miércoles, 26 de mayo de 2010

¿Cómo me lo pongo?: Mi super mejor amiga

El tema nupcial me rodea. Lo tengo encima de la mesa, en la agenda (con un listado enorme de cosas que cerrar), en mis fines de semana (maravillosa la despedida con mis amigas de Coruña y maravilloso el restaurante), en mis conversaciones... y en los correos electrónicos. Es tiempo de bodas, ahí no hay duda. La duda común está en salir airosa de ella.

Elena tiene una muy especial. Una boda en un sitio cálido, de mañana. Una boda civil en un entorno precioso. Sus dudas giran en torno a dos vestidos: uno largo y otro corto. Antes de profundizar en cada uno, nos quedaremos, sin duda, con el corto. Vamos por partes.
  1. El vestido largo: para tu silueta los vestidos largos no son los más adecuados, ya que desdibujan tu perfil. Intenta marcar la cintura de alguna manera siempre que puedas. Por otro lado, para una boda por la mañana es desaconsejable llevar un vestido largo. La única opción es buscar una prenda con aires ligeramente informales, que no se vea un vestido de fiesta.
  2. El vestido corto: es el apto. Te queda fenomenal y es adecuado para una ceremonia del estilo a la que acudirás. Aunque se habla de que el color negro no se lleva a las bodas, al ser ésta civil el protocolo es algo más relajado. Los complementos ideales jugarán tanto con el rosa empolvado como con el plata. Por ejemplo, los zapatos en rosa empolvado y el bolso en plata (un clutch pequeño). Y el tocado, con ambos tonos. Elige un tocado que no sea ancho, pero sí alargado y alto de modo que te estilice. Si hace frío (que lo dudo, siendo donde va a ser) lo mejor es una estola ancha (como las de piel del invierno) pero en una seda ribeteado de raso. La seda en negro con el ribete en plata, por ejemplo.
Y baila, baila mucho. Disfruta, pásalo genial. Al menos, ¡eso es lo que yo deseo para mis invitados!

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: renunciar a vestir bien e ir elegantemente y ser el alma de la fiesta sólo por no obedecer a un estándar made in Vogue. El estándar lo marcamos nosotras mismas con nuestro carisma.
Los cortes imperio son peligrosos si estamos gorditas o tenemos una cadera desproporcionada con respecto a la parte superior. Es prácticamente aconsejable de modo único para las de caderas rectas y siluetas muy largas y delgadas.
Nada de boleros para siluetas gruesas. Libertad de movimiento ante todo. Además, la impresión óptica con una chaquetilla tan corta es negativa. Es preferible un chal.
Evita los tacones excesivamente altos. Mejor los cuadrados y llevables.
El cabello suelto te dará un aire más juvenil. Retíralo de la parte delantera, pero no te lo recojas de todo.
Los tocados mejor que te alarguen la silueta. Por eso, nada de piezas anchas y enormes.

Lo encontrarás en: A Elena le gustaban los zapatos de Unisa, que se pueden encontrar en zapaterías como Nicolás (Almería, Cádiz, Huelva, Málaga, Sevilla y Madrid) o Vinca (A Coruña).

24 comentarios:

  1. yo en mi boda (que duró tooodo el día), lo único que pedí a las invitadas es que NO vinieran de negro. odio esas fotos en que parece un funeral en vez de una boda.

    por cierto, estas supernominada al meme de Nimenos, pásate por la isla si tienes un momento!

    saludos isleños ;)

    ResponderEliminar
  2. Me parecen acertadísimos los consejos.

    Solamente te voy a dar un apunte, la zapatería Nicolás en Huelva tuvo que cerrar porque el edificio de al lado se derrumbó por las lluvias y la tienda quedó muy afectada.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Muchisimas gracias por tus consejos. EL corto también fue el elegido en la votacion familiar. Hoy mismo saldré a buscar los complementos. Besos

    Elena

    ResponderEliminar
  4. el vestido corto le queda de maravilla!!!!! le favorece un montón..

    besos

    ResponderEliminar
  5. AAAyyy...siempre tan acertada!
    El vestido de flores es una mooooonada, me encantaa!! pero Coco tiene razón en lo de las curvas y en el largo para una boda de día!
    Pásalo muy bien!!

