domingo, 24 de febrero de 2008

Qué será lo que tiene el negro

El negro es magnífico. En el vestir, también. Es un color de lo más socorrido que sienta bien a todo el mundo. Es elegante, disimula, estiliza, combina con facilidad y es permanente. No pasa de moda. Funciona en cualquier estación del año. Se adapta a todo tipo de eventos. Está más que claro que el color negro, en definitiva, es un imprescindible en nuestro armario.

Si hablamos de armario, de fondo de armario, todavía se vuelve más imprescindible, si además de ser negro, es un vestido. Un vestido negro para toda la vida. Una especie de básico que nos salva en una cena, una recepción, una fiesta, un cóctel o un evento de trabajo. En la actualidad, hasta es admisible en una boda. Incluso es útil para ir a trabajar cualquier día. Uno de esos en los que estamos poco creativas y no sabemos que ponernos. Hablo de un único vestido negro, porque el resto del trabajo, lo harán nuestro complementos.

Por lo tanto, para comenzar la semana como un buen lunes se merece (muy negro), hablaremos de las múltiples posibilidades de un vestido negro.

Lo primero y fundamental es hacernos con un vestido que nos encante. Que se adapte a nuestro cuerpo, a nuestra fisonomía. Que nos resulte cómodo y vaya con nuestro estilo. Puede ser corto, con vuelo, entallado y a la rodilla, con mangas, escote uve, halter, palabra de honor, de tirantes, cruzado... De algodón, de seda, de viscosa... Miles de opciones posibles. En las fotografías superiores tenemos una opción en algodón, sin mangas, escote barco, largo a la rodilla y entallado. Un Audrey. A la derecha, en viscosa, sin mangas, escote uve, cruzado en la parte delantera y con algo de vuelo. Un Sarah Jessica. Dos estilos diferentes.

El Audrey es un ejemplo de vestido muy sobrio. Un corte muy básico sin escotes ni estridencias que nos deja el campo abierto para poder jugar con los complementos y convertirlo en un millón de vestidos en uno. Podemos ponerle un cinturón ancho, a juego con unos zapatos bicolor. O una camisa de manga corta bajo el mismo, como si fuese un pichi, complementado con unas media de rombos. Y si el vestido es corto y baby doll, con bailarinas y calzas. O alegrarlo del todo con unas medias de color violeta y unos zapatos de tacón cuadrado, como los de la fotografía. Geniales con un bonito broche a la altura de la clavícula. En general, el truco está en que lo que le pongamos resalte ese aire de bohemia muy chic que tiene este vestido. Por eso, los guantes son un elemento fundamental para complementarlo. Y un bolso midi, de mano, mucho más.

Si nos decantamos por un Sarah Jessica, tendremos el trabajo casi hecho. Todo glamour. Un vestido trabajado, con detalles que lo hacen diferente (pequeños drapeados, cierres, cinturones, tablas o costuras resaltadas) obliga a que los complementos sean simples accesorios para resaltar su belleza, y no cargársela. En este caso, unos bonitos zapatos estilo peep toe, incluso los stilettos que todo el mundo quiere desterrar (pero que yo considero que son magníficos cuando buscamos un toque clásico sin perder elegancia) y una maxi cartera de piel. Si no nos gusta arriesgar, los zapatos pueden ser monocromos, incluso negros. Pero podemos ponerle unos bonitos zapatos estampados (o floreados, que esta primavera-verano vienen con mucha fuerza). Démosle protagonismo también a los pendientes. Y si se nos antoja, una bufanda de seda o un foulard de colores brillantes puede darnos un toque diferente y muy personal.

La petite robe noire (Cocó Chanel -pas moi- dixit) siempre estará presente. Así que hagámosle hueco en nuestro armario porque en cuanto llegue, querrá quedarse para siempre.

No se te ocurra: invertir en un vestido negro que no consideres que vaya a permanecer.
Hacerte con uno que no se adecúe a tus posibilidades corporales. Te arrepentirás cada vez que lo veas. Y nunca te sacará de ningún apuro.
Sobrecargarlo de complementos. No te pongas los collares, las pulseras, los pendientes, los foulard, las medias de colores, los tacones y el bolso. A no ser que estés preparando las oposiciones a perchero.
Llevarlo con leggins. Lo siento, ya conocéis mi aversión hacia esta prenda. Considero que le restará elegancia.
Medias con relieves. Menos todavía si el zapato es estampado.

Lo encontrarás en: el de la izquierda es de H&M. El de la derecha, de Roberto Verino. También en Bimba&Lola, Purificación García, Zara, Massimo Dutti, Diane Furstenberg, Beachcouture o Christian Dior. Para todos los bolsillos.
Los zapatos de la fotografía son de Alima.

