miércoles, 23 de julio de 2008

El chacachá del tren

Conocer otras ciudades, países o culturas es sumamente enriquecedor. Entrar en contacto con otras maneras de ver (y de entender) la vida supone un ejercicio mental muy útil que nos sirve para entender a los demás y para autocomprendernos. Y además, al viajar desconectamos y nos relajamos.

Existen infinitas maneras de viajar. El interraíl es una de ellas. Permite conocer varias ciudades de un tour previamente definido, utilizando el tren como medio de transporte. Apto para intrépidos, comporta una combinación de turismo y aventura que provoca que los días de vacaciones se vivan de una manera intensa. Quizás la falta de horas de sueño, la incomodidad de los trenes, los mosquitos o el calor puedan ser un problema. Pero no la maleta. Veamos entonces, cómo organizar la maleta adecuada para un viaje de interraíl.

Antes de nada es fundamental saber cuántos días estaremos fuera de casa y la climatología del lugar que vamos a visitar. Si es habitualmente lluvioso (como Centroeuropa), no puedo olvidarme un trench deportivo para la lluvia, ni tampoco un par de zapatos cerrados (sean deportivas, sean bailarinas). Si suele hacer calor (como en el Mediterráneo) y además humedad, mejor tejidos naturales, pantalones cortos y alguna chaqueta de punto. Siempre calibrando días y lugar, barajemos opciones genéricas:
  1. La maleta. Será nuestra compañera incansable de viaje. Serán muchas las veces que tengamos que hacerla, deshacerla, subirla y bajarla. Por lo que recomiendo no llenarla demasiado (por operatividad) y sobre todo, que nos resulte cómodo cargar (y movernos) con ella. Si nos decantamos por una mochila a la espalda, cuida que no sea excesivamente grande porque se convertirá en una pesadilla. Mejor una maleta troley pequeña, de las que cabrían en el cajetín de un avión.
  2. El contenido. La ropa mejor de tejidos naturales y sobre todo, transformable y combinable. Para ello recomiendo:
  • camisetas de algodón
  • pantalón vaquero
  • bermudas o corsarios (short para quien le guste)
  • una falda de algodón como las de Skunk Funk
  • un par de vestidos cortos de corte informal
  • sandalias romanas o en corte T
  • deportivas estilo All Stars o Gola
  • un par de chaquetas de punto (una larga y otra corta)
  • un trench deportivo
  • un paraguas plegable
  • un bolso bandolera no demasiado grande
  • un bolso bandolera pequeñito por si salimos a cenar o a tomar una copa
  • un par de maxipulseras
  • un par de pendientes bonitos, grandes
  • un maxicinturón
  • un foulard o pashmina grande
  • si no puedo vivir sin ellos... un par de tacones
  • un colgante de cadena, largo, como los de Malababa
Con esto, tenemos multitud de opciones. Por ejemplo:
  1. Para tomar el avión rumbo a nuestro destino, podemos llevar los vaqueros (que ocupan bastante en la maleta), deportivas (ídem), camiseta de algodón, cardigan y pashmina (para mitigar los asesinos aires acondicionados de los aviones). Y el bolso bandolera.
  2. Para el día a día jugaré con las camisetas de algodón combinadas con las bermudas o con la falda. O con los vaqueros y el trench, en función del clima. El minivestido con vaqueros o bermudas y el cinturón a la cadera, puede ser otra alternativa.
  3. Si me quiero arreglar, el vestido. Con los vaqueros y tacones, o solo con las sandalias en T y el cardigan largo. El bolsito pequeño que he metido, maxipulseras y pendientes grandes.
Fundamental simplificar la maleta al máximo. Las horas de las que dispongamos es mejor dedicárselas a la ciudad en cuestión, no a la réplica de nuestro armario que nos hemos llevado con nosostras.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: pasarte con la maleta. De nada va a servir, en un viaje de este tipo, llenarla hasta los topes. Lo habitual es pasarse la mayor parte del tiempo en la calle y los albergues tampoco son el mejor sitio para relajarse después de un día agotador visitando monumentos. Y lo más probable es que te pases el día de un sitio a otro enlazando visitas con comidas y cenas, sin tiempo a cambiarte tanto como esperas. Así que mejor poquitas cosas, cómodas e informales, que seguro te pondrás. Y ni pensarlo más de una maleta... que Piquer sólo hubo una.
Colección de tacones. Pienso que es bastante improbable que te pongas un par como para meter más de uno. Caminar bajo el sol o la lluvia, con una maleta por compañera, durmiendo en trenes o en albergues compartiendo habitación con 8 personas más no te dejará demasiadas ganas de encaramarte todas las noches.
Todos tus bolsos, ni siquiera un maxibolso ideal que te compraste esta temporada. Lo vas a maltratar bastante. El truco en estos casos es mantener un informal chic. Así que busca un bolso cómodo, mejor en bandolera para que te deje las manos libres y no castigue tu espalda.
El maletín de la Señorita Pepis. Mete el maquillaje que vayas a usar. Nada de mega estuche Dior con todas las sombras del mercado. Con un corrector, polvos de sol, blush, máscara de pestañas, khol, una sombra y un gloss será suficiente. Lo mismo con el resto de potingues varios. Gel, champú y crema hidratante. Si no te has puesto el anticelulítico el resto del año, estos días te aseguro que tampoco te lo pondrás.
Prendas delicadas. No hay plancha. Así que mete prendas todoterreno que no sufran por estar tiempo en una maleta, sentarte en el suelo, dormir en un tren, etc.

