viernes, 29 de octubre de 2010

¿Cómo me lo pongo?: Flecos y tacones


La moda Minnetonka, de flecos muy a lo reserva india, pegó con fuerza el año pasado. Y este año se traslada a todo lo que no es exclusivamente calzado. Vemos flecos en capas, en vestidos, en bolsos... Gemma los tiene en unas botas de flecos (valga la redundancia) similares a las de la fotografía (pero las suyas, camel y de Zara), pero no las ve con su estilo, que es más clásico y bastante alejado del aire Pocahontas que comunica este calzado.

La idea entonces estará en aprovechar el aire sofisticado del tacón y del botín. Los podemos combinar:
  • Con un vestido de piel. Otro de los imprescindibles de la temporada. Un vestido en el tono del botín, con una media tupida y un trench. O con una falda en piel y un jersey de cuello alto, pegado al cuerpo.
  • Con un simple pitillo negro, jersey de pico y una capa de cuadros.

  • Con uno de los básicos: un buen abrigo. Estilo albornoz, con un total black debajo.
  • Con una blusa de lazo, en seda y una bermuda + jersey chaleco de punto.
Y si me levanto con pocas ideas, el pitillo vaquero + camisa blanca nunca falla.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: con un traje sastre no pega ni de broma. Sea de falda o de pantalón no es una mezcla que funcione muy bien.
Meterle calcetines y que se vean, o medias por la rodilla o calzas. No mezclemos ítems. Está bien que se lleven los calcetines, las medias y las calzas pero con este tipo de calzado, no, never.
El botín ya es bastante protagonista, así que nada de bolsos también aflecados. No más flecos alrededor. Dí "no" al síndrome alfombra.
Nunca te compres algo que no va con tu estilo o si al menos no lo ves aprovechable. Por mucho que te guste en la estantería tienes que intentar visualizarlo en conjunto con el resto de prendas que tienes en el armario, y lo más importante, en ti misma. Si crees que te va a dar vergüenza ponértelo o que al final no lo usarás lo suficiente, déjalo en donde estaba antes de que sea demasiado tarde.
Evita las minifaldas y los minishorts si lo que buscas es un look más sofisticado.

Lo encontrarás en: el vestido de piel es de Almatrichi. El look del abrigo, de Zara. Y los botines, de Gucci.

* ¿Habéis visto la nueva colección de pulseras y colgantes Faubourg de El Jardín de Lulaila? ¡Están volando!

jueves, 28 de octubre de 2010

El Espiario: El nuevo número de Atelier

La revista Atelier sigue creciendo. Y llega a la mayoría de edad con su número 5. Lo hace gracias al maravilloso trabajo de Beatriz Vera. Los que colaboramos, intentamos aportar nuestro pequeño grano de arena para que este proyecto resulte atractivo e interesante. Pero sin duda, no podría ser nada sin vosotros, los que leéis la revista cada vez que sale. Así que, gracias.

Version:1.0 StartHTML:0000000165 EndHTML:0000002619 StartFragment:0000001797 EndFragment:0000002583 SourceURL:file:///Users/peter/Desktop/C%97digos%20blog.doc

Este nuevo número está dedicado a Portugal. Nos descubre rincones maravillosos y sobre todo, una percepción nueva del país vecino. Más moderno, diferente, actual, inspirador. Nos abre las puertas de Moda Lisboa y sus creadores (sorprendentes y realmente estupendos), y nos acerca a un Estoril al que todos nos querríamos escapar.

Sin olvidarnos de secciones ya habituales, entre las que se encuentra la mía. La Entrevista con el Armario de El Estilario en este número 5 esta vez trata de aproximarnos a los 4 imprescindibles para conseguir un look masculino.


Version:1.0 StartHTML:0000000165 EndHTML:0000002640 StartFragment:0000001797 EndFragment:0000002604 SourceURL:file:///Users/peter/Desktop/C%97digos%20blog.doc

Y una fe de erratas que se ha escapado con la maquetación. En las fotografías, el look 1 es de Salvatore Ferragamo y el look 2, de Chloé.

Espero que os guste. Ya me contaréis qué os parece.

Seguid tan guapas.

miércoles, 27 de octubre de 2010

El Ideario: Milán y amigas

Viajar. Qué maravilloso verbo. Y viajar por placer, más maravilloso aún. Y hacerlo en buena compañía, para celebrar algo especial, ya infinitamente bueno. Así está Moda Elle, que se va en brevísimo de viaje con sus amigas para celebrar un cumpleaños especial. Y se va a Milán. Por eso quiere ideas para disfrutar de este destino con la maleta ideal.

Sus planes pasan por jornadas de turismo, noches de cena y copas y fiesta en algún club exclusivo de la ciudad. Un fin de semana muy completo y si es posible, con una única maleta de cabina como equipaje.


Para ello, es fundamental abrigarse. Probablemente en Milán ya haga bastante frío y seguramente incluso llueva. Si nos informamos y vemos que no va a llover, aprovecharemos esta tendencia yeti y luciremos un abrigo de pelo. El vaquero es indispensable y un calzado cómodo, también. El punto, que esta temporada es indispensable, puede ser nuestro básico.


Las noches más exclusivas se solucionan fácilmente con un bonito vestido, cartera de mano y unos zapatos espectaculares. Si me he llevado el abrigo de pelo, ya tengo el frío solucionado.

La maleta ideal para un fin de semana en Milán, sería:
  • Un abrigo de pelo (o cazadora) que me sirva tanto para el día como para la noche. Si se presenta el fin de semana lluvioso, llevaré entonces una gabardina acolchada, lo suficientemente versátil como para no tener que cargar con más de una prenda de abrigo.
  • Un pantalón vaquero estilo boyfriend
  • Un pantalón vaquero pitillo
  • Un pantalón pitillo negro
  • Dos jerseys de cuello pico
  • Dos camisetas básicas, blancas
  • Una blusa de seda (para turisteo más light, junto con la chaqueta de punto, vaquero y botines)
  • Un top para la noche, que combinaré con el pitillo negro
  • Un vestido de noche, especial
  • Una chaqueta de punto
  • Un vestido de estampado tipo liberty, para una cena y copas tranquilas
  • Unos botines con tacón que vayan con el vestido liberty y con los pantalones + top de noche
  • Unas botas planas o con poco tacón para caminar, o mocasines
  • Unos zapatos para la noche, que combinen con el vestido
  • Una cartera de mano
  • Un sombrero o boina
  • Un foulard estampado
  • Unos guantes de piel
  • Un foulard amplio para la noche más arreglada
  • Un bolso para el día
Todo lo que vaya por encima de esta lista, resultará innecesario. Y por tanto, ocupará espacio en la maleta para traernos de vuelta compras que nos esperan allá.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: no mirar el tiempo. Fundamental si queremos que nuestra maleta sea la adecuada y así no tener que pasarnos el fin de semana con los pies mojados o muertas de calor.
Empezar a meter abrigos para cada situación. Un fin de semana se puede solucionar con un único abrigo. Todo lo adicional sobre servirá para ocupar y cabrearnos con nuestra maleta.
Cuidado con los ultrataconazos. Sólo para paseos cortos o noches.
No te olvides de meter una bolsa tipo Le Pliage de Longchamp, que no ocupa y que nos resuelve problemas por exceso de compras a la vuelta.
Los botecitos de bellezas variadas siempre eso, botecitos. Y sé realista: por un fin de semana que no te apliques los 50 pasos desmaquilladores de la vida y lo hagas sólo con unas toallitas no va a pasar nada.
Con los zapatos hay que ser racional. Dos días con el mismo calzado no es ningún sacrilegio. Deja espacio para los que te pondrás por las noches.

Lo encontrarás en: el primer look es de Bimba&Lola. El vestido negro, de Asos.

martes, 26 de octubre de 2010

El Bellezario: Mejorando el aspecto - EDITO: la ganadora de los leggings...


A todo el mundo le gusta una fiesta, un día especial. Pero si esta invitación llega en el momento menos oportuno, después de un día de trabajo intenso, enfrentarnos al espejo parece ser una tarea imposible, de terror. Como si miles de capas de corrector no pudieran conseguir acabar con nuestra mala cara. Menos mal, que existe la hidratante flash de acción inmediata de Deliplus.


La hidratante flash de acción inmediata de Deliplus es una caja que contiene dos microdifusores de 2 ml. que obran auténticos milagros. Con una pequeña cantidad en la palma de la mano (es muy líquida, como agua), la extendemos en el rostro limpio y la dejamos actuar unos minutos. Es apta para todo tipo de pieles (la mía, que es extremadamente sensible, no se resiente en absoluto, le sienta fenomenal). Después, podemos poner la hidratante o el prime si lo deseamos. Y luego, ya el maquillaje como habitualmente. Los resultados son increíbles. La piel recupera luminosidad y se ve más tersa. Eso sí, es recomendable dejar pasar al menos cuatro días entre aplicación y aplicación.

Lo mejor de todo, es que funciona. Es totalmente efectiva, y a un precio al alcance de todo el mundo.

Lo encontrarás en Mercadona. La hidratante flash de acción inmediata se presenta en un blister con dos difusores de 2 ml. cada uno, a un precio de algo más de 2 euros.


* Y enhorabuena a la que se lleva los leggings del sorteo. Pronto te enviaré un mail para mandártelos. ¡Enhorabuena, Elena!
---> elenagles(arroba)gmail(punto)com

lunes, 25 de octubre de 2010

Como yo lo hago: Arroz con pollo y verduras

El arroz me fascina. Es uno de mis platos preferidos, en cualquier de sus variedades. Cocinado con pollo y verduras resulta fácil de hacer y muy rico. Vamos a preparar entonces un arroz con pollo y verduras.

Ingredientes
Pollo cortado en trozos pequeños y sin piel
Pimiento rojo
Pimiento verde
Cebolla
Tomate
Arroz redondo
Pimienta negra molida
Sal
Aceite
Vino blanco
Colorante alimentario (si se dispone, mejor es el azafrán)

Preparación
1. Lavar el pollo. Preparar en una cazuela un fondo de aceite. Cuando esté el aceite caliente, a fuego fuerte, echar el pollo. Salpimentar y echarle perejil picado. Echar un chorrito de vino blanco y esperar a que se evapore sin dejar de remover para que no se pegue.

2. En cuanto el pollo esté dorado, retirar.

3. En ese mismo fondo de aceite, echar la cebolla picadita. Con el fuego medio, rehogar.

4. Cuando la cebolla esté transparente, echar los pimientos cortados en tiras. Remover.

5. En el momento en el que las verduras comiencen a estar blandas, echar el tomate picado en dados. Sin piel ni pepitas. Continuar removiendo a fuego medio hasta que esté todo jugoso.

6. Echar de nuevo el pollo. Remover.

7. Subir el fuego y echar el arroz. Remover el arroz a fuego vivo hasta que se mezcle con todo.

8. Echar agua (siempre es el doble + 1/2 de la cantidad de arroz). Rectificar de sal. Echar el colorante alimentario si queremos que nos quede el arroz amarillo. Remover para que se mezcle todo.

9. Si lo vamos a cocinar en una cazuela, estará listo a los 15 minutos, a fuego medio. Si lo vamos a hacer en olla rápida, a los 3 minutos a fuego fuerte.

La opción
Se puede añadir otras verduras como el calabacín o la berenjena.

viernes, 22 de octubre de 2010

El Ideario: Leggings y un sorteo


Los leggings resucitaron de los 80. Primero de manera tímida, y a pesar de no ser precisamente el colmo de lo favorecedor, se han instalado para quedarse. A tenor del tiempo que llevan, de las muchas formas que adoptan y de lo cómodas que se sienten las mujeres con ellos, estamos en condiciones de afirmar que lo harán por mucho más tiempo. A Jessica le encantan y por eso pide ideas para llevarlos en invierno también.

