miércoles, 30 de septiembre de 2009

¿Cómo me lo pongo?: Mucho frío

Moda Elle se nos irá de boda. Pero de boda fría, fría, ya que el próximo mes de enero, en Segovia, irá de invitada a una boda de mañana. Con este punto de partida, le daremos alguna idea.

En pleno invierno tendremos que tener muy presente que hará mucho frío. Sin embargo, no es necesario renunciar a sentirnos guapas. Con ello:
  1. La primera opción puede ser buscar un vestido de corte túnica (que se resisten a desaparecer a pesar de la vuelta de las cinturas marcadas), de manga larga, en raso de seda. Con un abrigo en mikado de seda y cuello claudine.
  2. La segunda, un vestido marcando cintura con una cinturilla ancha, escote pico, manga farol larga también y falda lady. Elígelo estampado, y con una capelina de pelo.
  3. La tercera, un vestido escote halter, con flecos en la falda y cintura también marcada. Con una chaqueta de punto fino y manga francesa y por encima, un abrigo de astracán de largo tres cuartos o una capelina de lo mismo.
Los complementos en invierno son fundamentales. Además de las carteras de mano, los guantes de piel son fundamentales. Tanto en su versión mini como maxi (ideales con una capelina). Y sin olvidar los tocados, de cuyo tamaño podremos abusar todo lo que deseemos.

Besísimos.

No se te ocurra: pasar frío. Eso es terrorífico. La cara tan horrible que se nos pone... Nada, ni hablar. Echa mano de vestidos de manga larga, de abrigos, e incluso de pantalones.
Por no pasar frío llevar el plumífero. Ni una cosa ni la otra. El disfraz de gravedad cero no favorece nada con los tacones y el tocado.
Guantes de punto. Eso es oir campanas y no saber dónde.
Renegar de las medias finas. Han venido a instalarse de la mano de las tupidas, que compartirán su protagonismo con las 15 den.
Medias estampadas. No es el momento.
Sandalias de tachuelas rollo Balmain. Tampoco es el momento.
Botas. A no ser que sea una boda muy campestre. Pero muy campestre.
Un vestido de tachuelas. Demasiado nocturno para una boda de día.
Renegar del low cost. El truco está en saber llevarlo, no en lo que te ha costado. Siempre es una cuestión de estilo.

Lo encontrarás en: el vestido es de Tintoretto.

lunes, 28 de septiembre de 2009

¿Cómo me lo pongo?: De pesca

De entre las múltiples tendencias que nos sorprenden esta nueva temporada, la más controvertida son las botas over-the-knee o botas mosqueteras. Sin duda, atraen. Las miramos y las remiramos, con amor o con odio, pero no podemos dejar de dedicarles tiempo cada vez que salimos de compras o miramos una revista. Se trata de un complemento complicado que hay que tratar con cuidado y mesura para conseguir que brille lo que tiene que brillar. Justina lo sabe, y por esa razón, solicita ideas para sacarles partido y llevarlas bien.

Las botas over-the-knee son protagonistas. Éste es el pensamiento fundamental que hay que tener siempre en mente para que funcionen correctamente. Han de ser el punto de partida, el elemento central. Sin recargar. Además de que con vestidos o faldas han de dejar una franja de muslo al descubierto. Favorecen mucho más si dejamos que este trozo de piel se vea. Con esto, ejemplos:

1. Para la noche (mejor de tacón):
  • Con un vestido lencero, muy femenino. Bien liso, bien con un estampado de flores pequeñas para radicalizarlo. Con una blazier masculina ideal para la noche.
  • Con un vestido de paillettes, al más puro estilo Balmain, con sus hombreras marcadas o incluso asimétrico (con una manga larga y el hombro contrario al descubierto). Una chaqueta esmoquin y una cartera de mano.
  • Con un minivestido de cuero, en una versión superradical que podemos suavizar poniendo una camisa de cuadros grandes, abierta, remangada al codo, a modo de chaqueta. Y un bolso de cadena estilo 2.55 de Chanel.
2. Para el día (mejor si son planas):
  • Con un vaquero hiper slim, blazier con hombreras y camisa de cuadros entallada sobre el pantalón (no dentro).
  • Con un vestido entallado negro, sin mangas. Un collar largo y un abrigo masculino. Maxicartera de piel blanda.
  • Con un abrigo de tweed, un maxijersey y leggings.
Si tu cuerpo te lo permite, no te cortes. Disfruta de ellas. Son muy femeninas y mantienen un extraño equilibrio entre lo femenino, lo canalla y lo arriesgado.

Besísimos.

No se te ocurra: si te las vas a poner con vestidos o faldas, que sean siempre pegadísimas a la pierna. Las estilo amazona están mejor con vaqueros.
Estas botas no son aptas para bajitas o para chicas con piernas gorditas. No ayudan en absoluto.
Hiperadornarte. No las rodees de excesos porque ellas son exceso en sí mismas.
Las estrechas y muy pegadas a la pierna sobre vaqueros son para chicas delgadísimas. Si no es el caso y las quieres llevar así, búscalas más anchas. Eso sí, el estilo será diferente, más informal.
Adáptalas a tu estilo: si te va lo plano, búscalas planas. Si te van los tacones de vértigo, pues ídem. Pero no copies por copiar.
Con hebillas o cosas raras. No las chabacanices.
De materiales malos que además se ven a la legua. Como siempre: sé exigente con el calzado.