24 comentarios:

  1. Es imprenscindible..yo tengo tanta devoción por ellos que en mis dos últimas bodas he ido con uno en negro y eso que no es lo que se aconseja..xo es que sientan tan bien en general, y resultan tan elegantes, con tan poco!!!

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo!! Un buen vestido negro (y digo "buen" en el sentido de que te esté como un guante, no necesaraimente caro) te sacará de más de un apuro. Además, será tontería, pero vestir de negro me da más seguridad, no sé, parece que seguro que no puedes fallar ;-)
    El año pasado me compré uno, precisamente para fondo de armario. Iba buscando otra cosa totalmente distinta para una boda, pero vi un vestido negro de gasa de Cacharel superrebajado ¡y me lo tuve que llevar! No me hacía el papel (luego tuve que comprarme otro para lo que yo quería :-s) pero volví encantada con mi hallazgo.

    Un saludo! Genial, como simpre cocó


    Sentaita

    ResponderEliminar
  3. Creo que no hay mejor prenda que esta. cuando te sienta bien te hace simplemente sentirte perfecta. Es curioso durante bastantes años estuve usando un vestido negro de crep maravilloso, sin mangas, escote barco, muy años, hasta la rodilla, muy años 50 era genial y además es que era el vestido de pedida de mi madre, de l64, remontate...era maravilloso, bueno lo sigue siendo, pero ya no me cabe..... Lo usaba con veintimuypocos cuando solo pesaba 51...ja, ja. Por cierto esos zapatos son simplemente fantasticos. Los quieroooooooooo. En Bilbao dificil, necesito direcciones de Sevilla para cuando vaya en marzo. Ah, lo del post no le he podido evitar, era lo menos.....Bueno besos otra vez, y mil gracias, guapa. Lu

    ResponderEliminar
  4. Es EL básico, el que nos salva de mil y un apuros.
    Este año me he comprado un par, en Zara. El primero me encantó cuando lo vi en agosto, de manga 3/4... y pa'l saco. Tardé en poderlo estrenar. Cuando lo hice, yo súper feliz... Hasta que lo lavé -como decía la etiqueta- y se encogió por todos sitios. Lo llevé a la tienda y me devolvieron el dinero... pero... grrr.
    El segundo me ha dado mejor resultado. Se parece al "Audrey" y me lo he puesto mucho en invierno como pichi.

    ResponderEliminar
  5. He aquí la gran diatriba de mi vida: tengo como un millón de vestido negros... y ninguno me convence!!!!!

    Tengo el clásico, Audey total, y me veo ñoña hasta con medias de colores. Tengo uno sencillo, de algodón, escote redondo y ni corto ni largo... que me sienta como a cristo dos pistolas. Tengo uno recto, escote barco, con hebilla plateada en la cadera... el más socorrido pero poco combinable... en fin.

    El caso es que, pasan el tiempo y los años y no encuentro EL VESTIDO.

    Este domingo, aprovechando mi visita a Camden Town, buscaré de nuwevo el perfect black dress... deseadme suerte.

    ResponderEliminar
  6. Pues si, un vestido negro te saca siempre de un apuro, siempre aciertas y siempre sienta bien. Con sólo variarle los complementos, tienes desde un look elegante a uno informal.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. -coon permiso-
    tengo 2 negros,para qué negarlo, me sientan fantasticamente.
    ¡¡hala!!
    casto beso

    ResponderEliminar
  8. Me encanta. Éste es un básico que sí que tengo y que nunca me abandona. Hasta que este año me he comprado un perfecto little red dress, al que le veo tanta versatilidad como la petite robe noire. El rojo va con todo y es atemporal.
    El problema del little black dress es cuando acudes a un sitio... y todo el mundo ha sacado el mismo fondo de armario que tú. Por mucho que lo combines... ay, ay.

    ResponderEliminar
  9. Yo tengo un Audrey que me compré este otoño y estoy enamorada de él. Lo he combinado con todo, un broche de Lu, un collar y hasta con un foulard enorme de seda y gasa en tono aguamarina que es la bomba. No melo quito.
    Estoy de acuerdo en que los stilettos no hay que dejarlos nunca. Son de los más chic.
    Y en cuanto a tu sección conexión norte-sur, qué te voy a contar jajajaja.

    Como siempre das en el clavo.

    Besos guapa, Bea.

    ResponderEliminar
  10. El vestido negropara es un resulveme, es el que siempre saca de apuro.

    ResponderEliminar
  11. Clásico entre los clásicos... Tengo uno versión verano camisero de lino que tengo que reprimirme para no ponérmelo todos los días.

    Me encantan los zapatos, preciosos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. la verdad es que me veo como muy puesta con ellos, pero sí que te sacan de todos los apuros imaginables, con un vestido negro siempre estás bien.

    en el estilario no podia faltar el LBD!!!

    ResponderEliminar
  13. Coco te superas día a día! Bueno no puedo añadir mucho más, simplemente decir que un vestido negro es un básico para cualquier mujer y que os puede hacer estar infinitamente elegantes, sexys, glamourosas... todo depende de lo que busqueis y como lo complementeis.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. El negoro es de lo + elegante y favorece a todo el mundo.

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. de acuerdo en todo claro. a mi me gustan especialmente tal cual, sin complemento alguno, sin mangas, y con cuello a la caja, pequeño reloj cuadrado con esfera y correa negra y zapatos con tacón medio con algún toque blanco si. pelo recogido, gafas de sol con montura de concha negra y bolso pequeño negro, tal vez chanel. mejor sin medias... uff que se va la cabeza.
    besos.

    ResponderEliminar
  17. dia malo: negro
    dia bueno sin tiempo: negro
    boda de no se como va ir la gente porque se supone que es informal: negro...
    yo tengo 3 incombustibles!! una maravilla!!
    tienes toda la razón con lo de no parecer un perchero!!
    besos guapa!!

    ResponderEliminar
  18. Qué buen post :) Mmmmm yo no tengo ningún vestido negro, es mi asignatura pendiente en el vestir jeje Me apetece un modelo audrey.... a ver si veo alguno esta temporada y lo adopto!!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  19. sin duda el negro es imprescindible...
    con el negro no fallas y te da muchiiisimas opciones!...
    además, es favorecedor, por que siempre hace más delgada...jijijii
    totalmente de acuerdo con que un buen vesti negro nos sacará en mas de una ocasión de apueros...

    ResponderEliminar
  20. Cocó, necesito un consejo sobre ropita para un evento... anda, pásate por mi blog y me aconsejas... Te necesitooooo

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Cocó, necesito un consejo sobre ropita para un evento... anda, pásate por mi blog y me aconsejas... Te necesitooooo

    Besos

    ResponderEliminar
  22. ahora mismo tengo un vestidito como el de h&M! :-)Pero hecho por mi, adoro los cuello bote...

    besos

    ResponderEliminar
  23. moon: está claro. El procolo está hecho para romperlo... siempre que se haga con estilo Por eso, viejas tradiciones como la del vestido negro en las bodas van cayendo poco a poco.

    Sentaita: los hallazgos son siempre geniales, y es lo que tú dices, poco recomendable dejarlos escapar.

    lu: mmmm! qué bien suena eso del vestido del 64! eso sí que es un vintage. Qué maravilla, una joya. De lo demás, ya nos hemos hablado. Un besazo!

    blaudemar: sí, esas experiencias con prendas de Zara que se desvirtúan también las he vivido... menos mal que devuelven el dinero, aunque es lo que tú dices... te da una rabia!

    maría: no te pierdas tampoco Portobello. Hay unas tienditas a lo largo del mercadillo que tienen auténticas joyas de los años 20 y siguientes. Y no ceses en tu búsqueda de EL vestido. Se hace de rogar, pero cuando aparezca será magnífico.

    sandra: totalmente, además, no tiene por qué ser impersonal!

    arruti: por supuesto, a una dama como usted es lógico que un vestido negro le siente de maravilla. hecho para usted, está.

    roxana: síiii! me encantan los vestidos rojos! si bien es cierto que hay que tener cierta valentía para llevarlo. Pero muestro total devoción por este color.

    bea: yo tb creo que la elegancia no está reñida con la moda. Y que hay cosas que permanecen año tras año aunque sea en la sombra.

    magdalena: bienvenida!! justamente es eso: un resuélveme!

    nimenos: y son super cómodos, para no apearse de ellos.

    maba: y más a ti, que con esos ojazos el negro te sienta de muerte.

    paupe: gracias! aunque sólo sea por lograr ese efecto, es cierto que compensa vestirse uno de vez en cuando.

    baglife: vaya, salvo por el reloj (que no uso, no me gusta en absoluto), has descrito uno de mis estilismos preferidos. Ni que me hubieras visto este fin de semana.

    bilbao: jajajajaja! además no tiene que ser nada cómodo llevar tantas cosas encima...

    m: la suerte es que proliferan por doquier. Así que seguro que te haces con uno que te defina y que te encante.

    namy: es verdad, ese poder reductor y ocultador de defectos creo que es lo que más nos gusta de él!

    mer: confeccionado por ti? tú coses? oh, eso sería genial!

    mil besos a todo/as y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  24. HOLA QUE TAL!
    HOY TENGO UNA EVENTO POR LA NOCHE Y TENGO UN VESTIDO EXACTAMNETE IGUAL AL DE LA FOTO DEL COMENTARIO, LO CONVINARE CON UN ABRIGO BEIGE Y ZAPATILLAS NEGRAS.... NECESITO SABER QUE TIPO DE MALLAS O MEDIAS DEBO USAR... ME URGE!!! GRACIAS. SALUDOS.

    ResponderEliminar