    ResponderEliminar
  6. El corto mucho mejor! y me parece muy original! aunque es negro la parte delantera le realza y le hace una cintura y pecho bonito, me gusta!

    ResponderEliminar
  7. a ver si podéis hacer unas camisetas que pongan: A LAS BODAS DE DÍA NO SE LLEVA VESTIDO LARGO!!!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Coco:

    Sé que no tiene que ver con el estilismo, pero tengo una despedida de solter@s en A Coruña este sábado, ¡y aún no hemos cerrado el restaurante! Y como mencionas que estuviste en uno estupendo, ¿puedes "chivarme" cual, a ver si me sirve de inspiración?

    Gracias!!!
    Susana

    ResponderEliminar
  9. Me parecen preciosos los dos, pero coincido contigo en que el corto va a ser el más acertado.
    Las sandalias de Chie Mihara que hoy pongo a la venta en "el armario" le irían genial a cualquiera de los dos looks!! ;)

    Un beso enorme, preciosa, y mil gracias por cierto por los consejos capilares del post anterior, los voy a seguir a rajatabla!! Muaaaak

    ResponderEliminar
  10. Muy buena la elección, me gusta el vestido, y yo no lo veo tan negro, tiene una parte muy alegre, me gusta y con unos complementos chulos va a ganar. Vas a estar muy guapa.

    ResponderEliminar
  11. Se me olvidaba, vi el link del otrod día, pero nunca he usado zapataro unisa, tienen muy buena pinta. Qué tal tu experiencia?

    ResponderEliminar
  12. Pues me gusta infinitamente más el largo...es más bonito, le queda mejor, más primaveral, más cómodo...yo hubiera escogido el largo!!!

    Besoos

    ResponderEliminar
  13. A mi también me gusta más el corto. Gracias por darnos consejos a las que nos salimos un poco de talla, jeje!
    Bikiñosss!!!

    ResponderEliminar
  14. Quitando el tema de si es conveniente ir de largo o corto a determinadas horas (que digo yo que ahora que se lleva tanto la maxi falda, da igual ir de largo) ambos vestidos me gustan como le quedan a Elena. No sabría cual elegir, el largo tiene un estampado floral como de aucarela que es encantador, y del otro me encanta el largo y que mezcle negro con la franja vertical creo que estiliza, sí.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Boo: a mí me parece que está más guapa con él

    Lusi: me he apuntado el meme!! ojalá en mi boda la gente tenga tantas ganas de fiesta!

    Lileth: uy, gracias, no tenía ni idea... qué mala suerte

    Elena: gracias a ti! eres un encanto!

    maba: la verdad es que está muy guapa con él

    Glo: es que el vestido largo no queda descartado por feo, simplemente porque es menos apropiado, como tú dices

    the healthy ghost: gracias, guapa!

    Anita Patata Frita: es un vestido muy elegante

    Gratis total: bueeeno, yo no lo diría tan radicalmente. Eliminaría el largo hiperfestivo, con tejidos en seda o raso de seda, con cortes imperio y demás. pero opciones más informales de aire hippy... no sé, creo que podrían funcionar según la boda

    Susana: estuvimos cenando en la Paella de Roberto. Es una sitio maravilloso, muy bien decorado (con unos sofás de capitoné en terciopelo rojo precioso, y originales lámparas) que está en San Andrés, más a menos a la altura de Chicha Solla. Tienen una carta muy buena. Los entrantes son riquísimos y las paellas maravillosas. Y no te pierdas los postres...

    Patricia: tus sandalias las veo más con el largo (para darle un aire más informal) que con el corto. las cuñas para eventos formales no las veo! ya me contarás qué tal con el cabello

    Eva: es muy muy cómodo. Te permite ir un poquito alta sin dejarte los pies. Y este año hay diseños muy interesantes, además

    Anónimo: sí, si no pongo en duda que sea más cómodo (aunque eso es discutible, porque un vestido largo obliga a tener que estar pendiente de él al caminar para no meter el tacón en los bajos, o no pisarlo) ni más bonito (que sí lo es, es una preciosidad de vestido). Simplemente no me parece apto para el tipo de evento al que va. Besos!

    noelia: de qué talla!!??? anda, anda, TODAS somos mujeres estupendas. Lo de la talla es una tontería. A quererse mucho!

