Ferrero Rocher

Un minuto de gloria. Que levante la mano el que no desea de vez en cuando sentirse protagonista por un momento. No se trata de ser el graciosillo ni el centro de atención constante. Es más esa satisfacción que se produce al sentir que necesitan escucharnos o que esperan una decisión nuestra. Nuestro minuto de gloria no tiene por qué ser en ningún medio de comunicación. Ni tampoco por un ridículo espantoso y accidental. Podemos gozar de protagonismo si organizamos una fiesta. Sin duda, nuestra presencia será elemental y más que nunca seremos el alma de la misma, ya que el bienestar y la comodidad de nuestros invitados dependerán de las decisiones que nosotros tomemos. Somos el eje fundamental del momento. Para que nada falle y todo salga a la perfección tendremos que estar atentas sin dejar escapar detalle. En esto se incluye también nuestra apariencia, nuestro aspecto exterior.

Cuando hablamos de ejercer de anfitrionas no hablamos de hacerlo solamente en nuestra casa, en un entorno personal. Puede ser que responda a una obligación profesional. Un evento que organice la empresa a la que pertenecemos que en ese momento se encarga dirigir una cena o cóctel de fin de convención, congreso, reunión, presentación o cualquier actividad de comunicación y promoción. Sea en nuestra casa o como parte de nuestras labores profesionales, veremos cómo acertar con nuestro atuendo ejerciendo de anfitrionas en una cena informal.

El modelo elegido responde a dos necesidades presentes en cualquiera de las dos situaciones: si es en casa tendremos que buscar un término medio no demasiado exagerado. Si es parte de nuestras obligaciones profesionales será algo cómodo que nos permita libertad de movimiento, que deje bastante claro que formamos parte de la organización (en todo momento seremos una referencia para los invitados) pero que nos permita vestir chic. Para ello, la respuesta será:
  • Una camisa blanca de popelín, entallada, remangada a medio brazo; combinada con un pantalón negro de cintura alta, pata ancha y pinzas delanteras. A este conjunto tan básico, sencillo y cómodo le damos un toque diferente con una boa de plumas en color rosa palo. En los pies, unos botines peep-toe con cordones como los que propone Prada, Dolce&Gabbana o Chloé y que tenéis similares en Zara. Cerramos el conjunto con un abrigo brocado en tonos rosa palo, de Etiem. La cartera de mano, muy discreta y pequeña, con paillettes. La cartera de mano será anecdótica: solamente al llegar y al irinos. Si estamos trabajando necesitaremos nuestras dos manos libres en todo momento. Si estamos en nuestra casa, tanto cartera como abrigo no serán necesarios. Si disponemos de jardín y comienza a refrescar, podremos abrigarnos con una chaqueta de punto de color negro, largo levita y cuello chimenea.
Los pies sufrirán, estaremos agotadas y deseando visitar el reino de los sueños, pero siempre sin perder la compostura y lo más importante: la sonrisa. Una sonrisa maravillosa es el mejor, el gran triunfador estilismo de cualquier fiesta.

Seguid tan guapas.

No se te ocurra: se trata de una cena informal, así que no te plantes tu vestido de alta costura, con cola y espalda vertiginosamente aireada.
Cuidado con los excesos de brillos, lentejuelas y abalorios. Sobre todo en las ocasiones laborales. Eres la anfitriona profesional, pero no la protagonista absoluta.
Calzado incómodo. Al final se pasan horas interminables de pie deambulando de un lado para otro. Piensa en que tus pies en verano dejarán a un lado el calzado cubierto y se verán todos tus maltratos hacia ellos.
Escotazos asesinos. Ni en tu casa y mucho menos, de trabajo. Que hablen de ti, sí. Pero que no te pongan de fresca para arriba.
Si te decides por zapatos en los que se ven los dedos de los pies (ya sin medias, por supuesto) cuidado con las uñas. Bien arregladas es lo mínimo. Han de ir perfectas. "Dos tontos muy tontos" es una película. Hay momentos que es mejor dejar en la ficción.
Las boas de plumas en ocasiones como éstas jamás serán de color rojo. Las de color rojo funcionan de maravilla en la intimidad, en un ballo in mascchera y en Moulin Rouge.

Lo encontrarás en: la camisa blanca es de Massimo Dutti. También de Mirto. El pantalón, de Comptoir des Cottonniers, marca de la que tenéis una amplia información en el blog de Mr. Chic.

Comentarios

  1. no es un mal conjunto, y desde luego lo escogería para una actividad laboral... pero para una fiesta en casa me decantaría por algo más festivo, sin caer, como dices tú, en el "brilli brilli".

    Como siempre, un post maravilloso... y coordinado, porque el que colgué yo ayer tb habla de las claves para que una fiesta salga bien!!!... ¿Tendremos telepatía? jajaja

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy adecuado. En casa, dependiendo de los invitados -y especialmente si tengo que trastear por la cocina- aún optaría por algo más informal. Eso sí, si hay confianza con los invitados.

    ResponderEliminar
  3. Pues ahí me has dado, porque cuando doy cenitas en casa (me encanta cocinar y suelen caer unas cuantas al año), al final siempre termino poniendome una camisa blanca y los pantalones negros. La boa como que no, jajajajaja, la sustituyo con tu permiso por un collar o unos pendientes.

    Pero al final, qué socorrido es este conjunto verdad??.

    Estupenda como siempre.

    Muchos besos,
    Bea

    ResponderEliminar
  4. Que genial como me ha gustado la boa!!!!!!!!! bueno lo de la camisa blanca es una especie de peredición que tengo, ya sabes, como las bailarinas, vaqueros...si, hija si, la lista es muy larga...en ín. Besos, Lu. Ah, te he envíado un mail, no se si te ha llegado porque me está dando problemas el outlook

    ResponderEliminar
  5. Bufff lo de la boa no sé si me convence, que te parece si lo sustituyo por un foulard con toque? es que la boa me resulta algo recargada!!!...
    Un beso
    Tan original como siempre!!!

    ResponderEliminar
  6. dddduuuaaaaajjjjjjj.... Lo siento mucho, lo veo todo perfecto... pero esa boa......puuajjjjjjjj

    Qué le voy a hacer, les tengo una manía que no veas. Me quedaría con todo lo demás y lo aderezaría con unos bonitos pendientes. Me parece que además son muchiiiiisimo más cómodos.

    Un beso muy fuerte,

    Gema

    ResponderEliminar
  7. jajaja...parece que hay quorum con la boa

    a mí me gusta, pero no me atrevo fijo!! Aunque me parece un toque original y alegre para la propuesta de hoy.

    un besazo, guapa!! y, por cierto, creo que no te piropeé por la foto del reto. Me encantó. Muy bonita la foto y lo que se intuye de ti es maravilloso!! El toque del puro, genial.

    ResponderEliminar
  8. Siempre me gustan las camisas con pantalón negro, pero...si es una fiesta en casa, yo me pondría vestido o falda, seguro (no sé por qué ^^) La idea de la boa me parece súper original :D

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  9. Pues a mí me ha encantado el toque chic de la boa... pero no me atrevería, si es que soy una sosa!!! En fin, no le voy a dar mucha utilidad a este post, pero el lunes tengo una especie de cóctel!!!! Así que voy a estudiarme tu blog entero que recuerdo cierta entrada que me va a venir de perlas! (Gracias gracias gracias!)
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. donde esta lo mas guapo de mi ciudad? pos al otro lado del ordenador, aconsejando a las mujeres de la red, guapisima no podriamos cambiar la boa de pulmas por un pañuelo o echarpe asi como de ferrero dorado?
    te lo digo para que la boa me la regales ami jajajajaja
    un besote preciosa
    pd: gracias por preocuparte de mi

    ResponderEliminar
  11. Me encanta, eso de la camisa blanca es curioso, a mí me pasa que tengo al menos cinco...blancas, no sé si alguna más... pero es que son tan versátiles?
    Estupendo trabajo chica!!