Ante todo, el legging exige mucho sentido común, mucho autoconocimiento y mucho sentido crítico para saber la mejor manera de llevarlos. Porque aunque el legging es uno y único, dependiendo de nuestro cuerpo funcionará de uno u otro modo.

Los de algodón son ideales para un día a día, y es una elección muy adecuada teniendo en cuenta que los jerseys de motivos invernales y que el estilo aprés-ski son toda una inspiración esta temporada. Por eso, si elegimos unos leggings de algodón + maxi jersey de lana + plumífero no habrá frío que se nos resista. Y más si nos decantamos por unos botines de cuña.

También los leggings de imitación denim, o jeggings, con una blusa de seda, maxicardigan y botas moteras.

Si nos va más la noche, unos de cuero o de paillettes con un maxi blusón + blazer + botín de taconazo.

Y una máxima fundamental: "ande yo caliente, ríase la gente" mejor en el olvido. Seamos conscientes de nosotras mismas y saquémonos el mejor partido posible.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: el legging tiene que funcionar casi como una especie de media super gordita. Es decir, el empeine cubierto. Además tenemos la suerte de contar con miles de botines diferentes para sacarles partido.
La única opción posible para llevarlos con el empeine al aire es si los combinas con bailarinas. Pero para ello, es mejor que tengas las piernas delgadas y poca cadera.
Pero que tengas que cubrir el empeine no significa que te puedas poner cualquier bota de caña alta.
Las mosqueteras sólo con leggings lisos, nunca estampados.
Si lo tuyo no son los muslos, busca siempre prendas que te subran la cadera, para minimizar efectos.
Si tus piernas son cortas o gorditas, intenta que el zapato sea del mismo tono que el legging, porque las alargará ópticamente.

Lo encontrarás en: los botines y el look de la derecha son de Zara. Los leggings, de Smash!


Smash! es una firma que nació en Amsterdam y que llega a Barcelona en 2004. Una empresa que crea ropa para gente muy urbana, con mucho colorido, muy cómoda, con estampados originales. Vestidos preciosos, gabardinas diferentes, cazadoras, jerseys... un catálogo de lo más completo. Y a un precio todavía mejor... A mí me ha gustado. Por eso, para que los conozcáis (y que os guste tanto como a mí) voy a sortear los mismos leggings que los que aparecen en la primera de las fotografías.


Son unos leggings de Smash!, en color azul marino y verde, talla M (equivale a una 36). Si te gustan y quieres llevártelos, deja un comentario en esta entrada con tu correo electrónico. El martes 26 los sortearé, así que date prisita hasta el lunes.

Para saber más de Smash!, visita su blog o pásate por su web.

jueves, 21 de octubre de 2010

El Glosario: Cuellos claudine

Los que me siguen desde hace tiempo saben que si se puede utilizar un término español evito el correspondiente en otro idioma. Sin embargo, este glosario precisamente nació para dar respuesta y definición de todos los palabros que inundan revistas y demás y que suenan extraños, complicados o directamente, a chino. Como pasa con los cuellos claudine.

La definición
El cuello claudine es un tipo de cuello que nace del escote a la caja y que está formado por dos piezas que se encuentran en el frente, y cuyas puntas han sido suavizadas y redondeadas. Vamos, lo que de toda la vida se conoce por cuello bobo o cuello bebé.

Dónde aplicarlo
Se usa en blusas, gabardinas, abrigos, vestidos... y siempre tiene la particularidad de que queda pegado al cuello y que sus puntas son redondeadas. Como los de las niñas. Aunque a veces se encuentre en prendas más escotadas que terminan rematadas con este tipo de cuello, a modo de adorno.

Cómo combinarlo
Este año las blusas de cuellos claudine o cuello bebé son tendencia. Tanto lisas como estampadas, le dan un aire muy femenino a un traje sastre. Quedan muy bien con una falda entubada, de cintura alta. O con un jersey de cuello a la caja (y los cuellos de la blusa por fuera), una falda de cuadros o una bermuda y botas de caña alta. Y me puedo atrever a colocarle pañuelos con grandes lazadas como si se tratase de una corbata.

Es ideal para que los boyfriend jeans parezcan eso, unos pantalones de nuestro chico. No que nosotras seamos nuestro chico.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: no te pases con el rollo ñoño. No pasa nada, pero tan tan tan dulce puede empalagar. Así que es mejor que la combines con alguna prenda más neutra o incluso masculina.
Busca una de tu talla. Que sea de aire infantil no significa que tengas que llevar la miniblusa que cada vez que te mueves se te sale de la cinturilla del pantalón o de la falda.
Si lo tuyo no es el cuello redondo, prueba a radicalizarlo con un jersey de cuello a la caja y unas botas moteras.
Ponerte un pañuelo a modo de lazada al cuello está muy bien. Siempre y cuando tenga un tamaño aceptable y no te queden los cuellos en modo garrapiñada.

Lo encontrarás en: la blusa es de Paul&Joe Sister. El conjunto de la derecha, de Tonalá.

miércoles, 20 de octubre de 2010

¿Cómo me lo pongo?: Saldremos a la lluvia

La semana pasada fueron protagonistas de El Glosario, y hoy lo vuelven a ser para solucionar las dudas de Marian con respecto a las suyas, que habitualmente combina con pitillos o con una falda vaquera, pero que desea amortizar más. La lluvia habitual en su lugar de origen le permite sacar gran partido a sus botas de agua. Así que vamos a darle ideas.