Lo encontrarás en: el conjunto de la izquierda es de Isabel Marant, cuya colección podéis disfrutar en H.A.N.D.-Have a Nice Day. El de la derecha, de Zara.

viernes, 25 de septiembre de 2009

El Espiario: Daisy Market


Hoy es el gran día. Hoy, 25 de septiembre y hasta el domingo, disfrutaremos en A Coruña del showroom de moda urbana y diseñadores emergentes Daisy Market. En Expocoruña se dispondrá un original espacio en el que se mezclará música y moda a lo largo de tres intensos días.
Negrita
El espacio dispositivo de Daisy Market es una margarita efímera que contendrá los stand de los participantes, entre los que estarán El armario de Lulú, Chica de Canela, Malahierba, Krizia Robustella, Laga, Como Cuando, El Jardín de Lulaila, Carmen Nieto y muchos más. Novísimas propuestas más que interesantes que se podrán visitar entre las 12.00 h. y las 21.30 h.

Pero esto no termina aquí, ya que además de moda habrá mucha música: The Rakes, Cobblestone Jazz, Joe Crepúsculo y más. Y talleres, como el de customización por Danny Sagra. Todo lo que queráis saber lo tenéis aquí al detalle.

Si os apetece pasar una tarde diferente, no dudéis en comprar vuestra entrada. Si lo hacéis con antelación, ¡sólo serán 3 euros! y es el pequeñísimo precio para disfrutar de un ambiente maravilloso, lleno de creación y con diseñadores que han pasado por El Ego al alcance de la mano.

El Jardín de Lulaila estará en el Daisy Market, en un bellísimo stand con sus creaciones, presentando los avances de su nueva colección además de sus tocados y las colecciones Ünique y Denise de complementos. Todo, con un 10% de descuento. A todos los que queráis conocer a Marta, os esperamos en Expocoruña. Y digo os esperamos, porque yo también estaré allí. Una buena ocasión para conocernos.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

El club de los cinco

Ahora que la lluvia planea por gran parte de las comunidades autónomas de este país, comenzamos a pensar más seriamente en el cambio de armario, en las compras que haremos, en lo que nos pondremos. Pero el monedero aprieta, sufre y llora y nos pide piedad. Así que mejor será invertir de una manera responsable y adecuada. Por reclamo de B* y de Baballa, va una lista de los cinco fantásticos que no han de faltar en nuestro vestidor de temporada.

Como no todas tenemos el mismo estilo, desglosaré esos cinco básicos en diez, de manera que haya dos dentro de cada uno: un primero para estilos más clásicos y un segundo para otros más atrevidos. Suena complicado, pero es así de sencillo:
  1. Las botas over the knee (Justina, habrá entrada sobre ellas) son el gran must de la temporada. Asoman desde hace tiempo pero este año tienen un papel protagonista. Aptas con pantalones o con faldas, son ideales con vestidos mini. Madonna las lleva fenomenalmente bien. La otra opción, menos arriesgada, son los zapatos de corte salón, negros y con plataforma delantera y taconazo. Imprescindibles.
  2. Las cazadoras de cuero estilo Perfecto. Con un largo a la cintura son perfectas con las faldas de drapeado delantero o con minivestidos de lentejuelas. También estarán los abrigos de corte masculino. Cíñelo si quieres con un cinturón de piel, pero puedes dejarlo tal cual y combinarlo tanto con vaqueros y minibotín como con un LBD y cartera de mano.
  3. Las faldas de cuero. Maravillosas si son de cintura alta y la combinas con camisas de cuadros o en denim y una blazier masculina. Y si no, las faldas de plumas. Muy coquetas, fenomenales con camisetas y botines oxford o con camisas blancas y botín midi.
  4. Un vestido de color fucsia. Para llevar en total look fucsia o combinado con negro. El fucsia es el abanderado de los ochenta que se presenta con fuerza. Llévalo con medias de 15 den. negras y zapato negro. Si te atreves o tus piernas lo permiten, que las medias tengan lunares chiquitines. El otro, es el vestido de terciopelo. Reservado para la noche, si lo elijes en rojo+negro no te desharás de él en todo el invierno.
  5. Pantalón vaquero de cintura alta y pata ancha. Con blazier de terciopelo y pañuelo al cuello, un básico para el día a día. La otra opción serán los baggy en todas sus versiones, que podemos combinar con sandalia de tiras anchas y foulard fino al cuello.
Cinturas marcadas, brocados y paillettes estarán por doquier en una vuelta de la figura femenina, de las siluetas al fin marcadas de nuevo.

Besísimos.

No se te ocurra: comprarte cosas que ves en las revistas o en los blogs sólo porque te atraen mucho, sin pensar en que te puedan quedar bien o mal. No hagas el ridículo.
No ser fiel a ti misma. Mírate al espejo, acéptate y sácate partido. No intentes cambiarte porque tú misma eres estupenda.
La compra loca. Empezar a llenar el probador de todo lo que ves. Analiza previamente tu armario y anota lo que realmente te haga falta. Imagina las combinaciones, recorta revistas, pero no vayas sin ideas fijas. El arrepentimiento es el siguiente paso.
Invierte en un buen bolso o en un buen par de zapatos. Tal y como están las cosas, es recomendable que esto sea bueno y tirar de tiendas habituales para todo lo demás.
Gastar tu presupuesto en camisetas básicas y en chándales. No, muerte radical.