Lo encontrarás en: la camiseta-minivestido de algodón es de American Vintage. Las bermudas-corsaire son de Zara.

16 comentarios:

  1. Qué buenos consejos...yo estoy ya preparando la maleta con una semana de antelación!jajaja!me voy a Marbella del 31 al 10!
    tengo un montonazo de ropa para meter en la maleta...voy a tener que hacer una selección...no sé si ya has hecho un post de este tipo..sino ..te lo propongo!"Maleta para 10 días en zona de playa+salidas nocturnas"jajajja
    besos

    ResponderEliminar
  2. Cada vez q me acuerdo de los viajes de fin de semana q he hecho e iba cargadita hasta la bandera, para despues ponerte menos de la mitad!.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Yo no he ido de interrail pero sí que he viajado con la mochila al hombro y durante un mes me arrepentí de meter la mitad de las cosas que llevaba.

    Me encantan tus sugerencias y siempre me dan ideas, gracias.
    bss

    ResponderEliminar
  4. Pues voy a hacer de poli malo un rato.
    En primer lugar, sin ofender, no veo a muchas la primera a Coco, haciendo un interrail.
    Estamos hablando del "mochileo" más duro (quitando Camino de Santiago y rutas montañeras del estilo) , nada de avion señores, tren a tutiplen, con un monton de horas (de 10 para arriba en algunos casos) donde los albergues son albergues, es decir, literas al canto, cuartos de baño comunes estilo polideportivo.
    Osea que de la lista que has elavorado discrepo desde la propuesta de una maleta Troley hasta... unos zapatos dé tacón.

    Hay que tener en cuenta también que el perfil del viajero de un interrail es mayoritariamente menor de 26 años, ya que el descuento del billete es importante.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Coco, qué pena!! mi hermana está ahora de interrail...

    ResponderEliminar
  6. Miss M: mmmm, me apunto la sugerencia!

    Sandra: yo tb me acuerdo de esos momentos. Y ahora veo que puedo sobrevivir con una maleta de mano. Creo que los únicos que han conseguido que me acostumbre a la liviandad de equipaje, son las compañías de bajo coste!

    Biq: sobre todo de cargar con la inmensa mochila al hombro!

    AciDia: mmmm, te sorprenderías de lo que Coco ha hecho o es capaz de hacer... También he sido joven y he vivido intenso mochileo más allá de nuestras fronteras y durante continuados días. Hablo con conocimiento de causa. Por supuesto, yo reniego de los tacones porque tal y como afirmo en el post (y tú confirmas), las horas de cansancio son muchas como para desear arreglarnos para una fiesta (también hablo de los albergues y su ausencia de SPA y lugares aptos para el relax, pocas horas de sueño en habitaciones compartidas, baños para todos, etc). Pero he intentado hacer un post genérico. Obedece a una petición (de ahí la frase "si no puedo vivir sin ellos... un par de tacones" pero sólo un par, aunque sea sólo para darse cuenta de que no los vas aa usar -yo nunca los he llevado, que conste). Porque está claro que es tal y como lo describes. Eso sí, de la mochila sí discrepo. Yo he sido mochilera y es bastante coñazo moverse con ella. Donde se ponga un troley mochila como los de Fun&Basics que se quiten las mochilas de siempre. Son más cómodos y nos permiten movernos con mayor rapidez y autonomía, además de reducir el cansancio. Se puede ser mochilero con glamour, aunque no lo parezca! (lo cual no significa llenar la maleta, llevar mil maquillajes, nuestro modelito de noche y demás!)

    baballa: qué mala suerte... bueno, para otra vez!


    besos a todas!

    ResponderEliminar
  7. Buenos días,
    Que consejos tan buenos y útiles, la semana próxima me voy de viaje y no queremos facturas, estos consejos resultan ideales. Muchas gracias, tu blog me encanta.

    ResponderEliminar
  8. De verdad que te superas. Y lo romantico que es viajar en tren viendo todo el paisaje por la ventana y con la emociñon del siguiente destino!!!

    Genial Cocó (como siempre)

    Muchos besos
    Bea

    ResponderEliminar
  9. Claro q se puede tener glamour de mochilera..yo, en el camino de santiago iba bien mona..solo me faltaba!!!!a mi me ha encantado el post...Besazos

    ResponderEliminar
  10. no me puedo resistir:
    si por corsario entendemos pantalones a media pierna osea piratas, lo único que se puede hacer con ellos es una pira y quemarlos todos hasta el exterminio final. cosa más fea por Dios bendito, y menos favorecedora.
    en los hombres mejor no hablar.

    respecto al tren, estoy con acidia. dos excepciones: el ave para los negocios y el al andalus expreso para disfrutar.

    ResponderEliminar
  11. perfecto...en serio...la verdad que si te hacemos caso en todo, no nos falla nada en las vacas....
    en serio, eres una aunténtica profesional de todo...
    gracias por tus post, porq la verdad q se nota que te los curras mucho...
    por cierto que buneo lo de la piquer, jijiji.
    besitos.

    ResponderEliminar
  12. Es cierto, muchas veces llenamos la maleta más de la cuenta.

    ResponderEliminar
  13. dentro de unos poco (yuhuuuuuu) días tengo que hacer la tan ansiada (y odiada) maleta para mi semana menorquina, creo que voy a imprimir tus post de consejos y los voy a seguir a rajatabla! geniales coco (como siempre)

    ResponderEliminar
  14. El tema del mochileo es complicado. Quien haya hecho varios viajes de este tipo sabe que la mitad de las cosas que quieres llevar son totalmente inútiles y si finalmente las incluyes, con toda seguridad terminas arrepintiéndote, pero por otro lado... es tan aburrido combinar durante 15-20 días las mismas 4 camisetas y 3 pantalones, al menos para mí. Yo trato de solucionarlo llevando algo más de complementos que los que tú propones. Un par de pañuelos, una pashmina, un gorrito, algún que otro cinturón...ocupan menos que la ropa y le dan otro aire a los conjuntos. Así no me parece que vaya siempre igual. Quizás sean manías mías :D
    En lo que estoy 100% es en lo de los tacones.Al final siempre terminan muertos de asco en la maleta.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  15. Ginger: me alegra ayudar! sobre todo es cuestión de pensar en los conjuntos ya hechos. Es una manera de ahorrar espacio.

    Bea: a mí el tren siempre me ha encantado. Tiene ritmo propio que además se contagia.

    Moon: vamos, hombre, antes muertas que sencillas! jajajajajaja!

    Mi querido Mr. Bag: si por un corsaire entendemos este tipo de pantalón (horror la visión de hombre en chanclas con cordoncitos laterales...) estoy absolutamente de acuerdo contigo. Por corsaire entiendo bermudas de pierna algo más estrecha que lo habitualmente denominado como tal y con un largo que llega a media rodilla. Ni más abajo, ni más arriba. Esos pantalones horribles (pesqueros) sí: deberían desterrarlos del mundo. Y sí también a que para mí en este momento el tren es sinónimo de AVE o de Al Andalus. Pero una fue también jovencilla estudiante que adoraba los albergues y la aventura ocasional (es una manera de viajar como otra cualquiera que también puede hacerse con estilo). Ahora, qué decirte, prefiero un bloody mary de brunch de domingo en el Pastis de NYC...

    Namy: gracias, linda!! eres una dulzura de niña

    D.Perfecta: en realidad no es culpa nuestra lo de llenar la maleta... en realidad es culpa de nuestro extra recargado armario! si tuviéramos menos cosas, sería mucho más fácil!

    ölhate: habrá post vacacional!

    Bεαтя¡z: totalmente de acuerdo en todo. Y sí, lo de las complementos es la mejor opción. Sobre todo, eso que comentas de hacer las cosas con cabeza, pensando en qué ponerse y en qué no. Creo que es un consejo elemental para no cargarse de cosas inútiles.


    Feliz fin de semana a todo/as!!! que ustedes lo disfruten mucho. Besos de quien los/as quiere,
    Cocó

    ResponderEliminar