Las botas de agua son muy casual. Está claro con sólo mirarlas que no se trata de una prenda demasiado arreglada. Pero aún con todo, podemos ir algo más allá que de los vaqueros. Se llevan muy bien:
  • Con los estampados liberty: las flores pequeñitas con una media tupida son el acompañamiento ideal. Tanto con una falda de este estilo y un jersey de cuello vuelto, como con un vestido y una chaqueta larga de punto. El contraste entre la seda y la goma de las botas es muy interesante.
  • Con los cuadros: esta temporada los cuadros de inspiración colegial están por todos lados. Así que con una falda de cuadros y una blusa blanca. O con un pantalón pitillo negro + camisa de cuadros. Y si lo complemento todo con un Barbour (que es la prenda antilluvia estrella de esta temporada) mucho mejor.
  • Con el punto: los vestidos de punto son un básico de invierno de los que vienen con fuerza. Así que unas botas negras, con media tupida negra y un vestido de punto camel funcionan como un buen conjunto de mañanas duras de invierno.
  • Con las bermudas: otro de los nuevos de la temporada. Una bermuda oscura con media oscura + jersey de pico. Una parte superior para darle un aire un poquito más formal a las botas.
Y no hay que olvidarse unos buenísimos calcetines de algodón, que saltar en los charcos pueda resultar confortable y durante el máximo tiempo posible.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: si tienes un trabajo muy formal, no es recomendable pasarse todo el día con ellas puestas. Intenta llevar otro calzado y cambiártelas al llegar.
Por lo mismo, evita llevártelas de cena, de inauguración o similar si se exige algo de etiqueta.
Pasarte mucho tiempo con ellas. Eso de que no entre el agua significa que tampoco puede salir nada más. Así que el sudorismo interno es extremo.
Los largos de vestidos y faldas exigen que vayan al menos tres dedos por encima de la rodilla. Una bota tan ruda hay que enñoñizarla. Que de ir mona a parecer recién llegada de una excavación hay un paso muy pequeño.
Nunca con un traje sastre.
Ni tampoco dentro de los pantalones vaqueros. Siempre por fuera.
Nada de pantalones vaqueros rectos o de pata de elefante. No cabrán dentro de las botas y el efecto será feísimo.
Con pantalones de cuero rojo. Que sean super tendencia no significa que se puedan acoplar a todo.

Lo encontrarás en: las botas de Marian son de La Redoute. El look de la derecha, de Bimba&Lola.

*Con el cambio de temporada el armario es fundamental. Si quieres un cambio adecuado y hecho acorde a tu estilo, en Sevilla puedes contratar tu servicio Reinventa tu armario, desde 25 euros. Pregúntanos: pregunta@elestilario.com


*Me da mucha vergüenza esto... pero si me queréis poner voz y cara, no os perdáis este vídeo de El Diario de Sevilla sobre consejos muy básicos para principiantes sobre la temporada y sobre la organización del armario. No seáis muy crueles...

martes, 19 de octubre de 2010

El Bellezario: Nada de estropajos


Los pelos de loca. Así es cómo se nos quedan después del verano. Por mucho que hayamos sido cuidadosas con el sol y que hayamos pasado incluso por una sesión de recorte, el cabello necesita un mimo especial después de los desastres. Y además, necesita también prepararse para el invierno, que también tiene sus detalles negativos con tanto secador y abuso de planchas, tenacillas y demás. Para evitar el encrespamiento y mantener el cabello liso y suave, la línea Smooth Down de Redken tiene auténticos milagros, como la mascarilla Butter Treat.


La mascarilla Smooth Down Butter Treat de Redken hidrata y nutre en profundidad gracias al aceite de macadamia; y alisa con la cera de candelilla. Es apta para cabello liso o rizado. Se aplica después del lavado del cabello (se puede usar cada vez que nos lo lavemos) una cantidad del tamaño de una nuez (según el volumen y el largo, claro) desde la mitad a las puntas. La dejamos actuar un minuto y aclaramos en abundancia. Deja el pelo suave, brillante, mucho más fácil de manejar y además huele de maravilla.

Otra opción es no aplicarla cada vez que nos lavemos el cabello y sólo de manera ocasional. Entonces la dejaremos reposar entre 5 y 15 minutos para que actúe en profundidad.

Como además de hidratante (que así el pelo no queda encrespado ni estropajoso), es nutritiva, las puntas tardan mucho más en estropearse, lo que permite que tengamos la impresión de que el cabello crece más rápido.

Eso sí, luego es un vicio tocarse el pelo, de suave que lo deja...

La encontrarás en centros de peluquería y estética que distribuyan Redken. El precio es de aproximadamente 24 euros (250 ml.)

lunes, 18 de octubre de 2010

Como yo lo hago: Bizcocho cuatro cuartos con uvas


Un bizcocho con chocolate caliente es una merienda ideal ahora que anochece tan temprano. Y si a un bizcocho esponjoso como éste le añadimos fruta de temporada como las uvas, mucho mejor. Para aquéllos a los que los bizcochos les resulten un postre seco y pesado, va una receta de bizcocho cuatro cuartos con uvas, que es suave y jugoso.

Ingredientes
(para 6 personas)
200 grs. de mantequilla
200 grs. de azúcar
4 huevos
200 grs. de harina de repostería
6 grs. de levadura en polvo
Esencia de vainilla o azúcar vainillado
1 limón pequeño
Uvas verdes de Moscatel

Preparación
1. Dejar la mantequilla a temperatura ambiente para que se ablande y se pueda trabajar mejor.

2. Precalentar el horno a 170ºC.

3. Tamizar la harina con ayuda de un colador, y también la levadura.

4. En otro recipiente batimos los huevos hasta que queden espumosos.

5. En un bol de tamaño mayor (porque será el que lleve toda la mezcla) ponemos la mantequilla ya ablandada y echamos todo el azúcar. Batimos con ayuda de un batidor (mucho mejor si es eléctrico ya que precisa un tiempo batiendo) hasta que la mezcla quede muy suave, sin que cruja el azúcar.

6. Poco a poco vamos incorporando el huevo y batimos de nuevo hasta que quede perfectamente mezclado.

7. Añadimos la esencia de vainilla o el azúcar vainillado y la ralladura del limón. Mezclamos de nuevo.

8. Incorporamos la harina con ayuda de una lengua de goma, removiendo con mucho cuidado hasta que la mezcla quede suave, sin grumos.