Lo encontrarás en: el conjunto de la izquierda es de Bimba & Lola. El de la derecha, de Blanco.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Me-me lo pienso

Mientras estaba de vacaciones, Luanova me nominó a un meme muy reflexivo. De esos de exprimir las neuronas. Se trataba de comentar cinco reflexiones propias, cinco que formen parte de nuestro filosofía de vida. La verdad es que no soy mucho de sentar cátedras vitales, pero bueno, ahí van.

Para comentarlas, me voy a poner cómoda para pasear mientras me las pienso. Para caminar sin saber a dónde voy. Probablemente, termine de compras... o leyendo en algún banco. Así que para ello:
  • Busco una camisa de algodón de corte romántico, de cuello mao y la combino con unos pantalones o bien pitillo o bien jodhpur. Unas bailarinas, el bolso que me resulte más cómodo y una chaqueta de punto, mangas farol y capucha para el fresquito tardío. Si apago el móvil, aún podré pensar con más calma.
Y así, allá voy.
  1. La primera es que hay que vivir y dejar vivir. Si así fuera, habría mucha más armonía en el mundo. No entiendo de envidias, de gente que no se alegra de los éxitos de los demás, de complejos... Hay que mirarse más a uno mismo y dejar de prestar atención a lo que hacen los demás. Se tiene ya bastante con la vida propia.
  2. La segunda es que no hay nadie como la familia. Es la que siempre está ahí, la que comprende, la que perdona, la que no traiciona, la que se alegra y sufre contigo... siempre de manera incondicional. Así que es bueno que cuidarla cada día.
  3. La tercera es que no hay nada que no tenga solución, salvo la muerte. La dice mucho mi hermana, y no puede tener más razón. Eso de vivir agobiado al mínimo problema no sirve de nada. Hay que luchar por intentar solucionarlo, pero ahogarse en un vasito de agua... no lleva a ningún lado. Gente con problemas más gordos no se rinde, no tira la toalla.
  4. La cuarta es si te esfuerzas por conseguir lo que deseas, llegas a ello. Los sueños se cumplen si se pone empeño, si se trabaja. Con mucho tesón todo es posible. Y si no se cumplen, al menos se habrá intentado, que de eso se trata. Y también se trata de seguir soñando, que no hace mal a nadie.
  5. La quinta y última, es que hay que equivocarse. Es genial equivocarse, meter la pata, hacer cosas de las que arrepentirse... pero sin arrepentirse. De los errores se aprende, y además constituyen una experiencia vital fundamental.
Con tanto esfuerzo mental creo que esta tarde me he ganado una siesta. ¿Se apunta alguien?

Besísimos.

No se te ocurra: salir a pasear en tacones. Ni el Compeed podrá arreglar el desastre.
Abrigarte mucho si vas a caminar largamente. Al final tendrás calor y será muy incómodo.
Ponerte vestidos o faldas livianitas y ligeritas si vas a caminar cerca del mar... podrá jugarte una mala pasada el viento.
Una blazier. Demasiado encorsetada.
Salir en chándal. No es necesario caminar vestida de chándal. El chándal ni para hacer deporte.
Y sobre todo, vive. Vive de acuerdo a tus deseos, no de acuerdo a los que te inculcaron o a lo que se supone que debes hacer. Vive como te gustaría hacerlo porque es la única manera de ser feliz.

Lo encontrarás en: la chaqueta es de Max Mara. El conjunto de la derecha, de Purificación García.

Por cierto, no os perdáis hoy el post que Baballa dedica al servicio de e-Style Assistant. ¡Muchísimas gracias, Lucía!

viernes, 18 de septiembre de 2009

¿Cómo me lo pongo?: Charcos

Pensar en invierno, en lluvia y en frío viviendo en el sur da, cuanto menos, un calor terrible. Sin embargo, más tarde o temprano, llegará. Si el cambio climático lo permite. Yaiza lo ve ya cercano y por eso pregunta ideas para llevar botas de agua, de goma. Cómo incluirlas en estilismos habituales. Veamos ideas posibles.

Las botas de goma son ideales para caminar de manera cómoda sin que nos importe si llueve mucho, si hay muchos charcos o si estropearemos nuestros zapatos preferidos. Gracias a ellas podremos ir estéticamente ideales a la vez que cómodas. Son muchos los modelos que existen, ya que desde hace casi 5 años que se han puesto de moda, se resisten a irse. Sin embargo, las estrellas han sido y son las Hunter (también llamadas Welly Boots). Unas botas de origen inglés de las que habría que fiarse aunque solamente sea porque vienen del país de la lluvia continua. Con esto, algunas ideas para combinarlas:
  1. Inspiración british: si las queremos lucir al más puro estilo familia real inglesa en Balmoral, entonces hazte con una falda en tartán en tonalidades verdes; calcetines altos, arrugados sin llegar a cubrir la rodilla. Un jersey de cuello vuelto, fino, pegado al cuerpo y una capa (atrévete con las de Barbour), cierro con una gorra de cuadros pequeños o de panilla. Otra opción es combinar la falda con panties de lana, camisa de cuello de pico abotonada hasta el final y jersey de cuello redondo. Finalizo con una boina de lana. No te olvides de marcarte unos delicados coloretes.
  2. Inspiración french: si nos va más lo naïf, las combino con un vestido de estampado de flores pequeñas y un trench. Con un borsalino y el calcetín que Hunter ha ideado para embellecer la bota (y de paso, proteger las medias), perfecto.
  3. Inspiración city: si nos va más el rollo urbano NY, entonces combínalas con un pantalón pitillo o jodhpur, camisa de inspiración romántica y cazadora Perfecto, todo el total black.
  4. Inspiración milano: si nos atrevemos con todo y queremos romper al máximo, póntelas con un vestido de paillettes y un trench.
Y no te olvides del paraguas. Que a fin de cuentas, la lluvia siempre viene de arriba.

No se te ocurra:
ponértelas para ir a una boda. Vale que nos guste experimentar, pero de ahí a aparecer en una boda con ellas... Bueno, a no ser que la boda sea en un barrizal. Que de todo se ve ya.
Con un short o una mini mini. Sí, Kate Moss lo hizo, y en Chic o Chuc lo podéis ver. Pero también ella sale con Pete Doherty.
Con un baggy pant. Demasiadas desproporciones.
Combinarlas con los trajes de chaqueta. Si alguien me convence con una foto, a lo mejor cambio de idea. Pero así en mi mente, no funcionan en absoluto.
Si llueve a mares, no te pongas unos salones o unas bailarinas. No es nada interesante eso de llevar los pies como charquitos. Entiendo que no te gusten estas botas, pero las de piel también valen.
Elegirlas de cuadritos o de florecitas, o incluso las versiones Hunter de colorines. Si pasas de los 30 olvídate de experimentos colorísticos. Sobriedad es elegancia.
Cutreces.. Ya sabéis: a los pies, con cariño. Son la parte sibarita del cuerpo humano.

Lo encontrarás en:
las botas son Hunter. El conjunto de la derecha es de Blanco.

P.D. Un pequeño inciso para daros las gracias a todas las que pasáis por aquí y comentáis. Y en especial a los 200 seguidores (¡ya!) de este mi humilde rincón que es grande gracias a vosotros. ¡Besísimos!

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Problemas de temporada

Pues sí, El otoño está ya a la vuelta de la esquina, llamando a la puerta. Compramos revistas y miramos escaparates intentando adivinar qué se va a llevar y qué no. Lo llegamos a tener más que claro. Sin embargo, el problema está en adaptarlo a nosotras mismas. Son muchas las ideas que nos rondan pero no sabemos cómo llevarlas, como incluirlas en nuestro estilo diario.

Lo mejor, es actuar con cabeza y pararse a pensar:
  • ¿Me miro al espejo y no me gusta lo que veo?
  • ¿Miro a las demás y me gusta mucho más como van ellas?
  • ¿Mi cuerpo ha cambiado y ahora no sé cómo vestirme?
  • ¿Quiero y necesito un cambio de look?
  • ¿Tengo ropa muerta de risa en el armario a la que quiero sacar partido?
  • ¿No tengo ni idea de qué cortes, colores y prendas me favorecen?
  • ¿No sé qué debería comprarme?
  • ¿Tengo una boda o un evento complicado y no sé cómo salir airosa (y estilosa) del paso?
Si te haces alguna de estas preguntas, o varias a la vez, deja ya de pasarlo mal. La solución es el servicio de e-Style Assistant de El Estilario. Una asesoría on-line que soluciona tus problemas. Desde sólo 30 euros tendrás un informe de estilo personalizado, adaptado a tus necesidades, a tu cuerpo y a tu ritmo de vida. Plenamente individualizado y confidencial.

Si aún así hay alguna pregunta que te ronda, no sabes en qué consiste exactamente el proceso, o quieres más información, escribe un correo a pregunta@elestilario.com

Sentirse guapa y verse bien no es cuestión de presupuesto ni de medidas perfectas. El Estilario tiene la clave para ayudarte a que te descubras.

P.D. Y aprovecho para agradecer a las muchas que ya habéis confiado y confiáis en este servicio. Sin vosotras esto no podría ser un éxito como lo está siendo. Gracias. Por eso, para todas las que repitáis, habrá un precio especial sólo durante este mes con descuentos del 15% del precio total.

Por cierto, ya podéis acceder al blog desde www.elestilario.com. Un poquito más cómodo, rápido y sencillo.

No dejéis de sacarle más partido al otro lado del espejo. Besísimos.

lunes, 14 de septiembre de 2009

El Espiario: Luna Llena

De entre mis momentos preferidos están las noches de luna llena. Y si son de verano, con el mar completamente iluminado por su blancura, mucho más. Así que una marca que lleve este nombre es, cuanto menos, apetecible, intrigante. Con todos ustedes: Luna Llena.

Luna Llena nace hace más de diez años en Barcelona con el mismo espíritu que todavía conservan: diseñar prendas originales para una mujer con estilo. Ropa y complementos en los que cuidan cada detalle y en los que destaca su amplio colorido. Lo que ellos definen como glamour étnico.

Complementos y ropa bellísima que conforman la colección de la próxima temporada, con una clara inspiración folk chic. Son de resaltar los bolsos para el día a día: amplios y muy versátiles. Con mezclas como la lana y la piel, o los brocados y las flores para darles un punto diferente y siempre colorista.

Sin olvidarnos de la noche. Ya que Luna Llena es artesanía hecha moda. Las carteras de mano y las limosneras son el cierre perfecto para un look de boda o de fiesta. La típica pieza que tanto nos cuesta encontrar y que Luna Llena nos ofrece con cuidados detalles y colores tendencia.

Luna Llena son complementos pero también tiene una línea de ropa para la mujer. Prendas en tonos oscuros para el diario invierno y otras confeccionadas en seda y gasa, con paillettes y lazos de terciopelo. Auténticos caprichos babydoll ideales para destacar en cualquier evento.

Foulard, bufandas y sobre todo, zapatos. Estrellas de la colección junto a los bolsos, son piezas de clara inspiración inglesa, como éstos bicolor con la punta redondeada y cierre con hebilla. También hay oxford de cordones, bailarinas o peep toe en los Luna Llena se empeña en cuidar las pequeñas cosas. Como en este zapato, en el que incluso el forro interior está realizado en estampado de cuadros tipo Madras. Pura coquetería.

Sin duda, Luna Llena hace honor a su máxima: diseño + imaginación + intuición. Con prendas de diseño español que diferencian a quien las lleva. De ésas que provocan que la gente pregunte ¿dónde te lo has comprado?

¿Con qué me quedo? Difícil elección... pero el vestido de gasa en nude con el cuello babero; o los zapatos con la hebilla y el estampado interior de cuadros me vuleven loca. Imagínalos con un vestido de tweed y unas medias en azul petróleo.

¿Dónde encontrarlo? Luna Llena está en todo el mundo. Búscala en las mejores tiendas multimarca o consulta por teléfono: 93 309 55 64. Y si no, a través de su web, en la que puedes encontrar venta on-line. Que si el importe es superior a 35 euros, los gastos de envío son gratuitos.

viernes, 11 de septiembre de 2009

¿Cómo me lo pongo?: Difícil

Este abriguito tan mono pero tan complicado es de Blen. Es complicado por ser una pieza tan especial, ya que se recuerda con facilidad y tampoco es cuestión ser conocida por la del abrigo de siempre. Así que vamos a intentar darle algunas ideas para que lo pueda llevar de las maneras más variadas posibles, y así rentabilizarlo al máximo.

El abrigo en cuestión es un tres cuartos blanco, con un estampado en la parte inferior. Las opciones podrán ser:
  • En total look rojo. No es que vayamos a teñir el abrigo. Simplemente iremos completamente de rojo en la parte inferior. Con un vestido, medias y un zapato de igual color.
  • Con un vestido de punto. Lo más parecido a un jersey largo, gris o piedra, con unas medias en azul y unas botas planas por la rodilla. Si son de charol, mejor.
  • Con una blusa de seda. De corte túnica, en azul klein y unos vaqueros pitillo. Cierro con bailarinas.
  • Con un cuello de pelo en añil. Lo inviernizo al máximo si le coloco el cuello de pelo alrededor y lo combino con un vestido recto, unas medias también añil y unos oxford de tacón.
  • Con mocasines. Y un vestido túnica en denim con medias rojas. Y si me atrevo, las sustituyo por unas calzas en gris.
Si el abrigo es divertido, me va a exigir que me divierta con él. Así que empieza en el armario eligiendo las combinaciones pero continúa la fiesta en la calle.

Besísimos.

No se te ocurra: comprar prendas complicadas y pretender con ello que se conviertan en fondo de armario. Serán prendas-apoyo, pero nunca un fondo que pervivirá por los siglos.
Sacarle extraprovecho en invierno. Es difícil ya que es una pieza demasiada blanca. Mejor para los entretiempos.
Ponerlo con radicaleces del tipo sandalias de tachuelas o botas over the knee... muy cándido para ellos.
Llevarlo sólo con vaqueros. Está claro que es la opción con la que más fácilmente funciona, pero dale a la neurona y sobre todo, no te cortes y prueba todo lo que puedas. Seguro que te salen combinaciones asombrosas.
Encursilarlo. Ni tanto, ni tan poco. Vamos, que tampoco te plantes un gorrito floreado, un bolsito floreado, unas botas de agua floreadas y la cara más ñoña que te vendan en el mercado.
Ir en total look de la marca. No pasarse, no pasarse que las cosas pierden originalidad cuando van todas juntas. Lo suyo es mezclarlo con prendas más neutras para que tengan el protagonismo que merecen.

Lo encontrarás en: el abrigo de Blen es de Desigual. Que por cierto, sus abrigos de invierno son una preciosidad.


Y un par de asuntos, así, de final y de fin de semana:
  1. El primero es que María sortea en su blog. Y además, una preciosidad de pamela. Rapidito que es hasta el domingo.
  2. Lo segundo es agradecerle a Noelia el premio que me ha entregado. Mil gracias ¡guapísima!

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Mis Mitos: Marujita Díaz

Vaya por delante que la adoro. Nunca tantos "no se te ocurra" han funcionado tan bien juntos. Nunca ha habido ni habrá, una española a la que el exceso de silicona facial y uñas de gel sienten tan bien. Marujita Díaz es la contradicción entre juventud y madurez en perfecta convivencia. Por eso se merece un episodio de Mis Mitos. Porque la adoro.

Marujita Díaz triunfaba en el franquismo en el mundo de la copla y en el cine musical de la época. Con un gran sentido del humor, destacó entre muchas cosas por su característico movimiento de ojos que aún ejercita. En la actualidad y desde hace tiempo, es la reina de la "charcutería fina" (Marujita Díaz dixit) en un reino en el que la mesura no existe. Rozando siempre el límite del riesgo, me gusta de ella que es como un maniquí del libro de tendencias del Vogue: todo lo lleva, pero junto, a la vez. Y particularmente me fascina:
  • Su siempre excesivo cabello y maquillaje.
  • Sus grandes esmeraldas y brillantes gigantes. Por mucho que se empeñe en decir que no son de verdad, todos sabemos que posee una colección de joyas envidiables.
  • Sus transparencias y el print de leopardo, los caftanes y sedas estampadas en general.
  • Su abanico y cómo lo mueve.
  • Sus gafas de sol. Pionera de la gafas máscara, ella ya las llevaba exageradas y diferentes.
Leído así podría parecer un ejemplo más de señora rica venida a más que quiere que todo el mundo se entere de su estatus. Al contrario: es un ejemplo de equilibrio perfecto del exceso que responde a su maravilloso sentido del humor, a su jovialidad y su simpatía. De hecho, su más valioso complemento es su amplia sonrisa, que llena de alegría y buen rollo el lugar en el que se encuentre.

Así que por mí, Doña Marujita, siga haciendo lo que le salga del kiwi (como usted dice), porque lo hace estupendamente bien. Ole.

Besísimos.

lunes, 7 de septiembre de 2009

¿Cómo me lo pongo?: Sorpresa en el buzón

Si mayo es el mes de la comuniones parece que octubre comienza a perfilarse como el de las bodas. María también tiene una boda en este mes, pero en este caso, una boda de compromiso y en lugar de España en el que hará bastante fresquito. Su punto de partida es un vestido color crudo con incrustaciones doradas en el cuello. Vamos a ayudarla a componer un estilismo low cost para boda partiendo de esta prenda.

Está claro que el color del vestido está dentro de los catalogados como no aptos para acudir de invitada a una boda. Sin embargo, al ser corto, llevar la pedrería y rodearlo de color negro, no creo que haya problema alguno. Otro asunto está relacionado con el largo del mismo: si es tan corto como en la fotografía, nos olvidaremos de ceñirlo a la cintura. Más que nada, por comodidad y decoro. Si no fuera así, podremos colocarle una cinta dorada ancha a modo de fajín. Con esto, la combinación ideal será:
  • Con unos zapatos salón super altos, mejor si son de ante, en negro. Media tupidísima negra, sin brillos y un abrigo de manga ancha y francesa, en capa, del mismo largo que el vestido. En los estilismos low cost hay que prestar especial atención a los complementos. Lo ideal sería una cartera de mano rígida, en dorado. Unos maxipendientes también en esta línea, exagerados, con un punto incluso ochentero. Y el cabello recogido, estirado y como en diadema, con un postizo a modo de la misma. El cabello muy peinado y el eyeliner marcado. Una inspiración muy Sharon Stone en "Casino".
Ir más o menos guapa a veces no es cuestión de presupuesto. Es más un asunto de imaginación y de ganas.

Besísimos.

No se te ocurra: una cosa es ir de beig o de crudo y otra muy distinta de intentar ser la novia. De ninguna manera vayas de largo en tonos similares.
Un abrigo de paño corrientoso. Antes es preferible una chaqueta de punto o una capa, pero jamás el típico abrigo de diario. En H&M suele haber opciones de fiesta muy asequibles.
El bolso de cada día. Una cartera de mano es comprable. De ninguna manera te plantes con tu maxibolso.
Cutreces. Poco presupuesto no es sinónimo de cosas malas. Mira y remira todo lo que puedas, pero en ningún caso te presentes con unos zapatos o un bolso polipieloso que se le ve a la legua la cantidad de CO2 que emitirá.
Si no quieres gastarte nada ni tampoco tienes tiempo, no te compliques. Un simple vestido negro es siempre un acierto. Vale que para las bodas el protocolo dice que no es adecuado, pero yo te digo que ante la duda: LBD always.
Con este vestido, unas medias de encaje. Para una noche cualquiera, sí por supuesto: genial con medias de encaje y botines. Pero para una boda: no.

Lo encontrarás en: los zapatos son de Zara. El vestido de María, de Mango.

viernes, 4 de septiembre de 2009

¿Cómo me lo pongo?: Que llueva arroz

Termina el verano pero no con él las bodas. Nunca deja de ser un momento maravilloso para iniciar una vida con alguien. Así es que Lusi en octubre, está invitada a compartir la felicidad de alguien. Eso sí, con el correspondiente quebradero de cabeza.

Su punto de partida son unos zapatos con plataforma delantera en color beig. Vamos a ver cómo los puede rentabilizar en esa boda de octubre, por la mañana:
  1. La opción acierto: es la más sencilla pero la que no falla. Con un vestido túnica, de seda en marrón chocolate. La media igualmente chocolate, y el abrigo también, de manera que sobresalga el zapato y una cartera de mano pequeña en tonos dorados. En el cabello, que puede ser un recogido despeinado, un pequeño tocado con alguna pluma de faisán como el TC002MAE de El Jardín de Lulaila. O bien encargarle uno de pequeñas plumas en beig.
  2. La opción tendencia: con un vestido de terciopelo. Sin mangas, ligeramente abullonado en los bajos y en negro y un gran broche. Con una torera-bolero y una limosnera de bolso. El cabello en un recogido semisuelto.
  3. La opción colorista: ataca al fucsia o al azulón en total color. Medias e incluso abrigo (si no, éste en beig, para descanso de la vista) en cualquiera de estos colores. Una coleta alta con el cabello muy retirado y unos guantes mini.
  4. La opción divertida: un vestido de flecos o mejor aún, de marabú. Un sautoir y medias tupidas negras. El abrigo de capa, abierto.

Aunque ahora nos parezca complicado, es necesario ponerse a pensar con mentalidad otoñal: el tiempo no perdona.

Besísimos.

No se te ocurra: mezclar el fucsia o el azulón con otros colores. O van uniformes o van total black más un pequeño detalle. En este caso, vamos a dejar solamente los zapatos.
Empezar con añadiduras extrañas como los flecos + plumas + brocados + terciopelos. Cuando te decantes por un material con personalidad como cualquiera de los que acabamos de leer, es importante dejarlo solito. Las mezclas exigen mucha experimentación y estilo.
Las medias dibujadas. Son gran tendencia y maravillosas, pero no para una boda de mañana.
Llevar una biker o una cazadora vaquera. De todo se ha visto, pero salvo que te lo pidan en la invitación: no lo hagas.
Las lentejuelas. Demasiado para una mañana de otoño.
Tirar el arroz a dos manos y a lo loco. Debería estar prohibido.
Cortarte porque crees que no podrás llevar un tocado. Todo es posible. Existen opciones muy sencillas. Y si no, atrévete con los tocados a medida: no son tan caros como piensas.
Los vestidos de terciopelo multicolores. Elígelos mejor de un único tono.
Ir de blanco y plumas. Y cómprate un ramito de paso, anda.

Lo encontrarás en: los zapatos de Lusi son de Mango. El vestido de la derecha, de Hoss Intropia, cuya nueva colección puedes disfrutar en la tienda de Lina Escalante.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

¿Cómo me lo pongo?: Gladiator

Aquí estoy, comenzando ya con los deberes atrasados. Antes de que el verano dé sus últimos coletazos, responderé a una duda de Rosa con respecto a sus sandalias romanas, a media pierna, de las que quiere alguna opinión.

Este tipo de sandalias son bastante agradecidas con las piernas. No son nada exigentes y en general suelen favorecer. Eso sí, siempre y cuando sepamos cómo combinarlas. Lo más habitual es que funcionen con un mono corto, de tejido de algodón (y estampado vichy, por ejemplo), con una minifalda o un short. Sin embargo, hay más opciones:
  1. Con un vestido túnica de aire naïf. Para romper la pose de niña buena, lo radicalizamos con las sandalias. Si aporto un cesto de rafia y pañuelo en el cabello, mucho mejor.
  2. Con una bermuda vaquera, desteñida, y unas cuantas tallas por encima de la tuya. Si los bajos están deshilachados o remangados e incluso a alturas diferentes, mejor. Una camiseta y una blazier con la manga puesta al codo. Un look canallita de esos que tanto me gustan.
  3. Con una camisa vaquera XXL. Aprovechando ya lo que le queda de vida por el fin de la temporada estival, coge la de tu chico (si éste es grande, claro) y llévala como vestido. Puedes ceñirla a la cintura con un pañuelo, si te gusta más. O simplemente llevarla con un cardigan también oversize.
Y si quieres inspiración, no dejes de visitar a Vogue o a Mariona, que como siempre, está ideal con ellas, también aquí.

Que ya que ahora empieza el circo del día a día, a ver quién se te resiste.

Besísimos.

No se te ocurra: con unos vaqueros metidos dentro de ellas. No las fuerzes, no hagas trastadas con ellas.
Llevarlas a una boda. O a cualquier evento con tintes formales. Bueno, y ya no digo nada si es a un funeral o a un entierro.
Tampoco son aptas para reuniones de trabajo serias. Otro asunto es que tu profesión esté relacionada con la moda o cualquier ámbito artístico o creativo, pero salvo estas excepciones, no te pongas a negociar con nadie con las tiras en las piernas. Vale que vayas a negociar, pero me imagino que no será en un Coliseo.
Disfrazarte. Que lleves unas romanas o gladiadoras no significa que tengas que salir con la lira en la mano. Que no estás en el Olimpo de los dioses.
Con leggings. Tengo curiosidad en cómo se pondrían... ¿por debajo o sobre ellos? Pavorr.
Con un pantalón ancho. Más que nada porque no se verán.
Con baggy ni sarouel ni harem ni similares. Demasiadas culturas juntas.
Si eres muy bajita, intenta que entre el final de la sandalia y el vestido haya algo de diferencia.

Lo encontrarás en: las sandalias de Rosa son de Ash. El vestido de la derecha, de Stella Forest.

martes, 1 de septiembre de 2009

De vuelta

Ya estoy aquí. Qué pena tan grande... inevitablemente forma parte de este horrible mes de septiembre, al menos hasta que la rutina nos entre en el cuerpo humano. Eso sí, me queda en el recuerdo un verano maravilloso, que ha dado mucho de sí y que está lleno de momentos especiales. Sin duda, pasará a mi historia de vida. De ello estoy más que segura.

Antes del retorno a la rutina, de contestar los miles de correos con dudas que he recibido (todas tendréis vuestra entrada, sólo dadme un poquito de tiempo) debo responder a las preguntas que habéis formulado en los diferentes post. Como hacerlo en cada uno puede ser una locura, lo haré aquí. Espero que no resulte complicado.

