viernes, 30 de abril de 2010

¿Cómo me lo pongo?: Más cuero, señoras

Lo sé. Sé que a algunas ya os están entrando los mil sudores al ver de nuevo una entrada sobre prendas de cuero. Bueno, tomáoslo como otra idea para cuando lleguen los próximos fresquitos.

En este caso, Cristina se anima con un vestido que tiene un pelín abandonado. Una pieza de cuero marrón de escote a la caja que le resulta complicado de combinar, sobre todo en materia de calzado. Así que vamos a darle la vuelta a esta maravilla de prenda:
  • Para los fresquitos invernales: con medias tupidas negras + sandalia alta de tiras anchas + fajín negro en la cintura + chaqueta de punto maxi. O con botines de cuña de goma como los que propuso el invierno pasado Chloé + cardigan grueso de lana. Para la noche, con un salón alto y un abrigo de pelo.
  • Para los fresquitos primaverales: con unas sandalias de cuña estilo jaula + blazer nude. Incluso con una cazadora vaquera + pañuelo de seda.
Lo importante es dejar que el vestido tenga el protagonismo que merece. Que brille, que brille.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: me han encantado los "no se te ocurra" que la propia Cristina aportó en su mail: "La idea es que el aspecto final no sea del tipo prehistoria (Rachel Welch en "Hace un millón de años" o alguna de las chicas de "El planeta de los simios"). Es genial.
Con una cazadora de cuero. Cuero sobre suero y más cuero. Por favor, tendrás que echarte betún en lugar de hidratante.
Ponértelo con unas botas over-the-knee. Puedes informalizarlo con unas planas, pero no te pases con la caña.
Alpargatas. ¿Perdón? Llévatelo también a la playa. Puede ser el sustituto ideal de la faja Vulcan para perder michelín.
Combinarlo con bailarinas. No sé, no acabo de verlo. Quizás sea por el corte o el largo, pero no lo veo. ¿Alguien lo tiene y se lo ha puesto con ellas? A lo mejor va bien, no digo que no.

Lo encontrarás en: el vestido de Cristina es de Zara. Los zapatos, de Belle by Sigerson Morrison para Net-á-Porter.

miércoles, 28 de abril de 2010

De cuero

Qué maravilla. Ir a trabajar es una maravilla. Nótese el sentido irónico de las palabras. Y como siempre digo, hay que buscarle alicientes, para no morir cada mañana. Os lo dice alguien que lucha por adaptarse a la realidad después de una semana de libertinaje extenso. Por eso, mi pequeña aportación: una idea de estilismo para ir a trabajar.

Si queremos huir de los típicos trajes sastre, estamos hartas de las faldas tipo lápiz, o los pantalones masculinos nos producen auténtico hastío; las faldas de piel son sin duda la alternativa. Un tejido de lo más actual que además es muy versátil, y que dependiendo de con qué se combine puede funcionar tanto para el día como para la noche. Y si es en color, más divertida aún puede ser:
  • La falda de piel si hace todavía frío: con un simple jersey de cuello vuelto negro + medias tupidas en el mismo color y zapatos de ante negro, con taconazo y plataforma delantera, de corte salón. Para el frío, una chaqueta corta, estilo Chanel, también en negro, que alegraremos con una Tolentina, que con su lacito rosa combina a la perfección con la falda, y que además con su compra contribuiremos a la lucha contra el cáncer de mama, ya que el 30% va destinado a investigación. Todas podemos comprarla aquí. Sin duda, una opción solidaria con tantas mujeres que lo sufren cada día.
  • La falda de piel si ya hace primaverita buena: no le niegues la primavera, ya que en cuanto llegue el verano ya te obligarás a arrinconarla en el armario. Así que combínala con una blusa blanca de manga corta y unos zapatos de taconazo como estos de Tabitha Simmons que me parecen increíbles. Combinar el rosa con el nude te dará como resultado la mezcla de colores protagonistas de la temporada. Si la lluvia amenaza, ponte un trench.
El resultado es la divinidad total y absoluta. Así que tómate un Cosmopolitan a la salida del trabajo, que hoy la cervecita no pega.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: medias de rejilla. Ni pequeña, ni grande ni mediana. La rejilla oculta hasta próximo aviso.
Pasarte con el cuero. Ya llega con la falda, así que nada de cazadoras, que el rollito Lorenzo Lamas en Renegado no pega nada.
Mezclar una falda delicada como ésta con un jersey gordo de lana, más propio de tarde en chimenea que de club neoyorkino.
Está bien que elijas una falda de piel, pero olvídate de esas minis trapecio de los 90. Al menos, por unos años.
Medias dibujadas, de esas que son como caladitas. Uf, qué fatiga metal me dan.
Zuecos. Me encantan y vienen mucho. Pero ponlos como se debe, no así en modo pegote.

Lo encontrarás en: la falda es de Dal-Bat. El look de la derecha, de D-Due.

lunes, 26 de abril de 2010

Como yo lo hago: Empanadillas de atún

Añoro a Martes y trece. Me encantaba su peculiar sentido del humor. Los añoro tanto que de vez en cuando les hago un pequeño homenaje en mi cocina. Así, rememorando un gran momento de las galas de fin de año de la historia española. No hace falta ni que os diga cuál. (De vez en cuando, me da por el surrealismo).

Las empanadillas de atún son un entrante estupendo para la cena o para picar. Y si además las hacemos al horno, pueden ser incluso sanas.

Los ingredientes:
16 obleas de empanadillas, de las grandes. Como las de La Cocinera
3 latas de atún en aceite de oliva, las de tamaño pequeño, que vienen de tres en tres
2 huevos + 1 huevo
Tomate frito
Papel de horno

La preparación:
1. Cuece los dos huevos alrededor de 20 minutos. Hasta que estén hechos.
2. Pon el horno a calentar a 180ºC
3. Escurre las tres latas de atún, que no les quede nada de aceite.
4. En un bol, pon el atún y desmigájalo con un tenedor.
5. Pica los dos huevos cocidos en pedacitos pequeños y mézclalos con el atún.
6. Para terminar, echa el tomate frito en la mezcla hasta que esté a tu gusto.
7. Rellena con una cuchara pequeña cada oblea. Para cerrarlas, humecede los bordes y apriétalas con los dedos o con un tenedor. No las llenes demasiado porque en el horno se abrirán.
8. Colócalas en una placa de horno, sobre un papel de horno.
9. Bate un huevo y con un pincel (los de goma de Habitat me encantan), píntalas por encima para que se doren.
10. Mételas en el horno a 180ºC entre 20-30 minutos. Hasta que veas que están doradas.
11. Cuando las saques del horno, retíralas del papel, antes de que se enfríen.

Y listo. Ideales para llegar a casa a las mil y no tener que hacer la cena. Como en feria...

El truco
Hazte con un molde para hacer empanadillas. Ahorras tiempo y trabajo.

miércoles, 21 de abril de 2010

Os voy a contar un secreto...


No suelo contar cosas de mi vida aquí. Ni subir fotos mías. Es más, algunas no conocéis ni mi cara. Pero también es cierto que cuando lees cada día a una persona y estableces ciertos lazos invisibles, necesitas la cercanía que te niega el ordenador. Me doy cuenta de ello y por eso en ocasiones hago el esfuerzo de contaros pequeñas cosas de mí. Como en los memes.

Pero hoy me lanzo a la piscina. Un momento tan importante no podía dejar de compartirlo con vosotras. Es lo mínimo que os merecéis. Otras como Maca, nos han dejado vivirlo, y pronto Rebeca lo hará también. Y yo. Porque eso que véis arriba es mi sortija de pedida. El chatín y yo nos casamos.


Os podéis imaginar lo contenta que estoy. Desde el domingo tengo esta joya que es tal cual la habría soñado (el chatín, cómo me conoce): 35 brillantes + una esmeralda montados en un solitario de oro blanco. Me siento como Grace Kelly, por lo menos.

Aunque lo material desde luego es lo de menos. Lo importante es el hecho en sí. Y lo compartiré con vosotras cada semana, contándoos poco a poco de esta boda que llevo organizando desde el mes de septiembre y que tiene su final ya pronto, en junio.

Y ahora, permitidme que me vaya a la feria. A brindar por y con vosotras por este momento tan especial.

Seguid tan y tan y tan guapas.

lunes, 19 de abril de 2010

Cambia

¡Primavera! ¡Día de la madre! ¡Horror de armario! Pues nada, calma, tranquilidad y sosiego. Es el momento de echar mano de los servicios de e-Style Assistant que El Estilario tiene para ti. Una asesoría de imagen (a modo de gran estrella) desde sólo 30 euritos.

Te diremos qué cambiar, qué comprarte en esta nueva temporada y cómo te lo pondrás. De una manera personalizada y por escrito para que lo puedas consultar cuando quieras y archivar.

Analizaremos tu físico, los colores que te van, las prendas que se adecúan más a ti, y todo con la comodidad de internet. ¿Quieres saber cómo? Pues pregunta@elestilario.com

Y si quieres que tu madre cambie también, aprovecha el cupón regalo. Pregunta@elestilario.com y te diremos cómo hacerlo. Es muy sencillo y muy satisfactorio.

Ponte guapa. Que siempre hay momento para sentirse mejor con una misma.

viernes, 16 de abril de 2010

Fetiche

Por partida doble. Por un lado, la prenda que para mí he decidido que sea el leitmotiv del verano. Por otro lado, el lugar en donde la he conseguido que se me ha revelado como maravilloso. La primera, son los náuticos. La segunda, la sección infantil de Massimo Dutti.

Los náuticos son ese tipo de calzado que recordamos de toda la vida que asociamos a partes iguales con yates y pijos de pantalones tobilleros. Pues bien, los pronostico como detalle de navy encubierto. De aquéllo de no todo rayitas marineras. ¿Cómo llevarlos?:
  • Con un peto vaquero, corto + camiseta navy
  • Con un pantalón baggy en color beig y remangado en los bajos + camisa blanca de manga corta
  • Con un vestido de algodón en gris marengo + pañuelo en el cabello
  • Con un short blanco + tank top blanco + foulard de seda grande
  • Con un pantalón pitillo en denim oscuro + camiseta de algodón de manga francesa
Todo lo que se nos ocurra que suene a fresco y a cómodo. Por eso, el bolso de rafia en cualquiera de sus versiones será el cierre ideal.

No se te ocurra: para salir de noche... bueno, si la fiesta te surge después de todo un día en un barquito, pues vale. Pero de la caza de la rana en un pub, pues no.
Lucirlos en modo pijo de los 80. No por nada, es que ya está inventado y muy visto. Me va más el aire un pelín pordioserilla con los cordones abiertos y algo desgastados.
Mezclas raras con paillettes, por ejemplo.
O con leggings de vinilo... En general con los leggings no los veo en absoluto.
Con medias. Horror. Es que no soy capaz ni de visualizar la aberración.
En cambio los veo genial con unos calcetines hasta la rodilla. El aire colegio-partido me parece muy divertido.
Para una boda. Sí, parece una locura, pero de todo se ha visto y se ve.

Lo encontrarás en: los náuticos son de Massimo Dutti niños. El look de la derecha, de Comptoir des Cotonniers.

martes, 13 de abril de 2010

Ideas para una vida más fácil: madre no hay más que una


Sin duda una madre es la herramienta perfecta. Es la persona que quiere y comprende de manera incondicional. Que apoya, que anima. Sólo el que no la tiene sabe lo mucho que hace falta. Y los que por suerte la tenemos no le agradecemos lo suficiente todo lo que se merece. Menos mal que a los conocidos grandes almacenes se le ocurrió en su momento dedicarles un día a las madres. Que así, aunque sea por fuerza y obra y gracia del marketing, nos acordamos de ellas y les rendimos homenaje como tiene que ser.

En 15 días es el día de la madre. El Jardín de Lulaila no se olvida de eso. Y por supuesto queremos que todo el mundo agasaje a su progenitora como merece.

Tolentina, con su lacito rosa

Puede ser de una manera muy solidaria. Para ello, una Tolentina sería el regalo ideal. De ella, el 30% se destina a la Asociación Española contra el Cáncer para que siga impulsando proyectos de investigación en la lucha contra el cáncer de mama. Un broche muy original con un trasfondo importante.

¿No es adorable, con su moño y sus violetas?

O aprovechando una oportunidad única. Regálale a tu madre pero hazte un regalo a ti misma por ser una buena hija. El Jardín de Lulaila te premia por haberte acordado de tu madre. Nuestro particular aplauso. Llévate el pack especial día de la madre que incluye una Lulaila homenaje "Ma Chère Maman" y de regalo, para ti, un camafeo de la colección La Plage con arena de las Islas Similan de Tailandia y una perla gigante. Lo mejor sin duda, el precio: ambas cosas... ¡por sólo 39 euros!

Date prisa... tienes sólo hasta que llegue el día de la madre. Y si quieres llegar a tiempo, ¡encárgalo ya!

Disponible únicamente en nuestra tienda on-line y por un tiempo limitado. Se presenta en dos paquetes separados: uno para la Lulaila "Ma Chère Maman" y otro para el camafeo.

¿Dudas?: info@eljardindelulaila.es

lunes, 12 de abril de 2010

Como yo lo hago: Pollo en salsa

Renovarse o morir. Si tengo que elegir, me quedo con la primera opción, sin duda. Así que allá va sección nueva: "Como yo lo hago". Aquí cabrán todas esas cosas que forman parte de mi vida diaria y particular. Tanto recetas de cocina, como ideas para casa o trucos de belleza (qué cursi es esta denominación, por favor). La inauguración corre a cargo de una de mis aficiones de la "madurez": la cocina.

En algún meme seguramente he comentado que de pequeña odiaba comer. Detestaba probar cosas nuevas, los olores y colores de la comida. De mis cuatro cositas era muy difícil moverme. Pero con la edad, afortunadamente, esto ha cambiado. Además, cuento con una chef en la familia. Y no en sentido figurado. Mi prima es toda una profesional de la cocina que me enseña platos nuevos, recetas, trucos... Las navidades junto a ella en la cocina son un master. Pronto, muy pronto, se marchará a Amsterdam para seguir ejerciendo. Espero que la distancia no me prive de sus clases culinarias (a las que recurro incluso por sms cada vez que tengo una duda).

Tras estas presentaciones, hoy vamos a comer Pollo en salsa.

El pollo es una carne poco calórica que además a mí me encanta. Me gusta cocinado de mil maneras. Es tan versátil que además todo le queda bien. Una de ellas es con una salsita ligera. Una manera muy sencilla de prepararlo cuyo resultado visual sorprende. Para esos días que te pilla con poco en el frigorífico, o en los que de repente se te llena la casa de gente sin avisar. El sabor es maravilloso, y podéis quedar genial con invitados.

Los ingredientes:
Pollo troceado. Los trozos pídelos pequeños.
Cebolla
Ajo
Aceite de oliva
Hojas de laurel
Harina
Vino blanco
Caldo de carne (o agua, si no tienes)
Sal, pimienta negra molida, perejil y azafrán (o colorante alimentario, si no tienes)

La preparación
1. Antes de nada, lava los trozos de pollo y retírales la piel y los excesos de grasa.
2. Pica la cebolla, pequeñita. Pela el diente de ajo y retírale la parte central.
3. Pon una cacerola en el fuego con un fondo de aceite de oliva. Cuando el aceite esté caliente, echa los trozos de pollo. A fuego vivo, remueve el pollo hasta que esté dorado. Después, retíralo y resérvalo.
4. En ese mismo fondo de aceite (con el saborcito del pollo), echa la cebolla picada y el ajo. A fuego medio los rehogas.
5. Cuando la cebolla y el ajo hayan tomado color, echa una cucharada de harina de trigo. Remueve con una cuchara de madera.
6. Echa el laurel, el caldo de carne (o el agua) y un chorrito de vino blanco. Remueve y a fuego bajo deja que todo cueza unos 20 minutos. Notarás como poco a poco va espesando la salsa.
7. Pasados los 20 minutos, retira el ajo (o déjalo, si te gusta que tenga sabor) y el laurel, y tritura con la batidora en la misma cacerola. Una vez triturado, pasa la mezcla por un colador para eliminar las pieles de la cebolla y demás.
8. Pasa la salsa de nuevo a la cacerola y le echas el pollo. Salpimenta y echa el azafrán. Deja que cueza hasta que esté tierno, también a fuego suave (más o menos, otros 20 minutos más).
9. Para acompañar, cuece unas patatas en agua con sal y un chorrito de vino blanco.
10. Preséntalo realizando una cama de patatas, el pollo sobre ellas y báñalo con la salsa. Espolvorea el perejil por encima y listo.

El vino
Un blanco D.O. Rueda, como el Fuente Elvira.

No se te ocurra: para cocina, recógete el cabello. No vayas dejando melenas en las cazuelas. Es de lo más asqueroso del mundo.

* Tolentina ha cumplido un mes. Y lo celebramos con la ganadora de la camiseta de Carla Royo-Villanova. ¿Te has comprado tu Tolentina?

viernes, 9 de abril de 2010

¿Cómo me lo pongo?: Caracolillos de colores


A la niña más guapa de la blogosfera no le digo que no ni en broma. Así es que ella pide, y yo obedezco cual borreguito manso. Sucede que nuestra Cris Sevilla tiene una pelea interna con cierta parte de su familia oculta. Los Jackson Five, creo que los llama. Y así está ella, rebelada contra sus caracolillos. Y pide que le dé ideas para amansarlos en esta feria que se acerca, y lucir como nadie, la flor y la peina.


Huele a feria. La primavera está ya que se sale por los rincones. Se nota en el calor y en el olor por la mañana. A fresco. Que luego viene el verano y lo de fresco ya ni en pintura. Huele a feria en los escaparates, que se llenan de flores y de vestidos. En la planta baja de El Corte Inglés, que tiene el día entero puesto el disco de sevillanas. Pobrecitas las que allí trabajen... me imagino que tendrán turnos de un máximo de dos horas.

La consulta de Cris viene porque este año tiene el cabello muy corto, y además rizado y rebelde. Pregunta ideas para vestirse de flamenca y acoplar los adornos.

A mí me parece fantástico su corte de pelo. Le queda bien con su rostro, y le da un aire alegre y divertido: tal y como es ella. Cómo hacerlo:


  • Para el día lo ideal es buscar un aire hippy. Elige un vestido estilo Aurora Gaviño, o al menos, customiza uno que tengas con crochet. Tu look ha de ser colorista. El toque lo pondrán unos pendientes grandes, de aro redondo (con piedras o sencillos) y una tira estilo bandeau, en la que puede haber una pequeña flor o una mariposa, o cualquier detalle en plano. Si no te apetece bandeau, entonces colócate dos pequeños peinecillos en un lateral.
  • Para la noche, tendrás un aire muy sofisticado. Busca colores sobrios, que van muy bien con tu tono de cabello, y exagera los caracoles en los laterales (en las patillas). Píntate los labios de rojo. Pendientes grandes y muy recargados, igualmente que los collares. El cabello corto te dará ese punto elegante que no te exige flor.
Lo bueno que tiene la feria es que permite exagerar y exagerar. Y caben cabellos rebeldes, flores, pulseras, collares, zapatos... Y cabe sobre todo lo más importante y que tú tienes de serie: la sonrisa y ese arte que te sale por cada uno de los poros simpáticos que tienes. Ole, flamenca.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: la diadema de las niñas pequeñas. Que un día lo dijiste en broma y es que eres capaz, que tú te atreves con todo.
Renunciar a vestirte de flamenca. Con ese cabello gitano, este año estarás mejor que nunca.
La flor en lo alto. No la veo, así plantadita en el medio... Si acaso busca una pequeña y ponla en un lateral, como si llevaras raya al lado.
Los trajes de flamenca cortos. Lo siento, pero creo que más allá de los veintyalgo ya deberían estar prohibidos.
Renunciar a pendientes grandes porque pesan. Los hay de chapita plana que aunque son grandes, no pesan lo más mínimo.
Ser comedida. Para una vez que os dejo: ¡recargáos como posesas!

* Dedicado con todo mi cariño a la niña Cris.

jueves, 8 de abril de 2010

¿Cómo me lo pongo?: Hi - Yo Silver

O lo que sería lo mismo: arre borriquito. Aunque el pobre de Silver no fuese un borriquito. En fin, disertaciones filosóficas sobre el Llanero Solitario aparte, la entrada de hoy versa sobre una pregunta que nos hace Laura. Tiene una camisa en denim en su armario ya desde hace tiempo a la que no le hace ni caso, y que por supuesto desea aprovechar. Así que vamos a darle ideas para sacarle el máximo partido posible.

La idea está en descontextualizarla. Esto es, en ponértela como te pondrías una camisa blanca. Van a la perfección con el color negro y con la piel y socializan cualquier prenda formal. Las combinaciones pueden ser infinitas, por ejemplo:
  • Para trabajar: con una falda tulipa o de piel negra + zapato abotinado.
  • Para pasear: llévala abierta con una falda corta de vuelo + bailarinas + camiseta de algodón serigrafiada.
  • Para tomar algo en una terraza: con un short blanco + alpargatas planas + colgante.
  • Para salir de noche: con leggings de vinilo o pantalón de piel en negro + sandalias de tachuelas y taconazo + chaleco.
  • Para una inauguración o fiesta más tranquila: con pantalón harem negro (también puedes llevarla abierta con tank top blanco debajo) + sandalia de taconazo de tiras anchas o estilo jaula en negro + bolso con cadena dorada.
  • Para ir de compras: con pitillo negro o en denim más oscuro que la camisa + botas bajas de piel arrugada y media caña en cuero natural + foulard y maxibolso.
Y así un no parar de ideas. Dale siempre un toque femenino con algún colgante o un foulard. Y fundamental unas gafas de sol estilo Wayfarer.

No se te ocurra: no vas a ir a un Rodeo (me imagino, claro). Así que nada de botas de cowboy, pantalones de cintura alta y cinturón con chapas ni sombreros vaqueros. Parecerás sacada de un videoclip de Coyote Dax.
Levantarle los cuellecitos para colocar el foulard bajo los mismos. Qué dolor retinal. Deja que el foulard vaya a su gusto, que se quede en donde caiga.
Esta prenda va muy bien con el cuero y con la piel en negro (como las cazadoras estilo Perfecto), pero no me convence nada con el animal print en leopardo. Demasiado agresiva la combinación.
No te hiperrecargues. La puedes combinar con medias de encaje, con cadenas doradas, con tachuelas, con piel negra... pero nunca con todo a la vez.
Puedes combinarla con otras prendas en denim pero siempre de tonos contrapuestos. Si vas a elegir colores similares, para eso ponte un mono y listo.
Con un pantalón de tiro alto y pata ancha también en denim. ¿Has visto Cadena Perpetua? Tendrás un aire muy Tim Robbins.

Lo encontrarás en: el look de la derecha es de Bimba & Lola.

* He sido buena y he respondido a vuestros comentarios de la anterior entrada. Poco a poco recupero las buenas costumbres...

lunes, 5 de abril de 2010

Adiós, vacaciones



Muchas estáis, afortunadamente, disfrutando de aún vuestros días libres. A mí ya se me han acabado. Han dado de sí: para desconectar, para terminar cosas pendientes, para viajar, para disfrutar de la familia.


He saltado de un ambiente a otro completamente contrapuesto: de sur a norte, de primavera suave y de mediodías cálidos a terribles días de viento y lluvia, de bailarinas a botas de agua, de cervecita fría a orujo de hierbas.


En una sola semana he podido disfrutar de hermosos pasos de la Semana Santa sevillana, de música y ambiente en las calles, de balcón animado pasando a chimenea con fueguecito mientras fuera casi nieva.

No han sido posibles los paseos por el campo (terrible climatología), pero sí cenas divertidas, charcos (muchos charcos) e interminables charlas al calor.

Pero ahora ya estoy de vuelta... y es taaaaaaan duro... menos mal que os tengo a vosotras...

Así que ahora sí, bienvenida de nuevo rutina. Nos seguimos leyendo por estos lares.

* Hoy es Rebeca nuestra protagonista. Seguro que te suena de algo...
También estoy en Twitter · Ésta es la página en Facebook de El Estilario · Y aquí, me verás en Bloglovin