    nimenos: lo dicho, estoy de acuerdo. La frontera largo-corto según qué horario está desdibujado. Eso sí, los tejidos mandan. Y las sedas y cortes imperio al mediodía en una boda... no, no

    Besíiiiisimos

    ResponderEliminar
  16. Coco,

    ahora que hablais de lo apropiado de un vestido largo para por la mañana y todo esto, me surge una duda:
    ¿es más importante seguir estos códigos, o ir como van el resto de invitados? Me explico.
    El año pasado fui a una boda por la tarde; una preciosa tarde de verano en un sitio de ensueño. Yo escogí un vestido vaporoso, largo, muy bonito. Mi sorpresa fue que sólo éramos dos las que íbamos de largo, y la gente nos miraba como a bichos raros; tengo muy claro que el bicho raro no era yo, pero de haberlo sabido no iría de largo.
    Otro caso: imagina que la boda es en hotel de lujo (hotel o lo que sea); voy a una boutique y escojo un modelo a la altura del sitio (pongamos que es una boda de compromiso en la que no conozco a nadie y, por tanto, no puedo imaginarme como irán los demás). Llegó a ese sitio tan ideal con mi super-vestido y me encuentro con que todo el mundo va en vaqueros y vestidos de Bershka. ¿No crees que la que hace el ridículo en ese caso soy yo? desde luego sí me sentiría un poco fuera de lugar. Seguramente yo iría de lo más apropiado (por el emplazamiento), pero la mayoría manda, ¿o no?. ¿Qué crees tú?
    Un beso,
    -carola

    ResponderEliminar
  17. Carola: lo de que os miraban como a bichos raros... en fin, no es por nada, pero eso en un evento como una boda (al que suele acudir gente tan variada en cuanto estilo y formación) no denota demasiada educación. Es fundamental respetr al otro. No es el momento de "diseccionar" ni tampoco de imponer. Cada uno tiene derecho de acudir como quiera. Así que por partida doble, las que íbais bien eráis vosotras: por protocolo y por saber estar. En cuanto a la segunda opción que planteas, me cuesta imaginarme que alguien que se decante por un sitio exclusivo y muy elegante vaya vestido desacorde al lugar. Normalmente los gustos suelen ir parejos. Una cosa es acudir, y otra organizarlo. Si ya lo organizas en un sitio así, irás bien vestida, según el lugar. Otro asunto es que seas un invitado y desentones. Pero ahí enlazamos de nuevo con la libertad de cada uno.

    Lo ideal es siempre vestirse de acuerdo a donde vamos, a quien nos invita o al tipo de gente que nos vamos a encontrar. SIN RENUNCIAR nunca a nuestro estilo.

    Para los casos en los que no se sabe cómo acertar... lo mejor es siempre la discreción y la mesura. No se arriesga y así nunca se mete la pata.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  18. Totalmente de acuerdo contigo. Pero te aseguro que hay gente que parece que no va a las bodas a divertirse... Yo, que soy una persona tímida, lo paso muy mal cuando me escanean descaradamente; y ya si me miran mal ni te cuento. Pero está claro que gente hay para todo, y toca aguantar. Afortunadamente, sólo me pasó una vez.
    Je,je, el segundo caso le pasó a alguien que conozco. Yo creo que esa situación puede darse cuando los novios han alcanzado cierto estatus (a ver cómo digo esto sin parecer la Lomana) y sus amigos de toda la vida, o sus familias, se han quedado en otro y se produce un desajuste entre boda e invitados. No sé si me explico. Algo así como si a Belén Esteban se le ocurriese casarse en el Palacio Real... ¿te vestirías para una boda en el Palacio Real, o para la boda de la Esteban? (con todos los respetos a su familia, ojo).
    Besos,
    -carola

    ResponderEliminar
  19. Jajajaja! Pues en un caso así hay dos opciones: o ir como el nuevo estatus de los novios, ya que habrá más gente así, o... la discreción. Algo muy neutro para pasar desapercibido!!

    Besos

    ResponderEliminar
  20. De acuerdo contigo, el más acertado es el corto. Buenos consejos comos siempre!

    Besos,

    ResponderEliminar
  21. Me encanta el negro, es verdad que le queda genial!

    ResponderEliminar