miércoles, 15 de julio de 2009

¿Cómo me lo pongo?: Blanca y radiante

Así, así de blanca y radiante lucirá Bea el día de su boda. Parece que el tema sigue dando de sí. En este caso, para prestarle atención a la protagonista del evento: a la novia.

Bea cuenta que quiere una boda divertida. Para sintonizar con el ambiente que desea crear, ha elegido este vestido de inspiración bohemia. Lucirá el cabello suelto, largo. Sin embargo, el problema reside en los pendientes que elegir. Para situaciones similares, en las que la novia luzca un vestido palabra de honor con el cabello suelto y largo, los pendientes recomendados serían siempre alargados. Es decir, pendientes largos para estilizar el cuello y al mismo tiempo vestir el espacio libre entre cuello y escote (que al ser palabra de honor es muy amplio). Con todo, las posibilidades son variadas:
  1. La opción habitual: unos pendientes largos de oro blanco con brillantes. También es corriente ver la plata vieja con brillantes.
  2. La opción clásica: la perla. Es por excelencia la joya de la novia junto a los diamantes. Siempre en pendiente largo. Para hacerlo más original, podemos elegir unos pendientes que combinen perla blanca con perla rosa o negra. Montadas en oro blanco con diamantes harán el juego perfecto.
  3. La opción diferente: es la más atrevida. Si queremos marcar un punto de distinción, entonces nos podemos atrever con color en los pendientes o materiales diferentes, como las piedras semipreciosas, por ejemplo. PQ me lo merezco! diseñará una pieza en exclusiva para tu vestido en el que se mezclen cadenas de plata vieja, piedras facetadas y otras piezas tan sorprendentes como elegantes.
Aún con todo lo pequeñitos que son, es sumamente importante no olvidar la presencia de este complemento capaz de cerrar con armonía la belleza absoluta de una novia.

Besísimos.

No se te ocurra: pendientes cutrecillos de pacotilla y mercadillo. No te pases, no te pases que con lo que cuesta el vestido no importará euro más o menos en los complementos.
Pendientes aflamencados rollo Ferias de Andalucía. Nonono. Para este vestido definitivamente no.
Aros. En ninguna de sus versiones. Que no es la Juani la que se casa.
Oro amarillo. Oh-my-God.
Con ese peinado, nada de gargantillas y pulseras y varias. El pendiente es el único complemento permitido.
Pendientes demasiado grandes y aparatosos. Al llevar el velo tan pegado, corres el peligro de destrozarlo.
Guantes... no veo yo a Gilda muy bohemia.

Lo encontrarás en: el vestido de Bea es de Yolan Cris. Los pendientes de la derecha, de la colección Attrape moi... si tu m'aimes de Chaumet

19 comentarios:

  1. Pues yo llevé el día de mi boda unos pendientes de oro AMARILLO montando unas amatistas que eran de mi abuela, qué quieres que te diga y no me ví tan mal.... Será cosa de las modas?? Puedes verlos en mi foto de perfil en mi blog.
    A mi cuñada que se casa ahora le he regalado unos en largo en oro blanco, sí, pero si tuviera una joya familiar en oro amarillo supongo que haría como yo y lo sentimental primaría ante las modas, qué te parece? Un saludiño.
    (Llego aquí saltando desde el probador de Patri)

    ResponderEliminar
  2. Yo lleve unos brillantes alagrados los típicos en hilera de mi madre... me gusta mucho la opción que le has aconsejado.
    Musus

    ResponderEliminar
  3. Las perlas no daban mala suerte en las bodas?
    No sé de que me suena...

    ResponderEliminar
  4. Lo primero de todo, felicitarte como siempre por tu blog. La de ideas que saco yo de aquí... ni te imaginas. Es más, me imprimo los artículos para leerlos más tranquilamente. Éste y el de Yose son mis blogs preferidos.

    Y lo segundo y más importante : tú también tuviste que escuchar "Y no olvide lo fácil que es volar con vueling" hace poco?creo que íbas en el avión en que viajaba mi cuñado el otro día...fui a recogerlos al aeropuerto y venían agotados.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, gracias, gracias!!

    Detesto el oro amarillo, pero aunque me gustase no le pega nada al vestido.

    La idea que más me gusta es la de PQ me lo merezco, pero el acceso no lleva a la web!! ¿Podrías poner la página??

    De verdad muchas gracias! Me encanta tu blog!!

    ResponderEliminar
  6. mmm.. preciosos, me encanta esta opción. Pronto te escribire para que me des tu opinión sobre cómo irá una amiga que se casa y ella mucho estilo, lo que se dice estilo nunca a tenido, es mas, es un desastrin que nunca que se cuida y estoy cansada de intentar que se quiera un poco más, pero para este acontencimiento si que me deja que meta las narices...

    ResponderEliminar
  7. Parece q no, pero unos complementos desacertados pueden jorobar todo el vestido, peinado y adyacentes. Aunq tambien creo q es cuestion de gusto y de sentirme mona y comoda cada una.

    Besetes.

    ResponderEliminar
  8. Completamente deacuerdo con las opciones y con las no opciones.
    El vestido es precioso.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. me pasa como a Di... siempre había oiido lo de las perlas y la mala suerte... alguna chorrada como que las perlas llaman a las lágrimas (por la forma, o algo así) en fin..

    tonterías aparte..

    los que propones me parecen preciosos pero yo me decantaría por PQ me lo merezco... me parece lo más tener algo tan personalizado..y ya que se van a comprar nuevos pues... exclusivos para ti y el día de tu boda me parece genial

    y, por lo que he leido, a la novia también le gusta la idea

    muchos besos guapa!!!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Marieta: gracias por la visita! en cuanto a lo que dices... con el valor sentimental sí que no me meto. Sí es cierto que el blanco + oro amarillo no me pegan en absoluto, pero hay que ver las cosas juntas. Y repito, cuando algo tiene significado, pues uno ya no puede opinar.

    Olly: mmmmm, cuando además tienen ese sabor de lo prestado-regalado aún gustan más

    Di: uy, nuna lo había oído. Qué yuyu, no??

    Virginia: Vueling no es fácil en absoluto. Es lo peor. Asínnn de claro. Yo llegaba a Coruña. El mismo vuelo?

    Bea: la web de PQ me lo merezco! es www.porquemelomerezco.com y su mail es info@porquemelomerezco.com Puedes incluso hacer un diseño a partir de una pieza personal, que te guste o te identifique y quieras que aparezca en el pendiente.

    Alicia: algo haremos con ella, seguro. Y si se anima, por 30 euros podemos analizar su estilo y facilitarle un poco las cosas

    Sandra: tú lo has dicho: fundamental sentirse cómoda!

    Marie Poupée: la verdad es que es una monada el vestido!

    maba: lo dicho, qué yuyuuu Y sí, a mí tb me convence más la opción PQ me lo merezco!


    Besísimos morenas y rubias y pelirrojas.

    ResponderEliminar
  11. De acuerdo con todo lo que dices. Y de las opciones que existen ya depende del estilo de cada una el escoger una u otra. Yo llevé perlas el día de mi boda, en oro blanco, con un brillante en la parte superior. En mi caso no eran largos, era un diseño clásico más en consonancia con mi vestido y con la mantilla y la tiara que llevaba en la cabeza (sé que cuando alguna asidua lectora tuya lea esto se va a sorprender). Besos,

    Macarena

    ResponderEliminar
  12. Con el pelo suelto tal vez quede mejor una perla... pero claro, eso de la mala suerte no me gusta nada!! Los brillantes sobre oro blanco son siempre un acierto, pero unos pendientes originalísimos de PQ me lo merezco... eso sí que me convence =).
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  13. Que consejos más adecuados, tienes un gusto exquisito. Me parece que esta novia será un auténtico ángel pero, eso sí, bohemio... ¡Muy bohemio!
    Besitos ;)

    ResponderEliminar
  14. Lorca, en La Casa de Bernarda Alba, ponía en boca de Angustias (creo) que las perlas no son apropiadas para las bodas, según decía daba mala suerte.

    En aquella época los únicos pendientes que podías ponerte cuando llevabas luto eran las perlas o unos que se llamaban "de duelo", y que eran medias esfereas de madera lacadas en negro y montadas en plata (mi madre tiene unos antiguos)....

    Es curioso como las costumbres pueden cambiar tan drásticamente.

    ResponderEliminar
  15. Perlas en una novia, nunca......dan mala suerte

    Aitana

    ResponderEliminar
  16. Yo llevé unos de mi abuela... que me encantaron eran tan tan bonitos,ya te los enseñaré en una foto....
    El oro amarillo aunque guste no pega mucho con este vestido!!

    ResponderEliminar
  17. Preciosos los pendientes de Chaumet.
    Una vez más, me quito el sombrero ante tus sabias palabras. ¿Oro amarillo para una novia?noo,noo,noo. ¿Cosa de las modas, me ha parecido leer? pues va a ser que tampoco.
    La única herencia familiar que yo llevaría ese día son las perlas (y aún así...), y eso que mi madre tenía una pulsera de oro (amarillo) que ha sido muy especial para mi desde bien pequeña, pero es que no la veo con un vestido de novia (paya, claro)...
    En fin, supongo que para gustos.
    -Carola

    ResponderEliminar
  18. jejeje! lo de los aros me ha hecho mucha gracia, no me imagino auna novia con aros!!
    yo llevé un diamantín que me regalo mi ama , por que la verdad es que la elección de complementos me resultó más complicada que el vestido!! muxus

    ResponderEliminar