7 de agosto: ¿Cómo me lo pongo?: Niña buena
Yose preguntaba qué diferenciaba a las cazadoras Perfecto del resto. Efectivamente son los cuellos, y fundamentalmente la cremallera al bies y el largo de la chaqueta: a la cintura. Esta cazadora fue una creación de los hermanos Schott en 1928. Un motero se la encargó y ellos diseñaron esta pieza que incluía la cremallera por primera vez en una chaqueta de estas características. Marlon Brandon la lució en la película "Salvaje" y fue él quien la catapultó definitivamente a la fama como icono representativo de los moteros. Aunque son miles las cazadoras biker las que existen, de muchos precios diferentes, hay que destacar que Perfecto es una marca en sí misma.

12 de agosto: ¿Cómo me lo pongo?: Días de vino y rosas
Este verano las entradas iban de boda. En la misma línea, Luanova sugería un post sobre lo mismo... pero para los caballeros. Y sí, lo habrá. En esta nueva temporada, lo prometo.

14 de agosto: ¿Cómo me lo pongo?: Dos caras
Sofi preguntaba si había en el blog alguna entrada dedicada a las faldas de cuero. Bien, en el blog propiamente dicho, no. Pero sí en la etapa Blog of Beauty, en la que había escrito un post sobre este tema. Lo tienes aquí. Espero que te sirva de ayuda.

Elena* por su parte pedía opinión sobre los zapatos oxford para este invierno. Vienen y mucho. Ella dice que por su estatura si podrían ser con algo de tacón, y yo le digo que está de enhorabuena. Este invierno brillarán por los extremos: o muy bajitos y muy altos. A gusto de la consumidora. Con tacón, elígelos en ante.

Gala Padilla se presentaba por aquí y la verdad es que tiene un blog muy interesante, lleno de contenido.

17 de agosto: El Espiario: The K Club
Lusi me daba una más grata sorpresa. Desde su isla, me dedicaba esto. ¡Un millón de gracias!

19 de agosto: Cubo y pala
Hablando de la playa y del pavor a los caftanes, la Sra. Allnut nos daba una estupenda idea. Ella los recicla cosiéndoles las aberturas laterales y conviertiéndolos en vestiditos túnica. Gran idea y gracias por compartirla.

21 de agosto: ¿Un Martini?
De lo mejor del verano, sin duda, es el aperitivo sin prisa, disfrutando. Pero además existe una sesión muy típica de mi tierra, de Galicia, relacionada con este acto y que es obligatoria en cada fiesta en cada pueblo. Por eso Luanova y Noelia sugerían una entrada sobre el tema. Aunque para este verano ya es tarde, me apunto la sugerencia para los venideros.

Rosa pide ayuda para combinar sus gladiadoras. Y la tendrás. Lo prometo. Muy pronto, además.

Eugenia sin embargo realizaba una consulta mucho más complicada. Pedía una entrada sobre qué gafas de sol son adecuadas a cada persona. Y digo complicada porque no se podría hacer de forma eficaz en un único post. Depende no sólo del corte de la cara, también de la nariz, de cada rasgo, del color del cabello, de la tez, del estilo al vestir... Sería necesario hacerlo de manera individual, siempre.

24 de agosto: No se te ocurra: Fosforito
Hablando de cómo no llevar los colores flúor que veremos en más de una ocasión este otoño-invierno, The Healthy Ghost quería saber cuál era mi opinión sobre las uñas pintadas en estos tonos. Particularmente creo que son adecuados para un determinado estilo y edad. Y al margen ya de estilos y años, están totalmente prohibidos en manos muy morenas. Solamente aptos para manos blanquitas. En el primer caso son absolutamente vulgares.

26 de agosto: Saca el whisky cheli
Moda Elle desde su 1.60 m. dudaba si ponerse unos pantalones de pata de elefante con calzado plano. Sí es posible. Está claro que unas cuñas son más adecuadas, pero en contra de lo que habitualmente se piensa, es más importante la anchura de la cadera que la estatura en el momento de decantarse por un zapato sin tacón con este tipo de pantalones. Con caderas anchas queda completamente descartado. Y no es tu caso.

Emma Thorn (cuyo estilo es maravilloso) añadía un "no se te ocurra" fundamental: con falda o vestido largo, jamás taconazo. Gracias, guapa.

Blen tiene pequeños quebraderos de cabeza con los pantalones vaqueros. Espero que aquí encuentre algo de ayuda.

31 de agosto: Con el sudor de tu frente
Toca trabajar. Y tanto, como que mañana este blog ya vuelve a su ritmo habitual, sin entradas programadas. En riguroso directo. Lo bueno de regresar a la normalidad es que volvemos a disfrutar de contenidos nuevos. Como el Not exactly de same de Baballa, que promete fotos de su falda. La misma que la de la entrada.

Lileth nos hablaba de su vuelta al trabajo... y sí. La verdad es que una camiseta para la ardua tarea de puesta a punto de las aulas es más que suficiente.

Y ya por último, darle la re-bienvenida a Lina, que ha tenido un veranito movido. Y que vuelve con todas las maravillosas novedades de su aún más maravillosa aún, tienda.


Bien. Hasta aquí. Comienza el año, otra era más en el blog. Como siempre, toca escribir los propósitos. Los míos, muy sencillos: que esto siga creciendo, siempre gracias a vosotros/as. Y prometo sorpresas.

Besísimos.
También estoy en Twitter · Ésta es la página en Facebook de El Estilario · Y aquí, me verás en Bloglovin