    Besitos

    ResponderEliminar
  12. ¿Las fotos que sacas son tuyas,de tu ropa, o sacadas por ti? Son muy bonitas!

    ResponderEliminar
  13. hola!! me encanta tu blog! y queria comentarte que desde hace un añito tenemos have a nice day en granada en la calle recogidas! la verdad es que es una tienda increible! siempre que entro pienso: venga esta vez tiene que haber algo que no me guste/feo, y nada! siempre es todo preciosisisisimo!!! 1 besazo cn estilo :P

    ResponderEliminar
  14. Hola!! no se yo si me atreveria con la boa...por lo demas todo perfecto

    bsotes!!

    ResponderEliminar
  15. Cocó, que estamos a un paso de que no tengamos vuelta atrás, la primavera ha llegado....

    A ti no te pasará, pero a mi todas las mañana me asaltan las ganas de ponerme la ropita nueva, del estreno primaveral... pero el frio todavía lo tengo en los huesos.

    Que ganitas de calor, Dios.

    ResponderEliminar
  16. Vaya, vaya, veo que no os atrevéis con la boa de plumas... como dice Bea, una buena solución puede ser un collar. Ya sabéis que los suyos son magníficos.

    María: por supuesto, una fiesta es una fiesta. Y en cuanto hay juerguita y sobre todo, estar de pie saludando de un lado para otro, podemos permitirnos todavía más osadías que una boa de plumas. Me encanta la definición "brilli brilli", jajajajajaja!

    Blaudemar: claro, este modelito está pensado para un antes muerta que sencilla, en el que la cocina ya está lista y parezca que estamos siempre tan ultramonas, incluso entre fogones!

    Bea: eso, eso collares y pendientes. Sobre la camisa blanca+pantalones negros apenas puedo decir nada. Son mi debilidad...


    Lu: de las pocas que te atreves con la boa. Eso, glamour luláilico. Y lo de las perdiciones qué quieres que te diga. Que me parecen estupendas.

    aralis: claro, lo del foulard es buena idea. Me pierden esos complementos totalmente chocantes. Simplemente porque la base es muy sencilla. No veo la boa con un vestido, por ejemplo...

    laetitia: pendientes, genial ideal. Lo sé, las plumas a veces espantan. Conozco a gente que les tienen auténtico pavor. A mí me parecen tan teatrales...

    maba: jajajaja! gracias. Fue mi momento saritísima...

    M.: lo mismo que le he dicho a María. Un vestido es genial para una fiesta en casa, que implica estar de pie, lucirse más. Pero si es una cena, estaremos sentadas, nos moveremos para ir a la cocina pero implica menos movimiento, más conversación estática. Vamos, más sobriedad. También depende del estilo. Si somos más informales, el minivestido con pitillo puede ser genial para una cena con amigos en casa.

    Miu: ya me contarás qué tal el cóctel. Y lo de las cenas... todo se andará.

    Auro: mi rey!! cuando quieras te la dejo. Me encanta el plumaje, creo que he sido vedette en mi otra vida. Rey, mañana encontraré hueco y pasaré por el loft, que tengo mil de ganas de verte.

    Ssopita: la verdad es que una camisa blanca siempre te salva en un apuro. Para mí son también fundamentales! bienvenida, por cierto.

    Raquel: gracias! son de mi ropa y sacadas por mí.

    Anónimo: no tenía ni idea que estuviera HAND en Granada! es más, pensé que allí estaría Nice Day, que la hay en Madrid. Gracias por la información!

    susana: es ponerse. Si te levantas ese día con un ánimo muy teatral seguro que te atreves. Y si no, a las propuestas que comentaristas varias han dejado: pendientes, collares, foulard... son opciones maravillosas! bienvenida por aquí

    nimenos: calor!! qué ganas de primavera, sandalias, botas fuera, abrigos encerrados... falta menos, no? la feria a la vuelta de la esquina significa algo...

    muchos besos y gracias por vuestros comentarios que siempre aportan cosas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares