viernes, 17 de diciembre de 2010

¿Cómo me lo pongo?: Reciclaje navideño


Ahora estamos con las comidas y las cenas de Navidad. Todo va por rachas, como cuando comienzan las temporadas de bodas y esto se llena de consultas sobre el tema. En este caso, ambas se unen, ya que se trata de un vestido que usó para una boda y al que Araceli quiere sacar también partido para estas fiestas.

El vestido es una pieza con encaje cobrizo sobre raso gris, de manga corta. Para combinarlo, en este caso podremos usar elementos más festivos, atrevernos un poco más con otros elementos.
  • Si es una celebración de día, podremos combinar el vestido con una media gris perla + bailarinas + chaqueta de punto grueso, larga y brazaletes de plata vieja en las muñecas.
  • Si es de día pero es formal, con una media del tono del encaje y un zapato gris, alto + chaqueta de pelo en tono grisáceo igualmente.
  • Si es una celebración de noche, nos pondremos un cinturón ancho, en un color contraste como el morado que acapare la atención junto con unos guantes de piel del mismo color. La media y el zapato, en negro, para que se mire hacia la parte superior.
Y así, le damos un nuevo recuerdo a una prenda dormida del armario.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: más encajismos. Si ya lleva tanto el vestido, cuidadín con mezclar más o dejará de ser elegante.
Encaje + lentejuelas son difíciles de ver. Así que no le pongas una chaqueta tal.
Tampoco con crochet. La reencarnación de la mesa camilla en plan cuento de Navidad terrorífico, no por favor.
Botas moteras no. El corte del vestido no lo permite.
Tampoco con botas mosqueteras, ni siquiera con botas planas, y mucho menos, con esas botas terribles de taconcito de aguja y chapitas.
Nada de tachuelas. Aparte de que son un puñetazo contra este vestido, están muertas.
Recuperar y reutilizar prendas de bodas está muy bien y sale rentabe. Pero no vale todo. Esos vestido tan superboda, de gasas de seda, largos, etc. no tienen reaprovechamiento informal. Son de fiesta y punto.
El bolso en este caso ha de ser muy discreto. No por tamaño, ya que puede ser una cartera de mano larga, sino por acabado. Mejor tonos neutros u oscuros sin exceso de abalorio.

Lo encontrarás en: el vestido de Araceli es de Mango. El conjunto de la derecha, de Hoss Intropia. Los zapatos, de Zara.

6 comentarios:

  1. Hay que ir reciclando sí señor, y abrir la mente delante de nuestro armario!

    ResponderEliminar
  2. La reencarnación de la mesa camilla en plan cuento de Navidad terrorífico, no por favor.

    Que me muero de la risa!!!!

    Un 10 a los zapatos de Zara!!! Me han encantado!!!

    Me da una manía cuando veo a la gente en fin de año o en las cenas de empresa con los vestidos largos.. aaayyys..

    Muas, feliz finde!!!

    ResponderEliminar
  3. Super buenos consejos y a mi también me han gustado mucho los zapatos de Zara!!!

    ResponderEliminar
  4. pues si, muy buena idea!

    me alegro de ver el tema tratado de otro modo, estaba en pleno día de la marmota, jajajajaja

    ResponderEliminar
  5. Uff veo un vestido dificil eh!... pero tu le has dado tu toque. Es rollo madmen pero a lo fisno! mola con guantes y un bolsito de esos de asa y boquilla, ya que nos ponemos madmenianas :P

    ResponderEliminar
  6. A trendy: el reciclaje es vida! y más ent iempos de crisis!

    Audrey: es que los vestidos largos a veces hacen mucha pupita visual

    SM Accessories: gracias!

    gratis total: es lo malo de un momento en concreto, que nos ponemos todos (bueno, casi todos) a girar sobre lo mismo.

    Anita Patata Frita: lo del bolsito de boquilla magustao

    besíiiisimos a todas

    ResponderEliminar