9. Partimos las uvas a la mitad y retiramos las pepitas. Añadimos la cantidad que deseemos. Las mezclamos lentamente con la lengua de goma.

10. Preparamos un molde rectangular. Para que no se pegue, podemos forrarlo con papel de horno o embadurnarlo con abundante mantequilla y luego enharinarlo. Lo sacudimos para eliminar la harina sobrante.

11. Echamos la mezcla dentro del molde, despacio. Con ayuda de la lengua, extendemos para que quede bien distribuida y una vez que esté dentro, lo sacudimos de izquierda a derecha para que no quede aire.

12. Antes de meterlo en el horno, espolvoreamos un poco de azúcar en el medio.

13. Colocar en la rejilla del horno y mantener unos 40 minutos a 170ºC. Veremos cómo sube y se cuartea en el medio. Pasado ese tiempo, comprobamos con una aguja (si sale limpia es que está listo) y si fuese necesario dejarlo más tiempo.

14. Una vez listo, lo desmoldamos antes de que se enfríe. Si lleva papel de horno, antes de desmoldarlo lo dejamos reposar unos minutos.

Las variantes
Este bizcocho está igualmente delicioso sin añadirle la fruta. O también podemos cambiar las uvas por nueces, pasas, etc.

viernes, 15 de octubre de 2010

¿Cómo me lo pongo?: Así lo hice yo


De entre todas las entradas que conforman esta sección, la de las bodas es sin duda la más veces solicitada. Un evento que se sale de nuestra rutina habitual en el que además queremos destacar y a la vez sentirnos cómodas. Y más si se trata de una boda que emocionalmente nos haga especial ilusión.

Alguna que otra vez habéis comentado el hecho de que os gustaría que mostrase mi particular decisión sobre alguna situación concreta. Y como no soy dada a enseñarme por aquí, lo voy a hacer a través de mi propia elección para una boda en septiembre, muy especial para mí porque la que se casaba era mi mejor amiga.

El punto de partida fue un vestido muy sencillo, en color verde grisáceo, de manga corta y escote pico. Muy ligero y con un aire bastante romántico. La dificultad residía en con qué combinarlo, puesto que el color tan lavado resultaría demasiado soso. Por lo que era necesario enriquecerlo con todo lo demás.

El nude fue el color complementario elegido. Se mantenía la gama de colores empolvados pero como contraste al frío del fondo del vestido.

Como la boda era en Galicia, una chaqueta de cuello a la caja y manga francesa, en nude, con paillettes, ribeteada en organza deshilachada y forrada en satén, por si la noche caía fresquita.


Si el nude fue la elección complementaria, el dorado servía para reforzarlo. Y estaba presente en la cartera de mano (de cocodrilo nude y dorado, pequeña y rígida) y en los zapatos: unas sandalias con tira al tobillo, en cuero natural y dorado.

El conjunto estaba listo. Con equilibrio cromático, perfectamente combinado. Y así podría funcionar estupendamente. Pero si queremos convertir un estilismo correcto en un estilismo estrella es necesario dar el golpe de efecto con algo más espectacular. Y los tocados son la opción más efectiva.

Tocado de la colección Musas de El Jardín de Lulaila. Clic para verlo más grande.

En mi caso, me decanté por uno de nuestros tocados de la nueva colección Musas de El Jardín de Lulaila. Un casquete con plumas de avestruz también en nude (como continuidad), unas ramas de lavanda (que conectaban con el fondo del vestido) y una enorme dalia como protagonista. El maquillaje acompañaba al protagonismo de la dalia: muy limpio y sólo con los labios como protagonistas.

Este tocado es sólo un aperitivo de la nueva colección que pronto vais a ver. Y más sorpresas con lo que viene.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: si lo que quieres es que brille tu tocado, que lo demás lo apoye, pero que no le robe el protagonismo. Pasar de elegante a cuadro es un solo paso.
Los tocados pueden llevarse tanto de día como de noche. Eso sí, con vestidos largos es más complicado que encaje uno, y en todo caso, sería siempre pequeño.
Cuidado con los vestidos largos. Es muy fácil que nos hagan parecer mayores. Elígelos siempre en tejidos livianos, y con cortes actuales.
Lo mismo con los recogidos. Demasiado repeinadas y con superelaborados recogidos es muy fácil que aparentemos más edad de la que tenemos.
Nunca sedas salvajes ni similares.
Los chales para las bodas están muertos. Hay mil opciones sin tener que caer en el chal.
Si vamos a llevar sandalias, nos olvidamos de las medias totalmente. Si no hace frío para las sandalias, tampoco lo hará para las medias.
Eso de llevar vestido largo y como no se ve, cometer atrocidades por debajo, ni de broma. Si el vestido largo es de verano, no llevo medias tupidas ni en mis peores sueños ni pesadillas.

Lo encontrarás en: el vestido es de Comptoir des Cotonniers. La chaqueta, de Sfera. Las sandalias de Chloé. El tocado, de la nueva colección de El Jardín de Lulaila. Pide el tuyo en atelier@eljardindelulaila.es

jueves, 14 de octubre de 2010

El Glosario: Wellington boots

Con esto de la llegada tan estrepitosa del otoño, con todas sus alertas en colores, las botas de agua parecen ser indispensables para pisar un exterior más parecido a un río que a una calle. Esas botas que desde que llegó Hunter a nuestras vidas de la mano (o de los pies, mejor dicho) de Kate Moss parece que no nos van a abandonar. Hablamos de las Wellies o Wellington boots.

La definición
Cuando éramos pequeñas era habitual llamar katiuskas a las botas de agua. Esas botas de goma, de caña alta, ideales para días muy lluviosos porque eran totalmente impermeables. Un nombre, katiuska, que suena a ruso porque efectivamente ése es su origen. Y no porque vinieran de Rusia, sino porque las llevaba la protagonista de la zarzuela homónima de Solorzábal.

Pues bien, esas mismas botas de agua (que tan poco o nada, transpiran) tienen un origen mucho más aristocrático. Las mismas Hunter que vemos hasta en la sopa vienen de una idea original que el británico Duque de Wellington, allá por el siglo XVIII, de modificar una bota y convertirla en la actual bota de goma con suela dentada. Por eso se las denomina como Wellington boots, Welly boots o simplemente Wellies. Es muy habitual verlas en escenas típicas de la familia real inglesa. De hecho, la Moss es británica.

La elección adecuada
Ese boom de necesidad de saltar charcos a cualquier edad han hecho que proliferen una y un millón de opciones variadas. Eso sí, si nuestra edad supera los 30, es recomendable elegirlas sin estampados y en colores neutros porque serán más sencillas de combinar.

Cómo combinarlas
Si bien es un calzado tradicionalmente ligado a lo más sport, podemos llevarlas ya prácticamente con todo. Tanto con un pitillo dentro de la bota y un trench. Como una falda de estampado liberty y un jersey de punto y cuello pico. O unas bermudas, camisa y jersey de rombos.

Funcionan muy bien con una media de punto arrugada justo bajo la rodilla para que se vea al final de la bota. Además, evita que se estropeen las medias.

Salir a la calle en días de auténtico diluvio es más sencillo gracias a ellas. Eso sí, obligatorio llevar calcetines de buen algodón. Algún punto oscuro tenía que tener.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: no las mamarrachices. Está bien que sean estampadas, pero no que vayas hecha una manta de patchwork con miles de dibujitos y colorines. Sobre todo si ya estás más que cerca de madurez.
Atreverse con ellas está genial (maravillosas con tejidos encontrados como las lentejuelas o el tul) pero sin pasarse. Que a una boda o a una cena importante no se llevan. En casita se quedan más a gusto.
Hay que cuidarlas. Pueden con todo, pero necesitan sus cuidados específicos para que la gome brille como es debido.
Con faldas o vestidos largos no las acabo de ver, la verdad.
Nunca con baggy pant. Y en general, nunca si van a ir dentro de pantalones.

Lo encontrarás en: las botas son de Hunter. El look de la derecha, de Blanco.


Y para las que estéis en Madrid, no os perdáis hoy jueves, viernes y sábado un outlet de lo más interesante.


miércoles, 13 de octubre de 2010

El Espiario: Día de la Abuela


Celebrar el día de la madre o del padre es algo más que habitual. Está ya establecido desde no recordamos cuándo y son muchas las elucubraciones en cuanto a quién se le ha ocurrido instaurarlo. En cualquier caso, es la disculpa perfecta para homenajear a quienes nos han dado la vida y a quienes nos han educado y cuidado.

Sin embargo, hay unas personas que son realmente importantes en la familia. Unas personas por las que sentimos total adoración y devoción porque nos han aguantado pacientemente y siempre con una sonrisa. Personas que siempre tienen solución para todo y cuya sabiduría nos supone una calma maravillosa en medio del peor de los problemas. Ellas son las abuelas.

Hay hasta expresiones populares que incluyen eso de que quien se autopiropea es porque no tiene abuela. Para ellas siempre somos lo más. Y siempre seremos las niñas, las pequeñas de la casa. Es la persona delante de la que no tenemos que fingir, porque nos conoce tan bien, o más, que nuestra propia madre.

Por fin hay alguien que ha reconocido toda es ternura. Y por eso no podía dejar de comentarlo. Tous se ha acordado de la importancia de las abuelas y ha instaurado el próximo 17 de octubre como día de la abuela.

Aplaudo la iniciativa de Tous porque para mí, mi abuela es la mejor y la más grande. La más divertida, la más inteligente, la más simpática, la más creativa, la más dulce... la mejor. Como todas las abuelas. Y me encanta que Tous se haya acordado de mi abuela. Se haya acordado de todas las mujeres que discretamente tanto nos han ayudado de pequeñas y tanto nos ayudan.

Clic para verlo más grande. Los tienes también la web.

Y por si fuera poco, Tous no sólo instaura el 17 de octubre como día de la abuela. También ha sacado para conmemorarlo una colección de joyas muy originales y a la altura de las circunstancias. La oportunidad perfecta para devolverles todo lo que ellas han hecho por nosotros. Lo mejor de todo es que estas joyas son personalizables. Porque el cariño no es algo generalizable. Colgantes (para llevar con cadena o con un imperdible) en oro de 18 kilates o en plata de ley en los que meter una foto dentro o unas palabras... En la web nos podemos descargar una plantilla con ideas de cómo hacerlo:


Si quieres saber más, no dejes de entrar en la web de Tous y de ver el vídeo que tienen en YouTube, que vale la pena ver porque no es más que la expresión de todo lo que le debemos a nuestra abuela.

Sí. Tous lo ha hecho muy bien. Y cuando las cosas están bien hechas, merecen ser reconocidas. Felicidades, abuela.

Lo encontrarás en los puntos de venta de Tous. Más info, en su web.

''

martes, 12 de octubre de 2010

El bellezario: Adiós a la grasa

El problema estético que preocupa a un índice importante de la población femenina es la celulitis. Problemas hormonales, sedentarismo y dietas poco recomendables suelen ser grandes potenciadores de un problema que en la mayoría de los casos es congénito. En mi caso, aunque no es exagerada, lo es desde la adolescencia.

La grasa acumulada en cartucheras, glúteos y abdomen necesita de una lucha continuada, sin tregua. Las bases fundamentales residen en un buena dieta, en ejercicio moderado al menos dos veces por semana y en la aplicación de tratamientos externos que luchen desde dentro. Pero la clave es simplemente la constancia. Y eso es precisamente lo que nos pierde.

Menos mal que hay gente inteligente que se dedica a investigar para hacernos la vida más fácil y menos sufrida. Sus horas de trabajo han dado como resultado un innovador sistema que lucha contra la grasa localizada y la celulitis sin necesidad de pasar por el quirófano (sobre todo en casos como el mío, en que no es tan excesiva como para una lipoescultura). Se trata de la cavitación, a la que se puede acceder en los centros de Biothecare Estétika.

La cavitación es un sistema que a través de ondas destruye los nodulitos de grasa que forman esa antiestética piel de naranja. Consta de un proceso de aproximadamente dos horas que se divide en tres partes.


En primer lugar, es importante ni estar embarazada ni estar en período menstrual. Se recomienda beber un litro de agua antes de acudir a cada sesión, y un litro y medio después de cada una. Bien, en Biothecare el proceso comienza con 10 minutos de terapia vibracional. 10 minutos en el que una plataforma hace el trabajo por ti. Te quedas como si hubieses estado 1 hora en una clase de aerobic.


Después, comienza la cavitación como tal. Al principio el efecto es como de pinchazos, como si moviesen imanes bajo la piel. Después, notaremos un zumbido intenso en los oídos, mientras la máquina lucha contra nuestra grasa. En realidad, lo que hace es destruirla, convertirla en líquido para que la podamos eliminar.


La última parte del proceso es la más relajante. 35 minutos de presoterapia. Nuestro cuerpo se enfunda en un enorme traje que se hincha y deshincha para ir comprimiendo nuestras extremidades y abdomen, de manera que se favorece la circulación y se controla la retención de líquidos gracias al drenaje linfático.

La cavitación no tiene efectos secundarios. Pueden aparecer una especie de bollitos en la piel que son el resultado de la acción de las máquinas, es como el hueco que ha dejado la grasa que desaparece. Pero no duele ni quema.

Es tan cómodo, que si no fuera porque nos pesan y nos miden el contorno de la parte del cuerpo que tratamos nunca creeríamos que realmente funciona.

La cavitación se puede disfrutar en los centros de Biothecare Estétika. Recomiendo el de Sevilla, de la Avda. San Francisco Javier, 9 (en los bajos del Edificio Sevilla 2). El personal es muy amable y competente. Hay bonos por ejemplo, de 10 sesiones por 270 euros o de 15 sesiones por 370 euros. Los hay hasta multipersona de 30 sesiones. Eso sí, estáte atenta. En ocasiones hay promociones más que interesantes. Infórmate aquí.

lunes, 11 de octubre de 2010

Como yo lo hago: Timbal de aguacate

Hay ocasiones en las que se presenta una cena por sorpresa. De ser así, hay platos para quedar bien que podemos preparar en un momento. Como el timbal de aguacate.

Ingredientes
(para 4 personas)
1 aguacate maduro
2 tomates medianos ó 1 tomate grande
1/2 cebolla
1 limón
Cilantro
Vinagre de Módena
Sal
Perejil

Preparación
1. Partir el aguacate por la mitad. Quitar el hueso y picar la carne en tiras y luego en cuadrados.

2. Exprimir el limón sobre el aguacate para que no se oxide.

3. Picar la cebolla en daditos pequeños o brunoise y el tomate en dados.

4. En un bol mezclar el aguacate con las cebollas y tomates. Remover bien.

5. Aliñar y echar la sal y el cilantro picadito muy pequeño.

6. Colocar dentro de un molde metálico y presentar con una ramita de perejil.

La variación
Si se desea, se puede añadir langostinos o salmón.

viernes, 8 de octubre de 2010

El Ideario: Bodas de plata


Otra de las cosas que proponíais eran diferentes ideas según qué situaciones. Por eso nace El Ideario, para ir llenándolo de propuestas variadas. Ángela solicita la primera de todas, y quiere saber cómo se debe acudir de manera más o menos adecuada a una celebración de bodas de plata. Más concretamente, a un banquete.

Las bodas de plata no tienen el formalismo de las bodas como tal, por mucho que se haga igualmente una misa en la que se renueven los votos. El formalismo en realidad equivale a celebraciones del tipo de los bautizos. Es decir, vendrá marcado por el grado de solemnidad que le otorgue la familia que lo organiza.

Puede suceder que no sepamos cuál es ese grado, así que vamos a idear algún conjunto que se adapte a temas más elegantes o más cotidianos.

Lo más sencillo es siempre un vestido. Como se trata del otoño, buscaremos algo en seda o gasa de seda. Para combinarlo:

Diadema de El jardín de Lulaila. Clic para verla más grande. La puedes comprar aquí.

  • Si es muy formal, con un tocado sencillo, pequeño o incluso una diadema en tul. Guantes mini y una chaqueta estilo blazer. Cartera de mano y zapato de corte salón o peep toe con la media tupida.
  • Algo menos formal y puedo sustituir el tocado por un cinturón ancho. Un abrigo con un buen broche en la solapa.
Lo mejor del vestido es que lo podré socializar para un día a día cualquiera, con unas botas de caña alta y una chaqueta de punto grueso.

Si el vestido no es lo mío, no tengo por qué renunciar al pantalón. Buscaré unos negros, de corte sastre o de aire masculino, con un zapato de tacón. Y una blusa de seda, de cuello a la caja, en blanco. Con un abrigo o con una chaqueta de pelo a la cintura. Y una cartera de mano joya, con detalles en dorado.

Fundamental tener muy presente que no por ponernos más brillantes y lujosas vamos a estar mejor. La ocasión marca el índice de recargamiento al que nos tenemos que someter.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: reaprovechar el vestido de la última boda a la que fusite. Cuidadín, que los brillis y los tejidos demasiado ricos no tienen cabida. El truco está en concebirlo como una invitación a un bautizo.
Nunca shorts ni minifaldas. Puede que sea informal, pero tampoco es cuestión de pasarse.
Si vamos en traje sastre, hay que intentar que esté festivo, no que parezca que acabas de salir de una reunión de trabajo.
Nada de botas si la comida o cena tiene tintes formales.
No pasa nada por llevar un trench, pero en cambio un anorak o plumífero es la prohibición. Si hace tanto frío, pues te pones pieles o un buenísimo abrigo, que pueden con todo.
Si bien es cierto que si el tema no es muy formal no es necesario llevar cartera de mano, tampoco te plantes con el bolsaco de cada día, del que sobresalen la agenda y el papel de alumnio del bocadillo.

