No se te ocurra: Fame

Lo de ponerse a bailar por doquier está muy bien. Es sano y divertido. Además parece que las televisiones han descubierto que se trata de un buen filón económico que atrae audiencia y desde hace algún tiempo nos inundan con programas de similares contenidos. Sin embargo, aquéllo de lo que quiero hablar no tiene nada que ver con esto. Es más, no sé por qué a alguien se le ha ocurrido extraerlo de su natural contexto y meterlo en donde no corresponde. Me refiero a los calentadores.

Los calentadores son esa especie de calcetines sin dedos ni talón, en lana gruesa y de colores (o negros) que se ponen sobre el calzado para calentar los tobillos y que éstos no sufran al bailar. Dicho está: al bailar. Así que llevarlos por la calle no tiene sentido, por mucho que nuestro espíritu musical nos haga ir danzando en nuestro fuero interno.

Del baile saltaron a los gimnasios con el boom del aerobic en los ochenta, en los que veíamos a Eva Nasarre o a Jane Fonda luciendo tipito con sus maillot de colores. Y de ahí a la calle, pero repito: eran los ochenta. Buena época para la música pero difícil para la moda.

Sin embargo, parece que se sigue epeñado en volver a tropezar con los errores del pasado, y volvemos a satanizar a los pobres calentadores que tan monos están en sus estudios de baile al verlos cubriendo enormes botas de estilo Art acompañando a minifaldas de colores y escuetas cazadoras bomber de cuello de pelo. ¿Dónde se ha quedado el sentido de la estética? ¿Es que alguien puede verse estilizada y bella luciendo de este modo?

Dejo la pregunta abierta porque puede que alguien sí tenga una razón de peso y consiga hacerme cambiar de opinión.

Seguid tan guapas.

Comentarios

  1. ufff ya te digo... hace unos años (cuatro o así) los llevaban muchísimas chicas, horrible... algunas los llevaban con botines y los calentadores tenían un agujerito para meter el tacón... no sé qué fue peor, si el trauma de los calentadores o los leggins de colorines por debajo de la rodilla con mini vaquera que vinieron después.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Son totalmente antiestéticos (para llevarlos por la calle). No entiendo cómo hay gente que se entesta (¿esa palabra es castellano? me suena a catalanada...) en sacarlos a la calle...
    Si es que la moda de los 80... :(
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. La verdad yo tampoco lo entiendo, forma parte de esta extraña tendencia de descontextualizar las cosas que en su justa medida no está mal (véanse los estupendos tops o vestidos de inspiración lencera, los pantalones y botas "hípicas" como les llamo yo) pero que llevados a su extremo más "asfáltico" (heme aquí parafraseando a la mismísima Carmele)puede producir impredecibles males...

    Bsss

    ResponderEliminar
  4. Se llevaron hace unos años, verdad??? y son horribles!!! para las pistas de baile, pase, pero para el asfalto....aghh!!!
    Un besito!

    ResponderEliminar
  5. Uyss yo los usaba cuando era pequeña, vamos eran lo mas de lo mas. Pero ahora la verdad es que no he visto a nadie por la calle con ellos. O si??

    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. totalment de acuerdo con tu articulo sobre los calentadores.. vale que se usen para bailar, hasta puede que queden bonitos (puede), pero para nada mas!! dios mio!! jaja y nada decirte que sigo tu blog siempre q puedo, es genial ^^
    with love,

    lily :)

    ResponderEliminar
  7. yo tenía unos maravillosos (en los 80) ..que nunca me ponía. Y son maravillosos porque estaban ahí y son vestigio personal de la época...

    en carnavales siempre les encontré uso. Contesta esto a tu pregunta final???

    un besazo guapísima...

    ya cogistéis hotel??

    ResponderEliminar
  8. Yo tampoco entiendo como hay gente que los lleva (ahora) por la calle, y el dolor de mis ojos es cuando veo a mi profesora de ingles con una falda de tela casi transparente con calentadores o con calcetines pantalones y calentadores..
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. todavía me acuerdo... uff yo tenía unos rosas que me regalaron con un kit de gimnasia, todo rosa, el aro, las cuerdas, la pelota... pero claro, tendría 5 años.
    Lo de ahora no me lo explico, son lo más antiestéticos del planeta!!!! Vale que para experimentar, en la pasarela, para lograr un efecto muy muy ochentero, pero de ahí a la calle, espero que no!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Yo no seria capaz de ponermelos. Me parecen horrorosos.
    Aquí se ven poco, no?. En Londrés se los he visto mucho puesto a las japonesitas combinado con las minifaldas de vuelo, será tendencia nipona... ja ja
    Besitos.

    ResponderEliminar
  11. Ya en los ochenta eran tendencia poco seguida y antiestética hasta para la época. Ahora mismo todos sus defectos se ven aún más: acortan la pierna, hacen el tobillo gordo, y con minifalda y bolero recortan la figura aún más. En fin, supongo que hay personas a las que no importan estos detalles con tal de ponerse algo 'moderno'
    Da gusto leer tus agudezas ;):
    besos

    ResponderEliminar
  12. Valeeee, yo tuve unos morados siendo una cría...se llevaban!
    La verdad que ahora no los he visto en nadie (o tal vez no me he fijado...)

    Lo que está claro es que favorecedores no son, como tantas y tantas tendencias que nos empeñamos en seguir!

    Me he añadido a tu enoooorme lista de seguidores!
    Besos,

    ResponderEliminar
  13. Pero de verdad, alguien se los pone fuera de una escuela de danza?. Son lo más horroroso del mundo. Otra tendencia ochentera que mejor que no volviera...

    Un beso,

    Macarena

    ResponderEliminar
  14. Esto es como los agujeros negros del espacio, no tienen explicación.
    Son feos fuera de la clase de danza y no hay por donde cogerlos.

    Un beso reina
    Bea

    P.D. hasta mañanaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  15. Ostras!! yo todavia no he visto a nadie por la calle con calentadores!! tampoco lo recuerdo en los ochenta, pero ahora que lo pienso...mejor!

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  16. Pues a mí me encntan y sí que los he llevado, del tobillo hasta el suelo (nada de agujeros para el tacón). Con leggins de vinilo o cuero, camiseta larga y sandalias de taconazo, tapando la sandalia dejando sólo ver los dedos (o la media gruesa, mejor dicho). Sí que es verdad que me gustan para ir de fiesta, pero no me los pondría para ir por la calle.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares