miércoles, 1 de abril de 2009

¿Cómo me lo pongo?: con miriñaque

Los corsés y el estampado Paisley no son un descubrimiento de esta temporada otoño-invierno pasada. Vienen de mucho más atrás y se han ido repitiendo una y otra vez en los vaivenes de la moda. De finales de los 90 es este corsé de estampado Paisley de la fotografía de la derecha. Y desde finales de los 90 vivía tranquilito en el fondo del armario esperando tiempos mejores que por fin, han llegado.

Para revivirlo existen diferentes opciones. Algunas de ellas pasan por lo tan habitual de colocarlo sobre una camisa blanca o una camiseta de igual color. Pero si ya estamos cansadas de este recurso sobreexplotado el verano pasado, otra opción consiste en colocarlo sobre un vestido de punto muy fino. La idea es desanodinizar un aburrido vestido de punto negro, de corte pegado al cuerpo, escote redondo y largo a la rodilla. Al ser de punto muy fino, permitirá que nos pongamos el corsé sobre él con comodidad.

El estilo final decidirá una misma cuál es: bien con leotardo y bota plana hasta la rodilla, de piel blanda; bien con media tupida y sandalia de tacón y plataforma, con las tiras frontales en x.

De este modo, permitiré que mi corsé viva más tiempo (aún, si cabe) y que un aburrido vestido de punto y color negro tenga muchas más vidas.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: ponerte el corsé sobre un vestido de punto confeccionado a mano con todos sus ochos y su lana del calibre mil. Así parecerás una hermosa morcillita.
Si tienes las caderas muy anchas y poco pecho, olvídate de esta prenda: las resaltarás aún más.
Si tienes mucho pecho, olvídate igualmente de llevarla sola, sin camisa o algo similar debajo. A no ser que te vaya el look mesonera quijotesca.
Si el chalequito brilla, no te lo pongas sobre/con nada que también brille. Elige telas que le aporten matices como las lanas o el algodón. Pero no hagas el juego satén+lentejuelas. Marujita Díaz sólo hay una y sólo ella sabe ser así de maravillosa. Conste que yo la adoro.
Lo de arriba va también para los zapatos forrados de satén. Sólo sacar de las cajas en caso de evento. Si no, a dormitar en ellas, que al trabajo no se va de etiqueta. Claro, dependerá de qué trabajo.

Lo encontrarás en: el vestido es de H.A.N.D.-Have a Nice Day. El corsé, de Zara.

9 comentarios:

  1. ¡¡Jajajaja, me ha encantado lo de "mesonera quijotesca"!! Yo no tengo ningún corsé, es algo que no va con mi estilo...

    Mil besos reina.

    ResponderEliminar
  2. jajaja, marujita?? te imaginas venir al trabajo así? sólo sé que me tendría que levantar demasiado pronto sólo para elegir que brillo combinaría con qué estampado! muy bueno el consejo como siempre, aunque dado mi nivel excaso de volumen pechil creo que lo del corsé lo dejo para otra!

    ResponderEliminar
  3. Lástima, cumplo las dos condiciones para no ponerme el corsé...

    ResponderEliminar
  4. No me veo no veo con él puesto, he tenido alguno y ni lo he estrenado, no se, me mola verlos puestos, pero ponermelo yo, mmmmm jorrr.

    Besetes.

    ResponderEliminar
  5. Lo que no se te ocurra a tí! Lo de los corsés no va mucho conmigo, será eso que me recuerda al Toboso y que no doy la "talla" (90) para ponérmelo.

    Besos,

    Macarena

    ResponderEliminar
  6. Yo nunca me he puesto un corsé, y no me veo con uno puesto.
    Pero me ha hecho muchísima gracia lo de la "mesonera quijotesca" y lo de la "marujita". Lo que no se te ocurra a ti,...
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. yo tengo uno pero...me parece que va a seguir en el armario!!! creo que aún no llegó su momento...

    me encanta la propuesta con el vestido!!

    besos guapa

    ResponderEliminar
  8. look mesonera quijotescaaaaaaaaa! me meoooo encima, por favorrrr!

    ResponderEliminar
  9. Justamente yo sería una mesonera quijotesca, así que ni tengo corsé ni creo que lo tenga nunca...

    jajja

    ResponderEliminar