a derrotar a Napoleón en Waterloo. Von Blücher fue quien encargó este modelo de zapatos para sus soldados.

Este modelo de zapato, el blucher (un oxford más informal) también se conoce como Derby.

Cómo combinarlos
Los podemos llevar de una manera totalmente informal o para momentos más serios. Y tanto con pantalones como con faldas. Por ejemplo, con una mini de cuadros, una blusa y una cazadora. O con unas bermudas y una blusa de lazada en raso de seda. O con un pantalón de corte masculino, camisa y abrigo de corte albornoz. Y siempre fantásticos acompañados de un trench.

Son tan confortables y resistentes (su origen viene de lugares húmedos y lluviosos), y una alternativa ideal para días lluviosos. Y así no tener que abusar de las botas de agua.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: para la noche. Es un zapato altamente informal, por esa suela más gruesa, que los convierte en absolutamente desaconsejables para la noche.
Por la misma razón, tampoco los lleves a un acto más especial por mucho que se trate del trabajo.
Con calcetines y falda. Es un zapato demasiado bruto para ponerlo con calcetines. Para ello, elige mejor un oxford, por ejemplo.
Tampoco con medias finas, y mucho menos transparentes. Siempre tupidas.
Con un vestido nocturno, con lentejuelas o algo así. Qué mezclas tan raras.
Y nada de ponerlos con leggings. Es un poco como que te falta el disfraz de pollo y te has quedado con las mallas de las patitas y los zapatos.

Los encontrarás en: los blucher son de Zara. El look de la derecha, de Blanco.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

¿Cómo me lo pongo?: Al rescate

Acumular ropa está claro que tiene una gran desventaja. Y es la de llenar y llenar armarios, cajones y cajas de manera excesiva dificultando un correcto almacenaje. Pero saber guardar tiene una ventaja. Y es ésa de que todo vuelve. Así que cuando recuperamos un tesoro aparcado, nos sabe todavía mejor que cuando lo compramos. A Ana le ha pasado al encontrar esta falda que ya era de su madre.

La falda es negra, de talle altísimo (casi bajo el pecho) y largo a media pierna. Un largo que difícilmente favorece. Para combinarla y sacarle el máximo partido:
  • Con un jersey de punto, sencillo, de escote a la caja. En color camel o gris. Y zapato salón de tacón medio.
  • Con una camisa cerrada hasta el último botón, combinada con un chaleco de pelo. Y en los pies, unos oxford de cordones, planos.
  • Con un maxijersey de punto, de ochos. El jersey irá sobre la falda, para que queden los dos volúmenes superpuestos (no dentro de la falda). En los pies, unos zuecos de madera.
  • Con una blusa de seda, estampada, y salón de tacón alto o zapato de tiras gruesas, para ir más arreglada.
La prenda de abrigo, siempre de largo a la cintura o si no, tan larga como la falda.

Y a jugar. Que este año con las faldas a media pierna, sólo queda la opción del juego. Eso, o echarnos unos veinte años encima.

No se te ocurra: las faldas a media pierna no valen para todas las piernas. Hay que tenerlas torneadas, ya que resaltan todo tipo de defecto que puedan tener. Tampoco son aptas para chicas bajitas, que hacen efecto setita.
Hubo una época, herencia de la estética Falcon Crest, en la que se llevaban las faldas de este tipo con botas de caña alta por debajo. Pero ya no. Evítalas. O si no, hazte con el juego completo y ponte aquellas mechas tono ceniza que lucía Maggie.
Al largo de la prenda de abrigo hay que prestarle atención. O a la cadera o ya casi tan largo como la falda. Medias tintas entre ellos son aptos para chicas muy delgadas, o el juego de volúmenes no favorecerá demasiado.
Para la noche es una prenda un poco complicada. Podemos arreglarnos con unos tacones altos, una blusa de seda... pero tanto como para darle un aire de fiesta, lo veo más difícil.
Con las medias puedes jugar, pero sin pasarte. Olvídate de medias de rayas y cosas similares.

Lo encontrarás en: el look de la derecha es de Zara.

martes, 9 de noviembre de 2010

El Bellezario: Ojos limpios... ¡y sorteo!


Eso de acostarse mal desmaquillada y levantarse con efecto oso panda es totalmente descorazonador. Por eso, dar con el desmaquillante de ojos ideal (que sea fresco, que no sea agresivo, pero que desmaquille rápido y en profundidad) es como encontrar un tesoro. No nos desharemos de él y le prometeremos fidelidad al menos, hasta que encontremos otro digno sustituto. Yo por ahora soy muy fiel al desmaquillante de ojos Face de Sephora.


Un líquido azul, que se presenta normal o bifásico (ideal para los maquillajes Waterproof) (aunque yo prefiero el normal). Basta simplemente con impregnar un disco desmaquillador, mantenerlo unos segundos en el ojo (sin mover el disco y pestañeando bajo el mismo), y finalmente arrastrar suavemente. El maquillaje se vendrá por completo. Después, basta con seguir el ritual de belleza.

Es muy suave, nada agresivo, y deja una sensación muy fresca, sin picor.

Lo encontrarás en Sephora. Su precio es de 5,20 euros, el bote de 125 ml.


Pero para poder desmaquillarse los ojos, antes hay que maquillarlos...

Y una muy buena opción es la nueva línea de maquillaje que presenta Biothecare Estétika. Lápices, pinceles o sombras de ojos de tonalidades mar o tierra; a unos precios estupendos.


Un estuche con su espejo y su aplicador, con cinco tonos en dorados y tierra, muy favorecedoras independientemente de nuestro tono de piel o cabello.


Pero éste que veis, lo sorteamos. Si os apetece disfrutar de este estuche de sombras en tierra, de Biothecare Estétika, deja un comentario en esta entrada con tu correo electrónico. Tienes hasta el día 11 de noviembre. El viernes diremos quién se las lleva.

Y si quieres ser la primera en enterarte de la ganadora, sígueme en Twitter.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Como yo lo hago: Jarrete de ternera estofado

Con el otoño apetece un guiso, un platito muy rico, de ternera gallega (tirando para la tierra), para mojar pan. Vamos a cocinar un jarrete de ternera estofado.

Ingredientes
Jarrete de ternera troceado en pedazos pequeños, limpios
Cebolla
Zanahoria
Puerro
Un vaso pequeño de vino blanco
Romero
Tomillo
Caldo de carne o fondo oscuro

Preparación
1. Picar las verduras en trozos pequeños y reservar

2. En una cacerola, poner un fondo de aceite de oliva a fuego vivo. Saltear la carne hasta que esté ligeramente dorada. Retirar y mantener tapada.

3. En el mismo aceite y en la misma cacerola en la que salteamos la carne, echar las verduras y sofreírlas durante unos minutos, hasta que comiencen a estar blanditas, también a fuego vivo.

4. Cuando ya estén blanditas, echamos la carne que previamente hemos salteado. Removemos y echamosla sal, el romero, el tomillo, el vino blanco y el caldo de carne rebajado con agua. El líquido debe cubrir la carne. Bajamos el fuego a fuego medio y dejamos cocinar durante aproximadamente una hora. Removemos de vez en cuando.

5. Cuando la carne esté tierna, separamos las verduras y las pasamos por el pasapuré.

6. Servimos la carne cubierta por la salsa.

El vino
Un tinto con la carne es una idea siempre fantástica. Elige un Sierra Cantabria D.O. Rioja

viernes, 5 de noviembre de 2010

El Ideario: Con esos locos bajitos

Hace ya mucho tiempo que Lileth esperaba una entrada para gente, que como ella, desarrolla su trabajo con niños. Y la verdad es que esta sección no podía obviar esta propuesta. Dedicada a todas las que o bien trabajan en colegios con niños pequeños o bien están continuamente rodeadas de ellos y atendiéndolos.

La norma fundamental tiene dos apartados: que sea cómodo y que sea lavable. Nuestro ritmo será bastante intenso, y además no tenemos que estar prestando atención a algo más que no sea a los niños. Así que un lamparón inesperado en una blusa no puede ser un problema.

Lo ideal entonces podría ser:
  • Vestidos de algodón. Nos permiten ir arregladas y salirnos del siempre socorrido vaquero. Lo combinamos con unas medias muy gruesas estilo legging (para poder agacharnos sin preocupaciones) y unos botines planos, de cordones, que este año además son tendencia total.
  • El punto. Esta temporada además es el comodín. Lo hay en mil versiones y prendas.
  • Las camisetas. Llegar con una blazer y un pitillo ayudará a que nos sintamos como en cualquier otro trabajo. Al llegar, nos desprendemos de la blazer y con la camiseta estamos perfectas para seguir con el ritmo de trabajo. De rayas, estampadas o lisas. Hay mil variedades.
  • Los zapatos sin tacón. Como los oxford, los jazz, los mocasines, las bailarinas, los botines de cordones, las botas... ¿Quién dice que ir de plano tenga que ser aburrido?
En realidad la imaginación podemos usarla como en cualquier otro medio. La única limitación es que tendremos que mirar y remirar la etiqueta de indicaciones de cuidado de la prenda. Por si acaso.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: miniprendas. No si no te pones debajo un vaquero o un panty muy grueso estilo legging. Los niños serán pequeñitos, pero el culito te lo van a ver igual.
Escotazos. Y menos con bebés, que tienden a agarrarse a lo que pillan. Y es fácil que te quedes semidesnuda es un momentín.
Cuidado con los tacones. Limitarán tu movilidad, y si necesitas reaccionar rápido no son lo más adecuado.
Evita tejidos delicados como la seda. No pasa nada si durante la semana te dedicas al punto y al algodón. Las variedades cada vez son mayores.
Lentejuelas, apliques, complementos exagerados... sobre todo si estamos con bebés.
Medias delicadas. Enganchón seguro. Valora lo que te cuesta y si te compensa.
Tampoco te ultraabrigues, porque si te mueves mucho, llegará un momento que lo pases mal del calor.

Lo encontrarás en: el vestido es de Smash! (más info sobre ellos aquí y aquí), muy cómodo: es de algodón. Los botines, de Mary Paz.

jueves, 4 de noviembre de 2010

El Glosario: Biker

Este año el cuero está en todos los sitios, no solamente en las prendas exteriores. Pero sí es cierto que la opción como prenda de abrigo es la más habitual y a la que sacarle mucho partido independientemente de la temporada. Son muchas las diferentes variantes que podemos encontrar sobre esta prenda. Y sobre todo, abundantes las maneras a través de vocablos foráneos. Como el de biker.

La definición
Se entiende por biker toda cazadora de piel corta, no más larga de la cintura, con cuello mao o chimenea y normalmente con elástico en el bajo de la cintura. Toma su nombre de la cultura relacionada con el motociclismo. De ahí el nombre.

Cómo combinarla
La cazadora de piel o biker es una prenda ideal para el día, y en las versiones más oscuras funciona igualmente bien por la noche. Para el día, con un vaquero y una camiseta y botines planos para looks canallas; y con un pitillo negro, camisa blanca y botas de tacón para momentos más sofisticados. Y por la noche, un vestido de seda con tacón alto cobra una nueva dimensión con una cazadora de piel. En ambos casos, los complementos jugarán un importante papel, ya que reforzarán esa idea más informal o más elegante que busquemos.

Tener una en el armario soluciona situaciones diversas, y además, durante muchos años. Tiene la ventaja de que su corte permanece a lo largo del tiempo.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: ponértela con un blusón y abrocharla. Si la cierras, saldrán los faldones constreñidos y quedará fatal.
Si llevas cazadora no te hace falta nada más. No te pongas un abrigo o un trench por encima, no tiene sentido.
Evítala si la cadera no es tu fuerte. Al ir a la cintura la acentuará más.
Aunque es preferible por la calidad, no tienes por qué comprarla de piel. Eso sí, que sea aparente y no se vea plasticosa.
Si tienes demasiado pecho y es algo que te disgusta, no la abroches.
No tienes por qué llevar siempre cazado de piel. Puedes combinarla con zapatillas de deporte y darle un punto más desaliñado. Eso sí, zapatillas del estilo de las All Stars o de las Munich. No valen las que te llevas al gimnasio.

Lo encontrarás en: la cazadora es de Carolina Herrera. El look de la derecha, de Bimba&Lola.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

¿Cómo me lo pongo?: Pila bautismal


Un bautizo es un día especial. Se puede celebrar con una gran fiesta o como algo más íntimo, pero no deja de ser una celebración muy bonita, con gran significado. Paqui está a punto de bautizar a su hija. Tiene este vestido y quiere lucir maravillosamente bien ese día.

El vestido en cuestión es una pieza de seda, estampada en tonos grises, arena y azules. Con fruncido en la cintura, cuello mao y manga larga. Una pieza muy romántica pero a la que darle muchas lecturas.


  • Para el bautizo lo podríamos coordinar con el dúo gris + azul marino. Por ejemplo, con un cinturón ancho en azul marino, medias tupidas azul marino, una sandalia alta en color gris y abrigo en gris o levita en azul marino.
  • O con un total en negro. Es decir, con una media negra tupida, zapato negro, levita negra de hombreras levemente levantadas en pico y cinturón fino negro con la hebilla dorada.
Si hace mucho frío, unos guantes mini de piel serán el complemento ideal.