Lo encontrarás en: ambos vestidos son de Tonalá. La diadema es de El Jardín de Lulaila. La puedes comprar aquí. También la hay en fucsia o en dorado.

jueves, 7 de octubre de 2010

El Glosario: Baggy pants


Ayer los veíamos en una de las dudas de la sección ¿Cómo me lo pongo?, los baggy pants. Aunque suenen así de glamourosos no son más que una evolución de los pantalones bombachos de toda la vida. Claro que, dichos de ese modo, da hasta repelús ponérselos.

La definición
El baggy pant es un pantalón generalmente de cintura alta, ligeramente flojos en la cintura (suelen ir ceñidos con un cinturón o con un cordón), con el tiro bastante alto y que se estrechan en el tobillo. Recuerdan a un pantalón sastre que nos hubiese quedado grande en la parte superior pero que paradójicamente es estrecho en la inferior. Puede llevar vuelta en los bajos o no. Y es habitual verlos con pinzas y raya delantera.

Se recomiendan en liso, sin estampados. Tanto en gris, negro, azul marino como camel. Incluso hay versiones en tejido denim.

El calzado y los baggy pants
La altura del zapato irá en función de la estatura y sobre todo, del ancho de nuestra cadera. Si somos de cadera ancha, un zapato con algo de tacón siempre nos favorecerá más.

El tipo de zapato responde al momento en el que nos pongamos el pantalón. Según esto, para temas más formales, un peep toe o un salón. Para fiesta noctura, un botín medio con tacón. Y más cómodas con bailarinas y zapatos masculinos del estilo oxford o mocasín.

Cómo combinarlos
La clave reside siempre en las partes superiores. Las camisetas, blusas o camisas irán bastante pegadas al cuerpo para realizar un juego de volúmenes que favorezca lo máximo. Lo mismo con las prendas de abrigo. O a la cintura o tres cuartos. Pero nunca a media cadera ni largo.

Quedan muy bien con una blusa de seda de cuello a la caja y una blazer + botines si es de noche o bailarinas si es de día. O con un jersey de cuello vuelto, pegado al cuerpo y una cazadora de piel + mocasines.

Es cierto que desde que los vemos por todos los rincones nos hemos acostumbrado a su silueta más que extraña. Pero también es verdad que es una prenda muy versátil y agradecida a la que sacarle un montón de partido.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: como decía ayer, cuidado con las botas. Nada de botas over the knee y nunca las botas por dentro.
Tampoco con deportivas. Son unos pantalones que respiran de una manera muy parecida a un pantalón sastre, así que trátalos como tal.
Si eres bajita o de cadera ancha, intenta que el empeine de tu pie quede al descubierto. Así que zapatos muy cerrados es mejor descartarlos.
Jamás con prendas hipergrandes arriba. Con jerseys gordísimos o similares. Tendrías que estar megadelgada para que eso tuviera algo de sentido.
No son para nada hippies. Así que no te empeñes en darle aires bohemios de chaquetas de punto muy amplias o similares.
Dejar de experimentar. Con las camisetas de algodón funcionan fenomenalmente. Y más si le ponemos una blazer encima.

Lo encontrarás en: el baggy de la izquierda es de Zara. El de la derecha, de Purificación García.

miércoles, 6 de octubre de 2010

¿Cómo me lo pongo?: Los cagaos

Escuchar hablar de baggy pants ya no nos suena tanto a chino. De hecho, desde que aparecieron no han hecho más subir en popularidad, con ese aire masculino que impregna todos y cada uno de los estilismos de la nueva temporada. Marian tiene estos de tejido vaquero que desea seguir utilizando en el otoño e invierno.

Unos baggy de tejido vaquero tienden a parecer informales. Si bien es cierto que no tiene por qué ser así. Vamos a idear looks que sirvan para diferentes ocasiones:
  1. Aires de formalidad: con unos botines cortos, de tacón alto. Un jersey de cuello vuelto grueso o una blusa de seda con lazada y un abrigo tres cuartos con cinturón. El bolso, al codo.
  2. Momentos tranquilos: con zapatos oxford de tacón y cordones, jersey de cuello pico en cashmere y chaqueta estilo blazer pero corta, no más larga de la cintura. Y una gran foulard colocado de manera informal al cuello.
  3. Totalmente relajada: con mocasines marrones o grises, camisa de cuadros y chaqueta no más larga de la cintura, de corte militar.
  4. Para volverse loca en la noche: con una blusa de seda, una blazer de hombreras marcadas y unos salones de tacón alto + cartera de mano.
Que cagaos sí. Pero dan para mucho más de lo que pensamos.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: cuidado con las botas de caña alta. Pueden quedar muy bien o quedar fatal puestas sobre las pantalones. Hay que ser crítica con el espejo.
Bueno, y cuando digo botas, siempre fuera de los pantalones. nunca debajo de los pantalones.
Eso sí, las over the knee están totalmente prohibidas.
Evita las supermega plataformas con los baggy en tejido vaquero. Son un pelín macarritas.
Las chaquetas o son tres cuartos con cinturón (y tacones, nunca con plano en este caso) o son a la cintura. Ni largas ni a la cadera. Te harán silueta bolsa.
Intenta que las prendas superiores estén algo pegadas al cuerpo.
Si eres culona y bajita, con tacón te irán mucho mejor.
Para las chicas de barriguita quedan fenomenal. Son unos perfectos disimuladores y además generan una falsa cintura muy favorecedora.
Si las piernas no son tu fuerte porque las tengas torcidas intenta que no tengan el tiro muy caído. Cuanto más cagaditos sean más te acortarán la pierna y marcarán más tu problema.

Lo encontrarás en: los pantalones de Marian son de Blanco. El look de la derecha, de By Malene Birger.
También estoy en Twitter · Ésta es la página en Facebook de El Estilario · Y aquí, me verás en Bloglovin