Clic para verla más grande. La puedes ver con más detalle aquí.

El cabello puede ir recogido o suelto, adornado con una simple y original horquilla en cristal color azul noche.

Este vestido además, permite que una vez pasado el bautizo le podamos sacar partido con unas botas de caña alta y trench. O con bailarinas y una chaqueta gruesa de punto larga.

Para el bautizo, mejor olvidarse del bolso. Con un bebé en brazos ya tenemos la atención bastante concentrada.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: no pasa nada, porque no es ninguna aberración, pero con camel no lo acabo de ver. La tonalidad que acompaña es piedra, así que el camel es más complicado.
Tampoco con el marrón. Y menos para el bautizo acompañado de botas de caña alta.
Si no estás cómoda con tacones muy altos, búscalos más comedidos. No es un día para experimentos.
Lo mismo con el bolso. Mejor que te lo lleven. Y en todo caso, siempre de colgar, nada de carteras de mano.
Nunca le metas un jersey de cuello vuelto por debajo. Por favor, no le hagas eso al vestido con lo mono que es.
Medias estampadas. no van ni con el evento en cuestión ni mucho menos con la prenda.
Panties de punto. Tampoco es el momento de jugar a "Ana de las Tejas Verdes".

Lo encontrarás en: el vestido de Paqui es de Massimo Dutti. El abrigo y las sandalias, de Zara. La horquilla es de El Jardín de Lulaila. A la venta aquí.

* El Jardín de Lulaila ha sido noticia. Si lo quieres ver (y verme a mí, de paso), vete al blog de mi socia.

martes, 2 de noviembre de 2010

El Bellezario: Sacando las uñas


En entradas pasadas de El Bellezario ya hablamos de la importancia de las manos y de su cuidado. Pues con las uñas, sucede exactamente igual. Todas las semanas es recomendable limarlas (es más recomendable que cortarlas, pues las daña menos), retirar los padrastros y bajar las cutículas (mucho mejor que arrancarlas). Pequeños actos que podemos realizar en nuestra casa con los instrumentos adecuados.

Las cutículas afean la uña y provocan que al pintarlas queden sumamente feas. Por eso, es importante hidratarlas, y más cuando vamos a realizar la acción de echarlas hacia atrás.


Para ello, Séphora dispone de un bálsamo hidratante para uñas. Una crema que parece mantequilla, super untuosa que si aplicamos en cutículas y alrededor de la uña, provoca que el acto de retirar las pieles indeseadas sea menos agresivo y más efectivo. Huele maravillosamente bien a melocotón y está enriquecido con vitaminas que fortalecen la uña.

Tras haber remojado las uñas en agua tibia, basta con ir aplicando el bálsamo en cada uña, en gran cantidad. Masajear, dejar actuar unos minutos y proceder con las cutículas y demás. Después retiramos el exceso de bálsamo con una toalla. La diferencia se nota.

Lo encontrarás en Séphora. Su precio ronda los 7 euros, y aunque su tamaño es pequeñísimo, cunde durante mucho tiempo.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Como yo lo hago: San Jacobos de pollo

Días de esos en los que no tenemos nada interesante en la nevera y que además la imaginación está por los suelos, se solucionan con una receta super básica pero con un resultado más atractivo que un simple filete empanado. Son los San Jacobos de pollo.

Ingredientes
Pechugas de pollo en filetes finos
Jamón serrano (o cocido, según gustos)
Queso fundible (mozzarella o gouda, el que más nos guste)
Pan rallado
Aceite de oliva
Sal
Pimienta negra molida

Preparación
1. Cortar los filetes a la mitad, para que quede una pieza más pequeña.

2. Meter una loncha de jamón y un trocito de queso, no demasiado grande porque al fundirse saldría demasiado por fuera al calentarse.

3. Salpimentar. Ponerle unos palillitos para que no se abra demasiado, o bridarlos con hilo.

4. Freír en abundante aceite de oliva muy caliente, hasta que estén dorados.

5. Poner sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

La opción
En lugar de pollo se puede usar cinta de lomo de cerdo o solomillo de ternera.
También estoy en Twitter · Ésta es la página en Facebook de El Estilario · Y aquí, me verás en Bloglovin